LIBRO DE REFLEXIONES

 

 

 

            

Una Estrella en el horizonte *

Hoy, Mi mejor Amigo me dio una bofetada (Verdadera Amistad) *

La esencia del ser *

Quien entiende *

Si yo cambiara *

Los extras *

¿Tienes derecho a quejarte? *

Saber orar *

Por que vuelan en "V" *

Porque es solo una ... *

Plegaria por la paz *

¿Cuál es tu naturaleza? *

Cuando el cielo este gris *

Depende de la forma *

Huellas en el camino *

Dar o recibir *

Culpar a otros *

La más bella oración *

DIOS, Siempre presente entre nosotros *

Ganador y perdedor *

Hablar y callar *

Espera, no tan rápido *

Madurez *

La otra mejilla *

La limosna *

La cerca *

El árbol de los problemas *

Lo más importante de mi vida *

Intimidad *

Alegría sin limites *

No acumules penas *

El Amor *

Parábola de la educación *

Las mil canicas *

Una Sonrisa *

Ese es Dios *

Decálogo para mantenerse en forma *

Los efectos de un cántico *

Semillas o balas *

Nunca te quejes *

Toma la Cruz y sigueme *

Paz *

Una bala por Cristo *

Juzga Tú *

Disciplina *

Felicidad *

Los dos Halcones *

Ese es Dios *

La misión *

Dios te espera *

Decálogo del optimista *

Para arreglar el mundo *

La Sabiduría del Águila *

El ruido de la carroza *

Los limites de ser Padres *

No te pude esperar *

Confía en mí *

Camino al éxito *

Los pequeños detalles *

Tener éxito *

Cerebro y pensamientos *

La protección de Dios *

Una sola casa *

A eso *

Como se mide la vida *

Buscar lo mejor *

El peso del rencor *

La vida *

¡Sí puedes! *

Ama en vida *

El circulo del odio *

Oración a nuestro Señor *

¿ Qué soy yo ? ¿ Un Hombre o una Mosca ? *

El valor de las pequeñas cosas *

La actitud de ti mismo *

El reto *

La silla *

Luz para el camino *

La aguja de oro *

El lente de contacto *

Procuraré Señor *

Las cajas de Dios *

Ni siquiera merezco *

El arca de Noé *

En bicicleta con Dios *

Invitación de Cristo *

Ahora que estoy vivo *

La sabiduría del aguíla *

Avivemos nuestra llama *

Clinica del alma *

Construir la felicidad *

Cuanto cuesta un helado *

El anillo *

El barbero y Dios *

El vendedor de semilla *

¿En qué consiste la locura del cristiano? *

Humildad *

La liebre y el Tigre *

La MANSIÓN eterno *

La vasija agrietada *

Las espinas de la vida (Perdón y Confianza en Dios) *

Los 2 hermanos(Reconciliación) *

Reflexión sobre el día de nuestra muerte *

Te hice a tí *

Un faro en el desierto (FE) *

Tu en potencia *

Yo puedo hacer la diferencia *

La parábola del servicio Mc 10, 35-45 *

Quiero ser tu pino *

Mi carta de Navidad *

Dos bebes en un pesebre *

Me quejé *

El sueño de María *

¿Qué podemos desear? *

13 Razones para vivir *

Oración de fin y principio de año *

Nos acostumbramos *

Código personal del respeto a mí mismo *

Nos convencemos *

Aprendí *

Sin amor *

No empieces *

Formula para ir al cielo *

Parte del regalo *

Cuando callas *

La lección de la mariposa *

Milagro divino *

El silencio de Dios *

La Vasija *

Volar sobre el pantano *

Dichosos *

Animo en las manos de Dios *

La fortaleza de un hombre *

El vuelo del halcón *

No hay que temer *

Con el tiempo *

EL SENTIDO DE LA CUARESMA *

MIÉRCOLES DE CENIZA *

Prácticas del Miércoles de Ceniza *

Lecturas para reflexionar el Miércoles de Ceniza *

Ofrecimiento de la Cuaresma *

Tradición del Miércoles de Ceniza *

DOMINGO DE RAMOS *

Historia *

Mensaje del Papa Juan Pablo II para el Domingo de Ramos 1992 *

EL JUEVES SANTO *

Jueves Santo: Tres dones de Jesús a su Iglesia *

Institución de la Eucaristía *

El lavatorio de los pies: testimonio de la vocación al servicio del mundo y de la Iglesia *

Visita a las Siete Casas en Familia *

EL VIERNES SANTO *

Liturgia y Tradición de la Iglesia *

Viernes Santo: Tres testigos de la pasión de Cristo *

El Vía Crucis *

Ejercicio de las Siete Palabras (o de la agonía del Salvador y con el Salvador) *

Primera Palabra: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lc 23,34) *

Segunda Palabra: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc 23, 43) *

Tercera Palabra: "He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre" (Jn 19, 26) *

Cuarta Palabra: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mt 27, 46) *

Quinta Palabra: "Tengo sed" (Jn 19, 28) *

Sexta Palabra: "Todo está consumado" (Jn 19,30) *

Séptima Palabra: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23, 46) *

Oración Final *

Procesión del Silencio *

SÁBADO SANTO: A la espera de la resurrección con María *

VIA MATRIS: La Santísima Virgen vuelve desde el sepulcro a su casa *

Dedicatoria a María *

XIV Estación: Jesús fue puesto en el Sepulcro *

IX Estación: Cuando vi caer a Jesús por tercera vez. *

VIII Estación: Cuando Jesús consoló a las mujeres *

VII Estación: Donde Jesús cayó por segunda vez *

VI Estación: Cuando una mujer piadosa enjugó el rostro de Jesús *

V Estación: Mi gratitud al Cirineo *

IV Estación: Cuando me encontré con Él *

III Estación: Cuando mi Jesús cayó por primera vez *

II Estación: Cuando Jesús recibió la Cruz *

I Estación: Cuando condenaron a muerte a Jesús *

Último Deseo *

VIGILIA PASCUAL *

Primera Parte: Breve Lucernario *

Segunda Parte: Liturgia de la Palabra *

Tercera Parte: Liturgia Bautismal *

Cuarta Parte: Liturgia de la Eucaristía. *

DOMINGO DE RESURRECCIÓN *

LA PASCUA *

EXAMEN DE CONCIENCIA *

Preparación para la confesión *

A LOS AMIGOS DE LA CRUZ *

Razón de ser amigos de la cruz: *

LOS DOS BANDOS *

El bando de Jesucristo: *

El bando del mundo y del demonio: *

MANDAMIENTO DE JESÚS PARA LA PERFECCIÓN CRISTIANA *

REGLAS PARA LLEVAR LA CRUZ *

MATERIAL DE ADVIENTO *

Hoy elijo, contigo, la esperanza *

Un Sueño *

Te invito a caminar *

¡Pobre esperanza! *

Analiza el clima *

Carta al Dios de la Esperanza *

La esperanza tiene alma de pobre *

El Mesías esperado *

PARA LAS CELEBRACIONES DE ADVIENTO *

Presentación *

Figuras de esperanza *

Testimonios *

Celebrar la esperanza *

OTRO GUIóN PARA CELEBRACION *

REFLEXIONES *

PREPARACION DE ADVIENTO para celebrar el Nacimiento de Jesús en Familia *

Corona de adviento *

Sugerencias practicas para la celebración *

Primer Domingo de adviento *

Segundo Domingo de adviento *

Tercer Domingo de adviento *

Cuarto Domingo de adviento *

Elementos evangelizadores del adviento *

EN SUS MARCAS...¿LISTOS? *

LA MISIÓN DE SER PRECURSOR *

ALEGORÍA DE NAVIDAD *

Objetivos: *

Material necesario: *

Desarrollo de la sesión: *

Documento: Alegoría de Navidad *

CUENTOS PARA REFLEXIONAR EN NAVIDAD *

Cuento de Navidad *

Caminos... *

Reflexión *

Dos bebes en un pesebre *

Invierno (Serenidad) *

Fe y la Adoración de los Magos *

Quiero ser tu pino *

El sueño de María *

7

 

 

 

 

 

 

 

 

Una Estrella en el horizonte

Tierra. Se cuenta que en aquella noche hubo una fantástica lluvia de estrellas.

Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, otras se mezclaron con los juguetes de los niños. La Tierra quedó, entonces, maravillosamente iluminada. Pero con el correr del tiempo, las estrellas decidieron abandonar a los hombres y volver al cielo, dejando a la tierra oscura y triste.

- ¿ Por qué volvieron ? - preguntó Dios, a medida que ellas iban llegando al cielo.

- Señor, nos fue imposible permanecer en la Tierra, existe allí mucha miseria, mucha violencia, hay demasiadas injusticias.

El Señor les contestó: - ¡ Claro ! Ustedes pertenecen aquí, al Cielo. La tierra es el lugar de lo transitorio, de aquello que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere. Nada es perfecto. El Cielo es el lugar de lo inmutable, de lo eterno, de la perfección. Después de que habían llegado gran cantidad de estrellas, Dios verificó la cantidad y habló de nuevo:

- Nos está faltando una estrella, ¿dónde estará? Un ángel que estaba cerca replicó:

- Hay una estrella que resolvió quedarse entre los hombres. Ella descubrió que su lugar es exactamente donde existe la imperfección, donde hay límites, donde las cosas no van bien, donde hay dolor.

- ¿ Qué estrella es esa ? - volvió a preguntar.

- Es la Esperanza, Señor, la estrella verde. La única estrella de ese color.

Y cuando miraron para la tierra, la estrella no estaba sola: la Tierra estaba nuevamente iluminada porque había una estrella verde en el corazón de cada persona. Porque el único sentimiento que el hombre tiene y Dios no necesita retener es la Esperanza.

Dios ya conoce el futuro y la Esperanza es propio de la persona humana, propia de aquel que yerra, de aquel que no es perfecto, de aquel que no sabe como puede conocer el porvenir.

Recibe en este momento esta Estrellita Verde en tu corazón, la Esperanza. No dejes que ella huya y no permitas que se aparte. Ten certeza que ella iluminará tu camino, sé siempre positivo y agradece todo a Dios. Se siempre feliz y contagia a otras personas tu felicidad.

 

Hoy, Mi mejor Amigo me dio una bofetada (Verdadera Amistad)

Dice una linda leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: "HOY, MI MEJOR AMIGO ME DIO UNA BOFETADA."

Continuaron su camino y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un cincel y escribió en una piedra: "HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVO LA VIDA". Intrigado, el amigo preguntó:

"¿Por que después de que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?" Sonriendo, el otro amigo respondió: "Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena, donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y desaparecerlo. Por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento del mundo podrá borrarlo".

MICRO-REFLEXION:

"Nunca olvides las infinitas posibilidades que nacen de la fe."

La esencia del ser

Sabrás del dolor y de la pena

de estar con muchos, pero vacío

Sabrás de la soledad de la noche

y de la longitud de los días.

Sabrás de la espera sin paz

y de aguardar con miedo.

Sabrás de la soberbia de aquellos

que detentan el poder

y someten sin compasión

Sabrás de la deserción de los tuyos

y de la impotencia del adios.

Sabrás que ya es tarde

y casi siempre imposible.

Sabrás que eres tú el que siempre da

y sientes que pocas veces te toca recibir.

Sabrás que a menudo piensas distinto

y tal vez no te entiendan.

Pero sabrás también:

Que el dolor redime.

Que la soledad cura.

Que la fe agranda.

Que la esperanza sostiene.

Que la humildad ennoblece

Que la perseverancia templa

Que el olvido mitiga.

Que el perdón fortalece.

Que el recuerdo acompaña.

Que la razón guía,

Que el Amor dignifica...

Porque lo único que verdaderamente vale

es aquello que está dentro de ti,

y por encima de todo esta Dios

solo tienes que descubrirlo

y asi hallaras la verdadera Paz."

Juan XXIII

MICRO-REFLEXION:

Si – por tener fija la mirada en Dios – sabes mantenerte sereno ante las preocupaciones, si prendes a olvidar las pequeñeces, los rencores y las envidias, te ahorrarás la pérdida de luchas energías, que te hacen falta para trabajar con eficacia, en servicio de los hombres.

Quien entiende

Quien entiende que la vida lo es todo... entiende todo

Quien entiende que la economía lo es todo... no entiende nada

Quien entiende que el estudio lo es todo... no entiende nada

Quien entiende que el amor lo es todo.. entiende todo

Quien entiende que esta solo... no entiende nada

Quien entiende que Dios va con el ... entiende todo

Y si te das cuenta de que estas vivo y piensas que solo eso es necesario para ser feliz... entiendes todo

Mas quien no entiende lo que ha leído... no entiende nada

Para los que no entienden nada : la economía y el estudio son necesarios pero no lo es todo. Estar con vida basta para ser feliz y hacer feliz, y con  Dios se puede estar vivo y pensar así: Quien entiende que la vida es amor entiende todo.

MICRO-REFLEXION:

"Hemos aprendido a volar como pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos".

Si yo cambiara

Si yo cambiara mi manera de pensar de los otros, pensando bien de ellos, me sentiría sereno.

Si yo cambiara mi manera de actuar con los otros obrando con integridad justicia y coherencia, los haría felices.

Si aceptara a todos como son, sufriría menos.

Si me aceptara tal como soy, buscando eliminar mis defectos, cuánto mejoraría mi hogar, mi ambiente...

Si yo comprendiera plenamente mis errores, sería humilde.

Si yo deseara siempre el bienestar de los demás, sería feliz.

Si yo buscara y encontrara lo positivo en todos, la vida sería signa de ser vivida.

Si amara al mundo... lo cambiaría.

Si me diera cuenta de que al lastimar ¡el primer lastimado soy yo!

Si yo criticara menos y amara más...

Si yo cambiara... cambiaría el mundo.

Mechi G. de Dulcich

MICRO-REFLEXION:

"Bendita la humildad que prevalece cuando la prepotencia baja de su falso trono."

Los extras

El esfuerzo EXTRA es lo que separa al ser superior del mediocre; al profesional del  aficionado; al héroe del general; al desprendido del caritativo; al ganador del competidor; al amigo del conocido; al sabio del culto; al invencible del perdedor.

En ese EXTRA que se saca de donde nadie sabe, cuando ya las fuerzas no alcanzan, cuando la noche acecha y la soledad quiere invadir el espíritu, es cuando los hombres se crecen. Ahí es donde se prueban las voluntades y donde el hombre se hace más hombre porque reconoce el poder divino de la esperanza y el valor inquebrantable de la fe.

Pero hay también aquellos que en su diario y común vivir hacen de sus horas libres un continuo EXTRA.

EXTRA son los días cuando en un anonimato voluntario comparte su tiempo con unos ancianos o con unos enfermos; las horas que un maestro aporta en su tiempo libre para preparar mejor una clase; los momentos que un médico batalla en silencio para salvar a un

paciente que no conoce.

EXTRA es salirse de las comunicación técnica y preguntarle al compañero por sus hijos y su familia.

EXTRA es el detalle de dar gracias, sonreír y saludar a aquel con el que te cruzas.

EXTRA es decir una palabra agradable, es ceder el paso, es no solo acordarse del cumpleaños de alguien, sino hacerle saber que no lo olvidas.

EXTRA son muchos actos que distinguen al hombre educado del cortés, al generoso del egoísta, al social del huraño.

EXTRA es bendecir al universo con sus bondades, por habernos enviado la lluvia que calma la sed y nutre las plantas, por ser capaces de disfrutar de la belleza del mar y del sol, que son regalos de la naturaleza para nuestros ojos y espíritu.

EXTRA es alabar cada amanecer porque nos brinda un comienzo limpio y nuevo, diferente del de ayer.

EXTRA es terminar cada día dando gracias por el hoy a Dios, que nos permitió unas horas con nuestros compañeros de viaje, y que tal vez estuvo pleno de retos.

EXTRAS que nos sirvieron para saborear en toda su extensión las recompensas implícitas de nuestros actos EXTRAS.

Maritere Martínez

MICRO-REFLEXION:

Has fracasado -Nosotros no fracasamos nunca. Pusiste del todo tu confianza en Dios. -No perdonaste, luego, ningún medio humano. Convéncete de esta verdad: el éxito tuyo -ahora y en esto- era fracasar. Da gracias al Señor y -a comenzar de nuevo- Camino.

¿Tienes derecho a quejarte?

Si tienes una comida en el refrigerador, ropa para cubrirte, un techo que te proteja y una cama donde dormir, eres más rico que el 75% de la humanidad.

Si tienes dinero en el banco y en la billetera y aún te sobran unas monedas, estás entre el 8% más rico en el mundo.

Si te despertaste ésta mañana con más salud que enfermedad, eres más afortunado que el millón de personas que sobrevivirá ésta semana.

Si nunca has experimentado el peligro de la guerra, la soledad de la prisión, la agonía de la tortura o los dolores del hambre, estás mejor que 500 millones de seres humanos.

Si en los últimos días pudiste ir a la iglesia sin miedo de ser hostigado, arrestado, torturado o asesinado, eres más afortunado que 3 mil millones de habitantes de la tierra.

Si tus padres viven y aún están casados, eres un ser raro en el mundo.

Si puedes levantar la cabeza y sonreír, eres bendito porque la mayoría, aunque podría, no lo hace.

Si puedes leer este mensaje eres doblemente feliz, pues sabes que alguien pensó en ti y, además, no eres uno de los 2 mil millones de personas que no saben leer.

Cuenta tus bendiciones y no olvides lo afortunado que eres.

DALE GRACIAS A DIOS

José Luis Navarrete

MICRO-REFLEXION:

"Ojalá fuera tal tu compostura y tu conversación que todos pudieran decir al verte o al oírte hablar : éste lee la vida de Jesucristo"

Saber orar

Un día, se sintió muy mal porque, estando de viaje, olvidó su libro. Nuestro buen zapatero le dijo entonces a Dios: "Perdóname, Dios mío, porque. Necesito orar y no sé cómo. Ahora bien, ya que Tú eres un Padre de amor voy a recitar varias veces el alfabeto desde la a hasta la z, y Tú que eres sabio y bueno podrás juntar las letras y sabrás qué es lo que yo te quiero

decir". Cuenta la historia que ese día Dios reunió a sus ángeles en el cielo y les dijo conmovido que esa era la más sincera y la más bella de las oraciones que le habían hecho en mucho tiempo.

Una oración con las cualidades de la plegaria que hace milagros, cierra heridas, ilumina, fortalece y acerca los corazones, es decir, una plegaria humilde, confiada, sincera y amorosa. ¡Cuánta necesidad tenemos de estas oraciones! Todos debemos aprender a orar con el corazón, a alabar, a bendecir, a perdonar, a agradecer. Y, claro, a tener bien presente que la oración se ve en la acción, en los buenos frutos y en un compromiso por la justicia y por la paz. En efecto, actuar sin orar es desgastarse y orar sin actuar es engañarse.

Por eso comparto con ustedes este comentario al Padre Nuestro, esperando deje valiosas inquietudes en su espíritu:

Di Padre, si cada día te portas como hijo y tratas a los demás como hermanos. Di Nuestro, si no te aíslas con tu egoísmo. Di que estás en los cielos, cuando seas espiritual y no pienses sólo en lo material. Di santificado sea tu Nombre, si amas a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con todas tus fuerzas.Di venga a nosotros tu Reino, si de verdad Dios es tu rey y trabajas para que Él reine en todas partes. Di hágase Tu voluntad, si la aceptas y no quieres que sólo se haga la tuya. Di danos hoy nuestro pan, si sabes compartir con los pobres y con los que sufren. Di perdona nuestras ofensas, si quieres cambiar y perdonar de corazón.

Di no nos dejes caer en tentación, si de verdad estás decidido a alejarte del mal Di líbranos del mal, si tu compromiso es por el bien. Y di Amén si tomas en serio las palabras de esta oración.

MICRO-REFLEXION:

"Solo cuando el hombre descubra en su corazón a Dios, hacedor de Paz, podrá vencer en el mundo el odio, la guerra, la injusticia ,la enfermedad, el hambre. Entonces será feliz."

Por que vuelan en "V"

El próximo otoño, cuando veas los gansos dirigiéndose hacia el sur para el invierno, fíjate que vuelan formando una "V". Tal vez te interese saber lo que la ciencia ha descubierto acerca del porque vuelan en esa forma.

Se ha comprobado que cuando el pájaro bate sus alas, produce un movimiento en el aire que ayuda al pájaro que va de tras de él. Volando en "V" la bandada completa aumenta por lo menos un 71% más de su poder que si cada pájaro volara solo. Las personas que comparten una dirección común y tienen sentido de comunidad pueden llegar a donde deseen más fácil y rápidamente porque van apoyándose mutuamente.

Cada vez que un ganso se sale de la formación siente inmediatamente la resistencia del aire, se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente regresa a su formación para beneficiarse de poder del compañero que va adelante. Si nosotros tuviéramos la inteligencia de un ganso nos mantendríamos con aquellos que se dirigen en nuestra misma dirección.

Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los puestos de atrás y otro ganso toma su lugar. Obtenemos mejores resultados si tomamos turnos haciendo los trabajos difíciles. Los gansos que van atrás graznan para alentar a los que van adelante y mantener la velocidad. Una palabra de aliento produce grandes beneficios.

Finalmente, cuando un ganso se enferma o cae herido por un disparo, otros dos gansos se salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y protegerlo. Se quedan acompañándolo hasta que está nuevamente en condiciones de volar o hasta que muere, y sólo entonces los dos acompañantes vuelven a su bandada o se unen a otro grupo. Si nosotros tuviéramos la inteligencia de un ganso nos mantendríamos uno al lado del otro apoyándonos y acompañándonos.

MICRO-REFLEXION:

" La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa..."

Porque es solo una ...

Siempre lo digo...la fidelidad hacia nosotros mismos es fundamental en este viaje llamado Vida... el corazón siente un impulso... un instante... un rumbo... hay que seguirlo ...

Ve tras tus sueños! Feliz Vida!

Aprovecha el día...

No dejes que termine sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.

No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber.

No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

No dejes de creer que las palabras y la poesía sí pueden cambiar el mundo...

Porque pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.

Somos seres humanos llenos de caminos.

La vida es desierto y oasis, nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia...

Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa.

Tú puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.

No caigas en el peor de los errores, el silencio.

La mayoría vive en un silencio espantoso.

No te resignes. Huye!!

Emite tu alarido sano por los techos de este mundo.

Valora la belleza de las cosas simples, y también la simpleza de la belleza.

No traiciones tus creencias, todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transformaría la vida en un infierno.

Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante.

Vívela intensamente sin mediocridades.

Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes pueden enseñarte.

No existe nadie tan sabio que no pueda aprender algo nuevo, como tampoco hombre tan torpe que no tenga algo por enseñar.

!!Aprende!!

Pero sobre todo aprende a vivir.

!!Enseña!!

No permitas que la vida te pase a ti  sin que la vivas!!!...

MICRO-REFLEXION:

"Con la guerra, la humanidad es la que pierde. Sólo desde la paz y con la paz se puede garantizar el respeto de la dignidad de la persona humana y de sus derechos inalienables

Su Santidad Juan Pablo II

Mensaje para la celebración de la Jornada Mundial de la Paz  (1 Enero 2000)

"Paz en la tierra a los hombres de que Dios ama"

Plegaria por la paz

Y al Creador de la naturaleza y del hombre, de la verdad y de la belleza, suplico:

Escucha mi voz, pues es la voz de las víctimas de todas las guerras y de la violencia entre individuos y las naciones.

Escucha mi voz, pues es la voz de todos los niños que sufren y sufrirán cuando las gentes pongan su fe en las armas y en la guerra.

Escucha mi voz cuando te ruego que infundas en el corazón de todos los hombres la sabiduría de la paz, la fuerza de la justicia y la alegría de la confraternidad.

Escucha mi voz, pues hablo por las multitudes de todos los países y de todos los períodos de la historia que no quieren la guerra y están preparados a caminar por sendas de paz.

Escucha mi voz y concédenos discernimiento y fortaleza para que podamos responder siempre al odio con amor, a la injusticia con la dedicación total a la justicia, a la necesidad compartiendo de lo propio, a la guerra con la paz.

¡Oh Dios! Escucha mi voz y concede en todo el mundo tu eterna paz

Amén

MICRO-REFLEXION:

"Para conquistar lo que quieras te valdrá más la sonrisa que la espada".

William Shakespeare

¿Cuál es tu naturaleza?

Había una vez un maestro oriental que vio cómo un alacrán se estaba ahogando.

Decidió sacar al animalito del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.

Ante el dolor lo soltó, por lo que el animal de nuevo se estaba ahogando... entonces intentó sacarlo y otra vez lo volvió a picar.

La escena se repitió varias veces:  Sacarlo del agua, ser picado y soltarlo.

Alguien que observa le dice: "¡Cómo es terco! ¿No entiende que cada vez que lo saque del agua lo va a picar?".

Entonces el maestro oriental le respondió:  "La naturaleza del alacrán, que es picar... no va a cambiar mi naturaleza, que es ayudar".  ¿Cuál es tu naturaleza?

MICRO-REFLEXION:

"Cuando amas a alguien, debes ser capaz de ser la fortaleza en sus debilidades."

Cuando el cielo este gris

Cuando el cielo este gris acuérdate cuando lo viste profundamente azul.

Cuando sientas frío piensa en un sol radiante que ya te ha calentado.

Cuando sufras una temporal derrota acuérdate de tus triunfos y de tus logros.

Cuando necesites amor revive tus experiencias de afecto y ternura, acuérdate de lo que has vivido y de lo que has dado con alegría.

Recuerda los regalos que te han hecho, los abrazos y besos que te han dado, los paisajes que has disfrutado y las risas que de ti han brotado.

Si esto has tenido lo puedes volver a tener y lo que has logrado, lo puedes volver a ganar.

Piensa en lo bueno, en lo amable, en lo bello y en la verdad.

Recorre tu vida y detente en donde haya bellos recuerdos y emociones sanas y vívelas otra vez, visualiza aquel atardecer que te emocionó.

Revive esa caricia espontánea que se te dio.

Disfruta nuevamente de la paz que ya has conocido, piensa y vive el bien.

Allí en tu mente están guardadas todas las imágenes.

Y solo Tú decides cuales has de volver a mirar.

MICRO-REFLEXION:

"Que tus palabras sean más valiosas que el silencio que rompen".

Depende de la forma

Un Sultán soñó que había perdido todos los dientes.  Después de despertar, mandó llamar a un Sabio para que interpretase su sueño.

- ¡Qué desgracia Mi Señor! - exclamó el Sabio - Cada diente caído representa la pérdida de un pariente de Vuestra Majestad.

- ¡Qué insolencia! - gritó el Sultán enfurecido - ¿Cómo te atreves a decirme semejante cosa? ¡Fuera de aquí!

Llamó a su guardia y ordenó que le dieran cien latigazos.

Más tarde ordenó que le trajesen a otro Sabio y le contó lo que había soñado.

Este, después de escuchar al Sultán con atención, le dijo:

- ¡Excelso Señor! Gran felicidad os ha sido reservada.  El sueño significa que sobrevivirás a todos vuestros parientes.

Se iluminó el semblante del Sultán con una gran sonrisa y ordenó que le dieran cien monedas de oro

Cuando éste salía del Palacio, uno de los cortesanos le dijo admirado:

- ¡No es posible!  La interpretación que habéis hecho de los sueños es la misma que el primer Sabio.  No entiendo porque al primero le pagó con cien latigazos y a ti con cien monedas de oro.

- Recuerda bien amigo mío - respondió el segundo Sabio – que todo depende de la forma en el decir... uno de los grandes desafíos de la humanidad es aprender a comunicarse.

- De la comunicación depende, muchas veces, la felicidad o la desgracia, la paz o la guerra.  Que la verdad debe ser dicha en cualquier situación, de esto no cabe duda, mas la forma con que debe ser comunicada es lo que provoca en algunos casos, grandes problemas.

- La verdad puede compararse con una piedra preciosa.  Si la lanzamos contra el rostro de alguien, puede herir, pero si la envolvemos en un delicado embalaje y la ofrecemos con ternura ciertamente será aceptada con agrado.

 

MICRO-REFLEXION:

"Amar es vivir con la Cruz a cuestas, sabiendo que por amor ayudamos a Jesús en la Redención"

Huellas en el camino

Maestro:"Señor porque cuando decidí seguirte tu me prometiste que estarías conmigo siempre y me estoy dando cuenta de que en los momentos mas tristes y difíciles de mi vida solo hay un par de huellas en el camino"

Él me respondió: "mi amada y hermosa criatura siempre, he estado contigo y cuando en el camino ves solo un par de huellas eran las mías cuando te llevaba en mis brazos"

MICRO-REFLEXION:

"Detrás de un sufrimiento, a veces hay un pensamiento equivocado." 

Dar o recibir

El pequeño Chad era un muchachito tímido y callado.  Un día, al llegar a casa, dijo a su madre que quería preparar una tarjeta de San Valentín para cada chico de su clase.  Ella pensó, con el corazón oprimido:  "Ojalá no haga eso", pues había observado que, cuando los niños volvían de la escuela, Chad iba siempre detrás de los demás.  Los otros reían, conversaban e iban abrazados, pero Chad siempre quedaba excluido.

Así y todo, por seguirle la corriente compró papel, pegamento y lápices de colores.  Chad, dedicó tres semanas a trabajar con mucha paciencia, noche tras noche, hasta hacer treinta y cinco tarjetas.

Al amanecer del Día de San Valentín, Chad no cabía en sí de entusiasmo.  Apiló los regalos con todo cuidado, los metió en una bolsa y salió corriendo a la calle.  La madre decidió prepararle sus pastelitos favoritos, para servírselos cuando regresara de la escuela.  Sabía que llegaría desilusionado y de ese modo esperaba aliviarle un poco la pena.  Le dolía pensar que él no iba a recibir muchos obsequios.  Ninguno, quizá.

Esa tarde, puso en la mesa los pastelitos y el vaso de leche. Al oír el bullicio de los niños, miró por la ventana.  Como cabía esperar, venían riendo y divirtiéndose en grande.  Y como siempre, Chad venía último, aunque caminaba algo más deprisa que de costumbre.

La madre supuso que estallaría en lágrimas en cuanto entrara. El pobre venía con los brazos vacíos.  Le abrió la puerta, haciendo un esfuerzo por contener las lágrimas.

-Mami te preparó leche con pastelitos -dijo.

Pero él apenas oyó esas palabras, pasó a su lado con expresión radiante, sin decir más que:  -¡Ninguno! ¡Ninguno!

Ella sintió que el corazón le daba un vuelco.

Y entonces el niño agregó:  -¡No me olvidé de ninguno! ¡De ninguno!

MICRO-REFLEXION:

"Mi mamá no es inteligente cuando está enojada".

Wanda Gabriela Martínez Gómez (4 años).

Culpar a otros

Una noche al llegar a nuestra casa encontré que la persona que me ayuda en las labores domesticas había lavado la nevera y cambió la posición de todas las parrillas.

Como la nevera es pequeña, cuando quise guardar algo no pude, me llene de rabia y saque las parrillas con todo lo que tenían encima; poco después se resbaló un tarro con agua y se partió el vidrio que esta abajo en la nevera.

Me puse más furiosa de lo que ya estaba y comencé a culpar a la muchacha por lo ocurrido y así se lo hice saber a mi esposo, a nuestros hijos y a mi mamá.

Le doy gracias a Dios por que yo solamente la veo los fines de semana y no tuve la oportunidad de decirle nada, pues al día siguiente que reflexioné en lo que había pasado, me di cuenta que estaba buscando culpar a alguien por algo que había hecho yo, que lo había hecho por estar furiosa, porque es muy fácil decir que otro tuvo la culpa y no yo.

Ahora trato en todo lo posible de no buscar culpables sino soluciones, porque casi siempre somos ciegos para ver nuestros errores y buscamos culpar a otros de lo que nosotros hacemos.

MICRO-REFLEXION:

"Sabemos que pasamos por la vida, procura que la vida sepa que pasamos por ella."

La más bella oración

Dios, dame el día de hoy fe para seguir adelante;

Dame grandeza de espíritu para perdonar;

Dame paciencia para comprender y esperar;

Dame voluntad para no caer;

Dame fuerza para levantarme si caído estoy;

Dame amor para dar;

Dame lo que necesito y no lo que quiero;

Dame elocuencia para decir lo que debo decir;

Haz que yo sea el mejor ejemplo para mis hijos;

Haz que yo sea el mejor amigo de mis amigos;

Hazme fuerte para recibir los golpes de la vida;

Déjame saber que es lo que tú quieres de mi;

Déjame tu paz para que la comparta con quien no la tenga;

Por último, anda conmigo y déjame saber que es así.

MICRO-REFLEXION:

Tarea del cristiano: ahogar el mal en abundancia de bien. No se trata de campañas negativas, ni de ser atinada. Al contrario: vivir de afirmación, llenos de optimismo, con juventud, alegría y paz; ver con comprensión a todos: a los que siguen a Cristo y a los que le abandonan o no le conocen. Pero comprensión no significa abstencionismo, ni indiferencia, sino actividad.

DIOS, Siempre presente entre nosotros

Entonces el hombre  gritó: ¡Dios, muéstrame un milagro! y en ese minuto nació un  bebé. Pero el hombre no lo supo.

Luego el  hombre pide a gritos, en desesperación:

¡Tócame Dios y hazme saber que estás aquí!. Dicho esto, Dios bajo y tocó al hombre,  pero éste espantó a la mariposa que volaba a su  alrededor y continuó caminando.

No te  pierdas de una bendición sólo porque no viene envuelta del  modo en que tú esperas.

La  actitud lo es todo!!! Los amigos son ángeles que levantan nuestros pies de la tierra, cuando nuestras a las han olvidado cómo  volar.

 

Ganador y perdedor

Cuando un ganador comete un error, dice:  "Yo me equivoqué"

Cuando un perdedor comete un error, dice: "No fue mi culpa".

Un ganador trabaja más fuerte que el perdedor y tiene más tiempo; un perdedor

Siempre esta "muy ocupado" para hacer lo necesario.

Un ganador enfrenta y supera su problema, un perdedor le da vueltas y  nunca logra pasarlo.

Un ganador se compromete; un perdedor hace promesas.

Un ganador dice: "yo soy bueno, pero no tan bueno como a mí me gustaría ser".

Un perdedor dice: "Yo soy tan malo como lo es mucha otra gente u otros son peor que yo".

Un ganador escucha, comprende y responde. Un perdedor sólo espera hasta que le toque su turno de hablar.

Un ganador respeta aquellos que son superiores a él y trata de aprender algo de ellos.

Un perdedor se resiente con aquellos que son superiores a él y trata de encontrarles defectos.

Un ganador se siente responsable por algo más que su trabajo; un perdedor no colabora y siempre dice: " Yo sólo hago mi trabajo".

Un ganador dice, "Debe haber una mejor forma de hacerlo".

Un perdedor dice: "Esta es la manera en que siempre lo hemos hecho".

Un ganador como tú, comparte este mensaje con sus amigos.

Un perdedor es egoísta y se lo guarda para sí mismo.

¿Y tú con quién de los dos te identificas?

MICRO-REFLEXION:

"Nunca confíes en tu lengua cuando tu corazón está amargo".

Hablar y callar

HABLAR oportunamente, es acierto.

HABLAR frente al enemigo, es civismo.

HABLAR ante una injusticia, es valentía.

HABLAR para rectificar, es un deber.

HABLAR para defender, es compasión.

HABLAR ante un dolor, es consolar.

HABLAR para ayudar a otros, es caridad.

HABLAR con sinceridad, es rectitud.

HABLAR de sí mismo, es vanidad.

HABLAR restituyendo fama, es honradez.

HABLAR aclarando chismes, es estupidez.

HABLAR disipando falsos, es de conciencia.

HABLAR de defectos, es lastimar.

HABLAR debiendo callar, es necedad.

HABLAR por hablar, es tontería.

HABLAR de Dios, significa mucho amor.

CALLAR cuando acusan, es heroísmo.

CALLAR cuando insultan, es amor.

CALLAR las propias penas, es sacrificio.

CALLAR de sí mismo, es humildad.

CALLAR miserias humanas, es caridad.

CALLAR a tiempo, es prudencia.

CALLAR en el dolor, es penitencia.

CALLAR palabras inútiles, es virtud.

CALLAR cuando hieren, es santidad.

CALLAR para defender, es nobleza.

CALLAR defectos ajenos, es benevolencia.

CALLAR debiendo hablar, es cobardía.

MICRO-REFLEXION:

"No te des por vencido, piensa que si Dios te ha dado la vida, es porque sabe que tú puedes con ella."

Espera, no tan rápido

Cuentan que una vez un científico soberbio fue con Dios y le dijo:

- Señor, convocamos a una junta científica mundial y hemos decidido que ya no te necesitamos.

El señor con su infinita paciencia oyó al hombre y le preguntó:

-¿Ah sí? ¿Y cómo llegaron a esa decisión?

- Pues ya hacemos trasplantes de prácticamente cualquier miembro del cuerpo, podemos hacer bebes para parejas que no pueden tener hijos, crear vida artificial, clonar a la gente y hacer todas esas cosas que antes se consideraban milagrosas.

Dios sólo lo escuchaba y luego atinó a decir:

- ¿Pueden crear vida?

- Así es.  Respondió el científico.

- ¿Qué te parece si hacemos un concurso de crear vida?  Lo hacemos del modo antiguo, así como yo formé a Adán; tú sabes.

- Me parece bien.  Contestó el científico.

- Está bien, pues comencemos.  Exclamó Dios.

Entonces el científico tomó un puño de tierra, y le dice Dios:

- Espera, no tan rápido; consíguete tu propia tierra.

MICRO-REFLEXION:

"La vida sólo puede ser comprendida mirando al pasado, y sin embargo, debe ser vivida caminando hacia adelante."

Madurez

Madurez es la habilidad de controlar la ira y resolver las discrepancias sin violencia o destrucción.

Madurez es paciencia; es la voluntad de posponer el placer inmediato a favor de un beneficio a largo plazo.

Madurez es perseverancia; es la habilidad de sacar un proyecto o una situación adelante, a pesar de fuerte oposición y retrocesos decepcionantes.

Madurez es la capacidad de encarar disgustos y frustraciones, incomodidades y derrotas, sin queja ni abatimiento.

Madurez es humildad; es ser suficientemente grande para decir me equivoqué; y cuando se está en lo correcto, la persona madura, no necesita la satisfacción de decir: "Te lo dije".

Madurez es la capacidad de tomar una decisión y sostenerla; los inmaduros pasan sus vidas explorando posibilidades, para al fin no hacer nada.

Madurez significa confiabilidad; mantener la propia palabra, superar la crisis; los inmaduros son maestros de la excusa, son los confusos y desorganizados, sus vidas son una mezcla de promesas rotas, amigos perdidos, negocios sin terminar, y buenas intenciones que nunca se convierten en realidad.

Madurez es el arte de vivir en paz con lo que es imposible cambiar.

MICRO-REFLEXION:

"Cuando el mundo dice: "Ríndete", la esperanza murmura: "Inténtalo una vez más"."

La otra mejilla

Existía un monasterio que estaba ubicado en lo alto de la montaña. Sus monjes eran pobres, pero conservaban en una vitrina tres manuscritos antiguos, muy piadosos. Vivían de su esforzado trabajo rural y fundamentalmente de las limosnas que les dejaban los fieles curiosos que se acercaban a conocer los tres rollos, únicos en el mundo. Eran viejos papiros, con fama universal de importantes y profundos pensamientos.

En cierta oportunidad un ladrón robó dos rollos y se fugó por la ladera. Los monjes avisaron con rapidez al abad. El superior, como un rayo, buscó la parte que había quedado y con todas sus fuerzas corrió tras el agresor y lo alcanzó:

"¿Qué has hecho? Me has dejado con un solo rollo. No me sirve. Nadie va a venir a leer un mensaje que está incompleto. Tampoco tiene valor lo que me robaste. O me das lo que es del templo o te llevas también este texto. Así tienes la obra completa." "Padre, estoy desesperado, necesito urgente hacer dinero con estos escritos santos".El abad le dijo "Bueno, toma el tercer rollo. Si no se va a perder en el mundo algo muy valioso. Véndelo bien. Estamos en paz." y lo dejó ir con el tesoro.

Los monjes no llegaron a comprender la actitud del abad. Estimaron que se había comportado débil con el rapaz, y que era el monasterio el que había perdido. Pero guardaron silencio, y todos dieron por terminado el episodio.

Cuenta la historia que a la semana , el ladrón regresó. Pidió hablar con el Padre Superior: " Aquí están los tres rollos, no son míos. Los devuelvo. Te pido en cambio que me permitas ingresar como monje. Cuando me alcanzaste, todo me esperaba menos que tuvieras la generosidad como para darme el tercer rollo, la confianza en mí como para creer el valor de mi necesidad y que todavía me dijeras que estábamos en paz, perdonándome con mucha sinceridad. Eso me ha hecho cambiar. Mi vida se ha transformado".

Nunca ese hombre, había sentido la grandeza del perdón, la presencia de la generosidad excelente. El abad recuperó los tres manuscritos para beneficio del monasterio, ahora mucho más concurrido por la leyenda del robo y del resarcimiento. Y además consiguió un monje trabajador y de una honestidad a toda prueba.

El agresor espera agresión, no una respuesta creativa, inesperada, insólita. No sospecha, la conmoción, del poder incalculable de poner la otra mejilla.

MICRO-REFLEXION:

"No juzgues la riqueza y la piedad de un hombre por su apariencia en Domingo."

Benjamín Franklin.

La limosna

Cuenta San Francisco de Sales que en el campo, a algunas gallinas les sucede que apenas ponen los huevos llega la comadreja y se los come.

¿Por que?  Porque la gallina comete la imprudencia de ponerse a cacarear y su enemiga, esa especie de ratón grande que se llama comadreja, apenas oye el cacareo se da por informada de que hay huevos puestos y se viene para devorarlos.

Y el Santo saca esta conclusión.  Así le pasa a quien anda contando, publicando y cacareando las limosnas que reparte, viene su enemigo, que es la vanidad, y le roba los premios que se iba a conseguir para el cielo, y las bendiciones de Dios.

MICRO-REFLEXION:

"Cuando tú le entregas tu vida al Señor, tu fé se transforma en creer que siempre su voluntad será para bien y la aceptas sin replicar. "

La cerca

En enero pasado reparamos la cerca del potrero,  (la tierra descansa en el invierno, pero nosotros no). Sobró un rollo  de alambre de púas, y lo  dejamos en el granero, fijo con una estaca a la pared. Cuando llegó la primavera una pareja de chileros hizo su nido en el interior de aquel  rollo de alambre. No detuvo a las grises avecillas la dureza y frialdad del metal, no las asustó lo feroz y erizado de las púas, con briznas de hierba seca y con plumitas formaron ahí su propio mundo, tibio y suave, y en él perpetuaron su pequeña vida.

Yo encuentro una lección en ese cuadro que bien pudo haber sido una acuarela de Andrew Wyeth: "Aún en las adversidades puede la vida continuar; aún en medio de los más grandes sufrimientos puede florecer el milagro del amor".

MICRO-REFLEXION:

"Prefiero ser como las raíces, la flor es bella y todo el mundo admira su belleza, pero la raíz que la hace posible no se ve."

El árbol de los problemas

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar una vieja granja, acababa de finalizar un duro primer día de trabajo.  Su cortadora eléctrica se dañó y lo hizo perder una hora de trabajo y ahora su antiguo camión se niega a arrancar.

Mientras lo llevaba a su casa, se sentó en silencio.  Una vez que llegamos, me invitó a conocer a su familia.  Mientras nos dirigíamos a la puerta, se detuvo brevemente frente a un pequeño árbol, tocando las puntas de las ramas con ambas manos.

Cuando se abrió la puerta, ocurrió una sorprendente transformación.  Su bronceada cara estaba plena de sonrisas.  Abrazó a sus dos pequeños hijos y le dio un beso a su esposa.

Posteriormente me acompañó hasta el carro.  Cuando pasamos cerca del árbol, sentí curiosidad y le pregunté acerca de lo que había visto hacer un rato antes.

"Oh, ese es mi árbol de problemas" contestó.

"Sé que no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es segura: los problemas no pertenecen a la casa, ni a mi esposa, ni a mis hijos.  Así que simplemente los cuelgo en el árbol cada noche cuando llego a casa.  Luego en la mañana los recojo otra vez"

"Lo divertido es" dijo sonriendo, "que cuando salgo en la mañana a recogerlos, no hay tantos como los que recuerdo haber colgado la noche anterior."

MICRO-REFLEXION:

"Sólo quien ama es libre"

Lo más importante de mi vida

En cierta ocasión, durante una charla que di ante un grupo de abogados, me hicieron esta pregunta: "¿Qué es lo más importante que ha hecho en su vida?"

La respuesta me vino a la mente en el acto, pero no fue la que di, porque las circunstancias no eran las apropiadas.  En mi calidad de Abogado de la industria del espectáculo, sabía que los asistentes deseaban escuchar anécdotas sobre mi trabajo con las celebridades.

Pero, he aquí la verdadera, la que surgió de lo más recóndito de mis recuerdos.

Lo más importante que he hecho en la vida, tuvo lugar el 8 de Octubre de 1990. Comencé el día jugando golf con un ex-condiscípulo y amigo mío al que no había visto en mucho tiempo.

Entre jugada y jugada, conversamos acerca de lo que estaba pasando en la vida de cada cual.  Me contó que su esposa y él acababan de tener un bebé.

Mientras jugábamos, llegó el padre de mi amigo, que consternado, le dijo que su bebé había dejado de respirar y lo habían llevado de urgencia al hospital.

En un instante, mi amigo subió al auto de su padre y se marchó.

Por un momento me quedé donde estaba, sin acertar a moverme, pero luego traté de pensar qué debía hacer:  ¿Seguir a mi amigo al hospital?  Mi presencia allí, me dije, no iba a servir de nada, pues la criatura seguramente estará al cuidado de médicos y enfermeras, y nada de lo que yo hiciera o dijera iba a cambiar las cosas.  ¿Brindarle mi apoyo moral?  Eso, quizás, pero tanto él como su esposa provenían de familias numerosas, y sin duda estarán rodeados de parientes, que les ofrecerán consuelo y el apoyo necesario, pasara lo que pasara.  Lo único que haría será estorbar.  Así, decidí reunirme con ellos e ir más tarde a ver a mi amigo.

Al poner en marcha el auto que había rentado, me percaté que mi amigo había dejado su camioneta, con las llaves puestas, estacionada junto a las canchas.

Decidí pues, cerrar el auto e ir al hospital a entregarle las llaves.  Como supuse, la sala de espera estaba llena de familiares que trataban de consolarlos.  Entré sin hacer ruido y me quedé junto a la puerta, tratando de decidir qué hacer.

No tardó en presentarse un médico, que se acerca a la pareja y, en voz baja les comunica que su bebé había fallecido.  Durante lo que pareció una eternidad, estuvieron abrazados, llorando, mientras todos los demás los rodeamos en medio del silencio y el dolor.

El médico les preguntó si deseaban estar unos momentos con su hijo.  Mi amigo y su esposa se pusieron de pie, y caminaron resignadamente hacia la puerta.

Al verme allí, en un rincón, la madre se acercó, me abrazó y comenzó a llorar.

También mi amigo se refugió en mis brazos.  "Gracias por estar aquí, me dijo".

Durante el resto de la mañana, permanecí sentado en la sala de urgencias del hospital, viendo a mi amigo y a su esposa sostener en brazos a su bebé y despedirse de él.

Eso, es lo más importante que he hecho en mi vida.

Aquella experiencia me dejó tres enseñanzas:

Primera: Lo más importante que he hecho en la vida, ocurrió cuando no había absolutamente nada que yo pudiera hacer.  Nada de lo que aprendí en la universidad, ni en los seis años que llevaba ejerciendo mi profesión, ni todo lo racional que fui para analizar mis alternativas, me sirvió en tales circunstancias.  A dos personas les sobrevino una desgracia, y yo era impotente para remediarla.  Lo único que pude hacer fue acompañarlos y esperar el desenlace.  Pero estar allí en esos momentos, en que alguien me necesitaba, era

lo principal.

Segunda: Estoy convencido, que lo más importante que he hecho en mi vida, estuvo a punto de no ocurrir, debido a las cosas que aprendí en la universidad, al concepto inculcado de ser racional, así como en mi vida profesional.  Al aprender a pensar, casi me olvidé de sentir.  Hoy, no tengo duda alguna que debí haber subido al coche sin titubear, y seguir a mi amigo al hospital.

Tercera: Aprendí que la vida puede cambiar en un instante. Intelectualmente, todos sabemos esto, pero creemos que las desdichas les pasan a otros.  Así pues, hacemos planes y concebimos nuestro futuro como algo tan real, que pareciera que va a ocurrir.  Pero, al ubicarnos en el mañana, dejamos de advertir todos los presentes que pasan junto a nosotros, y olvidamos que perder el empleo, sufrir una enfermedad grave o un accidente, toparse con un conductor ebrio y miles de cosas más, pueden alterar ese futuro en un abrir y cerrar de ojos.  En ocasiones, a uno le hace falta vivir una tragedia, para volver a poner las cosas en perspectiva.

Desde aquel día, busqué un equilibrio entre el trabajo y la vida; aprendí que ningún empleo, por gratificante que sea, compensa perderse unas vacaciones, romper con la pareja o pasar un día festivo lejos de la familia.

Y aprendí que lo más importante en la vida, no es ganar dinero, ni ascender en la escala social, ni recibir honores...  Lo más importante en la vida, es el tiempo que dedicamos a cultivar una amistad.

MICRO-REFLEXION:

Los bienes de la tierra no son malos; se pervierten cuando el hombre los erige en ídolos y, ante esos ídolos, se postra; se ennoblecen cuando los convertimos en instrumentos para el bien, en una tarea cristiana de justicia y de caridad.

No podemos ir detrás de los bienes económicos, como quien va en busca de un tesoro; nuestro tesoro ... es Cristo y en El se han de centrar todos nuestros amores Es Cristo que pasa

Intimidad

¿Me amas?...preguntaste dulcemente y me miraste con ojos mansos.

Yo, inundado de amor, temblando dije: Sí, mi Señor, Tú sabes que te amo.

Entonces sígueme, te necesito: serás un jornalero de mis campos.

Sólo carga la cruz sobre los hombros y deja a los demás...Anda mis pasos.

Te necesito para andar por el mundo predicando mi Palabra por tus labios, quiero seguir a los hombres por tus manos...Si me dices que sí, no habrá retorno, los que se vuelven no sirven en mi arado.

Yo respondí: Señor, estoy dispuesto a dar la vida si fuera necesario.

Y dejando atrás miles de cosas salí a recorrer el mundo de tu mano. Debí aprender a dar la otra mejilla, a bendecir a quien me hiciera daño, a ser cordero en medio de lobos; debí aprender a amar sin ser amado; debí moldear mi corazón y ser siempre pobre, paciente y manso.

También debí aprender a ser valiente cuando un día descubrí que ser cristiano no es andar con la cruz colgada al pecho o transportar la Biblia bajo el brazo...Ser cristiano, aprendí, es más que eso, es arriesgarlo todo a cada paso, es jugarse la vida, dar la cara, y en buena o mala, estar siempre de tu lado.

Me imaginé un camino hecho de rosas, pero encontré un camino hecho de cardo.

En busca de los triunfos resonantes probé el vino amargo del fracaso...

¡Cómo costó entender cuando decías!: No esperes bien si a mí me han hecho daño.

Mil veces me caí...pero mil veces seguí tu ejemplo, camino del calvario.

El mundo me atacó como fiera, y yo esperé encontrar un mundo manso...

Por caminar tus pasos fui agredido; queriendo hacer el bien fui rechazado, queriendo dar amor fui herido, queriendo la paz...me hicieron daño.

¡Cuántas veces...no sabés cuantas!...pensé volver atrás sobre mis pasos.

Pero a pesar de todo lo vivido aún sigo caminando a tu lado. A veces cuando arrecia la tormenta, ya sin fuerzas...me suelto de tu mano...

Entonces, Tú te vuelves...y me miras...¿Me amas? me preguntas muy despacio.

Y yo igual que ayer...siempre respondo: "SÍ MI SEÑOR, TÚ SABES QUE TE AMO".

MICRO-REFLEXION:

"Ama para vivir y vive para Amar"

Alegría sin limites

Dos hombres ambos enfermos de gravedad, comparten el mismo cuarto semi-privado de un hospital, a uno de ellos se le permitía sentarse durante una hora en la tarde, para drenar el liquido de sus pulmones y su cama estaba al lado de la ventana de la habitación, el otro, debía permanecer acostado de espalda todo el tiempo.

Conversaban incesantemente todo el día, hablaban de sus esposas, familiares, hogares, empleos, experiencias durante sus servicios militares etc..

Todas las tardes cuando el compañero ubicado al lado de la ventana se sentaba, pasaba el tiempo relatándole a su compañero de cuarto lo que veía por la ventana, en cuanto el compañero de cuarto acostado de espalda no podía asomarse por la ventana y se desvivía por esos periodos de una hora durante el cual se deleitaba con los relatos de actividades y colores del mundo exterior, la ventana daba a un bello parque con un lago, los pastos y cisnes se deslizaban por el agua, mientras los niños jugaban con sus botecitos a la orilla del lago, los enamorados se paseaban de la mano entre las flores multicolor en un paisaje con árboles majestuosos y en la distancia una bella vista de la ciudad.

A medida que el señor cerca de la ventana describía todo esto con detalles exquisitos su compañero cerraba los ojos y se imaginaba un cuadro pintoresco.

Una tarde describía un desfile que pasaba por el hospital y aunque no pudo escuchar la banda, lo pudo ver a través de su propia imaginación, mientras su compañero lo describe.

Pasaron días y semanas, y una mañana, la enfermera al entrar para el aseo matutino se encontró con el cuerpo sin vida del señor cerca de la ventana, quien había fallecido tranquilamente durante su sueño.

Con mucha tristeza aviso para que trasladaran el cuerpo, el otro señor con mucha tristeza pidió que lo trasladaran cerca de la ventana, a la enfermera le agrado hacer el cambio y luego de asegurarse que estuviera cómodo, lo dejo solo, el señor con mucho esfuerzo y dolor, se apoyo de un codo para poder mirar al mundo exterior por primera vez, pero al asomarse lo que vio fue la pared de un edificio.

Confundido y entristecido, le pregunto a la enfermera, ¿qué seria lo que animo a su difunto compañero a describir tantas cosas maravillosas fuera de la ventana?, la enfermera respondió que el señor era ciego y no podía ver la pared del edificio, entonces ella dijo: "Quizá solamente deseaba animarlo a usted"

Existe una inmensa alegría en poder alegrar a otro, a pesar de nuestra propia situación; la aflicción compartida disminuye la tristeza, pero cuando la alegría es compartida, se duplica, si deseas sentirte prospero basta con recordar aquello que posees y que no se puede comprar con dinero.

MICRO-REFLEXION:

"Puede que usted sufra una decepción si confía demasiado, pero vivirá atormentado si no confía lo suficiente."

No acumules penas

Acostumbro tener un calendario del cual día a día arranco la hoja del día anterior.  Algo bastante simple, excepto cuando dejé de hacerlo por un par de meses, y al tratar de arrancar todas las hojas atrasadas no pude hacerlo, pues una a la vez es fácil, pero todas juntas es muy diferente.

Lo mismo sucede con nosotros cuando no nos perdonamos día a día, o cuando guardamos rencores o sufrimientos.

Muchas veces nosotros mismos no nos perdonamos errores y decidimos cargarlos en silencio, haciendo cada vez más difícil la tarea de arrancarlos de nuestras vidas.

Pero no acumules más hojas de tu vida; decide hoy arrancarlas de ti y ser libre, pues para eso fuiste hecho.

No acumules tus penas y dáselas cada día a quien ya pagó por todas y cada una de ellas en una cruz.

MICRO-REFLEXION:

No consiste la verdadera pobreza en no tener, sino en estar desprendido: en renunciar voluntariamente al dominio sobre las cosas. Por eso hay pobres que realmente son ricos. Y al revés.

El Amor

Cuando alguien te ama, la forma en que esa persona dice tu nombre es diferente. Sabes que tu nombre está seguro en su boca

Amor es cuando una muchacha se pone perfume y un muchacho se pone colonia, salen juntos y se huelen mutuamente.

El amor es cuando sales con alguien a comer y le das la mayoría de tus papitas a la francesa sin hacer que esa otra persona te dé de las suyas.

Amores cuando alguien te hace daño, te enojas mucho, pero no le gritas porque sabes que eso herirá sus sentimientos.

Una vez mi hermana mayor enfermó, se le lleno todo su cuerpo de ronchitas, y su novio venía todos los días a verla y no le daba miedo enfermarse, él la acariciaba en las noches en su cama hasta que se dormía y luego se iba, eso es amor.

Amor es lo que te hace sonreír cuando estás cansado.

Amor es cuando mi mamá hace café para mi papá y ella prueba un poquito primero antes de dárselo, para estar segura de que sabe bien.

Amor es cuando besas todo el tiempo, luego te cansas de besar, pero aún quieres estar junto a esa persona y entonces se hablan más.

Amor es lo que hay en el cuarto contigo en Navidad si dejas de abrir regalos y escuchas.

Cuando le dices a alguien algo malo acerca de ti mismo y tienes miedo de que no te quieran más; pero te sorprendes de que no sólo aún te aman, sino que te aman aun más.

Amor es cuando le dices a un muchacho que te gusta su camisa y él la usa todos los días.

Amor es como una viejita y un viejito que aún son amigos aún después de conocerse muy, pero muy bien.

Durante mi primer recital, yo estaba en el escenario muy asustada, miré a toda la gente que me estaba viendo y vi a mi papá saludándome y sonriéndome; él era el único haciendo eso y entonces ya no sentí miedo.

Mi mamá me ama más que nadie, nunca verás a nadie más besarme por las noches antes de irme a dormir.

Amor es cuando mami le da a papi el pedazo de pollo más grande.

Amor es cuando mami ve a papi sudoroso y oloroso y aún así dice que es más guapo que Robert Redford.

Amor es cuando tu perrito te chupa la cara aún cuando lo has dejado todo el día solo.

Yo sé que mi hermana mayor me ama porque ella me da toda su ropa que no usa y después ella tiene que ir a comprar otra.

Uno no debería decir "Te amo" cuando en realidad no es así... pero si realmente amas a alguien deberías decírselo, puede ser que a esa persona se le haya olvidado.

Por favor, comparte las sonrisas y la ternura que sentiste al leer éstas líneas, compartelas a toda la gente que quieres ver sonreír... Puede que este mensaje les ayude a reflexionar y recordar algunas cosas que quizá con el tiempo, ya estén olvidando. hay momentos en que perdemos al niño que fuimos, y dejamos de utilizar la imaginación y nos volvemos torpes, pues dejamos escapar momentos que al final son los que mas valen.

MICRO-REFLEXION:

"El primer gran presente que podemos entregar a otros es un buen ejemplo".

Parábola de la educación

Iba un hombre caminando por el desierto cuando oyó una voz que le dijo:  Levanta unos puños de piedritas, mételos a tu bolsillo y mañana te sentirás a la vez triste y contento.

Aquel hombre obedeció.  Se inclinó, recogió un puñado de piedritas y se los metió en el bolsillo.  A la mañana siguiente, vio que las piedritas se habían convertido en diamantes, rubíes y esmeraldas.

Y se sintió feliz y triste.  Feliz por haber recogido las piedritas; triste, por no haber recogido más.  Lo mismo ocurre con la educación.

MICRO-REFLEXION:

"Vive con sencillez.  Tendrás más tiempo para disfrutar de la vida".

Las mil canicas

Entre más envejezco, más disfruto de las mañanas de sábado.  Tal vez es la quieta soledad que viene con ser el primero en levantarse, o quizá el increíble gozo de no tener que ir al trabajo.  De todas maneras, las primeras horas de un sábado son en extremos deleitosas.

Hace unas cuantas semanas, me dirigía hacia mi equipo de radioaficionado en el sótano con una humeante taza de café en una mano y el periódico en la otra.  Lo que comenzó como una típica mañana de sábado se convirtió en una de esas lecciones que la vida parece darnos de vez en cuando.  Déjenme contarles.

Sintonicé mi equipo de radio a la porción telefónica de mi banda para entrar en una red de intercambio de sábado en la mañana.  Después de un rato, me topé con un compañero que sonaba un tanto mayor, con buena señal y voz. Pueden imaginarse al tipo, sonaba como si estuviese en el negocio de las comunicaciones.  Él le estaba diciendo a quien estuviese conversando con él algo acerca de "unas mil canicas".

Quedé intrigado y me detuve para escuchar lo que tenía que decir.  "Bueno, Tom, de veras que parece que estás ocupado con tu trabajo.  Estoy seguro de que te pagan bien pero es una lástima que tengas que estar fuera de casa y lejos de tu familia tanto tiempo.  Es difícil imaginar que un hombre joven tenga que trabajar sesenta o setenta horas a la semana para sobrevivir.

Qué triste que te perdieras la presentación teatral de tu hija".  Continuó: "Déjame decirte algo, Tom, algo que me ha ayudado a mantener una buena perspectiva sobre mis propias prioridades".  Y entonces fue cuando comenzó a explicar su teoría sobre unas "mil canicas".

"Ves, me senté un día e hice algo de aritmética.  La persona promedio vive unos setenta y cinco años.  Yo sé, algunos viven más y otros menos, pero en promedio, la gente vive unos setenta y cinco años".  "Entonces, multipliqué 75 por 52 y obtuve 3,900 que es el número de sábados que la persona promedio habrá de tener en toda su vida.  Mantente conmigo, Tom, que voy a la parte importante".

"Me tomó hasta que casi tenía cincuenta y cinco años pensar todo esto en detalle", continuó, "y para ese entonces ya había vivido más de dos mil ochocientos sábados.  Me puse a pensar que si llegaba a los setenta y cinco, sólo me quedarían unos mil más que disfrutar":  "Así que fui a una tienda de juguetes y compré cada canica que tenían.  Tuve que visitar tres tiendas para obtener 1,000 canicas.  Las llevé a casa y las puse dentro de un

gran envase plástico claro junto a mi equipo de radioaficionado.  Cada sábado a partir de

entonces, he tomado una canica y la he botado".

"Descubrí que al observar cómo disminuían las canicas, enfocaba más sobre las cosas verdaderamente importantes en la vida.  No hay nada como ver cómo se te agota tu tiempo en la tierra para llevarte a ajustar tus prioridades".

"Ahora déjame decirte una última cosa antes que nos desconectemos y lleve a mi bella esposa a desayunar.  Esta mañana, saqué la última canica del envase.  Me di cuenta que si vivo hasta el próximo sábado, entonces me habrá sido dado un poquito de tiempo adicional.  Y si hay algo que todos podemos usar es un poco más de tiempo".

"Me gustó conversar contigo, Tom, espero que puedas estar más tiempo con tu familia y espero volver a encontrarnos aquí en la banda, el hombre de 75 años, este es K9NZQ, cambio y fuera, ¡buen día!"

Uno pudiera haber oído un alfiler caer en la banda cuando este amigo se desconectó.  Creo que nos dio a todos bastante sobre lo qué pensar.  Había planeado trabajar en la antena aquella mañana, y luego iba a reunirme con unos cuantos radioaficionados para preparar la nueva circular del club.  En vez de aquello, subí las escaleras y desperté a mi esposa con un beso.

"Vamos, querida, te quiero llevar a ti y los muchachos a desayunar fuera".

"¿Qué mosca te picó?"  Preguntó sonreída.  "Oh, nada; es que no hemos pasado un sábado juntos con los muchachos en mucho tiempo.  Hey, ¿pudiésemos parar en la tienda de juguetes mientras estamos fuera?  Necesito comprar algunas canicas".

 

MICRO-REFLEXION:

"Para la higiene del cuerpo: agua, estropajo y jabón.  Para la higiene del Alma: oración, confesión y comunión". 

Una Sonrisa

Una sonrisa no cuesta nada y produce mucho, enriquece a quienes la reciben sin empobrecer a quienes la dan.

No dura más que un instante pero su recuerdo es a veces eterno.

Nadie es demasiado rico para prescindir de ella, nadie es demasiado pobre para no merecerla.

Da felicidad en el hogar, apoyo en el trabajo, es el símbolo de la amistad.

Una sonrisa da reposo al cansado, anima a los demás deprimidos. No puede ni comprarse, ni prestarse, ni robarse, pues es una cosa que no tiene valor hasta el momento en que se da.

Y si alguna vez te tropiezas con alguien que no sabe dar una sonrisa, sé generoso, dale la tuya, porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa como el que no se la puede dar a los demás.

 

 

 

MICRO-REFLEXION:

En esta forja de dolor que acompaña la vida de todas las personas que aman, el Señor nos enseña que quien pisa sin miedo, aunque cueste, donde pisa el Maestro, encuentra la alegría.

Ese es Dios

Alguna vez te haz sentado allí y de repente sientes deseos de hacer algo agradable por alguien a quien tienes cariño....ESE ES DIOS.... Él te habla a través del Espíritu Santo.

Alguna vez te has sentido derrotado y nadie parece estar alrededor tuyo para hablarte...ESE ES DIOS...El quiere hablar contigo.

Alguna vez has estado pensando en alguien que no has visto por largo tiempo y la próxima cosa que pasa es verlo o recibir una llamada ...ESE ES DIOS...No hay cierta cosa como "coincidencia".

Alguna vez haz recibido algo maravilloso que ni siquiera pediste como dinero en el correo, una deuda que misteriosamente ha sido aclarada, o un cupón de supermercado donde viste las cosas que deseabas pero no lo podías tener...ESE ES DIOS..el conoce los deseos de tu corazón.

Alguna vez has estado en una situación y no tenias indicios de como se iba a resolver ahora solo miras hacia atrás en eso....ESE ES DIOS..él nos prueba a través de la adversidad para ver luego un día brillante..

MICRO-REFLEXION:

"La fortaleza del hombre no está en no caer nunca, sino en ser capaz de levantarse cada vez que cae"

Decálogo para mantenerse en forma

1.- Cada día, cuando suene el despertador, respira profundamente, sonríe con ganas y date un aplauso. Eres una persona privilegiada.

2.- Mírate al espejo y ríete un poco de ti mismo.

3. Conecta tu móvil y llama. Dios te escucha. Siempre tendrás cobertura. Reza saboreando despacio tus sentimientos.

4. Mantén la línea de tu libertad. Controla la dosis de fútbol, de ruidos, de tele y de alcohol. De lo contrario perderás en la primera esquina la ingenuidad.

5. Sonríe siempre.

6.- Haz ejercicios diariamente. Practica el perdón, la tolerancia, el respeto, la sensibilidad y el cariño

7.- Abre tu agenda y anota: reservado para mí

8.- Practica el refrán: "El que reparte se queda con la mejor parte". No falla.

9.- Práctica la justicia, solidaridad, tolerancia, derechos humanos, y la libertad.

10.- Hazte un seguro de vida eterna. "El que quiera ganar su vida la perderá pero el que pierda su vida por mí la ganará para siempre » (Lc. 9, 24) En principio te saldrá un poco caro porque te exigirá una alta inversi6n, pero luego recogerás beneficios abundantes..

MICRO-REFLEXION:

"Regala un minuto a un hermano, Dios te regaló una vida."

Los efectos de un cántico

 

"¿Cantar?" Respondió Sankey.  "No sé mas que himnos".

"Pues bien, un himno, por favor", dijeron todos.

Sankey, se arrimó a la gran chimenea, se quitó el sombrero, y concentrándose algunos segundos en pie, comenzó a elevar un canto precioso.  Su voz se elevaba pura, espléndida, emocionante; una de estas voces cuyos acentos deben llegar hasta el trono de Dios.  Había escogido el popular cántico JESUS, SÉ MI FORTALEZA.

El silencio era profundo y cuando se extinguió la nota final del himno, todos los creyentes estaban estáticos bajo la impresión del cántico.

De repente, de la extremidad del vapor, un hombre tostado por los rayos del sol, con aspecto de bandido se adelante hacia Sankey, y con voz entrecortada, sobrecogido, le dice:

"¿Sirvió usted en el ejército del Sur?" Aludía a la guerra entre el Norte y el Sur de los Estados Unidos, en los años 1861 a 1865.  "Sí", respondió Sankey.

"¿Estuvo usted en tal batallón y en tal regimiento?"

"Sí, sí pero ¿por qué estas preguntas?"

"Escuche usted.  ¿No estuvo usted en los puestos avanzados en la noche del plenilunio de mayo de 1862?"

"Sí, allí estuve, me acuerdo perfectamente".

"Y yo también, dijo el hombre de tez bronceada.  Aquella noche fue para mí la más extraordinaria, la más memorable de mi vida, y de la de usted también señor, a pesar de que no sabe nada a su respecto".

"Yo servía como usted en esa guerra, en el ejército del Norte, enemigo vuestro. Estaba yo en los puestos de avanzada aquella noche, cuando al resplandor de la luna vi a un hombre, un enemigo.  -¡Ah, ah joven!,- dije, -tú por lo menos no escapas.  Pobre hombre, no tiene mas que segundos de vida.- Tenía su cabeza descubierta y yo me ocultaba en la sombra. Mis dedos ya se posaban en el gatillo... El bulto hizo movimiento, levantó sus ojos fijándose en una pequeña estrella que brillaba en el cielo, y empezó a cantar... ¡Qué queréis! Cada uno tiene sus flaquezas, la mía es gustarme apasionadamente la música.

"¡Oh, qué voz tiene este condenado! Dejémosle vivir dos o tres minutos- dije para mí y siguió cantando: JESUS, SÉ MI FORTALEZA.

"Cuando llegó a la segunda estrofa, noté que algo me sujetaba; yo no sé lo que fue, pues nunca sentí cosa igual; yo estaba perturbado.

"Debo decirle a usted que cuando era niño mi madre me cantaba este cántico. Ella murió muy joven, si hubiese vivido más tiempo, yo sería otro hombre.  Y he aquí en aquel momento, durante aquella noche de luna llena, repentinamente sentí como un beso en mi frente, como en los tiempos en que era niño. Esto me tocó el corazón.  -Es su espíritu- pensé, -ella está aquí, ha venido para impedirme que tirara sobre este creyente, este hijo de otra madre, ahora expuesto al cañón de mi fusil.  Hubo aún más; una voz me decía con fuerza: -Este Jesús debe ser fuerte y poderoso para salvar a este hombre de muerte tan segura-.  Y cuando le he visto a usted ahora, como en aquella noche, con la cabeza descubierta, al resplandor de la luna cuando he oído el cántico, el cántico de mi madre, mi

corazón se ha enternecido.

"La primera vez quedé bien impresionado; ahora estoy enteramente decidido. ¿Quiere usted ayudarme a encontrar a este Jesús que es tan poderoso, y que le ha enviado dos veces cerca de mí, sin duda para hacerme cambiar de camino?"

Sankey abrió los brazos y los dos hombres se abrazaron temblando de emoción. El canto de un himno salvó la vida de un hombre y cambió la vida de otro

MICRO-REFLEXION:

"Las grandes oportunidades de ayudar a los demás son raras, pero las pequeñas se nos presentan a cada rato".

Semillas o balas

Uno puede ofrecerle sus ideas a otro como balas o como semillas.

Puede dispararlas, o sembrarlas; pegarle en la cabeza a la gente con ellas, o plantarlas en sus corazones.

Las ideas usadas como balas matarán la inspiración y neutralizarán la motivación.  Usadas como semillas, echarán raíces, crecerán y se volverán realidad en las vidas en las que fueron plantadas.

El único riesgo en usarlas como semillas: una vez que crece y se convierte en parte de aquellos en quienes fueron plantadas, es probable que nunca te reconozcan el mérito de haberlas ideado.

Pero si uno está dispuesto a prescindir del crédito... ¡recogerá una rica cosecha!

MICRO-REFLEXION:

"Hay tres cosas que no vuelven: la palabra dicha, la oportunidad desperdiciada y el tiempo perdido." 

Nunca te quejes

Nunca te quejes de nadie ni de nada, porque fundamentalmente tú has hecho lo que querías en tu vida.

Acepta la dificultad de edificarte a ti mismo y el valor de empezar corrigiéndote.

El triunfo del verdadero hombre, surge de las cenizas de su error.

Nunca te quejes de tu soledad o de tu suerte, enfréntala con valor y acéptala. De una manera u otra, es el resultado de tus actos, y prueba de que tú siempre has de ganar.

No te amargues de tu propio fracaso, ni se lo cargues a otro; acéptate ahora, o seguirás justificándote como un niño.  Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar.

No olvides que la causa de tu presente es tu pasado, así como la causa de tu futuro será tu presente.

Aprende de los audaces, de los fuertes, de quien no acepta situaciones, de quien vivirá a pesar de todo.

Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo, y tus problemas, sin eliminarlos, morirán.

Aprende a nacer desde el dolor y a ser más grande que el más grande de los obstáculos; mírate en el espejo de ti mismo y serás libre y fuerte y dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque tú mismo eres tu destino.

Levántate y mira el sol por las mañanas y respira la luz del amanecer.

Tú eres parte de la fuerza de tu vida, decídete y triunfarás en la vida; nunca pienses en la suerte, porque la suerte es: "El pretexto de los fracasados".

MICRO-REFLEXION:

Existen dos maneras de llegar alto: una – cristiana –, por el esfuerzo noble y gallardo de subir para servir a los demás; y otra – pagana –, por el esfuerzo bajo e innoble de hundir al prójimo.

Toma la Cruz y sigueme

El cristiano no busca el sufrimiento por sí mismo, sino el amor. Y la cruz acogida se transforma en el signo del amor y del don total. Llevarla en pos de Cristo quiere

decir unirse a él en el ofrecimiento de la prueba máxima del amor.

No se puede hablar de la cruz sin considerar el amor que Dios nos tiene, el hecho de que Dios quiere colmarnos de sus bienes. Con la invitación "sígueme", Jesús no sólo repite a sus discípulos:  tómame como modelo, sino también: comparte mi vida y mis opciones, entrega como yo tu vida por amor a Dios y a los hermanos. Así, Cristo abre ante nosotros el "camino de la vida", que, por desgracia, está constantemente amenazado por el "camino de la muerte". El pecado es este camino que separa al hombre de Dios y del prójimo, causando división y minando desde dentro la sociedad.

El "camino de la vida", que imita y renueva las actitudes de Jesús, es el camino de la fe y de la conversión; o sea, precisamente el camino de la cruz. Es el camino que lleva a confiar en él y en su designio salvífico, a creer que él murió para manifestar el amor de Dios a todo hombre; es el camino de salvación en medio de una sociedad a menudo fragmentaria, confusa y contradictoria; es el camino de la felicidad de seguir a Cristo hasta las últimas consecuencias, en las circunstancias a menudo dramáticas de la vida diaria; es el camino que no teme fracasos, dificultades, marginación y soledad, porque llena el corazón del hombre de la presencia de Jesús; es el camino de la paz, del dominio de sí, de la alegría profunda del corazón.  Juan Pablo II

MICRO-REFLEXION:

"Cristo convoca a todos a santificarse en la realidad de la vida cotidiana; por ello, el trabajo es también medio de santificación personal y de apostolado cuando se vive en unión con Jesucristo, pues el Hijo de Dios, al encarnarse, se ha unido en cierto modo a toda la realidad del hombre y a toda la creación"

Homilía de Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro, Roma,17-V-1992

Paz

"Había una vez un Rey que ofreció un gran premio a aquel artista que pudiera captar en una pintura la paz perfecta. Muchos artistas intentaron. El rey observó y admiró todas las pinturas, pero solamente hubieron dos que a él realmente le gustaron y tuvo que escoger entre ellas.

La primera era un lago muy tranquilo. Este lago era un espejo perfecto donde se reflejaban unas placidas montañas que lo rodeaban. Sobre estas se encontraba un cielo muy azul con tenues nubes blancas. Todos quienes miraron esta pintura pensaron que esta reflejaba la paz perfecta.

La segunda pintura también tenia montañas. Pero estas eran escabrosas y descubiertas. Sobre ellas había un cielo furioso del cual caía un impetuoso aguacero con rayos y truenos. Montaña abajo parecía retumbar un espumoso torrente de agua. Todo esto no se revelaba para nada pacifico.

Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, el miró tras la cascada una grieta en la Roca. En esta grieta se encontraba un nido. Allí, en medio del rugir de la violenta caída de agua, estaba sentado  placidamente un pajarito en el medio de su nido... !!Paz perfecta !!

¿Cuál crees que fue la pintura ganadora? El Rey escogió la segunda. ¿Sabes porque?

"Porque," explicaba el Rey, "Paz no significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro o sin dolor. Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón. Este es el verdadero significado de la paz.

MICRO-REFLEXION:

"Esta muy bien no hacer el Mal, pero muy mal no hacer el Bien".

Una bala por Cristo

Un domingo por la mañana en la Iglesia, una cantidad de fieles, alrededor de 2,000 personas, estaban reunidas y se sorprendieron de ver dos hombres entrar vestidos de negro de la cabeza a los pies y con armas.  Uno de los hombres dijo, "el que se atreva a recibir un tiro por Cristo quédese en el lugar que está", inmediatamente muchos del coro se fueron, y la mayoría de los diáconos también se fueron, también se fue gran parte de la feligresía.

De las 2,000 personas sólo quedaban 20.  El hombre que había hablado miró al sacerdote y le dijo "Muy bien, Padre, ya me deshice de los que dicen amar a Cristo pero realmente no lo hacen.  Ahora puede empezar su sermón, que tenga un buen día".  Y los dos hombres se fueron.

MICRO-REFLEXION:

"Todos escuchan lo que dices.  Los amigos escuchan lo que dices. Los mejores amigos escuchan lo que tú no dices."

Juzga Tú

La tendencia actual es obedecer la fuerza que nos empuja a hacer el mal... nos sentimos "bien" cuando somos "malos".  Nuestros "amigos" nos reconocen rebeldes. Nos sentimos temidos y nos gusta.

Este grupo apostólico fue para mi una oportunidad y un incentivo de hacerle caso a la otra fuerza, de enfocar mis energías en crecer, aprender y hacer deporte. Lo logré.  Me sentí bien.  Me sentí reconocido y respetado por haber tomado esa decisión.  Nunca sentí la necesidad de ser de los "malos" para sentirme bien. Tampoco sentí lástima por ellos.

Ahora, algunos años después, me doy cuenta de todo lo que gané gracias a este grupo.  Disciplina, liderazgo, criterio, trato con la gente, creatividad, desenvolvimiento y espiritualidad.  ¿Tendría todo esto ahora si le hubiera hecho caso a la otra fuerza?  Juzga tú...

Vale la pena, pues, buscar un grupo apostólico de formación.

MICRO-REFLEXION:

"El poder sobre los demás es soberbía.  El poder sobre uno mismo es nobleza."

Disciplina

Jugando con su niñez, un niño dejó de hacerlo para dirigirse a su padre y preguntarle:

¿Porqué a mi compañero de juegos siempre lo reprende su padre y tu conmigo no haces lo mismo?

-Porque la disciplina se impone a quien no cumple con su deber.

Pero... ¿No crees que después de tanto tiempo, mi amigo ya debería ser como su padre quiere?

- Hijo, la disciplina como muchas otras cosas, solo se puede ejemplificar en el ser humano; lo que te quiero decir es que si quien imparte disciplina no es a la vez disciplinado, no puede ser obedecido, a menos que lo haga por la fuerza, pero entonces, sobre el camino del tiempo, lo que va sembrando es rebeldía.

 

MICRO-REFLEXION:

"No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita."

Felicidad

La felicidad no depende de lo que pasa a nuestro alrededor... sino de lo que pasa dentro de nosotros. La felicidad se mide por el espíritu con el cual nos enfrentamos a los problemas de la vida.

La felicidad... ¡es un asunto de valentía!; es tan fácil sentirse deprimido y desesperado...

La felicidad... ¡es un estado de ánimo!; no somos felices en tanto no decidamos serlo.

La felicidad... ¡no consiste en hacer siempre lo que queramos!; pero sí en querer todo lo que hagamos.

La felicidad nace de poner nuestro corazón en el trabajo... y de hacerlo con alegría y Entusiasmo.

La felicidad, no tiene recetas... cada quien la cocina con el sazón de su propia meditación.

La felicidad... ¡no es una posada en el camino... sino una forma de caminar por la vida!

MICRO-REFLEXION:

"Cuando tengas orden se multiplicará tu tiempo, y, por tanto, podrás dar más gloria a Dios, trabajando más en su servicio". 

Los dos Halcones

Un rey recibió como obsequio dos pichones de halcón y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.  Pasando unos meses, el instructor comunicó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente educado, pero que al otro no sabía que le sucedía, no se había movido de la rama desde el día de su llegada al palacio, a tal punto que había que llevarle el alimento hasta allí.

El rey mandó llamar a curanderos y sanadores de todo tipo, pero nadie pudo hacer volar el ave.  Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.

Por la ventana de sus habitaciones, el monarca podía ver que el pájaro continuaba inmóvil.  Publicó por fin un bando entre sus súbditos y, a la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente en los jardines.

"Traedme al autor de ese milagro", dijo.  Enseguida le presentaron a un campesino.

"¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago, acaso?"

Entre feliz e intimidado, el hombrecito solo explicó:  "No fue difícil, su Alteza: sólo corté la rama.  El pájaro se dio cuenta que tenía alas y se lanzó a volar."

 

MICRO-REFLEXION:

"Déjate llevar por las manos de Dios y nunca perderás el rumbo de tu vida."

Ese es Dios

¿Alguna vez te has sentado por allí y de repente sientes deseos de hacer  algo agradable por alguien a quien le tienes cariño? ...ESE ES DIOS que te habla a través del Espíritu Santo.

¿Alguna vez te has sentido derrotado y nadie parece estar alrededor tuyo para hablarte? ... ESE ES DIOS, Él quiere hablar contigo.

¿Alguna vez has estado pensando en alguien a quien amas y no has visto por  un largo tiempo y la próxima cosa que pasa es verlo o recibir una llamada de  esa persona? ... ESE ES DIOS, no existe la coincidencia.

¿Alguna vez has recibido algo maravilloso que ni siquiera pediste? ... ESE ES DIOS que conoce los secretos de tu corazón.

¿Alguna vez has estado en una situación problemática y no tenías indicios de como se iba a solucionar y de pronto todo queda resuelto sin darte cuenta? ... ESE ES DIOS que toma nuestros problemas en sus manos y les da solución.

¿Alguna vez has sentido una inmensa tristeza en el alma y al día siguiente todo ha pasado? ...ESE ES DIOS que te dio un abrazo de consuelo y te dijo palabras dulces.

¿Alguna vez te has sentido tan cansado de todo, al grado de querer morir y  de pronto un día sientes que tienes la suficiente fuerza para continuar? ... ESE ES DIOS que te cargó en sus brazos para darte descanso.

¿Alguna vez has sentido que tienes tantos problemas y las cosas ya se están saliendo de su cauce y de pronto un día todo está resuelto? ... ESE ES DIOS que tomó todas las cosas y las puso en su lugar.

Todo es tan sencillo como...PONERSE EN MANOS DE DIOS

MICRO-REFLEXION:

"No salvarán a los jóvenes ni la revolución marxista, ni la droga, ni la llamada revolución sexual, ni cualquier soñado paraíso del confort o de la ciencia; sólo en CRISTO encontrarán la liberación de sus pecados, y consiguientemente, de sus angustias, y temores, de sus frustraciones, ansiedades, tedios existenciales y vacío radical"

La misión

Señor, toma mi vida nueva

Antes de que la espera,

Desgaste años en mí.

Llévame donde los hombres

Necesiten de tus palabras,

Necesiten mis ganas de VIVIR.

Donde falte la ESPERANZA,

Donde falte la ALEGRIA.

Simplemente por no saber de TI.

Y así, en marcha iré cantando

Por valles predicando,

Lo bueno que es tu amor.

Estoy dispuesto(a) a lo que quieras

No importa lo que sea,

Tú llámame a servir.

Señor tengo alma misionera

Condúceme a la tierra,

Que tenga sed de ti.

Llévame donde los hombres

Necesiten de tus palabras,

Necesiten mis ganas de VIVIR.

Donde falte la ESPERANZA,

Donde falte la ALEGRIA.

Simplemente por no saber de TI.

(Encuentro de jóvenes con el Papa en Chile)

MICRO-REFLEXION:

"¿Si no tratas a Cristo en la oración y en el Pan, cómo le vas a dar a conocer?"

Dios te espera

Seguía esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote, supe que habría unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras "HOLA", pero estabas demasiado ocupado(a). Por eso encendí el cielo para ti, lo llene de colores y dulces cantos de pájaros para ver si así me oías pero ni siquiera te diste cuenta de esto.

Te observé mientras ibas rumbo al trabajo y esperé pacientemente todo el día. Con todas tus actividades supongo que estabas demasiado ocupado(a) para decirme algo. De regreso vi tu cansancio y quise rociarte un poco para que el agua se llevara tu estrés, pensé en agradarte para pensaras en mí pero enfurecido ofendiste mi nombre, deseaba tanto que me hablaras, aun quedaba mucho tiempo.

Después encendiste el televisor, espere pacientemente, mientras veías el televisor, cenabas, pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo y nada. Te note cansado y entendí tu silencio asó que opaque el resplandor del cielo, pero no te deje a oscuras, lo cambie por un lucero, en verdad fue hermoso, pero no estuviste interesado en verlo.

A la hora de dormir, creo que ya estabas agotado(a). Después de decirle buenas noches a tu familia, caíste en tu cama y casi de inmediato te dormiste, acompañe con música tu sueño, mis animales nocturnos se lucieron, no hay problema, porque quizás no te das cuenta que siempre estoy ahí para ti.

Tengo más paciencia de la que te imaginas. También quisiera enseñarte como tener paciencia para con otros. TE AMO tanto que espero todos lo días por una oración, el paisaje que hago es solo para ti. Bueno te estabas levantando de nuevo, y otra vez esperar sin nada más que mí amor por ti,  esperando que el día de hoy me dediques un poco de tiempo. Que tengas un buen día !!!!

Tu amigo, DIOS

MICRO-REFLEXION:

"Nos quejamos de que nuestros días son muy cortos , pero actuamos como si fueran eternos".

Decálogo del optimista

1 - Los optimistas se aman, procuran un alto nivel de autoestima, se valoran y aprovechan lo mejor posible sus talentos personales innatos.

2 - Los optimistas aceptan a los demás como son, y no malgastan energías queriendo cambiarlos, sólo influyen en ellos con paciencia y tolerancia.

3 - Los optimistas son espirituales, cultivan una excelente relación con Dios y tienen en su fe una viva fuente de luz y de esperanza.

4 - Los optimistas disfrutan del "aquí" y el "ahora", no viajan al pasado con el sentimiento de culpa ni el rencor, ni al futuro con angustia. Disfrutan con buen humor y con amor.

5 - Los optimistas ven oportunidades en las dificultades, cuenta con la lección que nos ofrecen los errores y tienen habilidad para aprender de los fracasos.

6 - Los optimistas son entusiastas, dan la vida por sus sueños y están convencidos de que la confianza y el compromiso personal obran milagros.

7 - Los optimistas son íntegros y de principios sólidos, por eso disfrutan de paz interior

y la irradian y comparten, aún en medio de problemas y crisis.

8 - Los optimistas no se desgastan en la crítica destructiva y ven la envidia como un veneno. No son espectadores de las crisis sino protagonistas del cambio.

9 - Los optimistas cuidan sus relaciones interpersonales con esmero, saben trabajar en equipo y son animosos sembradores de fe, esperanza y alegrías.

10 - Los optimistas también tienen épocas difíciles, pero no se rinden ni se dejan aplastar por su peso, ya que saben que aún la noche más oscura tiene un claro amanecer y que por encima de las nubes más densas sigue brillando el sol; que todo túnel, por más largo y oscuro que sea siempre tendrá otra salida y que todo río siempre tiene dos orillas.

MICRO-REFLEXION:

"Vivir poco o mucho es cosa de Dios, pero vivir bien o mal es cosa nuestra".

Para arreglar el mundo

Iba un niño con su papá en el tren.  El recorrido duraría una hora.  El padre se acomoda en el asiento y abre una revista para distraerse.

En eso, el niño lo interrumpe preguntándole: ¿Qué es eso, papá? El hombre se vuelve para ver que es lo que señala su hijo y contesta: "Es una granja, hijo".

Al recomenzar su lectura, otra vez el niño pregunta: "¿Ya vamos a llegar?"  Y el hombre contesta que falta mucho.

No bien había comenzado nuevamente a ver su revista cuando otra pregunta del niño lo interrumpe; y así se siguieron las preguntas, hasta que el padre, ya desperado y buscando cómo distraer al chico, se da cuenta que en la revista aparece un mapa del mundo.  Lo corta en pedacitos y se lo da al niño diciéndole que es un rompecabezas y que lo arme.

Feliz se arrellana en su asiento, seguro de que el niño estará entretenido todo el trayecto.  No bien ha comenzado a leer la revista de nuevo cuando el niño exclama: "Ya terminé"

-¡Imposible!  ¡No lo puedo creer!  ¿Cómo tan pronto?"; pero ahí está el mapa perfecto.  Entonces le pregunta: "¿Cómo pudiste armar el mundo tan rápido?"

El hijo le contesta: "Yo no me fijé en el mundo.  Atrás de la hoja está la figura de un hombre; compuse al hombre y el mundo quedó arreglado".

MICRO-REFLEXION:

"Para ser exitoso no tienes que hacer cosas extraordinarias. Haz cosas ordinarias, extraordinariamente bien."

La Sabiduría del Águila

El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión.

A los 40 años, sus uñas están apretadas y flexibles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. Volar se hace ya tan difícil!

Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que durara 150 días. Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas.

Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de cinco meses, sale para su vuelo de renovación y a vivir 30 años más.

En nuestras vidas, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación para continuar un vuelo de victoria, debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor.

Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

MICRO-REFLEXION:

Me has escrito: "orar es hablar con Dios. Pero, ¿de qué?"¿De qué? De El, de ti: alegrías, tristezas, éxitos y fracasos, ambiciones nobles, preocupaciones diarias...,¡flaquezas: y hacimientos de gracias y peticiones: y Amor y desagravio. En dos palabras: conocerle y conocerte: "¡tratarse!"

El ruido de la carroza

Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:

Estoy escuchando el ruido de una carroza.

Eso es -dijo mi Padre-. Es una carroza vacía.

Pregunté a mi Padre: Como sabes que es una carroza vacía, si aun no la vemos?

Entonces mi padre respondió: Es muy fácil saber cuando una carroza esta vacía, por causa del ruido. Cuanto mas vacía la carroza, mayor es el ruido que hace.

Me convertí en adulto y hasta hoy cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todo el mundo, inoportuna, presumiendo de lo que tiene (y lo mas seguro no tiene nada), de sentirse prepotente y haciendo menos a la gente, tengo la impresión de oír a voz de mi padre diciendo: "Cuanto mas vacía la carroza, mayor es el ruido que hace"

 

MICRO-REFLEXION:

"Si quieres conocer a una persona, no le preguntes lo que piensa sino lo que ama". 

Los limites de ser Padres

Te di la vida, pero no puedo vivirla por ti.

Puedo enseñarte muchas cosas, pero no puedo obligarte a aprender.

Puedo dirigirte, pero no responsabilizarme por lo que haces.

Puedo llevarte a la Iglesia, pero no puedo obligarte a querer.

Puedo instruirte en lo malo y lo bueno, pero no puedo decidir por ti.

Puedo darte amor, pero no puedo obligarte a aceptarlo.

Puedo enseñarte a compartir, pero no puedo forzarte a hacerlo.

Puedo hablarte del respeto, pero no te puedo exigir que seas respetuoso.

Puedo aconsejarte sobre las buenas amistades, pero no puedo escogértelas.

Puedo educarte acerca del sexo, pero no puedo mantenerte puro.

Puedo platicarte acerca de la vida, pero no puedo edificarte una reputación.

Puedo decirte que el licor es peligroso, pero no puedo decir no por ti.

Puedo advertirte acerca de las drogas, pero no puedo evitar que las uses.

Puedo exhortarte a la necesidad de tener metas altas, pero no puedo alcanzarlas por ti.

Puedo enseñarte acerca de la bondad, pero no puedo obligarte a ser bondadoso.

Puedo amonestarte en cuanto al pecado, pero no puedo hacerte una persona moral.

Puedo amarte como niño, pero no puedo colocarte en la familia de Dios.

Puedo hablarte de Jesús, pero no puedo hacer que Jesús sea tu Señor.

Puedo explicarte cómo vivir, pero no puedo darte vida eterna.

MICRO-REFLEXION:

"El creyente que ama la cruz encuentra que aún las cosas más amargas que vienen a su vida son dulces". 

No te pude esperar

Una vez un hombre muy afortunado había conseguido la mejor entrevista de su vida: Iba a entrevistar ni más ni menos que a Dios.

Esa tarde el hombre llegó a su casa dos horas antes, se arregló con sus mejores ropas, lavó su automóvil e inmediatamente salió de su hogar. Manejó por la avenida principal rumbo a su cita, pero en el trayecto cayó un chubasco que produjo un embotellamiento de transito y quedó parado.  El tiempo transcurría, eran las 7:30 y la cita era a las 8:00 p.m.

Repentinamente le tocaron el cristal de la ventanilla y al voltear vio a un chiquillo de unos nueve años ofreciéndole su cajita llena de chicles (goma de mascar).  El hombre sacó algún dinero de su bolsillo y cuando lo iba a entregar al niño ya no lo encontró.  Miró hacia el suelo y ahí estaba, en medio de un ataque de epilepsia.

El hombre abrió la portezuela e introdujo al niño como pudo al automóvil. Inmediatamente buscó como salir del embotellamiento y lo logró, dirigiéndose al hospital de la Cruz Roja más cercano.  Ahí entregó al niño, y después de pedir que lo atendiesen de la mejor forma posible, se disculpó con el doctor y salió corriendo para tratar de llegar a su cita con Dios.

Sin embargo, el hombre llegó 10 minutos tarde y Dios ya no estaba.  El hombre se ofendió y le reclamó al cielo: "Dios mío, pero tú te diste cuenta, no llegué a tiempo por el niño, no me pudiste esperar.  ¿Qué significan 10 minutos para un ser eterno como tú?"

Desconsolado se quedó sentado en su automóvil; de pronto lo deslumbró una luz y vio en ella la carita del niño a quien auxilió.  Vestía el mismo suetercito deshilachado, pero ahora tenía el rostro iluminado de bondad.

El hombre, entonces, escuchó en su interior una voz: - Hijo mío, no te pude esperar... y salí a tu encuentro.

MICRO-REFLEXION:

"La crítica, la burla y el no sentirse aceptado, gobiernan el accionar de muchos de nosotros, de tal manera que dejamos de hacer lo que queremos, por hacer lo que agrada a otros. "

Confía en mí

¿Por qué te agitas y confundes por los problemas que te trae la vida? Déjame controlar todas tus cosas e irán tornándose mejores. Cuando te entregues totalmente a mi, todas las cosas serán resueltas con tranquilidad, de acuerdo a mis planes. No te frustres, no me ores como apresurándome, como si quisieras forzarme a realizar tus planes. En lugar de eso, cierra los ojos de tu alma y con paz dime: "JESUS YO CONFIO EN TI".

Trata de evitar esos pensamientos que te angustian al querer comprender las cosas que te pasan. No arruines mis planes tratando de imponer tus ideas, déjame ser tu Dios y actuar libremente en tu vida. Entrégate a mi con completa confianza y deja tu futuro en mis manos. Dime frecuentemente: "JESUS YO CONFIO EN TI".

Lo que mas te lastima es cuando tratas de razonarlo todo de acuerdo a tus pensamientos, e intentas resolver tus problemas a tu manera. Cuando me digas: "JESUS YO CONFIO EN TI", no seas como el impaciente que le dice al Doctor: "cúreme", pero le sugiere la "mejor" forma de hacerlo.

Déjate curar por mis brazos divinos, no tengas miedo, Yo te amo. Si ves que las cosas se vuelven peores o más complicadas, aún cuando tú estás orando; mantente confiado en mi, cierra los ojos de tu alma, y continua diciendo a cada hora: "JESUS YO CONFIO EN TI".

Necesito mis manos libres para poder manifestarte mis bendiciones. No ates mis manos con tus absurdas preocupaciones. Satanás quiere que te frustres, hacerte sentir triste, quitarte la paz. Confía en mi, descansa en mi, entrégate a mi. Yo hago milagros en la medida en que tu te abandonas a mi y de acuerdo a la fe que me tienes. Así que no te preocupes, dame todas tus frustraciones y duerme en paz, y siempre dime: "JESUS YO CONFIO EN TI", y verás grandes milagros.

Te lo prometo con todo mi amor.

JESÚS

MICRO-REFLEXION:

"Antes eras pesimista, indeciso y apático. Ahora te has transformado totalmente: te sientes audaz, optimista, seguro de ti mismo..., porque al fin te has decidido a buscar tu apoyo sólo en Dios."

Camino al éxito

El camino al éxito no es recto. Hay una curva llamada falla, un periférico llamado confusión, topes llamados amigos, luces de Precaución llamada familia, y tendrás ponchaduras llamados trabajos.

Pero...si tienes refracción llamada determinación, un motor llamado perseverancia, un seguro llamado fé, un conductor llamado Jesús, llegarás a un sitio llamado éxito!

MICRO-REFLEXION:

"Si queremos ofrecerle a Dios nuestro trabajo, hay que hacerlo bien.  No podemos ofrecer rosas marchitas".

Los pequeños detalles

El alumno, según él, había terminado el cuadro. Llamó a su maestro para que lo evaluara. Se acercó el maestro y observó la obra con detenimiento y concentración durante un rato. Entonces, le pidió al alumno la paleta y los pinceles. Con gran destreza dio unos cuantos trazos aquí y allá.

Cuando el maestro le regresó las pinturas al alumno el cuadro había cambiado notablemente. El alumno quedó asombrado; ante sus propios ojos la obra había pasado de

mediocre a sublime. Casi con reverencia le dijo al maestro:

¿Cómo es posible que con unos cuantos toques, simples detalles, haya cambiado tanto el cuadro?

Es que en esos pequeños detalles está el arte. Contestó el maestro.

Si lo vemos despacio, nos daremos cuenta que todo en la vida son detalles. Los grandes acontecimientos nos deslumbran tanto que a veces nos impiden ver esos pequeños milagros que nos rodean cada día. Un ave que canta, una flor que se abre, el beso de un hijo en nuestra mejilla, son ejemplos de pequeños detalles que al sumarse pueden hacer diferente nuestra existencia.

Todas las relaciones -familia, matrimonio, noviazgo o amistad- se basan en detalles. Nadie espera que remontes el Océano Atlántico por él, aunque probablemente sí que le hables el día de su cumpleaños. Nadie te pedirá que escales el Monte Everest para probar tu amistad, pero sí que lo visites durante unos minutos cuando sabes que está enfermo.

Hay quienes se pasan el tiempo esperando una oportunidad para demostrar de forma heroica su amor por alguien. Lo triste es que mientras esperan esa gran ocasión dejan pasar muchas otras, modestas pero significativas. Se puede pasar la vida sin que la otra persona necesitara jamás que le donaras un riñón, aunque se quedó esperando que le devolvieras la llamada.

Se piensa a veces que la felicidad es como sacarse la lotería, un suceso majestuoso que de la noche a la mañana cambiará una vida miserable por una llena de dicha. Esto es falso, en verdad la felicidad se finca en pequeñeces, en detalles que sazonan día a día nuestra existencia.

Nos dejamos engañar con demasiada facilidad por la aparente simpleza. NO desestimes jamás el poder de las cosas pequeñas: una flor, una carta, una palmada en el hombro, una palabra de aliento o unas cuantas líneas en una tarjeta. Todas estas pueden parecer poca cosa, pero no pienses que son insignificantes.

En los momentos de mayor dicha o de mayor dolor se convierten en el cemento que une los ladrillos de esa construcción que llamamos relación. La flor se marchitará, las palabras quizá se las llevará el viento, pero el recuerdo de ambas permanecerá durante mucho tiempo en la mente y el corazón de quien las recibió.

¿Qué esperas entonces? Escribe esa carta, haz esa visita, levanta el teléfono. Hazlo ahora, mientras la oportunidad aún es tuya. NO lo dejes para después por parecerte poca cosa. En las relaciones no hay cosas pequeñas, únicamente existen las que se hicieron y las que se quedaron en buenas intenciones...

MICRO-REFLEXION:

"Si un hombre habla o actúa con el pensamiento puro, la felicidad le sigue como una sombra que nunca le deja".

Tener éxito

¿Qué es tener éxito?

· Es comenzar por tener un sueño.

· Es estar comprometido con tus sueños.

· Es tener confianza en ti mismo.

· Es algo que no aparece por casualidad.

· Es aceptar lo que no se puede cambiar.

· Es saber cambiar a tiempo.

· Es saber que lo único permanente es el cambio.

· Es saber y poder delegar en los demás parte de tu tarea.

· Es volver a empezar.

· Es reconocerte en tus logros.

· Es saber disfrutar de tus logros.

· Es reconocer que te equivocaste y pedir perdón.

· Es reconocer que detrás de cada acierto, puede haber varios fracasos.

· Es enamorarte de lo que haces.

· Es no postergar y hacer algo ahora.

· Es darse cuenta que estas eligiendo a cada momento.

· Es reconocer tus propias debilidades y fortalezas.

· Es no parar jamás hasta conseguir tus sueños.

· Es saber con que fin hacemos las cosas.

· Es no mirar hacia atrás.

· Es actuar con entusiasmo.

· Es transitar camino desconocidos.

· Es probar hacer algo que nunca hicimos.

· Es saber que no estamos solos.

· Es no rendirse jamás.

· Es rendirse ante lo que no se puede cambiar.

· Es disfrutar de cada momento.

· Es disfrutar del tiempo libre.

· Es tener tiempo libre.

· Es pensar en positivo.

· Es tener metas claras.

· Es tener perseverancia en la búsqueda de los sueños.

· Es estar preparado para ver la oportunidad.

· Es tener una actitud positiva.

· Es desarrollar la creatividad.

· Es utilizar la imaginación.

· Es volver a comenzar con el mismo entusiasmo.

· Es volver a empezar sin darse por vencido.

· Es hacer las cosas lo mejor posible, pero hacerlas.

· Es actuar como si ya hubieras logrado tus metas.

· Es tener claridad en el propósito.

· Es no hacerse problema por las cosas pequeñas.

· Es dejar una huella para que otro pueda seguir.

· Es jugar a ganar por disfrutar.

· Es tener conciencia de lo que uno quiere.

· Es arriesgar.

MICRO-REFLEXION:

"Nadie aplaude la flauta después de un concierto, sólo aplauden al flautista. Aplaude y reconoce al Flautista de tu vida".

Cerebro y pensamientos

Estaban un astronauta y un neurocirujano muy reconocido, discutiendo sobre la existencia de Dios.

El astronauta dijo:  Tengo una convicción, no creo en Dios.  He ido al espacio varias veces y nunca he visto ni siquiera un ángel.

El neurocirujano se sorprendió, pero disimuló.  Luego de pensar unos instantes, comentó:  Bueno, he operado muchos cerebros y nunca he visto un pensamiento

MICRO-REFLEXION:

"Una persona responsable es quién libremente decide cumplir por amor, todos sus deberes."

La protección de Dios

Un Misionero estaba colaborando como médico de una pequeño hospital en el África. Muchas veces, el tenía que transportarse en su bicicleta a través de la jungla hacia el  poblado mas cercano, para conseguir implementos de su trabajo, medicamentos y dinero que le era enviado desde los Estados Unidos. El viaje duraba dos días, así que tenía que acampar una noche. El ya había hecho este recorrido varias veces sin ningún contratiempo.

En uno de sus viajes, antes del anochecer del primer día encontró a dos hombres que peleaban fuertemente. Uno de ellos estaba seriamente herido y el otro huyó, por lo que acudió a atenderle y acompañarle a donde este vivía y dejar algunas indicaciones a su familia. Semanas después en su siguiente viaje y al llegar a la ciudad, se le acercó aquel hombre que había atendido, y este le dijo: "Yo sé que usted cuando regresa, lleva consigo medicinas que necesita y dinero. El día que usted me atendió de mis heridas, algunos amigos y yo le seguimos hacia la jungla por la noche, asi cuando usted acampara y estuviera dormido, teníamos planeado matarle y tomar el dinero las medicinas. Cuando íbamos a atacarle, vimos que la tienda de campaña estaba rodeada por 16 guardias armados. Nosotros éramos 4 y vimos que era imposible llevar a cabo nuestro plan asi que decidimos

retirarnos". Escuchando el misionero le dijo al hombre riendo:

"Eso es imposible. Yo puedo asegurarle que siempre viajo solo y nadie me acompaña en mis viajes". El hombre le  corrigió e insistió en lo que vió. "No Señor, yo no fui el único hombre que vió a los guardias. Mis amigos también los vieron y todos contamos el mismo número de guardias. Estábamos asustados. Fue por eso que le dejamos y desistimos en atacarle. Cuando  regresábamos yo me separé de ellos y fue entonces que después uno de ellos me siguió y me atacó como castigo por haberlos hecho perder su tiempo y no haber conseguido nada, ya que yo había planeado todo. Fue entonces que después usted me encontró y vió huir al que me golpeó y vino en mi ayuda. Esperó que usted me pueda perdonar."

Varios meses después, el misionero asistió a una celebración dominical en una iglesia en Michigan donde el les contó acerca de sus experiencias en el África, incluyendo la historia de los 16 guardias que estuvieron con el mientras acampaba y les dijo: Recuerdo bien ese día por que era el cuarto aniversario de haber llegado al África . Uno de los asistentes de la comunidad, se paró e interrumpió al misionero y le dijo algo que dejó a todos los asistentes atónitos. "Nosotros estuvimos ahí con usted en espíritu para ayudarle. En esa noche en el África, era de día aquí. Yo llegué a la iglesia para recoger algunos materiales que necesitábamos para un viaje que teníamos que hacer, al poner las cosas en mi camioneta, yo sentí que la presencia de Dios estaba a mi lado diciéndome que orara por usted. La urgencia fue tan grande que llame a algunos hombres de la iglesia para que oráramos por usted por protección. Esto lo hicimos en el salón donde tenemos las fotografías de todos nuestros misioneros, no sabía cual era el peligro que usted pasaba, pero en la fotografía venia impreso el día que usted fue enviado al África años atrás, un día antes de su aniversario.

Nosotros estuvimos ahí con usted en oración protegiéndolo y ellos están aquí para atestiguarlo. Inmediatamente después, este hombre le pidió a todos los que habían orando por él ese día, que se pusieran de pie. Uno a uno lo hizo, lo que llamó la atención del misionero. Este empezó a contarlos y el número exacto fue de 16 hombres. Toda la comunidad quedó enmudecida por un largo rato.

 

 

 

MICRO-REFLEXION:

"Cuando tengan dudas, cuando la vida les duela, cuando estén cansados de la lucha, entonces miren a Cristo crucificado, y estén seguros de que su amor es suficiente para levantarles"

Una sola casa

Le preguntó el padre:

¿Han dejado de trabajar en la obra de mi casa?

No -respondió el hijo-. Pero ninguno trabaja en la misma manera que trabajo yo, ni hacen las cosas como yo las hago.

-Hay muchos modos de ayudar a construir mi casa –expresó el padre-.

Haz con amor tu parte y no pierdas el tiempo en discutir con los demás.

Aunque cada quien trabaje en diferente modo lo importante es que trabaje en mi obra. Terminada la casa todos nos encontraremos en ella, y entonces ya no habrá ninguna diferencia.

El hijo entendió lo que el padre le decía, y supo que aunque haya distintos operarios y diferentes modos de trabajar, la casa es una sola.

MICRO-REFLEXION:

"No le digas a Dios cuán grande es tu problema; dile a tu problema cuán grande es Dios".

A eso

A eso de caer y volver a levantarte, de fracasar y volver a comenzar, de seguir un camino y tener que torcerlo, de encontrar el dolor y tener que afrontarlo, a eso, no le llames adversidad, llámale SABIDURIA.

A eso de sentir la mano de Dios y saberte impotente, de fijarte una meta y tener que seguir otra, de huir de una prueba y tener que encararla, de planear un vuelo y tener que recortarlo,

de aspirar y no poder, de querer y no saber, de avanzar y no llegar, a eso, no le llames castigo, llámale ENSEÑANZA.

A eso, de pasar días juntos radiantes, días felices y días tristes, días de soledad y días de compañía, a eso, no le llames rutina, llámale EXPERIENCIA.

A eso, de que tus ojos miren y tus oídos oigan, y tu cerebro funcione y tus manos trabajen, y tu alma irradie y tu sensibilidad sienta, y tu corazón ame, a eso, no le llames poder humano, llámale MILAGRO.

MICRO-REFLEXION:

"Dios no te hubiera dado la oportunidad de soñar sin darte también la capacidad de convertir tus sueños en realidad"

Como se mide la vida

La vida no se mide anotando puntos (como en un  juego).

La vida no se mide por el número de amigos que tienes, ni por cómo te aceptan los otros.

No se mide según los planes que tienes para el fin de semana o por si te quedas en casa sólo.

No se mide según con quién sales, con quién solías salir, ni por el número de personas con quienes has salido, ni por si no has salido nunca con nadie.

No se mide por la personas que has besado.

No se mide por la fama de tu familia, por el dinero que tienes, por la marca de coche que manejas, ni por el lugar donde estudias o trabajas.

No se mide ni por lo guapo ni por lo feo que eres, por la marca de ropa que llevas, ni por los zapatos, ni por el tipo que música que te gusta.

La vida simplemente no es nada de eso.

La vida se mide según a quién amas y según a quién dañas.

Se mide según la felicidad o la tristeza que proporcionas a otros.

Se mide por los compromisos que cumples y las confianzas que traicionas.

Se trata de la amistad, la cual puede usarse como algo sagrado o como un arma.

Se trata de lo que se dice y lo que se hace y lo que se quiere decir o hacer, sea dañino o benéfico.

Se trata de los juicios que formulas, por qué los formulas y a quién o contra quién los  comentas.

Se trata de a quién no le haces caso o ignoras  adrede.

Se trata de los celos, del miedo, de la ignorancia y de la venganza.

Se trata del amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, de cómo lo cultivas y de cómo lo riegas. Pero por la mayor parte, se trata de sí usas la vida para alimentar el corazón de otros.

Tú y solo tú escoges la manera en que vas a afectar a otros y esas decisiones son de lo que se trata la vida.

Hacer un amigo es una Gracia.

Tener un amigo es un Don.

Conservar un amigo es una Virtud.

Ser un amigo es un Honor..

MICRO-REFLEXION:

"La amistad con Dios se basa en su gracia y perdón admirables. No tienes que esperar hasta llegar al final del viaje para pedirlos. El desea ser tu amigo hoy mismo"

Buscar lo mejor

¿Por qué será tan difícil preferir la paz en lugar de la guerra; el amor, en lugar del odio; la generosidad, en lugar del egoísmo; la acción, en lugar de la comodidad; la confianza, en lugar del orgullo; el perdón, en lugar de la envidia; el desprendimiento y la pobreza, en lugar de la satisfacción; el corazón de niño, en lugar de la vanidad?

¿Por qué será tan difícil elegir al Creador en lugar de la criatura; el sacrificio, la renuncia, lo correcto, lo humano, el deber, en lugar del placer? ¡Ojalá que todos sepan optar: los padres, las madres, los jóvenes, los niños! En todo momento debemos decidir.

Podemos siempre escoger las cosas mejores: la luz, en lugar de las tinieblas; la comunión de vida, en lugar de la soledad; la unión, en lugar de las separaciones; la verdad, en lugar de la mentira; Dios, los hombres y la familia, en lugar de la evasión y de la irresponsabilidad.

Para ser feliz, decídete por lo verdadero, lo justo, lo difícil. Felicidad es sinónimo de sacrificio, de renuncia, de abnegación. En todo tiempo lleva a tus hermanos a vivir la fraternidad.

El mundo necesita de fraternidad, la que depende de ti y de tus elecciones. Trata con amabilidad a todos. El pasajero que viaja a tu lado no es tu enemigo ni tu competidor. Es un hermano a quien debes tratar con amabilidad. No rezongues con el fin de desahogarte. Busca consolar, más que ser consolado. Y, aunque sea sin darte cuenta, serán recompensadas las benevolencias de tu corazón.

Nunca es tarde para hacer el bien, para ser hermano, para decir; cuenta conmigo. La decisión es tuya.

Piensa y resuélvete siempre para lo mejor.

MICRO-REFLEXION:

"Puede herir más una palabra de un corazón con rencor, que una daga empuñada por una mano fuerte."

El peso del rencor

El tema del día era El Resentimiento y el maestro nos había pedido que lleváramos papas y una bolsa de plástico. Ya en clase elegimos una papa por cada persona a la que guardábamos resentimiento. Escribimos su nombre en ella y la pusimos dentro de la bolsa. Algunas bolsas eran realmente pesadas. El ejercicio consistía en que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de papas. Naturalmente la condición de las papas se iba deteriorando con el tiempo. El fastidio de acarrear esa bolsa en todo momento me mostró claramente el peso espiritual que cargaba a diario y como, mientras ponía mi atención en ella para no olvidarla en ningún lado, desatendía cosas que eran mas importantes para mi.

Todos tenemos papas pudriéndose en nuestra "mochila" sentimental. Este ejercicio fue una gran metáfora del precio que pagaba a diario por mantener el resentimiento por algo que ya había pasado y no podía cambiarse.

Me di cuenta que cuando hacia importantes los temas incompletos o las promesas no cumplidas me llenaba de resentimiento, aumentaba mi stress, no dormía bien y mi atención

se dispersaba.

Perdonar y dejarlas ir me llenó de paz y calma, alimentando mi espíritu. La falta de perdón es como un veneno que tomamos a diario a gotas pero que finalmente nos termina envenenando. Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro sin darnos cuenta que los únicos beneficiados somos nosotros mismos. El perdón es una expresión de amor. El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.

No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes. Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo. El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó. La falta de perdón te ata a las personas con el resentimiento. Te tiene encadenado. La falta de perdón es el veneno mas destructivo para el espíritu ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes. El perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario.

Muchas veces la persona mas importante a la que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas. "La declaración del Perdón es la clave para liberarte".

¿Con qué personas estas resentido? ¿A quienes no puedes perdonar? ¿Tu eres infalible y por eso no puedes perdonar los errores ajenos?

Perdona para que puedas ser perdonado, recuerda que con la vara que mides, serás medido..."Aliviana tu carga y estarás mas libre para moverte hacia tus objetivos".

"Ese desaliento, ¿por qué? ¿Por tus miserias? ¿Por tus derrotas, a veces continuas? ¿Por un bache grande, grande, que no esperabas?

Sé sencillo. Abre el corazón. Mira que todavía nada se ha perdido. Aún puedes seguir adelante, y con más amor, con más cariño, con más fortaleza. Refúgiate en la filiación divina: Dios es tu Padre amantísimo" 

La vida

LA VIDA es una oportunidad, aprovéchala.

LA VIDA es belleza, admírala.

LA VIDA es beatitud, saboréala.

LA VIDA es un sueño, hazlo realidad.

LA VIDA es un reto, afróntalo.

LA VIDA es un deber, cúmplelo.

LA VIDA es un juego, juégalo.

LA VIDA es preciosa, cuídala.

LA VIDA es riqueza, consérvala.

LA VIDA es amor, gózala.

LA VIDA es un misterio, devélalo.

LA VIDA es promesa, cúmplela.

LA VIDA es tristeza, supérala.

LA VIDA es himno, cántalo.

LA VIDA es un combate, acéptalo.

LA VIDA es una tragedia, domínala.

LA VIDA es una aventura, enfréntala.

LA VIDA es felicidad, merécela.

LA VIDA es la vida, defiéndela.

Madre Teresa de Calcuta

MICRO-REFLEXION:

"¡Sonríe Dios te ama!"

¡Sí puedes!

"En tu vida hay dos piezas que no encajan : la cabeza y el sentimiento.

La inteligencia –iluminada por la fe – te muestra claramente no sólo el camino, sino la diferencia entre la manera heroica y la estúpida de recorrerlo. Sobre todo, te pone delante de la grandeza y la hermosura divina de las empresas que la Trinidad deja en nuestras manos.

El sentimiento, en cambio se apega a todo lo que desprecias, incluso mientras lo consideras despreciable. Parece como si mil menudencias estuvieran esperando cualquier oportunidad, y tan pronto como – por cansancio físico o por pérdida de visión sobrenatural – tu pobre voluntad se debilita, esas pequeñeces se agolpan y se agitan en tu imaginación, hasta formar una montaña que te agobia y te desalienta: las asperezas del trabajo; la resistencia a obedecer; la falta de medios; las luces de bengala de una vida regalada; pequeñas y grandes

tentaciones repugnantes; ramalazos de sensiblería; la fatiga; el sabor amargo de la mediocridad espiritual ... Y , a veces, también el miedo: miedo porque sabes que Dios te quiere santo y no lo eres.

Permíteme que te hable con crudeza. Te sobran "motivos" para volver la cara, y te faltan arrestos para corresponder a la gracia que Él te concede, porque te ha llamado a ser otro Cristo, "ipse Christus" el mismo Cristo. Te has olvidado de la amonestación del Señor al Apóstol :"¡te vasta mi gracia!", que es una confirmación de que , si quieres, puedes."

"En este mundo tan atormentado por revoluciones, originadas por el odio y por la lucha, hace falta la revolución del amor; es necesario que esta revolución se muestre más fuerte. Esto es también el radicalismo del amor."

Juan Pablo II

Ama en vida

"Dos amigos se encontraban tomando un café y uno le comenta en tono de queja al otro: - Mi mamá me llama mucho por teléfono para pedirme que vaya a conversar con ella. Yo voy poco y en ocasiones siento que me molesta su forma de ser. Ya sabes como son los viejos: Cuentan las mismas cosas una y otra vez. Además, nunca me faltan compromisos: que el trabajo, que los amigos...

Yo en cambio – le dijo su compañero- converso mucho con mi mamá. Cada vez que estoy triste, voy con ella; cuando me siento solo, cuando tengo un problema y necesito fortaleza, acudo a ella y me siento mejor. - Caramba - se apenó el otro -.

Eres mejor que yo. - No lo creas, soy igual que tu - respondió el amigo con tristeza -. Visito

a mi mamá en el cementerio. Murió hace tiempo, pero mientras estuvo conmigo, tampoco yo iba a conversar con ella y pensaba lo mismo que tu.

No sabes cuánta falta me hace su presencia, cuánto la echo de menos y cuánto la busco ahora que ha partido. Si de algo te sirve mi experiencia, conversa con tu mamá hoy que todavía la tienes, valora su presencia resaltando sus virtudes que seguro las tiene y trata de hacer a un lado sus errores, que de una forma u otra ya forman parte de su ser. No esperes a que esté en un cementerio porque ahí la reflexión duele hasta el fondo del alma, porque entiendes que ya nunca podrá hacer lo que dejaste pendiente, será un hueco que nunca podrás llenar. No permitas que te pase lo que me paso a mi. En el automóvil, iba pensando en las palabras de su amigo. Cuando llegó a la oficina, dijo a su secretaria:

Comuníqueme por favor con mi mamá, no me pase más llamadas y también modifique mi agenda porque es muy probable que este día, ¡¡se lo dedique a ella!!

¿Tú crees que esto solo se refiere a los padres?

Desafortunadamente no. Siempre estamos devaluando el cariño o la amistad que otras personas nos ofrecen y en ocasiones los perdemos porque no sabíamos cuán importantes eran, hasta que ya no están a nuestro lado.

MICRO-REFLEXION:

"El ir lejos en la vida depende de que sea tierno con los jóvenes, compasivo con los ancianos, solidario con los luchadores y tolerante con los débiles y los fuertes; porque en algún momento de tu vida habrás sido todo eso." 

El circulo del odio

Un importante empresario gritó al director de su empresa, porque estaba enojado en ese momento.

El director llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de que estaba gastando demasiado, porque había un abundante almuerzo en la mesa.

Su esposa gritó a la empleada porque rompió un plato.

La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar.

El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por la vereda, porque estaba obstaculizando su salida por la puerta.

Esa señora fue al hospital para ponerse la vacuna y que le curaran la herida, y gritó al joven médico, porque le dolió la vacuna al ser aplicada.

El joven médico llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado.

Su madre, tolerante y un manantial de amor y perdón, acarició sus cabellos diciéndole:

- "Hijo querido, prometo que mañana haré tu comida favorita.  Tú trabajas mucho, estás cansado y precisas una buena noche de sueño.  Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias, para que puedas descansar en paz.  Mañana te sentirás mejor".

Bendijo a su hijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos...

En ese momento, se interrumpió el círculo del odio, porque chocó con la tolerancia, la dulzura, el perdón y el amor.

MICRO-REFLEXION:

"Solo basta unos pocos segundos para construir heridas profundas en las personas que amamos, y que pueden tardar muchos años en ser sanadas."

Oración a nuestro Señor

Hoy, comienza un nuevo camino por recorrer...

Queremos ir juntos, caminar juntos y llegar juntos porque tú nos guiarás.

El trabajo trae fatiga, pero tú nos darás el reposo.

La rutina trae cansancio, pero tú nos darás descanso.

El deber trae frustración, pero tú nos darás soporte.

El hacer nos trae satisfacción y contigo, el camino será más fácil.

Gracias, Señor.

 

¿ Qué soy yo ? ¿ Un Hombre o una Mosca ?

Amigo :

Hoy pasé un día aburrido. No sé por qué, pero me aburrí durante parte del día. Es decir, hice lo que tenía que hacer, pero sin ganas, automáticamente, aburridamente. Estuve con no sé qué en la cabeza, y me costó prestar atención a lo que tenía que hacer.

 

Y eso me duró hasta que empecé a observar a una mosca. Te preguntarás qué tenía que ver la mosca. Nada. Pero a veces las cosas más insignificantes nos hacen pensar. Y a mí la mosca me hizo pensar.

 

Estaba sentada sobre el periódico. De ahí voló al cenicero; luego hacia la lámpara de pié que está en el rincón. De ahí a mi mano, haciéndome cosquillas. Normalmente la hubiera espantado en seguida, pero me intrigaba la mosca, y me pregunté qué estaría pensando ese animalito que no sirve para nada, solo para molestar.

 

Y la dejé. De mi mano se fue a la ventana. Y ahí empezó la locura. A toda velocidad. Y dale que dale con la cabeza contra el vidrio. Luego se alejaba unos veinte centímetros y dale de nuevo, a toda fuerza a chocar contra el vidrio. Una vez, y otra vez, y otra, y otra, Incansablemente, siempre el mismo movimiento. Debe haber terminado con un terrible dolor de cabeza...

 

Parecía que quería romper el vidrio a cabezazos. Bastante ingenuo para una mosca. Cuando se cansó volvió hacia la lámpara de pie, al armario, a la mesa, al cuadro, al techo. ! Qué animal más indeciso ! Iba a cualquier lado sin destino ni sentido.

 

Y me puse a pensar. Las hormigas me gustan más. Por lo menos parecen saber lo que hacen y porqué. ! Cómo trabajan todas en fila, llevando las cosas, ida y vuelta, y dale trabajar... y trabajar... !

 

Y por ahí se me cruzó una idea peregrina por la cabeza. ¿ Yo me parezco más a la mosca o a la hormiga ? Lo pensé y saqué una conclusión. Yo debo ser una mezcla entre la mosca y la hormiga. A veces voy y vengo, empiezo una cosa y la dejo, empiezo otra y la dejo, hago una tercera y la dejo...

 

Y otras veces parezco la hormiga que trabaja, en serio, pacientemente, hasta terminar lo empezado. Pero me cuesta ser fiel a mí mismo, y el trabajo empezado. Y sin embargo, la persona humana tendría que ser la criatura más fiel, mas perseverante del mundo, porque hemos sido hechos a imagen de Dios y Dios es Fiel.

 

¿ Qué soy yo, un hombre o una mosca, que no sabe a dónde va, ni por qué, ni cuándo, ni cómo ? ... Sigo pensando... Y te dejo pensando.

MICRO-REFLEXION:

"La victoria es el arte de continuar, donde otros resuelven parar."

El valor de las pequeñas cosas

Aprende a escuchar el valor de las pequeñas cosas, de los acontecimientos. Verás que todo habla, todo se comunica contigo.

Con cada falta de delicadeza, hiero un poco a aquellos que me aman.

Con cada desatención, no soy ni educado ni cristiano.

Con cada mirada de desprecio, alguien resulta golpeado.

Con cada gesto de impaciencia, doy una bofetada invisible a los que viven a mi lado.

Con cada perdón que niego, va un pedazo de mi egoísmo.

Con cada resentimiento que esbozo, revelo algo de mi amor propio herido.

Con cada palabra áspera que digo, pierdo algunos puntos para el cielo.

Con cada omisión que practico, rasgo una hoja del evangelio.

Con cada limosna que niego, alejo más triste a un pobre.

Con cada juicio malicioso, aflora mi lado mezquino.

Con cada oración que no hago, pierdo un mundo de gracia.

Con cada burla que hago, peco contra el silencio.

Con cada llanto que enjuago, hago más feliz a mi hermano.

Con cada acto de fe, canto un himno a la vida.

Con cada sonrisa que desparramo, planto una esperanza.

Con cada espina que clavo, lastimo el corazón de un semejante.

Con cada espina que arranco, alguien besará mi mano.

¡ Con cada rosa que ofrezco los Ángeles dicen AMEN!

MICRO-REFLEXION:

"La fuente de la verdadera felicidad está en el interior de cada ser humano, donde Dios se hace paz, alegría, gozo, serenidad para quienes viven en amistad con Él"

La actitud de ti mismo

Había un vendedor de globos es una esquina de Nueva York. El sabía cómo atraer a una multitud antes de ofrecer su mercancía a la venta. Tomó un globo blanco, lo infló y lo dejó elevarse. Después infló uno rojo y uno amarillo.

Al ver que el globo blanco, el amarillo y el rojo flotando por encima de su cabeza, varios niños pequeños se agruparon a su alrededor llenos de entusiasmo e interés. Un meditabundo niño negro miró los globos y finalmente preguntó: "Si inflara un globo negro, ¿también se elevaría?"

El hombre miró al pequeño y dijo: "Pero, ¡claro! Lo que cuenta no es el color del globo, sino lo que tiene dentro". "Muy bien", podrá decir tu,"pero, ¿cómo aprendo yo (o mi esposa(o),hijos o amigos) a apreciar y sentirnos orgullosos de lo que está dentro? ¿Cómo se construye el autoestima?, recuerda quién y qué eres tu: hijo de Dios, hecho a su imagen y semejanza, "¡Dios no hace porquerías!",decídete que hoy vas a ser feliz.

MICRO-REFLEXION:

"¿La clave de la humildad? Hacer y desaparecer".

El reto

"Pocos son los hombres que construyen ciudades, la gran mayoría las habita". "Pocos son los hombres que proyectan la construcción de un puente, la gran mayoría lo utiliza". "Pocos son los hombres que levantan rascacielos y fábricas, la gran mayoría trabaja en ellos".

Igual que esos pocos privilegiados, la felicidad llegará a ti cuando TE ATREVAS a explorar... cuando TE ATREVAS a echar los cimientos de grandes estructuras para satisfacer las necesidades de tus semejantes.

Desarrolla dentro de ti la magnífica obsesión de ayudar a tus semejantes a que se ayuden a sí mismos. Motiva a los hombres a que desarrollen y utilicen todo su potencial, y así les estarás ayudando a levantar los cimientos más sólidos y a hacer estructuras gigantescas de sus vidas. Cuando te hayas atrevido a desarrollar esta obsesión de ayudar a tus semejantes, habrás descubierto el significado de una vida más rica y abundante. ¡ Te reto a que lo hagas!

 

MICRO-REFLEXION:

"Sin humildad no puede haber humanidad." 

La silla

La hija de un hombre le pidió al sacerdote que fuera a su casa a hacer una oración para su padre, que estaba muy enfermo.  Cuando el sacerdote llegó a la habitación del enfermo, encontró a este hombre en su cama con la cabeza calzada por un par de almohadas.

Había una silla al lado de su  cama, por lo que el sacerdote pensó que el hombre sabía que vendría a verlo.

"Supongo que me estaba esperando", le dijo.

"No, ¿quién es usted?", dijo el hombre.

"Soy el sacerdote que su hija llamó para que orase con  usted; cuando vi la silla vacía al lado de su cama supuse que usted sabía que yo vendría a visitarlo."

"¡Ah, sí!, la silla, dijo el hombre enfermo, ¿le importa cerrar la puerta?"  El sacerdote sorprendido la cerró.

"Nunca le he dicho esto a nadie, pero toda mi vida la he  pasado sin saber cómo orar.  Cuando he estado en la Iglesia he escuchado siempre, al respecto de la oración, que se debe orar y los beneficios que trae, pero siempre esto de las oraciones me entró por un oído y me salió por el otro, pues no tengo idea de cómo hacerlo.

"Entonces hace mucho tiempo abandoné por completo la oración. Esto ha sido así en mí, hasta hace unos cuatro años, cuando conversando con mi mejor amigo me dijo:  José, esto de la oración es simplemente tener una conversación con Jesús. Así es como te sugiero que lo hagas: te sientas en una  silla y colocas otra silla vacía enfrente tuyo; luego con fe mirar a Jesús sentado delante de ti.  No es algo alocado, pues Él nos dijo: Yo estaré siempre con ustedes.  Por lo tanto, le hablas y lo escuchas, de la misma manera como lo estás haciendo conmigo ahora.

"Es así que lo hice una vez y me gustó tanto que lo he seguido haciendo unas dos horas diarias desde entonces.  Siempre tengo mucho cuidado que no me vaya a ver mi hija, pues me internaría de inmediato en el manicomio."

El sacerdote sintió una gran emoción al escuchar esto y le dijo a José que era muy bueno lo que estaba haciendo, y que no cesara de hacerlo.

Luego hizo una oración con él, le extendió una bendición y se fue a su parroquia.

Dos días después, la hija de José llamó al sacerdote para decirle que su padre había fallecido.

El sacerdote le preguntó: "¿Falleció en paz?"

"Sí, cuando salí de la casa a eso de las dos de la tarde me llamó y fui a verlo en su cama.  Me dijo lo mucho que me quería y me dio un beso. Cuando regresé de hacer compras, una hora más tarde, ya lo encontré muerto.

"Pero hay algo extraño al respecto de su muerte, pues aparentemente antes de morir se acercó a la silla que estaba al lado de su cama y recostó su cabeza en ella, pues así lo encontré.

"¿Qué cree usted que pueda significar esto?"

El sacerdote se secó las lágrimas de emoción y le respondió:

"Ojalá que todos nos pudiésemos ir de esa manera."

MICRO-REFLEXION:

"Bienaventurados los que saben dar sin recordarlo, y recibir sin olvidarlo."

Luz para el camino

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.

La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.

En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.

Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:

- ¿Qué haces Guno, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves...

Entonces, el ciego le responde:

- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...

- No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil...Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás...¿Cómo? A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento... ¡Qué hermoso sería sí todos ilumináramos los caminos de los demás!

 

 

MICRO-REFLEXION:

"Cuando te abandones de verdad en el Señor, aprenderás a contentarte con lo que venga, y a no perder la serenidad, si las tareas –a pesar de haber puesto todo tu empeño- no salen a tu gusto... Porque habrán salido como le conviene a Dios que salgan".

La aguja de oro

Existió una señora que desconfiaba mucho de todas las personas, siempre estaba culpándolas por cualquier cosa así que ella vivía sola, pero tenia de ayudante a una muchachita.

Una de las cosas que mas quería esa señora era una aguja de oro con la que cosía todas las tardes, hasta que un día por más que la buscaba no la encontraba, así que acuso muy duro a la muchacha y le dijo que ella era la que le había robado su aguja de oro, así que la despidió.

Un día por la tarde la señora decidió ir al patio y encontró un lindo nido el cual le llamo la atención, subió a ver a los pajaritos y sorpresa!! encontró que su aguja de oro estuvo ahí todo el tiempo, la señora se sintió muy mal por haber despedido a la única persona que en verdad la cuidaba y quería.

Nosotros debemos aprender a no juzgar a las personas antes de saber la verdad porque nos podemos equivocar y puede ser que esa equivocación nos duela mucho.

MICRO-REFLEXION:

"Valora lo que tienes y serás feliz; piensa en lo que no tienes y serás desdichado."

El lente de contacto

Mientras estaba ahí, la cuerda de seguridad golpeó contra un ojo de Brenda y le saco su lente de contacto.  Bueno, ahí estaba ella en el borde de la roca, con cientos de metros bajo ella y cientos de metros sobre ella.  Por supuesto que buscó y buscó, esperando que hubiera caído en el borde, pero simplemente no estaba el lente.  Ahí estaba ella, lejos de casa, con su vista borrosa.

Estaba desesperada y comenzó a enfadarse, por lo que oró al Señor para que la ayudase a encontrar su lente.  Cuando llegó a la cima, un amigo examinó su ojo y su ropa buscando el lente, pero no lo pudieron encontrar.  Ella se sentó, desalentada, con el resto de la gente, esperando a que los demás llegaran a la cima.

Ella miró a través de las montañas, pensando en el verso de la Biblia acerca de que los ojos del Señor observan alrededor de toda la tierra.

Ella pensó:

"Señor, Tu puedes ver estas montañas.  Tu conoces cada piedra y cada hoja, y Tu sabes exactamente dónde esta mi lente de contacto.  Por favor ayúdame."

Finalmente, bajaron.  Al pie de la montaña había un nuevo grupo de alpinistas comenzando a enfrentar el risco.  Uno de ellos gritó: "Oigan, jóvenes!  ¿Alguien perdió un lente de contacto?".  Bueno, esto hubiera sido suficientemente inquietante, pero... ¿Sabes cómo el alpinista vio el lente de contacto?  Una hormiga se movía lentamente a través de la roca, cargando el lente.

Brenda me dijo que su padre era caricaturista.  Cuando ella le platicó esta increíble historia de la hormiga, la oración y el lente de contacto, él dibujó una caricatura de una hormiga cargando un lente de contacto, diciendo: "Señor, no sé por qué Tu quieres que yo cargue esta cosa.  No puedo comérmela, y está extremadamente pesada.  Pero si eso es lo que Tu quieres que yo haga, yo la cargaré para Ti."

Creo que probablemente nos haría bien a algunos de nosotros decir ocasionalmente:  "Señor, no sé por qué quieres que yo lleve esta carga.  No veo nada bueno en ello y es bastante pesada.  Pero si Tu quieres que yo la cargue, lo haré."

MICRO-REFLEXION:

"Donde está tu corazón, está tu tesoro, nos relata el Evangelio. Anímate amigo, si tu tesoro es Jesús y Maria, harás obras maravillosas que saldrán de tu corazón".

Procuraré Señor

Procuraré Señor, en mis momentos de angustia y amargura, recordar tu nombre y alabarlo por ponerme a prueba.

Procuraré Señor, a la hora de pedirte, tener más fe que el día anterior.

Procuraré Señor, al encontrarme en crisis, pedirte de la mejor forma la luz para encontrar la solución.

Procuraré Señor, recordar que en el desaliento, tu eres el consuelo y el impulso para seguir viviendo en medio de injusticias y sinsabores.

Procuraré Señor, la relación en comunidad con mis semejantes.

Procuraré Señor, dar amor en vez de odio, ayudar y no hundir, tender la mano y no empujar.

Procuraré Señor, perdonar y  no juzgar, la caridad y no la avaricia.

Procuraré Señor, la amistad a la enemistad, la unión y no la desunión.

Procuraré Señor, la paz y no la guerra.

Procuraré Señor, en los momentos más controversiales, tener paciencia y esperanza.

Procuraré Señor, alentar a los demás y no desalentarlos.

Procuraré Señor, ser humilde como tu hijo y aceptar con fortaleza tu voluntad.

 

 

MICRO-REFLEXION:

"Es difícil vivir el presente, ridículo vivir en el futuro, e imposible vivir en el pasado".

Las cajas de Dios

Tengo en mis manos dos cajas que Dios me ha dado para que sostenga.  El me dijo: "Pon todas tus penas en la negra y todas tus alegrías en la dorada".

Yo escuché sus palabras y en ambas cajas guardé mis alegrías y mis tristezas. Pero la dorada se fue poniendo más pesada y la negra estaba tan liviana como antes.

Con curiosidad abrí la caja negra para saber por qué seguía tan liviana y encontré, en el fondo de la caja, un hueco por el cual se habían caído todas mis tristezas.  Mostré a Dios el hueco y reflexioné en voz alta: "¿Me pregunto dónde habrán ido mis penas?.

El me sonrió:  "Hijo mío, todas tus penas están conmigo".  Le pregunté: "Señor, ¿por qué me has dado las cajas, por qué la dorada y la negra con un hueco?. "Hijo mío, la dorada es para que cuentes tus bendiciones, la negra es para que olvides todas tus penas".

MICRO-REFLEXION:

"Debemos tratar de ser amables y corteses los unos con los otros, y ser conscientes de que no es posible amar a Cristo si no lo amamos en el prójimo."

Madre Teresa de Calcuta

Ni siquiera merezco

Este hombre se llama Juan.  Yo lo conozco bien, pues vive en el Potrero.  Puedo decir lo que hace cada día.  Se levanta cuando no hay luz en el cielo todavía. Almuerza un macro almuerzo y se va a la labor.  Ahí trabaja un a jornada dura, con el sol de plomo o frío que congela.  Su huerto es un jardín bien cultivado.

Esta mujer se llama Luisa.  Es la esposa de Juan.  Se afana hora tras hora en sus quehaceres.  No sabe lo que es descanso, pero sus 5 hijos andan limpiecitos, y la pequeña casa albea como una blanca sábana recién lavada.

Juan y Luisa me invitan a comer.  La comida es pobre.  La comida es rica.  Al terminarla ambos se persignan y dicen la sencilla oración aprendida de sus padres:

"Gracias a Dios que nos dio de comer sin haberlo merecido.

Amén".

¿Sin haberlo merecido?  ¿Ellos?  Entonces ¿qué puedo decir yo? Rezo también pero en mis labios la frase de acción de gracias es verdad.  Yo sí que no he merecido esta comida.  Ni siquiera merezco rezar con ellos la oración...

 

MICRO-REFLEXION:

"Si Dios se ha hecho hombre, ser hombre es la cosa más grande que se puede ser."

El arca de Noé

Todo lo que yo necesito saber, lo aprendí del Arca de Noé...

    1. No pierdas el barco.
    2. Recuerda que todos estamos en el mismo barco.
    3. Planea por adelantado. No estaba lloviendo cuando Noé construyó el Arca.
    4. Manténte en buena salud. Cuando tengas 600 años, alguien puede pedirte que hagas algo muy grande.
    5. No escuches a los críticos; simplemente sigue con el trabajo que necesita ser hecho.
    6. Construye tu futuro en tierra alta.
    7. Por razones de seguridad, siempre viaja en pareja.
    8. La velocidad no siempre es una ventaja. Los caracoles estaban a bordo junto con los chitas.
    9. Cuando estés estresado, flota un rato.
    10. Recuerda, el Arca fue construida por aficionados guiados por la mano de Dios; el Titánic por profesionales.
    11. No importa la tormenta, cuando estas con Dios, siempre hay un arco iris esperándote.

MICRO-REFLEXION:

No consiste la verdadera pobreza en no tener, sino en estar desprendido: en renunciar voluntariamente al dominio sobre las cosas. Por eso hay pobres que realmente son ricos. Y al revés.

En bicicleta con Dios

Pero luego reconocí a mi Poder Superior; parecía como si la vida fuera un viaje en bicicleta, pero era una bici de dos, y noté que Dios viajaba atrás y me ayudaba a pedalear.

No sé cuando sucedió, no me di cuenta cuando fue, que Él sugirió que cambiáramos lugares, lo que sí se es que mi vida no ha sido la misma desde entonces.

Mi vida con Dios es muy emocionante. Cuando yo tenía el control, yo sabía a donde iba. Era un tanto aburrido, pero predecible. Era la distancia más corta entre dos puntos. Pero cuando Él tomó el liderazgo, Él conocía otros caminos, caminos diferentes, hermosos, por las montañas, a través de lugares con paisajes, velocidades increíbles. Lo único que podía hacer era sostenerme; aunque pareciera una locura, Él sólo me decía: "¡Pedalea!"

Me preocupaba y ansiosamente le preguntaba, "¿A dónde me llevas?" Él Solo sonreía y no me contestaba, así que comencé a confiar en Él.  Me olvidé de mi aburrida vida y comencé una aventura, y cuando yo decía "estoy asustado", Él se inclinaba un poco para atrás y tocaba mi mano. Él me llevó a conocer gente con dones, dones de sanidad y aceptación, de gozo. Ellos me dieron esos dones para llevarlos en mi viaje; nuestro viaje, de Dios y mío.

Y allá íbamos otra vez. Él me dijo: "Comparte estos dones, dalos a la gente, son sobrepeso, mucho peso extra". Y así lo hice a la gente que conocimos, encontré que en el dar yo recibía y mi carga era ligera.

No confié mucho en Él al principio, en darle el control de mi vida. Pensé que la echaría a perder, pero Él conocía cosas que yo no sabía acerca de andar en bici secretos.

Él sabía como doblar para dar vueltas cerradas, brincar para librar obstáculos llenos de piedras, inclusive volar para evitar horribles caminos.

Y ahora estoy aprendiendo a callar y pedalear por los más extraños lugares. Estoy aprendiendo a disfrutar de la vista y de la suave brisa en mi cara Y sobre todo de la increíble y deliciosa compañía de mi Dios. Y cuando estoy seguro que ya no puedo más, Él sólo sonríe y me dice: "¡Pedalea!"

MICRO-REFLEXION:

" Señor, dame serenidad para aceptar las cosas  que debo cambiar en mi vida.   Señor dame valor para cambiarlas, pero sobre todo dame sabiduría para distinguirlas"

Invitación de Cristo

Extracto del mensaje de SS Juan Pablo II dirigido a los participantes del encuentro sobre la

"Novo Millennio Ineunte"

"Os exhorto queridos hermanas y hermanos, a no olvidar en vuestro trabajo el punto central de la experiencia jubilar: el encuentro con Cristo. El Jubileo ha sido una continua, inolvidable contemplación del rostro de Cristo, Hijo eterno, Dios y Hombre, crucificado y resucitado.

Lo hemos buscado en la peregrinación hacia la Puerta que abre al hombre la vía del cielo. Hemos experimentado su dulzura en el acto humanístico y divino de perdonar a pecador.

Lo hemos descubierto hermano de todos los hombres, reconducidos a la unidad por medio del don del amor que salva. La sed de espiritualidad que se ha suscitado en nuestra sociedad sólo puede ser aplacada por Cristo.

"No, no será una fórmula lo que nos salve, pero sí una Persona y la certeza que ella nos infunde ¡Yo estoy con vosotros!" (Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte,29). Al mundo, a cada uno de nuestros hermanos los hombres, hemos de abrir el camino que conduce a Cristo. "Señor, busco tu rostro" (Sal 27 (26),8). Esta aspiración acudía a menudo a los labios del beato Josemaría, hombre sediento de Dios y por eso gran apóstol, que escribió: "En las intenciones, sea Jesús nuestro fin; en los afectos, nuestro Amor; en la palabra, nuestro asunto; en las acciones, nuestro modelo" (Camino,271).

Es el momento de deponer el miedo y de lanzarnos hacia metas apostólicas audaces. Duc in altum! (Lc 5,4): la invitación de Cristo nos mueve a navegar mar adentro, a cultivar sueños ambiciosos de santidad personal y de fecundidad apostólica.

El apostolado es siempre el desbordarse de vida interior. Ciertamente, es también acción, pero acción sostenida por la caridad. Y la fuente de caridad está siempre en la dimensión más íntima de la persona, donde se escucha la voz de Cristo que nos llama a salir con él a mar abierto.

Que cada uno de vosotros acoja esta invitación de Cristo y corresponda con generosidad siempre nueva.

Con este auspicio, a la vez que confío a la intercesión de María vuestro camino de oración, de trabajo, de testimonio, os imparto afectuosamente mi Bendición."

SS Juan Pablo II / 17 Marzo 2001

MICRO-REFLEXION:

"Se logra más con una GOTA de miel, que con una una JARRA de hiel". 

Ahora que estoy vivo

Prefiero que compartas conmigo unos pocos minutos ahora que estoy vivo.  Y no una noche entera cuando yo muera.

Prefiero que estreches mi mano ahora que estoy vivo.  Y no que apoyes tu cuerpo sobre mi cadáver cuando yo muera.

Prefiero que me regales una sonrisa ahora que estoy vivo.  Y no que envíes un hermoso ramo cuando yo muera.

Prefiero que hagas una breve llamada ahora que estoy vivo.  Y no que emprendas un inesperado viaje cuando yo muera.

Prefiero que elevemos al cielo una corta oración ahora que estoy vivo.  Y no una misa cantada cuando yo muera.

Prefiero escuchar una palabra de aliento ahora que estoy vivo. Y no una conmovedora serenata cuando yo muera.

Prefiero disfrutar de los mas mínimos detalles ahora que estoy vivo.  Y no de grandes manifestaciones cuando yo muera.

Especialmente para todos aquellos que vivimos lejos de nuestra querida familia.  Hace unos días mi querido padre falleció y nos sentimos orgullosos de que en vida cumplimos con él todos estos deseos.

MICRO-REFLEXIÓN:

Amistad / Cualquier amigo verdadero quiere para su amigo: que exista y viva, todos los bienes, el hacerle el bien, el deleitarse con su convivencia, y finalmente, el compartir con él sus alegrías y tristezas, viviendo con él en un solo corazón.

La sabiduría del aguíla

El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión. A los 40 años, sus uñas están apretadas y flexibles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. Volar se hace ya tan difícil! Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un dolorido proceso de renovación que durara 150 días.

Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas.

Después de cinco meses, sale para su vuelo de renovación y a vivir 30 años más. En nuestras vidas, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación para continuar un vuelo de victoria, debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor. Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.

 

Avivemos nuestra llama

Cuentan que un rey muy rico de la India tenía fama de ser indiferente a las riquezas materiales. Un súbdito quiso averiguar su secreto. El rey le dijo: "Te lo revelaré, si recorres mi palacio para comprender la magnitud de mi riqueza. Pero lleva una vela encendida. Si se apaga, te decapitaré". Al término del paseo, el rey le preguntó: "¿Qué piensas de mis riquezas?" La persona respondió: "No vi nada. Sólo me preocupé de que la llama no se apagara". El rey le dijo: "Ese es mi secreto. Estoy tan ocupado tratando de avivar mi llama interior, que no me interesan las riquezas de fuera". Avivemos nuestra llama espiritual. No sólo tendremos mejores relaciones interpersonales, sino que seremos más felices.

 

 

 

Clinica del alma

Médico Cirujano: Jesucristo

Grado Honorífico: Hijo de Dios Padre

Médico Auxiliar: Espíritu Santo

Campo de Estudio: El Corazón

Experiencia: Infalible y Eterno

Residencia y Oficina: En Todas Partes

Su Poder : Ilimitado

Su Especialidad: Lo Imposible

Su Intrumento: Poder

Su Obsequio: Gracia

Su Libro de Recetas: La Biblia

Enfermedades Para Sanar: Todas

Precio del Tratamiento: Fe

Garantía: Absoluta

Sala de Operaciones: El Altar

Hospital: La Iglesia

Dieta: Oración y Ayuno

Ejercicios: Buenas Obras y Frutos

Acuda HOY mismo, consulta las 24 horas.

Construir la felicidad

Diariamente me dirijo al trabajo dos veces, muy distintas entre sí por muchas razones pero sobre todo por una: por la tarde debo caminar unos cien metros más de lo habitual para ingresar ya que la puerta principal se encuentra cerrada por seguridad. Ya hace un año de esta novedad no tan grata para mi y para algunos más, antes no había distinciones entre mañana y tarde. Esos cien metros se convierten en millones los días de calor por lo tanto había que encontrar rápidamente un "atajo"...Hasta que un día rompí las reglas de ese nuevo trayecto, al cual me resistía, y mi "atajo" se convirtió en saltar una pequeña pared de no más de medio metro con un poco de esfuerzo. Y así lo hice por muchas tardes... Una de esas tardes de primavera, llena de sol y aromas, pensé que sería hermoso estar sentada en una plaza absorbiendo todo esa luz...toda esa vida...toda esa fuerza que necesitaba de la naturaleza......Caí a la realidad tan bruscamente que me encontraba nuevamente frente a esa decisión de tomar mi "atajo" o seguir el camino trazado, opté por lo segundo. Saben por qué? Porque como no iba a poder escapar de mi jornada de trabajo para sentarme en una plaza y absorber toda la vida en un gran respiro.....tenía la posibilidad de disfrutar de esos minutos llenos de vida que hacían los tan largos cien metros llenos de sol y aromas... A partir de ese día, prefiero hacer cien largos metros llenos de vida antes que perderlos en un atajo.... La esencia de las cosas no se descubre con pequeños caminos alternativos de poco alcance...a veces es necesario recorrer un poco más...

Cuanto cuesta un helado

En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó a una mesa. La mesera puso un vaso de agua en frente de él. "¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?", preguntó el niño. "Cincuenta centavos", respondió la mesera. El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas. "¿Cuánto cuesta un helado solo?", volvió a preguntar. Algunas personas estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba un poco impaciente. "Treinta y cinco centavos", dijo ella bruscamente. El niño volvió a contar las monedas. "Quiero el helado solo", dijo el niño. La mesera le trajo el helado, y puso la cuenta en la mesa y se fue. El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Cuando la mesera volvió, ella empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco centavos ... su propina. Jamás juzgues a alguien antes de tiempo.

El anillo

Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El maestro sin mirarlo, le, dijo: -Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después...- y haciendo una pausa agregó- si quisieras ayudarme tú a mi, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar. E...encantado, maestro- titubeó el joven, pero sintió que otra vez era desvalorizado, y sus necesidades postergadas. Bien, asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño y dándoselo al muchacho, agregó- toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Ve y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas. El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro rechazó la oferta. Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado -más de cien personas- y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó. Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado él mismo al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Entró en la habitación. Maestro- dijo- lo siento, no se puede conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo. Qué importante lo que dijiste, joven amigo- contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo. El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil con su lupa, lo pesó y luego le dijo: -Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender YA, no puedo darle más que 58 monedas de oro por su anillo. -58 MONEDAS!!! Exclamó el joven. -Sí, replicó el joyero- yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé...si la venta es urgente.. El joven corrió emocionado a la casa del maestro a contarle lo sucedido. Siéntate- dijo el maestro después de escucharlo- Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño.

 

El barbero y Dios

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello y recortarse la barba. Como es costumbre en estos casos entabló una amena conversación con la persona que le atendía. Hablaban de tantas cosas y tocaron muchos temas, de pronto tocaron el tema de Dios y el barbero dijo: - Fíjese caballero que yo no creo que Dios exista, como usted dice.. Pero, ¿por qué dice usted eso? - preguntó el cliente. Pues es muy fácil, basta con salir a la calle para darse cuenta de que Dios no existe, o dígame, ¿acaso si Dios existiera, habrían tantos enfermos, habrían niños abandonados? Si Dios existiera no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad, yo no puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas. El cliente se quedó pensando un momento, pero no quiso responder para evitar una discusión. El barbero terminó su trabajo y el cliente salió del negocio. Recién abandonaba la barbería cuando vio en la calle a un hombre con la barba y el cabello largo, al parecer hacía mucho tiempo que no se lo cortaba y se veía muy desarreglado. Entonces entró de nuevo a la barbería y le dijo al barbero. - ¿Sabe una cosa?, los barberos no existen. ¿Cómo que no existen? - preguntó el barbero - si aquí estoy yo y soy barbero. -¡No! -dijo el cliente - no existen porque si existieran no habría personas con el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre que va por la calle. -¡Ah!, los barberos sí existen, lo que pasa es que esas personas no vienen hacia mí. -¡Exacto! -dijo el cliente - ese es el punto, Dios SÍ existe; lo que pasa es que las personas no van hacia Él y no le buscan? por eso hay tanto dolor y miseria.

El vendedor de semilla

Un joven soñó que entraba en un supermercado recién inaugurado y, para su sorpresa, descubrió que Jesucristo se encontraba atrás del mostrador. - ¿Que vendes aquí? - le preguntó. - Todo lo que tu corazón desee - respondió Jesucristo. Sin atreverse a creer lo que estaba oyendo, el joven emocionado se decidió a pedir lo mejor que un ser humano podría desear: - Quiero tener amor, felicidad, sabiduría, paz de espíritu y ausencia de todo temor - dijo el joven-. Deseo que en el mundo se acaben las guerras, el terrorismo, el narcotráfico, las injusticias sociales, la corrupción y las violaciones a los derechos humanos. Cuando el joven terminó de hablar, Jesucristo le dice: - Amigo, creo que no me has entendido. Aquí no vendemos frutos; solamente vendemos semillas. "Convierte en frutos las semillas que hay en tí".

¿En qué consiste la locura del cristiano?

La locura cristiana consiste en que debemos vivir en el más, en el por encima, es decir, donde cesa todo equilibrismo, todo cálculo, todo "te doy para que me des". Lo cristiano comienza sólo allí donde ya no se cuenta, ni se calcula, ni se pesa, ni se mide. ¿Amas sólo al que te ama? ¿Das sólo al que te lo puede devolver? ¿Haces favores sólo a los que te dan las gracias? ¿Qué importancia tiene eso? "¿No hacen eso también los paganos?" (Mt 5,47). La santa locura consiste en vivir las bienaventuranzas. Si no es locura vivir según las bienaventuranzas, es que la locura no existe. ¡Bienaventurados los locos por Cristo! Se los llevará de aquí para allá, se los calumniará de toda forma, se reirán de ellos y los tendrán por torpes, atrasados y débiles mentales. ¡De ellos es el Reino de los Cielos!

 

Humildad

  1. INTRODUCCION: Todos soñamos con llegar alto, muy alto. Desde pequeños nos han enseñado que debemos "prepararnos" para el futuro y que debemos prepararnos bien, con buenos estudios, con una buena carrera para conseguir un buen trabajo y no quedarse atrás. Sin embargo, hoy enseñamos a trepar y no a prepararse, a estar por encima. Muy pocas veces enseñamos a estar por debajo, pero creciendo. La humildad, para muchos, ya no es un valor. Nos gusta hacernos notar y queremos estar por encima: yo, para mí, sobre todo lo mío...¿y los demás?
  2. REFLEXIONANDO: La humildad no es no tener nada, "qué humilde es, mira dónde vive". La humildad no es no poder vestirse o faltarle a alguien lo necesario. Tampoco es ser un pobre "cuitado", tímido, que no habla y nunca dice nada, ser humilde no es sinónimo de "tonto" ni de persona introvertida. No confundamos los términos, ni humildad con falta de recursos, ni humildad con falta de personalidad.
  3. LA HUMILDAD ES ACEPTAR: Para ser humilde, debemos saber aceptar y aceptarnos. Aceptar nuestras limitaciones para luchar por superarse pero sin negar que tenemos limitaciones. Hay que saber decir hasta aquí he llegado, ahora debo seguir por este camino. Debemos saber aceptar lo que la vida nos presenta pero luchando, luchando no por apartar a otros, sino por compartir en la vida los fracasos y las victorias. Aceptarnos y aceptar a los demás. Permitir que mi compañero de clase o de trabajo sea más inteligente que yo, aceptar que no todo es fácil y hay que saber elegir, luchar y caminar.
  4. LA HUMILDAD ES OBEDECER: Hoy que queremos mandar y mandar debemos también aprender a obedecer. Obedecer es respetar, es saber realizar aquello que me mandan con cariño y amor. Los hijos deben obedecer a sus padres, pero con amor no porque se lo mandan, las personas debemos obedecer las leyes justas que regulan nuestra sociedad y protegen los derechos humanos. ¿Cuántas veces ponemos en peligro la vida de los demás en la carretera por exceso de velocidad o una señal que no dimos importancia? Mentimos y no acatamos lo justo y pisoteamos los derechos de los demás. Ser humilde es obedecer y saber mandar.
  5. LA HUMILDAD ES SACRIFICIO Y AMOR: Hoy lo que nos cuesta lo dejamos a un lado. Las dificultades no queremos tenerlas. Vamos pasando por la vida con el menor esfuerzo, además, decimos "no están los otros, que lo hagan ellos" o "para qué lo voy hacer si no sirve para nada" . Nos cuesta sacrificarnos. Humildad es sacrificarse, realizar aquello que nos cuesta y no nos gusta pero que sabemos que con ello hacemos un bien. Si hoy me quedo sin comer y con lo que me iba a costar la comida hago un donativo a las personas necesitadas, estoy sacrificándome y consiguiendo crecer como persona.
  6. HUMILDAD COMO LA DE JESUS DE NAZARET Nos cuesta entender que Dios se hace hombre. ¡qué grandeza!. Jesús acepta con humildad su misión, "se hace obediente hasta la cruz". En Jesús vemos las cualidades que hemos presentado de la humildad: Jesús ACEPTA ser hombre, ser uno como nosotros y lo hace con todas las consecuencias: nace niño y crece en la sencillez de Nazaret Jesús OBEDECE y su obediencia le lleva a la Cruz. Jesús se SACRIFICA: sacrifica su futuro como carpintero por la misión de evangelizar, Jesús sacrifica su divinidad por darnos su salvación. Jesús AMA desde la humildad "que tu mano derecha no sepa lo que ha hecho la izquierda" "ora en lo escondido". Jesús se pone a lavar los pies a sus discípulos, tiene ese acto de amor humilde y generoso porque así coloca ante sus amigos un camino: SERVICIO y amor.
  7. CONCLUSION: HUMILDAD: EL CAMINO PARA CRECER. Aquel que sabe hacerse servicial de los demás crece, crece en generosidad y amor. Crece en amistad. Tus amigos te recordarán por lo que has hecho por ellos. Los que te rodean sabrán que les has amado si te has puesto a su nivel o incluso por debajo de ellos ayudando. Eso no quiere decir que debamos perder nuestros papeles: el padre debe tener autoridad sobre sus hijos pero con cariño, con sencillez, sabiendo servirle en sus cosas y guiándole en su camino. Camino de la humildad, saber sacrificar mi tiempo, saber ser pacífico y solidario. Servir para crecer, amar por amar. Y a la vez aceptar nuestras limitaciones para superarnos. "Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestra almas, porque mi yugo es suave y mi carga ligera"(Mt 11,29-30)

 

La liebre y el Tigre

Que gran decepción tenía el joven de esta historia, su amargura absoluta era por la forma tan inhumana en que se comportaban todas las personas, al parecer, ya a nadie le importaba nadie. Un día dando un paseo por el monte, vio sorprendido. Que una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido, el cual no podía valerse por sí mismo. Le impresionó tanto al ver este hecho, que regresó al siguiente día para ver si el comportamiento de la liebre era casual o habitual.

Con enorme sorpresa pudo comprobar que la escena se repetía: la liebre dejaba un buen trozo de carne cerca del tigre. Pasaron los días y la escena se repitió de un modo idéntico, hasta que el tigre recuperó las fuerzas y pudo buscar la comida por su propia cuenta. Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, se dijo: "no todo está perdido. Si los animales, que son inferiores a nosotros, son capaces de ayudarse de este modo, mucho más lo haremos las personas". Y decidió hacer la experiencia: Se tiró al suelo, simulando que estaba herido, y se puso a esperar que pasara alguien y le ayudara. Pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda. Estuvo así durante todo el otro día, y ya se iba a levantar, mucho más decepcionado que cuando comenzamos a leer esta historia, con la convicción de que la humanidad no tenía el menor remedio, sintió dentro de sí todo el desespero del hambriento, la soledad del enfermo, la tristeza del abandono, su corazón estaba devastado, sí casi no sentía deseo de levantarse, entonces allí, en ese instante, lo oyó... ¡Con qué claridad, qué hermoso!, una hermosa voz, muy dentro de él le dijo: "si quieres encontrar a tus semejantes, si quieres sentir que todo ha valido la pena, si quieres seguir creyendo en la humanidad, para encontrar a tus semejantes como hermanos, deja de hacer de tigre y simplemente se la liebre".

 

La MANSIÓN eterno

Un día una señora falleció y llego al cielo allí junto a las mas de 100 mil personas que diariamente mueren, estaba haciendo fila para saber cual seria su destino eterno. De pronto apareció San Pedro y le dijo: Vénganse conmigo y les mostrare en que barrio esta la casa que le corresponde a cada uno, ello dependerá de la cantidad de amor que cada cual haya ofrecido a la tierra a los demás, aquí la única cuota inicial que se recibe para su habitación eterna es la caridad y el buen trabajo que hayan dado en la tierra y los fue guiando por barrios de lujo, como ella jamás pensó que pudiera existir. Llegaron a un barrio hecho todo de oro, casas de oro, puertas doradas, paredes y techos de oro, una maravilla, y San Pedro exclamó, aquí todos los que gastaron mucho dinero en ayuda a los necesitados, los que su amor hacia los demás si les costo en vida, y fueron entrando todos los generosos los que partieron el pan con el hambriento, los que regalaron sus vestidos a los pobres, consolaron a los presos y visitaron enfermos, la señora quiso entrar, pero un ángel la detuvo al tiempo que decía perdóneme pero usted en la tierra no dio ni migajas a los demás, jamás dio nada que en verdad costara ni en tiempo ni en dinero, ni tampoco vestido.

Este barrio es solamente para los de corazón generoso, y no la dejo entrar. Pasaron luego a otro barrio de la eternidad, todas las casas estaban construidas en marfil todo blancura y elegancia nunca vista la señora se apresuro a entrar en tan hermoso barrio pero un ángel guardián la tomo del brazo y le dijo: Me da pena señora pero este barrio es solamente para aquellos que tuvieron un trato limpio y sincero hacia los demás usted era una persona muy corriente en el hablar, dura, criticona y a veces hasta grosera en su trato; y mientras los demás estaban gozosos en tomar posesión de sus lujosas casas, la pobre mujer se quedaba afuera mirando con envidia a aquellos que habían sido afortunados ella no pudo entrar, le faltaba la cuota inicial haber tratado bien a los demás. Siguieron luego a un tercer barrio, todo era del más puro cristal, todo brillante y hermoso, la señora corrió a tomar posesión de una de aquellas maravillas pero el ángel portero la detuvo y le dijo muy serio en su pasaporte dice que usted no se intereso ni poco, ni mucho por instruir a los demás y usted nunca se preocupó porque las personas con las que usted vivía se volvieran mejores, así que no hay casa para usted, le falta la cuota inicial de haber colaborado para que otros se instruyeran en las cosas del Señor. Entristecida, la pobre mujer veía que entraban miles de personas muy alegres a tomar posesión de su casa, mientras ella, con un numeroso grupo de egoístas, era llevada, cuesta abajo hacia un barrio verdaderamente feo y asqueroso, todas las habitaciones estaban construidas de desechos el único material que se había utilizado para la construcción de aquellas casas eran objetos de basura.

Las lechuzas sobrevolaban por ahí, ratones moraban en aquel lugar, ella se tapo la nariz porque la fetidez era insoportable y quiso salir huyendo. No obstante, el guardián del barrio le dijo muy seriamente: una de estas casas será tu habitación ven a tomar posesión de ella, la mujer gritó angustiada que no, que eso era horrible que jamás sería capaz de vivir en semejante montón de basura y el ángel le respondió: señora, esto es lo único que hemos podido construir con la cuota inicial que usted envió desde la tierra, las habitaciones de la eternidad las hacemos con los materiales que las personas mandan desde el mundo, usted solamente enviaba cada día egoísmo, malos tratos a los demás murmuraciones, críticas, palabras hirientes, odios, tacañería y envidia, ¿que más hubiera podido construirle? Usted misma nos mandó el material para construirle su mansión, la mujer empezó a llorar y a decir que ella no quería vivir ahí y de pronto al hacer un esfuerzo para zafarse de las manos de quien quería hacerle vivir en semejante casa dio un salto...... y se despertó! Tenía la almohada empapada en lágrimas sin embargo aquella pesadilla le sirvió de examen de conciencia y desde entonces empezó a cambiar su vida y el material que enviaba como cuota inicial para la construcción de su casa eterna. Te has preguntado ¿qué clase de materiales esta enviando para que le construyan la casa donde vivirá eternamente? Aún estamos a tiempo de cambiar el tipo de material de nuestra cuota inicial, empecemos a amar a los demás como nos amamos a nosotros mismos.

La vasija agrietada

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenía la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole: "Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir." El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente: "Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino." Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vió muchísimas flores hermosas a lo largo del trayecto, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces "Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?. Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Madre. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza." Cada uno de nosotros tiene sus propias grietas.

Todos somos vasijas agrietadas, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de aprovechar las grietas para obtener buenos resultados. Uno no deja de reír por hacerse viejo, se hace uno viejo por dejar de reír.

 

Las espinas de la vida (Perdón y Confianza en Dios)

 

 

 

Hay heridas que puedes curar, si sabes perdonar... Pero hay espinas que no hay otro remedio que removerlas: DEPOSITANDOLAS EN LAS MANOS DE DIOS.

Los 2 hermanos(Reconciliación)

No hace mucho tiempo, dos hermanos que vivían en granjas adyacentes cayeron en un conflicto. Este fue el primer conflicto serio que tenían en 40 años de cultivar juntos hombro a hombro, compartiendo maquinaria e intercambiando cosechas y bienes en forma continua. Esta larga y beneficiosa colaboración termino repentinamente. Comenzó con un pequeño malentendido y fue creciendo hasta llegar a ser una diferencia mayor entre ellos, hasta que explotó en un intercambio de palabras amargas seguido de semanas de silencio. Una mañana alguien llamó a la puerta de Luis. Al abrir la puerta, encontró a un hombre con herramientas de carpintero. "Estoy buscando trabajo por unos días", dijo el extraño, "quizás usted requiera algunas pequeñas reparaciones aquí en su granja y yo pueda ser de ayuda en eso". "Sí", dijo el mayor de los hermanos, "Tengo un trabajo para usted. Mire al otro lado del arroyo aquella granja, ahí vive mi vecino, bueno, de hecho es mi hermano menor. La semana pasada había una hermosa pradera entre nosotros y el tomó su bulldozer y desvió el cauce del arroyo para que quedara entre nosotros. Bueno, el pudo haber hecho esto para enfurecerme, pero le voy a hacer una mejor. ¿Ve usted aquella pila de desechos de madera junto al granero? Quiero que construya una cerca, una cerca de dos metros de alto, no quiero verlo nunca más." El carpintero le dijo: "Creo que comprendo la situación. Muéstreme donde están los clavos y la pala para hacer los hoyos de los postes y le entregaré un trabajo que lo dejará satisfecho." El hermano mayor le ayudó al carpintero a reunir todos los materiales y dejó la granja por el resto del día para ir por provisiones al pueblo. El carpintero trabajo duro todo el día midiendo, cortando, clavando. Cerca del ocaso, cuando el granjero regresó, el carpintero justo había terminado su trabajo. El granjero quedó con los ojos completamente abiertos, su quijada cayó. ¡No había ninguna cerca de dos metros! En su lugar había un puente -¡un puente que unía las dos granjas a través del arroyo!- Era una fina pieza de arte, con todo y pasamanos. En ese momento, su vecino, su hermano menor, vino desde su granja y abrazando a su hermano le dijo: "¡Eres un gran tipo, mira que construir este hermoso puente después de lo que he hecho y dicho!". Estaban en su reconciliación los dos hermanos, cuando vieron que el carpintero tomaba sus herramientas. "¡No, espera!", le dijo el hermano mayor. "Quédate unos cuantos días. Tengo muchos proyectos para ti" , le dijo el hermano mayor al carpintero. "Me gustaría quedarme", dijo el carpintero, "pero tengo muchos puentes por construir".

Reflexión sobre el día de nuestra muerte

Imagínense que es el día de su funeral, allí está usted, frío, muerto, metido en un ataúd de madera, su alma todavía no se despega del cuerpo, por lo que tiene oportunidad de ver lo que está sucediendo, puede ver a las personas que están alrededor de su cuerpo inmóvil, puede sentir lo que ellos sienten por usted, puede escuchar hasta la conversación más escondida de aquella habitación. Tomando en cuenta su conducta actual puesto que usted murió ayer, ¿Quién asistió a su funeral? ¿Están presentes las personas que usted hubiera querido? ¿Qué sentimientos descubrió en aquellas personas, admiración, cariño, o solamente están allí por compromiso? ¿Qué se murmura de usted en ese cuarto?

En pocas palabras, ¿Es el funeral que usted hubiera querido? Si lo que nosotros queremos para nuestro funeral es un salón enorme, abarrotado de gente sin importar la hora que sea, lleno de coronas de flores, todos expresando con lágrimas el enorme cariño que nos tenían, tendremos que trabajar muy duro, dar amor, comprensión y apoyo a todos los que nos rodean, brindar nuestra amistad sincera y desinteresada a los demás, ser justos y generosos sin esperar nada a cambio, ésto nos dará una riqueza espiritual inimaginable, que no se puede comparar con la riqueza material.

Te hice a tí

En la calle vi a una niñita temblando de frio con un vestidito ligero, con poca esperanza de encontrar una comida decente. Me enojé y le dije a Dios: - "¿Por qué permites esto? ¿Por qué no haces algo para remediar esto? " Por un rato Dios no dijo nada y esa noche, El respondió de pronto diciendo: - "Ya hice algo para remediarlo...Te hice a TI" Muchas veces culpamos a Dios por todas las cosas que pasan, y le recriminamos que permite que pasen, y no pensamos en que realmente Dios confía en nosotros para hacer de este un mundo mejor. Dios no nos anula, nos permite ser parte de su creación, demostrando al mismo tiempo que tenemos la capacidad para ayudar a los demás. La próxima vez que veas una injusticia, no digas "Pobre!" o "¿Por qué Dios permite esto?", sino actúa, pues tu fé se demuestra con tus actos según lo dice Santiago en una de sus cartas...vamos, demuestra a otros que Dios se acuerda de ellos...por medio de tí.

Un faro en el desierto (FE)

Este era un hombre que se puso a construir un faro en medio del desierto. Todos se burlaban de él y lo llamaban loco. ¿ A qué un faro en medio del desierto? El hombre no hacía caso y seguía, callado, su labor. Un día por fin acabó el faro. En la noche sin luna y sin estrellas el espléndido rayo empezó a girar en las tinieblas del aire, como si la vía láctea se hubiera convertido en carrusel. Y sucedió que en el momento que el faro comenzó a dar su luz, surgió de pronto en el desierto un mar, y hubo en el mar buques trasatlánticos, y vuelos de submarinos de ballenas, y puertos con mercaderes de Venecia, y piratas de barba roja, y holandeses errantes, y sirenas. Todos se asombraron, menos el constructor del faro. Sabía él que si alguien enciende una luz en medio de la oscuridad, al brillo de esa luz surgirán... muchas maravillas.

Tu en potencia

Luego de que Miguel Ángel esculpiese una hermosa figura, se le preguntó cómo había podido hacerlo. El maestro, respondió diciendo que la escultura ya estaba en el bloque de mármol desde un principio. Él simplemente había quitado todo lo demás. Del mismo modo Víctor Frankl, un famoso psiquiatra austriaco que sobrevivió a los campos de concentración de la Alemania nazi, pensaba que en la vida no inventamos nuestros talentos, sino que más bien los detectamos. En otras palabras, ya nacemos con los talentos... Sólo necesitamos descubrirlos. Dios puso en nosotros un potencial enorme que estamos por descubrir... depende de ti el hacerlo.

Yo puedo hacer la diferencia

Su nombre era Mrs. Thompson. Mientras estuvo al frente de su clase de 5o. grado, el primer día de clase lo iniciaba diciendo a los niños una mentira. Como la mayor parte de los profesores, ella miraba a sus alumnos y les decía que a todos los quería por igual. Pero eso no era posible, porque ahí en la primera fila, desparramado sobre su asiento, estaba un niño llamado Teddy Stoddard. Mrs. Thompson había observado a Teddy desde el año anterior y había notado que el no jugaba muy bien con otros niños, su ropa estaba muy descuidada y constantemente necesitaba darse un buen baño. Teddy comenzaba a ser un tanto desagradable.

En la escuela donde Mrs. Thompson enseñaba, le era requerido revisar el historial de cada niño, ella dejó el expediente de Teddy para el final. Cuando ella revisó su expediente, se llevó una gran sorpresa. La Profesora de primer grado escribió: "Teddy es un niño muy brillante con una sonrisa sin igual. Hace su trabajo de una manera limpia y tiene muy buenos modales ... es un placer tenerlo cerca". Su profesora de segundo grado escribió: "Teddy es un excelente estudiante, se lleva muy bien con sus compañeros, pero se nota preocupado porque su madre tiene una enfermedad incurable y el ambiente en su casa debe ser muy difícil". La profesora de tercer grado escribió: "Su madre ha muerto, ha sido muy duro para él. El trata de hacer su mejor esfuerzo, pero su padre no muestra mucho interés y el ambiente en su casa le afectará pronto si no se toman ciertas medidas".

Su profesora de cuarto grado escribió: "Teddy se encuentra atrasado con respecto a sus compañeros y no muestra mucho interés en la escuela. No tiene muchos amigos y en ocasiones duerme en clase". Ahora Mrs. Thompson se había dado cuenta del problema y estaba apenada con ella misma. Ella comenzó a sentirse peor cuando sus alumnos le llevaron sus regalos de Navidad, envueltos con preciosos moños y papel brillante, excepto Teddy. Su regalo estaba mal envuelto con un papel amarillento que el había tomado de una bolsa de papel. Algunos niños comenzaron a reir cuando ella encontró un viejo brazalete y un frasco de perfume con sólo un cuarto de su contenido. Ella detuvo las burlas de los niños al exclamar lo precioso que era el brazalete mientras se colocaba un poco del perfume en su muñeca. Teddy Stoddard se quedo ese día al final de la clase el tiempo suficiente para decir: "Mrs. Thompson, el día de hoy usted huele como solía oler mi mamá". Desde ese día, ella dejó de enseñarles a los niños aritmética, a leer y a escribir.

En lugar de eso, comenzó a educar a los niños. Mrs. Thompson puso atención especial en Teddy. Conforme comenzó a trabajar con él, su cerebro comenzó a revivir. Mientras más lo apoyaba, el respondía más rápido. Para el final del ciclo escolar, Teddy se había convertido en uno de los niños más aplicados de la clase. Un año después, ella encontró una nota debajo de su puerta, era de Teddy, diciéndole que ella había sido la mejor maestra que había tenido en toda su vida. Catorce años después recibió otra nota. En esta ocasión le explicaba que después de que concluyó su carrera, decidió viajar un poco. La carta le explicaba que ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido y su favorita, pero ahora su nombre se había alargado un poco, la carta estaba firmada por Dr. Theodore F. Stoddard.

La historia no termina aquí, existe una carta más que leer, Teddy ahora decía que había conocido a una chica con la cual iba a casarse. Explicaba que su padre había muerto hacía un par de años y le preguntaba a Mrs. Thompson si le gustaría ocupar en su boda el lugar que usualmente es reservado para la madre del novio, por supuesto Mrs. Thompson aceptó. Ella llegó usando el viejo brazalete y se aseguró de usar el perfume que Teddy recordaba que usó su madre la última Navidad que pasaron juntos. Se dieron un gran abrazo y el Dr. Stoddard le susurró al oído, "Gracias Mrs. Thompson por creer en mi. Muchas gracias por hacerme sentir importante y mostrarme que yo puedo hacer la diferencia". Mrs. Thompson tomó aire y dijo, "Teddy, te equivocas, tu fuiste el que me enseñó a mi que yo puedo hacer la diferencia. No sabía cómo educar hasta que te conocí".

La parábola del servicio Mc 10, 35-45

El que escucha de corazón la palabra del Señor la obedece. Y esa obediencia lo impulsará necesariamente a un desinteresado servicio fraterno. Tanto el que sirve como el que es servido, tendrán que intercambiar sus roles, protagonizando la parábola evangélica sobre la autoridad como servicio y el servicio como autoridad.

Una vez visitó el obispo san Basilio el Grande un monasterio, en busca de un sacerdote para ordenar. Le pidió al abad que eligiera de entre la comunidad para servirle la mesa, al monje más obediente. El joven elegido realizó la tarea con toda deferencia. Terminada la comida, san Basilio invitó a sentarse al monje y ni lerdo ni perezoso, le lavó las manos, y se puso él también a servirle la mesa. El joven sin falsas humildades, se dejó servir por el santo con naturalidad y sencillez.

Cuando concluyó todo, asombrado el obispo por la premura con que el joven monje lo sirvió, y la soltura con que se dejó servir, lo ordenó de presbítero.

¡Esta doble actitud es la que nos pide cada día Jesús a todos los cristianos!

 

 

 

 

 

MICRO-REFLEXION:

"Si haces todo con amor, nada será pequeño en tu vida".

Quiero ser tu pino

Esta Navidad quiero ser tu pino Señor. Un pino sencillo de los que nacen en las sierras, pero con unas ramas verdes y frescas, alimentado por la sabia de tu vida divina.

Como un reflejo tuyo, mi forma será triangular, signo de la Santísima Trinidad y si una rama sobresale demasiado, hazme sensible para cortarla a tiempo antes de que me deforme demasiado.

Empezaré a limpiar mi tronco y mis ramas, de todo musgo o heno que tenga. Y así poco a poco quitaré todo lo que me estorba; mi egoísmo, mis envidias, mis incomprensiones, mi orgullo, mi soberbia, que como "plaga" crecen sin que yo me de cuenta.

Como un recuerdo de todas las estrellas que brillaron esa noche bendita en que Tú naciste, me llenaré de foquitos de colores para reflejar a los demás la alegría de Tú venida al mundo.

Escogeré unas esferas doradas, las más brillantes para que representen todas mis ALABANZAS, por el sol que sale cada día, por las estrellas, por los atardeceres tan hermosos, y por todas las maravillas del mundo que Tú creaste para nosotros, por ser nuestro Ser Supremo.

Continuare con muchas esferas rojas, que representan mis PETICIONES. Te pido que hagas de mi un instrumento de Tú AMOR. Te pido por mi familia, mis amigos, mi comunidad, mi parroquia. Por mi Patria para que sea un país donde Tú siempre reines. Que jamás el desaliento entre en mi corazón. Te pido Tú Santo Espíritu y con el, la verdadera SABIDURIA QUE VIENE DE TI. Dame Señor lo que Tú sabes me conviene y yo no se pedir. Dame mucha paciencia y humildad. Dame prudencia para nunca herir a nadie y dame caridad para tener un corazón grande que sepa amar.

Pondré también unas esferas azules, para pedirte con ellas PERDON porque yo no siempre he sido fiel, porque no he sabido dar ni perdonar, porque viendo "la luz" he preferido "la oscuridad", porque conociendo el bien he optado por "el mal".

Por último me llenaré de esferas plateadas, muy grandes que serán para darte GRACIAS, por todo lo que he recibido de Tí. GRACIAS porque me has otorgado salud, bienestar, alegría y satisfacciones. GRACIAS también por la enfermedad, las penas y los sufrimientos, aunque me cuesta trabajo decírtelo y aceptar tu voluntad. Tú sabes lo que hiciste. GRACIAS Señor por todo aquello que me acercó íntimamente más a Tí. Es tanto lo que tengo que agradecerte.

Y en la punta, con una luz muy intensa, pondré una estrella enorme, que me ilumine siempre, esa será mi Fe. Una Fe madura e inquebrantable, siempre en aumento, que se alimentará de tu Sagrada Eucaristía y de tu palabra. Por eso esa luz brillará para todo aquel que se acerque a mí, porque Tú brillas en mí.

Yo quiero ser esta y todas las próximas Navidades, tu pino Señor. Lléname de alegría para participar a todos mis hermanos el gozo de poseerte Señor.

 

MICRO-REFLEXION:

"Queridos niños, os escribo acordándome de cuando, hace muchos años, yo era un niño como vosotros. Entonces yo vivía también la atmósfera serena de la Navidad, y al ver brillar la estrella de Belén corría al nacimiento con mis amigos para recordar lo que sucedió en Palestina hace 2000 años".

Mi carta de Navidad

Niño Jesús:

"Me dicen que no se debe mentir, y cuando se me escapa una verdad se enfurecen. Ayer se molestó mucho mi papá porque dije delante de sus amigos que maltrata a mi mamá. ¿Es que no es peor hacerlo que contarlo? El se enoja cuando yo lo cuento. Yo no puedo enojarme cuando él lo hace.

Me dicen que no está bien que me junte con "ciertos niños" y al dormir me obligan a rezarte a ti Diosito que nos enseñas que todos somos iguales y hermanos.

Mamá dice que debo parecerme a mi papá, pero mi padre dice por teléfono que está enfermo para no ir al trabajo, y se gasta todo el sueldo tomando.

Yo se pensar, tengo mis gustos propios que son distintos de los de mis padres y a veces me dan ganas de gritar y de protestar. Por ejemplo, cuando mi papá me manda callar sólo porque él no tiene ganas de hablar o porque pienso distinto; cuando me obliga a jugar a la calle sólo porque él quiere en paz ver la televisión.

Cargan mi vida de prohibiciones, negaciones: ¡no hagas, no hagas y no hagas! Y obligaciones ¡debes, debes y debes! Para nosotros los niños sólo existe el verbo "DEBER"; nunca el "PODER".

Juegan conmigo como un muñeco cuando tiene ganas. Si yo no tengo ganas, juegan lo mismo y encima me llaman caprichoso o engreído. Ellos deciden siempre cuando jugar conmigo; pero yo no puedo elegir nunca el horario para jugar con ellos. Y cuando ellos dicen no, yo no puedo llamarles la atención, ¡porque soy un niño!.

Sin embargo, Tú Cristo, naces para decir: Si no se hacen como niños no entrarán en el Reino de los Cielos". Y a nosotros no nos dejan serlo. Nos obligan a tener malicia, el egoísmo y la hipocresía de los mayores; nos obligan a decir lo que no sentimos.

Diles que ser niño no es un defecto, ni un pecado, ni una limitación, ni un juguete bonito para lo mayores. Tal vez por eso en la Navidad nos compran muchos juguetes, para hacernos como ellos. Que nos den su tiempo, su comprensión, que nos respeten.

Diles, en esta Navidad, que un niño es un valor único, irrepetible en la vida y, ciertamente -tú mismo lo afirmaste- un valor que no puede morir en el "hombre" .

Tu amiguito

 

MICRO-REFLEXION:

"Nunca coloques interrogación en donde Dios ha puesto punto final."

Dos bebes en un pesebre

En 1994 dos americanos respondieron una invitación que les hiciera llegar el Departamento de Educación de Rusia, para enseñar moral y ética en las escuelas públicas, basada en principios bíblicos.

Debían enseñar en prisiones, negocios, el departamento de bomberos, de la policía y en un gran orfanato. En el orfanato había casi 100 niños y niñas que habían sido abandonados y dejados en manos del Estado. De allí surgió esta historia relatada por los mismos visitantes:

Se acercaba la época de las fiestas de 1994, los niños del orfanato iban a escuchar por primera vez la historia tradicional de la Navidad.

Les contamos acerca de María y José llegando a Belén, de cómo no encontraron lugar en las posadas, por lo que debieron ir a un establo, donde finalmente el niño Jesús nació y fue puesto en un pesebre.

A lo largo de la historia, los chicos y los empleados del orfanato no podían contener su asombro. Algunos estaban sentados al borde de la silla tratando de captar cada palabra. Una vez terminada la historia, les dimos a los chicos tres pequeños trozos de cartón para que hicieran un tosco pesebre. A cada chico se le dió un cuadrito de papel cortado de unas servilletas amarillas que yo había llevado conmigo. En la ciudad no se podía encontrar un solo pedazo de papel de colores. Siguiendo las instrucciones, los chicos cortaron y doblaron el papel cuidadosamente colocando las tiras como paja. Unos pequeños cuadritos de franela, cortados de un viejo camisón que una señora americana se olvidó al partir de Rusia, fueron usados para hacerle la manta al bebé. De un fieltro marrón que trajimos de los Estados Unidos, cortaron la figura de un bebé.

Mientras los huérfanos estaban atareados armando sus pesebres, yo caminaba entre ellos para ver si necesitaban alguna ayuda. Todo fue bien hasta que llegué donde el pequeño Misha estaba sentado. Parecía tener unos seis años y había terminado su trabajo. Cuando miré el pesebre quedé sorprendido al no ver un solo niño dentro de él, sino dos. Llamé rápidamente al traductor para que le preguntara por qué había dos bebés en el pesebre. Misha cruzó sus brazos y observando la escena del pesebre comenzó a repetir la historia muy seriamente.

Por ser el relato de un niño que había escuchado la historia de Navidad una sola vez estaba

muy bien, hasta que llegó la parte donde María pone al bebé en el pesebre. Allí Misha empezó a inventar su propio final para la historia, dijo: "Y cuando María dejó al bebé en el pesebre, Jesús me miró y me preguntó si yo tenía un lugar para estar. Yo le dije que no tenía mamá ni papá y que no tenía un lugar para estar. Entonces Jesús me dijo que yo podía estar allí con El. Le dije que no podía, porque no tenía un regalo para darle. Pero yo quería quedarme con Jesús, por eso pensé qué cosa tenía que pudiese darle a El como regalo; se me ocurrió que un buen regalo podría ser darle calor. Por eso le pregunté a Jesús: Si te doy calor, ¿ese sería un buen regalo para ti? Y Jesús me dijo:

Si me das calor, ese sería el mejor regalo que jamás haya recibido. Por eso me metí dentro del pesebre y Jesús me miró y me dijo que podía quedarme allí para siempre."

Cuando el pequeño Misha terminó su historia, sus ojitos brillaban llenos de lágrimas empapando sus mejillas; se tapó la cara, agachó la cabeza sobre la mesa y sus hombros comenzaron a sacudirse en un llanto profundo. El pequeño huérfano había encontrado a alguien que jamás lo abandonaría ni abusaría de él. ¡Alguien que estaría con él para siempre!

Y yo aprendí que no son las cosas que tienes en tu vida lo que cuenta, sino a quiénes tienes, lo que verdaderamente importa.

 

MICRO-REFLEXION:

"No midas tus riquezas por aquello que tiene mucho valor, sino por aquello que no cambiarías por nada del mundo."

Me quejé

Me quejé...

Pensaba que mi vida no estaba bien, hablé entonces con Dios y:

.- Me quejé de lo que me salió mal en el trabajo, pero no agradecí mis manos para trabajar.

.- Me quejé de tener que soportar el ruido de mis hermanos, mas no agradecí por tener una familia.

.- Me quejé cuando no había lo que más me gustaba para comer, pero olvidé agradecer por tener que comer.

.- Me quejé por mi salario, cuando miles ni siquiera tienen uno.

.- Me quejé porque no apagaban la luz de mi cuarto al buscar unos libros, pero no pensé en que muchos no tienen hogar donde tener las luces encendidas.

.- Me quejé por no poder dormir 10 minutos más, olvidando a quienes darían todo por tener su cuerpo sano para poder levantarse.

.- Me quejé por tener que trabajar al día siguiente, olvidando que muchos no tienen trabajo que les permita llevar sustento a su familia.

.- Me quejé porque mi madre me reprendía, cuando millones desearían tenerla viva para poder honrarla y abrazarla.

.- Me quejé pues tenía que dar una charla sobre Jesús a unos jóvenes, olvidando el privilegio que es poder hablar a otros de Jesús.

Dios me mostró en aquel momento la verdad y entonces comprendí lo ingrato que había sido con Él, y comencé a agradecer por las cosas que había olvidado, y aún más aquellas por las que tanto me quejaba.

Espero que tú no cometas el mismo error que yo estaba cometiendo. "Donde desees ver el rostro de Dios, lo verás. Y si no quieres verlo, no hace la más mínima diferencia, siempre que tu obra sea buena. "

 

MICRO-REFLEXION:

"Misterio de Humildad:  Dios que se acomoda a nuestra manera de ser y vivir, Dios que se adapta a nuestro ambiente, así nos conquista Dios.

No podía haber escogido condiciones más humildes para su venida al mundo.  No solamente bajó a nuestro nivel de hombres, sino que a la vez lo hizo de una manera silenciosa y desapercibida". 

El sueño de María

No lo pude comprender, realmente no, pero creo que se trataba del nacimiento de nuestro Hijo. Sí creo que era acerca de esto.

La gente estaba haciendo preparativos con seis semanas de anticipación. Decoraba las casas y compraba ropas nueva. Salían muchas veces de compras y adquirían regalos.

Era muy peculiar, ya que los regalos no eran para nuestro Hijo. Los envolvían con hermosos papeles y los ataban con preciosos moños, todo lo colocaban debajo de un árbol adornado. Sí, era un árbol, José, adentro de sus casas. Esta gente estaba decorando el árbol también. Las ramas llenas de esferas y adornos que brillaban. Había una figura en lo alto del árbol. Me parecía ver un ángel ¡Oh! Era verdaderamente hermoso.

Toda la gente estaba feliz y sonriente. Todos estaban emocionados por los regalos, se los intercambiaban unos con otros. José, lo triste es que no quedó un solo regalo para nuestro Hijo.

Sabes, creo que ni siquiera lo conocen, pues nunca se les oyó que mencionaran su nombre.

¿No te parece extraño que la gente se meta en tantos problemas para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen?

Tuve la extraña sensación de que si nuestro Hijo hubiera estado presente en esa celebración hubiese sido un intruso solamente. Todo estaba tan hermoso, José, todo mundo feliz; pero yo sentí ganas enormes de llorar. Y así lo hice. Que tristeza para Jesús, no querer ser deseado en su propia fiesta de cumpleaños.

Me alegré al despertarme. Que contenta me siento porque sólo fue un sueño. Pero que terrible José si eso hubiese sido realidad.

MICRO-REFLEXION:

"Vivir en plenitud es ser feliz y se tiene a Dios."

¿Qué podemos desear?

¿ Que podemos desear para el próximo Año?

Que las verdaderas amistades continúen eternas y tengan siempre un lugar especial en nuestros corazones.

Que las lágrimas sean pocas, y compartidas. Que las alegrías estén siempre presentes y sean festejadas por todos.

Que el cariño esté siempre entre nosotros.

Que Dios, este siempre con su mano extendida apuntándonos el camino correcto.

Que las cosas como la envidia o el desamor, sean sacadas de nuestra vida.

Que aquél que necesite ayuda encuentre siempre en nosotros la reconfortante palabra amiga.

Que la verdad siempre esté por encima de todo.

Que el perdón y la comprensión, superen las amarguras y las desavenencias.

Que todo lo que soñamos se transforme en realidad.

Que el amor por el prójimo sea nuestra meta absoluta.

Que nuestra larga jornada de los próximos 365 días este repleta de flores !

 

MICRO-REFLEXION:

"No nos preguntemos qué hicimos ni qué dejamos de hacer; apliquemos toda la energía de nuestra alma a las tareas que nos esperan en el nuevo año que empieza. El panorama que se extiende delante de nuestros pasos es espacios y lleno de metas para que tengamos tiempo de volver la vista al pasado".

13 Razones para vivir

1. Te quiero no por quien eres, sino por quien soy cuando estoy    contigo.

2. Ninguna persona merece tus lágrimas, y quien se las merezca evitará hacerte llorar.

3. Solo porque alguien no te ame como tu quieres, no significa que no te ame con todo su ser.

4. Un verdadero amigo es quien te toma de la mano y te toca el corazón.

5. La peor forma de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener.

6. Nunca dejes de sonreír, ni siquiera cuando estés triste, porque nunca sabes quien se puede enamorar de tu sonrisa.

7. Puedes ser solamente una persona para el mundo, pero para una persona tu eres el mundo.

8. No pases el tiempo con alguien que no este dispuesto a pasarlo contigo.

9. Quizá Dios quiera que conozcas mucha gente equivocada antes de que conozcas a la persona adecuada, para que cuando al fin la conozcas sepas estar agradecido.

10. No llores porque ya se terminó, sonríe porque sucedió.

11. Siempre habrá gente que te lastime, así que lo que tienes que hacer es seguir confiando y solo ser mas cuidadoso en quien confías dos veces.

12. Conviértete en una mejor persona y asegúrate de saber quien eres antes de conocer a alguien mas y esperar que esa persona sepa quien eres.

13. No te esfuerces tanto, las mejores cosas suceden cuando menos te las esperas.

"Todo lo que sucede, sucede por alguna razón"

 

 

 

MICRO-REFLEXION:

"Cuando termina un año, se da un doble fenómeno: el de la alegría de comenzar un nuevo ciclo, pero en cierta forma también un poco la tristeza de ver que no terminamos todo lo que nos propusimos."

Oración de fin y principio de año

Señor, Dios, dueño del tiempo y de la eternidad, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Al terminar este año quiero darte gracias por todo aquello que recibí de TI.

Gracias por la vida y el amor, por las flores, el  aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrezco cuanto hice en este año, el trabajo que pude realizar y las cosas que pasaron por mis manos y lo que con ellas pude construir.

Te presento a las personas que a lo largo de estos  meses amé, las amistades nuevas y los antiguos amores, los más cercanos a mí y los que estén más lejos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude  ayudar, con los que compartí la vida, el trabajo, el dolor y la alegría.

Pero también, Señor hoy quiero pedirte perdón, perdón por el tiempo perdido, por el dinero mal gastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo.

También por la oración que poco a poco fui aplazando y que hasta ahora vengo a presentarte. Por todos mis olvidos, descuidos y silencios nuevamente te pido perdón.

En los próximos días iniciaremos un nuevo año y detengo mi vida ante el nuevo calendario

aún sin estrenar y te presento estos días que sólo TÚ sabes si llegaré a vivirlos.

Hoy te pido para mí y los míos la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría.

Quiero vivir cada día con optimismo y bondad llevando a todas partes un corazón lleno

de comprensión y paz.

Cierra Tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes.

Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno que mi espíritu se llene sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

Cólmame de bondad y de alegría para que, cuantos conviven conmigo o se acerquen a mí

encuentren en mi vida un poquito de TI.

Danos un año feliz y enséñanos a repartir felicidad. Amén

 

MICRO-REFLEXION:

"Primero debemos saber lo que deseamos lograr y luego luchar por alcanzarlo sin temor a fracasar, solo existen dos opciones "o te arriesgas o no", para posibles dos resultados, tengas o no éxito."

Nos acostumbramos

Nos acostumbramos...

A vivir en nuestra casa y a no tener otra vista que no sea las ventanas de alrededor. Y como estamos acostumbrados a no tener vista, luego nos acostumbramos a no mirar para afuera. Y como no miramos para afuera luego nos acostumbramos a no abrir del todo las cortinas. Y porque no abrimos completamente las cortinas luego nos acostumbramos a encender más temprano la luz. Y a medida que nos acostumbramos, olvidamos el sol, olvidamos el aire,

olvidamos la amplitud.

Nos acostumbramos...

A despertar sobresaltados porque se nos hizo tarde.

A tomar café corriendo porque estamos atrasados.

A comer un sándwich porque no da tiempo para comer a gusto.

A salir del trabajo porque ya es la tarde.

A cenar rápido y dormir con el estómago pesado sin haber vivido el día.

Nos acostumbramos...

A esperar el día entero y oír en el teléfono: "hoy no puedo ir".

A sonreír para las personas sin recibir una sonrisa de vuelta.

A ser ignorados cuando precisábamos tanto ser vistos.

Si el trabajo está duro, nos consolamos pensando en el fin de semana.

Y peor aún, hacemos pesado nuestro trabajo, y a los demás, viviendo en las críticas destructivas y en la siembra de la discordia hablando negatividad y todavía sin argumento alguno. Y si el fin de semana no hay mucho que hacer vamos a dormir temprano y nos acostumbramos a quedar satisfechos porque siempre tenemos sueño atrasado.

Nos acostumbramos a ahorrar vida que, de poco a poquito, igual se gasta y que una vez gastada, por estar acostumbrados, nos perdimos de vivir.

Alguien dijo:

"La muerte está tan segura de su victoria que nos da toda una vida de ventaja"

No nos acostumbremos e iniciemos este año viviendo la vida con intensidad !!

 

MICRO-REFLEXION:

"El poder de Dios se manifiesta en nuestra flaqueza, y nos impulsa a luchar, a combatir contra nuestros defectos, aun sabiendo que no obtendremos jamás  del todo la victoria durante el caminar terreno. La vida cristiana es un constante comenzar y recomenzar, un renovarse cada día." Es Cristo que pasa    

Código personal del respeto a mí mismo

Yo valgo porque Dios me proveyó de valores personales profundos. No tengo que ganármelos.

El respeto a mí mismo se nutre de esos valores, que conozco y llevo Dentro de mí. Poseo esos valores. Son míos. Debo de nutrirlos y cuidar de ellos, ya que corro el peligro de que se deformen, amenazados como están por una sociedad orientada hacia el éxito material.

Si logro salvar las trampas que me tiende ese éxito, si no me "adorno" de éxitos de ese tipo a expensas de los demás, conservaré el respeto de mí mismo. Daré entonces más importancia a aquellos actos que expresen mi valía –don maravilloso que me ha sido dado-,

proyectándola hacia los otros. Esta es mi motivación primera, lo que me impulsa a ser mejor lo que puedo.

Mi valía es mi mundo. Me comprometo y cumplo mi palabra. Esto, Es más importante, es crucial.

A los demás les digo: "Valgo tanto como tú. Intercambiemos valores.

Yo te ofrezco lo mejor de mí mismo, esperando que me correspondas de la misma manera."

"Recuerda que lo interno es más importante, aquellos que se interesan sólo por lo externo están condenados a llevar una vida muy superficial."

 

MICRO-REFLEXION:

"Nadie te recordará por tus pensamientos secretos; pide al Señor la fuerza y sabiduría necesarias para saber expresarlos adecuadamente."

Nos convencemos

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de casarnos, después de tener un hijo, y entonces después de tener otro. Entonces nos sentimos frustrados de que los hijos no son lo suficientemente grandes y que seremos más felices cuando lo sean.

Después de eso nos frustramos por que son adolescentes y difíciles de tratar. Ciertamente seremos más felices cuando salgan de esta etapa. Nos decimos que nuestra vida estará completa cuando a nuestra pareja le vaya mejor, cuando tengamos un mejor auto o una mejor casa, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando estemos retirados. La verdad es que no hay mejor momento para ser felices que ahora ! Si no es ahora, cuando?

Tu vida siempre estará llena de retos. Es mejor admitirlo y decidir ser felices de todas formas.

Alguien dijo, "Por largo tiempo parecía para mí que la vida estaba a punto de comenzar. La vida de verdad. Pero siempre había algún obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto sin terminar, tiempo por pasar, una deuda que pagar. Entonces la vida comenzaría. Hasta que me dí cuenta que estos obstáculos eran Mi Vida." Esta perspectiva me ha ayudado a ver que no hay un camino a la felicidad.

La felicidad "es el camino". Así que, atesora cada momento que tienes, y atesóralo más cuando lo compartiste con alguien especial, lo suficientemente especial para compartir tu tiempo, y recuerda que el tiempo no espera a nadie...

Así que deja de esperar hasta que termines la facultad, hasta que vuelvas de la facultad, hasta que bajes los kilos extras que tienes, hasta que tengas hijos, hasta que tus hijos se vayan de casa, hasta que te cases, hasta el viernes por la noche, hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno... o hasta que mueras, para decidir que no hay mejor momento que éste para ser feliz... La felicidad es un trayecto, no un destino.

 

MICRO-REFLEXION:

"La persona más fácil de engañar es uno mismo." 

Aprendí

A los 9, aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.

A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.

A los 12, aprendí que, si tenía problemas en la escuela, los tenía más grandes en casa.

A los 13, aprendí que, cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me mandaba a ordenarlo.

A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque mi padre tenía frustraciones mayores y la mano más pesada.

A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.

A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.

A los 27 aprendí que el título obtenido no era la meta soñada.

A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te va a hacer doler la cabeza la vida entera.

A los 30, aprendí que cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.

A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.

A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.

A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa.

A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y elige la menor.

A los 42, aprendí que, si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.

A los 44, aprendí que puedes hacer a alguien disfrutar el día con sólo enviarle una pequeña postal.

A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales.

A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.

A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él.  También a los 63, aprendí que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.

A los 64, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden.

A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.

A los 71, aprendí que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.

A los 72,  aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.

A los 76, aprendí que envejecer es importante.

A los 91, aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.

A los 96, aprendí que todavía tengo mucho para aprender.

 

MICRO-REFLEXION:

"Que tu vida no sea una vida estéril, deja huella, ilumina con la luminaria de fe y de amor, y borra la señal sucia que han dejado los sembradores impuros del odio".

Sin amor

La inteligencia sin amor, te hace perverso.

La justicia sin amor, te hace implacable.

La diplomacia sin amor, te hace hipócrita.

El éxito sin amor, te hace arrogante.

La riqueza sin amor, te hace avaro.

La docilidad sin amor, te hace servil.

La pobreza sin amor, te hace orgulloso.

La verdad sin amor, te hace hiriente.

La autoridad sin amor, te hace tirano.

El trabajo sin amor, te hace esclavo.

La sencillez sin amor, te envilece.

La oración sin amor, te hace introvertido.

La ley sin amor, te esclaviza.

La fe sin amor, te hace fanático.

La cruz sin amor, se convierte en tortura.

La vida sin amor, no tiene sentido...

 

 

 

 

 

MICRO-REFLEXION:

"La pureza de corazón ilumina todo tu ser, pensamientos, palabras y obras"

No empieces

¡No empieces el día de hoy con las espinas de ayer! El día de ayer y todos los días y años anteriores han pasado ya, están enterrados en el Tiempo. Y no puedes cambiar ya nada en ellos.

¿Te han quedado espinas? ¡No las traigas arrastrando! Porque seguirán pinchándote cada día hasta no dejarte vivir.

Hay espinas que puedes sacudirte echándoselas en las manos a Dios. Hay heridas de espinas que puedes curar si sabes perdonar de veras. Pero hay heridas que no podrás ya curar con todo el amor de este mundo. ¡Olvídate de que existen! ¡Quita el cristal de aumento de encima de tus calamidades!

 

MICRO-REFLEXION:

"El que se nos haya agraviado no significa nada, a menos que insistamos en recordarlo"

Formula para ir al cielo

En cierta ocasión le preguntaron a Ramesh uno de los grandes sabios de la India, lo siguiente: "¿ Por qué existen personas que salen fácilmente de los problemas más complicados, mientras que otro sufren por problemas muy pequeños y se ahogan en un vaso de agua?"

El simplemente sonrió y contó una historia . . .

Era un sujeto que vivió amorosamente toda su vida. Cuando murió, todo el mundo decía que él iría al cielo, pues un hombre tan bondadoso solamente podría ir al Paraíso.

En aquella época el cielo todavía no había pasado por un programa de calidad total. La recepción no funcionaba muy bien, y quien lo atendió dio una ojeada rápida a las fichas de entrada, pero como no vió su nombre en la lista, le orientó para que pudiera llegar al  infierno. Y como en el infierno nadie pedía identificación, ni invitación (cualquiera que llegara era invitado a entrar), el sujeto entró y se quedó.

Algunos días después Lucifer llegó furioso a las puertas del Paraíso y le dijo a San Pedro: "¡Eso que me estás haciendo es puro terrorismo!

Mandaste aquel sujeto al infierno y el me está desmoralizando. Llegó escuchando a las personas, mirándolas a los ojos, conversando con ellas, abrasándose, besándose. El infierno no es lugar para eso, por favor trae a ese sujeto para acá.

Cuando Ramesh terminó de contar esta historia dijo: "Vive con tanto amor en el corazón que, si por error vas a parar al infierno, el propio demonio te traiga de vuelta al Paraíso"

 

MICRO-REFLEXION:

"Estoy absolutamente convencido de que ningún hombre pierde su libertad sino por su propia debilidad." 

Parte del regalo

Una niña en África le dio a su maestra un regalo de cumpleaños. Era un hermoso caracol.

- ¿Dónde lo encontraste?

La niña le dijo que esos caracoles se hallan solamente en cierta playa lejana.

La maestra se conmovió profundamente porque sabía que la niña había caminado muchos kilómetros para buscar el caracol.

- No debiste haber ido tan lejos sólo para buscarme un regalo.

La sabia niña sonrió y contestó:

- Maestra, la larga caminata es parte del regalo.

 

MICRO-REFLEXION:

"La tierra no nos fue heredada por nuestros padres, nos fue prestada por nuestros hijos."

Cuando callas

Cuando callas también hablas de ti mismo.

Cuando callas un secreto conozco tu fidelidad de amigo.

Cuando callas tu propio dolor conozco tu fortaleza.

Cuando callas ante el dolor ajeno conozco tu impotencia y tu respeto.

Cuando callas ante la injusticia conozco tu miedo y tu complicidad.

Cuando callas ante lo imposible conozco tu madurez y dominio.

Cuando callas ante la estupidez ajena conozco tu sabiduría.

Cuando callas ante los fuertes y poderosos conozco tu temor y cobardía.

Cuando callas ante lo que ignoras conozco tu prudencia.

Cuando callas tus propios meritos conozco tu humildad y grandeza.

El Silencio es el tiempo donde el sabio medita,

La cárcel de la que huye el necio

Y el refugio donde se esconden los cobardes.

Siembra para ser tú mismo...

 

MICRO-REFLEXION:

"Las oportunidades son puertas que no se abren solas" .

La lección de la mariposa

Un día, una pequeña abertura apareció en un capullo; un hombre se sentó y observó a la mariposa por varias horas, mientras ella se esforzaba para hacer que su cuerpo pasase a través de aquel pequeño agujero.

En tanto, parecía que ella había dejado de hacer cualquier progreso. Parecía que había hecho todo lo que podía, pero no conseguía agrandarlo.

Entonces el hombre decidió ayudar a la mariposa: el tomó una tijera y abrió el capullo. La mariposa pudo salir fácilmente, pero su cuerpo estaba marchito, era pequeño y tenía las alas arrugadas.

El hombre siguió observándola porque esperaba que, en cualquier momento, las alas se abrieran y estirasen para ser capaces de soportar el cuerpo, y que éste se hiciera firme.

Nada aconteció! En verdad, la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose con un cuerpo  marchito y unas alas encogidas. Ella nunca fue capaz de volar.

Lo que el hombre, en su gentileza y su voluntad de ayudar no comprendía, era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la mariposa pasara a través de la pequeña abertura, era la forma en que Dios hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa, fuese a sus alas, de tal modo que ella estaría lista para volar, una vez que se hubiese liberado del capullo.

Algunas veces, el esfuerzo es exactamente lo que necesitamos en nuestra vida. Si Dios nos permitiese pasar por nuestras vidas sin encontrar ningún obstáculo, nos dejaría limitados. No lograríamos ser tan fuertes como podríamos haber sido. Nunca podríamos volar.

Pedí fuerza... y Dios me dió dificultades para hacerme fuerte. Pedí sabiduría... y Dios me dió problemas para resolver. Pedí prosperidad... y Dios me dió cerebro y músculos para trabajar. Pedí valor... y Dios me dió obstáculos para superar. Pedí amor... y Dios me dió personas con problemas a las cuales ayudar. Pedí favores... y Dios me dió oportunidades.

Yo no recibí nada de lo que pedí... Pero he recibido todo lo que necesitaba. Vive la vida sin miedo, enfrenta todos los obstáculos y demuestra que puedes superarlos.

 

MICRO-REFLEXION:

Si queremos ser fuertes, debemos acostumbrarnos a "no hacer caso", a no dar satisfacción a las pequeñas y grandes incomodidades: al cansancio, a las desveladas, a las depresiones físicas y psíquicas, a los dolores de cabeza, al frío, al calor, a las vigilias imprevistas, a la temperatura del agua... ¿Quién puede hablar de fortaleza cuando se es incapaz de levantarse a la hora que marca el despertador o de tomar el baño frío?  

Milagro divino

A eso de caer y volver a levantarse

De fracasar y volver a comenzar

De seguir un camino y tener que torcerlo

De encontrar el dolor y tener que afrontarlo

A eso, no se llama adversidad

Llámale SABIDURÍA

A eso de sentir la mano de Dios y sentirte impotente

De fijarte una meta y tener que seguir otra

De huir de una prueba y tener que encararla

De planear un vuelo y tener que recortarlo

De aspirar y no poder,

de avanzar y no llegar

A eso, no lo llames castigo,

llámalo ENSEÑANZA

A eso de pasar días juntos radiantes,

Días felices y días tristes

Días de soledad y días de compañía

A eso, no le llames rutina,

Llámale EXPERIENCIA

A eso de que tus ojos miren  y tus oídos oigan.

Y tu cerebro funcione

y tus manos trabajen

Y tu alma irradie y tu sensibilidad sienta

Y tu corazón ame

A eso, no le llames poder humano,

Llámale MILAGRO DIVINO.......

 

MICRO-REFLEXION:

"No es que no tengamos tiempo, es que perdemos demasiado" .

El silencio de Dios

Cuenta una antigua Leyenda Noruega, acerca de un hombre llamado Haakon, quien cuidaba una Ermita. A ella acudía la gente a orar con mucha devoción. En esta ermita había una cruz muy antigua. Muchos acudían ahí para pedirle a Cristo algún milagro. Un día el ermitaño Haakon quiso pedirle un favor. Lo impulsaba un sentimiento generoso. Se arrodillo ante la cruz y dijo:  "Señor, quiero padecer por ti. Déjame ocupar tu puesto. Quiero reemplazarte en la cruz." Y se quedó fijo con la mirada puesta en la Efigie, como esperando la respuesta. El Señor abrió sus labios y habló. Sus palabras cayeron de lo alto, susurrantes y amonestadoras: "Siervo mío, accedo a tu deseo, pero ha de  ser con una condición." ¿Cual, Señor?, - preguntó con acento suplicante Haakon. ¿Es una condición difícil? !Estoy dispuesto a cumplirla con tu ayuda, Señor!, - respondió el viejo ermitaño.

- Escucha: "suceda lo que suceda y veas lo que veas,  has de guardarte en silencio siempre". Haakon contestó: "Os, lo prometo, Señor!" Y se efectuó el cambio.

Nadie advirtió el trueque. Nadie reconoció al ermitaño, colgado con los clavos en la Cruz.  El Señor ocupaba el puesto de Haakon. Y este por largo tiempo cumplió el compromiso. A nadie dijo nada.

Pero un día, llego un rico, después de haber orado, dejo allí olvidada su cartera. Haakon lo vio y calló. Tampoco dijo nada cuando un pobre, que vino dos horas después, se apropió de la cartera del rico. Ni tampoco dijo nada cuando un muchacho se postró ante él poco después para pedirle su gracia antes de emprender un largo viaje. Pero en ese momento volvió a entrar el rico en busca de la bolsa. Al no hallarla, pensó que el muchacho se la había apropiado. El rico se volvió al joven y le dijo iracundo: !Dame la bolsa que me has robado!.

El joven sorprendido, replicó: ¡No he robado ninguna bolsa!. ¡No mientas, devuélvemela enseguida!. ¡Le repito que no he cogido ninguna bolsa! , Afirmó el muchacho. El rico arremetió, furioso contra él. Sonó entonces una voz fuerte: ¡Detente! El rico miró hacia arriba y vio que la imagen le hablaba. Haakon, que no pudo permanecer en silencio, gritó, defendió al joven, increpó al rico por la falsa acusación. Este quedó anonadado, y salió de la Ermita. El joven salió también porque tenia prisa para emprender su viaje. Cuando la Ermita quedó a solas, Cristo Se dirigió a su siervo y le dijo:

"Baja de la Cruz. No sirves para ocupar mi puesto. No has sabido guardar silencio". " Señor, - dijo Haakon - ¿Como iba a permitir esa injusticia?". Se cambiaron los oficios. Jesús ocupó la Cruz de nuevo y el ermitaño se quedó ante la Cruz.

El Señor, siguió hablando: "Tu no sabias que al rico le convenía perder la bolsa, pues llevaba en ella el precio de la virginidad de una joven mujer. El pobre, por el contrario, tenía necesidad de ese dinero e hizo bien en llevárselo; en cuanto al muchacho que iba a ser golpeado, sus heridas le hubiesen impedido realizar el viaje que para él resultaría fatal. Ahora, hace unos minutos acaba de zozobrar el barco y él ha perdido la vida. Tú no sabias

nada. Yo si. Por eso callo. Y el Señor nuevamente guardó silencio".

Muchas veces nos preguntamos ¿por qué razón Dios no nos contesta....? ¿Por qué razón se queda callado Dios? Muchos de nosotros quisiéramos que El nos respondiera lo que deseamos oír pero... Dios no es así. Dios nos responde aún con el silencio. Debemos aprender a escucharlo. Su Divino Silencio, son palabras destinadas a convencernos de que, El sabe lo que está haciendo.

En su silencio nos dice con amor:  ¡CONFIAD EN MI, QUE SE BIEN LO QUE DEBO HACER!

 

MICRO-REFLEXION:

"Lo más caro que tengo es el tiempo, porque lo pago con la vida." 

La Vasija

Un cargador de agua tenía dos grandes vasijas que colgaban a los extremos de un palo que él llevaba encima de los hombros.  Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie desde el arroyo hasta la casa de su patrón.

Cuando llegaba, la vasija rota sólo contenía la mitad del agua. Durante dos años completos esto fue así diariamente.  Desde luego, la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines a los cuales fue creada.  Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable, porque sólo podía hacer la mitad de lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole:  "Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo.  Porque debido a mis grietas, sólo puedes entregar la mitad de mi carga y sólo obtienes la mitad del valor que deberías recibir".

El aguador, apesadumbrado, le dijo compasivamente:  "Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino."  Así lo hizo la tinaja.  Y en efecto, vio muchísimas flores hermosas a todo lo largo. Pero de todos modos se sintió apenada porque, al final, sólo quedaba dentro de sí la mitad del agua que debía llevar.

El aguador le dijo entonces:  "¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?  Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello.  Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado.  Por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el altar de mi Maestro.  Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza".

 

MICRO-REFLEXION:

"La mejor manera de olvidarte de tus propios problemas es ayudar a alguien a resolver los suyos. No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros"

Volar sobre el pantano

Si sientes que la vida no tiene sentido, que los problemas te están acabando, memoriza esta parábola:

"Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio del pantano, se había acostumbrado a estar ahí, comía gusanos del fango y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.

Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre, hasta que cierto día un gran ventarrón destruyó su guarida; el árbol podrido fue tragado por el cieno y el se dió cuenta de que iba a morir.

En un deseo repentino de salvarse, comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo, le costó mucho trabajo porque había olvidado como volar, pero enfrentó el dolor del entumecimiento hasta que logró levantarse y cruzar el ancho cielo, llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso."

Los problemas son como el ventarrón que ha destruido tu guarida y te están obligando a elevar el vuelo o a morir. Nunca es tarde. No importa lo que se haya vivido, no importan los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA, para oír el llamado que tenemos de buscar la perfección, para sacudirnos el cieno y volar ALTO y muy lejos del pantano. Abandona la vía segura y cómoda. Lánzate a la ruta incierta, llena de enigmas e inseguridades y hazlo solitariamente. Dios te acompañará y te dirá que camino tomar.

 

 

 

MICRO-REFLEXION:

"Ahogar el mal con abundancia de bien"

Dichosos

Dichosos los que saben reírse de sí mismos, porque no terminaran nunca de divertirse.

Dichosos los que saben distinguir una montaña de una piedra, porque se evitaran muchos inconvenientes.

Dichosos los que saben descansar y dormir sin buscarse excusas: llegaran a ser sabios.

Dichosos los que saben escuchar y callar: aprenderán cosas nuevas.

Dichosos los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio: serán apreciados por sus vecinos.

Dichosos los que están atentos a las exigencias de los demás, sin sentirse indispensables: serán fuente de alegría.

Dichosos ustedes cuando sepan mirar seriamente a las cosas pequeñas y tranquilamente  a las cosas importantes: llegaran lejos en esta  vida.

Dichosos ustedes cuando sepan apreciar una sonrisa y olvidar un desaire: vuestro camino estará lleno de sol.

Dichosos ustedes cuando sepan interpretar con benevolencia las actitudes de los demás, aún contra las apariencias: serán tomados por ingenuos, pero es el precio justo de la caridad.

Dichosos los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar: evitaran muchas tonterías.

Dichosos ustedes sobre todo cuando sepan reconocer al señor en todo los que se encuentran: habrán logrado la verdadera luz y sabiduría. Santo Tomás Moro (1478-1535)

 

MICRO-REFLEXION:

"La inteligencia no radica en cuanto tu sabes, sino en lo bien que sabes emplear lo poco que sepas."

Animo en las manos de Dios

Aunque me tapo los oídos con la almohada y gruño de rabia cuando suena el despertador...

gracias a Dios que puedo oír...Hay muchos que son sordos.

Aunque cierro los ojos cuando, al despertar, el sol se mete en mi habitación... gracias a Dios que puedo ver... Hay muchos que son ciegos.

Aunque me pesa levantarme y pararme de la cama... gracias a Dios que tengo fuerzas para hacerlo... Hay muchos postrados que no pueden.

Aunque regaño porque no encuentro mis cosas porque los niños hicieron un desorden... gracias a Dios que tengo familia... Hay muchos solitarios.

Aunque la comida no estuvo buena y el desayuno fue peor... gracias a Dios que tengo alimentos... Hay muchos con hambre.

Aunque mi trabajo es monótono y rutinario... gracias a Dios que tengo ocupación... Hay muchos desempleados.

Aunque no estoy conforme con la vida, peleo conmigo mismo y tengo muchos motivos para quejarme... gracias a Dios por la vida.

 

MICRO-REFLEXION:

"Los sentimientos de inferioridad y de superioridad son iguales: ambos proceden del miedo."

La fortaleza de un hombre

- La fortaleza de un hombre no está en el ancho de sus hombros.

- Está en el tamaño de sus brazos cuando abrazan.

- La fortaleza un hombre no está en lo profundo del tono de su voz.

- Está en la gentileza que usa en sus palabras.

- La fortaleza de un hombre no está en la cantidad de amigos que tiene.

- Está en lo buen amigo que se vuelve de sus hijos.

- La fortaleza de un hombre no está en como lo respetan en su trabajo.

- Está en como es respetado en su casa.

- La fortaleza de un hombre no está en lo duro que puede golpear.

- Está en lo cuidadoso de sus caricias.

- La fortaleza de un hombre no está en su cabello o su pecho.

- Está en su corazón.

- La fortaleza de un hombre no está en las mujeres que ha conquistado.

- Está en poder ser verdaderamente de una mujer.

- La fortaleza de un hombre no está en el peso que pueda levantar.

- Está en las cargas que puede llevar a cuestas.

 

MICRO-REFLEXION:

"No te preocupes por que tus hijos no te escuchan, preocúpate por que te observan todo el día."

El vuelo del halcón

Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara. Pasado unos meses el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente, pero que al otro no sabía que le sucedía, no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó. El rey mandó a llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacerlo volar.

Al día siguiente el monarca decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a la persona que hiciera volar al halcón. A la mañana siguiente, vió al halcón volando ágilmente por los jardines. El rey le dijo a su corte, "Traédme al autor de este milagro." Su corte le llevó a un humilde campesino. El rey le preguntó: "¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres acaso un mago?". Intimidado el campesino le dijo al rey, "Fué fácil mi Señor, sólo corté la rama y el halcón voló, se dio cuenta que tenía alas y se largó a volar."

¿Sabes que tienes alas ? ¿Sabes que puedes volar? ¿A qué te estás agarrando? ¿De qué no te puedes soltar? No puedes descubrir nuevos mares a menos que tengas el coraje para volar. Vivimos dentro de una zona de comodidad, allí viven nuestros temores, nuestros valores y nuestras limitaciones. En esa zona reina nuestro pasado y nuestra historia, y por lo general creemos que es nuestro único lugar y modo de vivir. Tenemos sueños, queremos resultados pero no estamos dispuestos a correr riesgos, nos conformamos con lo que tenemos, creemos que es lo único y posible y aprendemos a vivir desde la resignación. El liderazgo es la habilidad que podemos adquirir cuando estamos dispuestos a correr riesgos, cuando aprendemos a caminar en la cuerda floja, cuando estamos dispuestos a levantar la vara que mide nuestro potencial.

Un verdadero líder tiene:

Seguridad en sí mismo para permanecer sólo. Coraje para tomar decisiones difíciles. Audacia, para transitar hacia nuevos horizontes con pasión y Ternura suficiente para escuchar las necesidades de los demás. El hombre no busca ser un líder, se convierte en uno de ellos por la calidad de sus acciones y la integridad de sus intentos. Los líderes son como los halcones, no vuelan en bandadas, los encuentras cada tanto y volando alto.

 

MICRO-REFLEXION:

Que tu vida no sea una vida estéril. -Sé útil. -Deja poso.-Ilumina, con la luminaria de tu fe y de tu amor. Borra, con tu vida de apóstol, la señal viscosa y sucia que dejaron los sembradores impuros del odio.- Y enciende todos los caminos de la tierra con el fuego de CRISTO que llevas en el corazón.

No hay que temer

Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mi mismo. Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente fracaso si no lo intento. Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di cuenta de que de todos modos opinarían de mi. Temía me rechazaran, hasta que entendí que debía tener fe en mi mismo y en Dios. Temía al dolor, hasta que aprendí que éste es necesario para crecer.

Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras. Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo. Temía al odio, hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que ignorancia. Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mi mismo. Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día. Temía al pasado, hasta que comprendí que no podía herirme más.

Temía a la oscuridad, hasta que vi la belleza de la luz de una estrella. Temía al cambio, hasta que vi que aún la mariposa más hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar. Hagamos que nuestras vidas cada día tengan mas vida y si nos sentimos desfallecer no olvidemos que al final siempre hay algo más.

 

MICRO-REFLEXION:

"Aprende a escuchar, las oportunidades a veces llaman a la puerta muy suavemente."

Con el tiempo

Con el tiempo te das cuenta que si estas al lado de una persona solo para acompañar tu soledad, irremediablemente acabaras deseando no volver a verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho mas que cualquier cantidad de dinero.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado solo de falsas amistades.

Con el tiempo aprenderás que disculpar cualquiera lo hace, y perdonar es solo de almas grandes.

Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado incierto para hacer planes.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ya estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo....ante una tumba...ya no tiene ningún sentido...pero desafortunadamente....SOLO CON EL TIEMPO.

 

 

 

EL SENTIDO DE LA CUARESMA

Catequesis de S.S. Juan Pablo II durante la audiencia general de los miércoles 25 de febrero de 1998

 

1. Comienza hoy con la liturgia del miércoles de Ceniza, el itinerario cuaresmal que culminará en el acontecimiento central de año litúrgico, el Triduo pascual, en el que celebramos la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Jesús pasó cuarenta días en el desierto antes de emprender su misión; hoy del mismo modo, la Iglesia nos invita a entrar en un tiempo fuerte de reflexión y oración para encaminarnos hacia el Calvario y experimentar, después, la alegría de la resurrección. Este singular período penitencial comienza con un gesto simbólico y significativo: la imposición de la ceniza. Este gesto, al recordarnos la caducidad de la vida terrena, nos hace presente la necesidad de un generoso esfuerzo ascético, del que ha de nacer la decisión valiente de cumplir no nuestra voluntad, sino la del Padre celestial, según el ejemplo de Jesús.

La imposición de la ceniza pone, asimismo, de relieve nuestra condición de creaturas, en total y agradecida dependencia del Creador. En efecto Dios, con un sorprendente acto de predilección y misericordia, formó al hombre del polvo, dándole un alma inmortal y llamándolo a compartir su misma vida divina. También será Dios quien, el último día lo hará resucitar del polvo y transfigurará su cuerpo mortal.

 

2. El acto humilde de recibir la sagrada ceniza sobre la cabeza, confirmado por la invitación que resuena hoy en la liturgia: «Convertíos y creed el Evangelio», se contrapone al gesto soberbio de Adán y Eva que, con su desobediencia, destruyeron la relación de amistad que existía con Dios creador. A causa de ese drama inicial, todos estamos expuestos, a pesar del bautismo, al peligro de caer en la tentación recurrente que impulsa al ser humano a vivir en una actitud de arrogante autonomía con respecto a Dios y en perenne antagonismo con el prójimo.

Así se nos revela el significado y la necesidad del tiempo cuaresmal que, con la llamada a la conversión, nos lleva, mediante la oración, la penitencia y los gestos de solidaridad fraterna, a reavivar o fortalecer en la fe nuestra amistad con Jesús, a liberarnos de las promesas ilusorias de felicidad terrena, y a gustar nuevamente la armonía de la vida interior en la auténtica caridad de Cristo.

 

3. Hago mías las palabras de san León Magno que, en uno de sus discursos sobre la Cuaresma, afirmaba: «No hay obras virtuosas sin la prueba de las tentaciones; no hay fe sin contrastes; no hay lucha sin enemigo; no hay victoria sin combate. Nuestra vida transcurre entre asechanzas y luchas. Si no queremos ser engañados, debemos estar vigilantes; si queremos vencer, debemos combatir» (Sermón XXXIX, 3).

Acojamos, amadísimos hermanos y hermanas, esta invitación. Exige una disciplina ardua, especialmente en el contexto social de hoy, a menudo caracterizado por el cómodo desinterés y el ateísmo práctico. El Espíritu Santo nos conforta y nos sostiene en esta lucha, «viene en ayuda de nuestra flaqueza; como afirma San Pablo;, pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene, mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables (Rm 8, 26).

4. Así pues, dejémonos guiar por el Espíritu Santo durante este tiempo privilegiado: para preparar a Jesús a su misión, lo impulsó al desierto de la tentación y lo confortó luego en la hora de la prueba, acompañándolo desde el monte de los olivos hasta el Gólgota. El Espíritu Santo está a nuestro lado mediante la gracia de los sacramentos. En particular, en el sacramento de la reconciliación nos lleva, por el camino del arrepentimiento y de la confesión de nuestras culpas, a los brazos misericordiosos del Padre.

Deseo de corazón que, la Cuaresma sea para cada cristiano una ocasión propicia para este camino de conversión, que tiene su referencia fundamental e irrenunciable en el sacramento de la penitencia. Esta es la condición para llegar a una experiencia más íntima y profunda del amor del Padre.

Que nos acompañe, a lo largo de este itinerario cuaresmal, María, ejemplo de dócil acogida del Espíritu de Dios. A ella nos dirigimos hoy, en el momento en que, junto con los creyentes de todo el mundo, entramos en el clima austero y penitencial de la Cuaresma.

 

MIÉRCOLES DE CENIZA

Este día abre una estación espiritual particularmente relevante para todo cristiano que quiera prepararse dignamente para la preparación del misterio pascual, o sea, el recuerdo de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor.

Este tiempo vigoroso del Año Litúrgico se caracteriza por el mensaje bíblico que puede ser resumido en una sola palabra: "matanoeiete", es decir "Convertíos". Este imperativo es propuesto a la mente de los fieles mediante el rito austero de la imposición de ceniza, el cual, con las palabras "Convertíos y creed en el Evangelio" y con la expresión "Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás", invita a todos a reflexionar acerca del deber de la conversión, recordando la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.

La sugestiva ceremonia de la Ceniza eleva nuestras mentes a la realidad eterna que no pasa jamás, a Dios; principio y fin, alfa y omega de nuestra existencia. La conversión no es, en efecto, sino un volver a Dios, valorando las realidades terrenales bajo la luz indefectible de su verdad. Una valoración que implica una conciencia cada vez más diáfana del hecho de que estamos de paso en este fatigoso itinerario sobre la tierra, y que nos impulsa y estimula a trabajar hasta el final, a fin de que el Reino de Dios se instaure dentro de nosotros y triunfe su justicia.

Sinónimo de "conversión" es así mismo la palabra "penitencia"... Penitencia como cambio de mentalidad. Penitencia como expresión de libre y positivo esfuerzo en el seguimiento de Cristo.

Juan Pablo II Discurso del 16-2-1983

 

Prácticas del Miércoles de Ceniza

El Miércoles de Ceniza la Iglesia procura marcar el inicio de la Cuaresma recordándonos a los cristianos que somos creaturas, que esta vida es tan sólo una preparación y que nuestro verdadero destino es llegar a Dios en la vida eterna. Por lo tanto ese Miércoles recomienda hacer penitencia guardando el ayuno y absteniendose de comer carne, procurando confesarse y participando en la liturgia de la imposición de la ceniza.

Lecturas para reflexionar el Miércoles de Ceniza

Joel 2, 12-18. 2a Cor 5,20- 6,2. Mt 6, 1-6 y 16-18

Ofrecimiento de la Cuaresma

Señor Dios, Padre nuestro. A ti que te has dignado redimirnos con la preciosa sangre de tu Hijo, al iniciar la Cuaresma te ofrecemos durante todo este tiempo hacer oración más frecuentemente, leer y meditar más tu Palabra en la Biblia, analizar las raíces de nuestros pecados para convertirnos más a tu Hijo Jesucristo, a quien deseamos imitar y seguir para toda nuestra vida. Te ofrecemos también contemplar los misterios de la Pasión, Muerte y Resurección de Jesús, acompañándolo por su vía dolorosa hasta el monte Calvario. Nos vamos a privar de comida y gustos lícitos en memoria de los dolores de la Pasión; vamos a perdonar para que nos perdone, vamos a amar más a los necesitados, donde tu estás y para que borres las penas merecidas por nuestros pecados. Bendice nuestra Cuaresma y derrama tu presencia sobre nosotros que nos amparamos en la cruz de Cristo. Amén.

Tradición del Miércoles de Ceniza

El Miércoles de Ceniza en la Iglesia Católica es el primer día de la Cuaresma, cuarenta días antes de la Pascua. En la Iglesia primitiva , variaba la duración de la Cuaresma, pero eventualmente comenzaba seis semanas (42 días) antes de la Pascua. Esto sólo daba por resultado 36 días de ayuno (ya que se excluyen los domingos). En el siglo VII se agregaron cuatro días antes del primer domingo de cuaresma estableciendo los cuarenta días de ayuno, para imitar el ayuno de Cristo en el desierto.

Era práctica común en Roma que los penitentes comenzaran su penitencia pública el primer día de Cuaresma. Ellos eran salpicados de cenizas, vestidos en sayal y obligados a mantenerse lejos hasta que se reconciliaran con la Iglesia el Jueves Santo o el Jueves antes de la Pascua. Cuando estas prácticas cayeron en desuso (del siglo VIII al X), el inicio de la temporada penitencial de la Cuaresma fué simbolizada colocando ceniza en las cabezas de toda la congregación.

Hoy en día en la Iglesia, el Miércoles de Ceniza, el cristiano recibe una cruz en la frente con las cenizas obtenidas al quemar las palmas usadas en el Domingo de Ramos previo. Esta tradición de la Iglesia ha quedado como un simple servicio en algunas Iglesias protestantes como la anglicana y la luterana. La Iglesia Ortodoxa comienza la cuaresma desde el lunes anterior y no celebra el Miércoles de Ceniza.

Pbro. Baltasar López Bucio.

 

DOMINGO DE RAMOS

Historia

La liturgia de la Semana Santa comienza con la bendición de las palmas y una procesión el Domingo, con una solemne proclamación de la narración de la Pasión según San Mateo en la misa.

La procesión de Ramos viene evidentemente del recuerdo de lo que pasó en la vida de Jesús días antes de su pasión y muerte. Como ya mencionamos, en los primeros siglos, en Jerusalén se comenzó a venerar los lugares donde había sucedido algún acontecimiento en la vida de Jesús.

"Por eso el domingo anterior al Viernes Santo todo el pueblo se reunía en el Monte de los Olivos junto con el obispo y desde allí se dirigían a la ciudad con ramos en las manos y gritando Viva, como habían hecho los contemporáneos de Jesús".

La famosa monja peregrina o turista española nos cuenta como se celebraba el Domingo de Ramos y nos detalla que el obispo de Jerusalén, representando a Cristo, se montaba en un burro y que la gente llevaba a sus recién nacidos y a los niños a la procesión.

Pero cada Iglesia fue tomando esta costumbre y celebrándola en particular. En Roma para el siglo IV se le llamaba a este día "Domingo de la Pasión" y en él se proclamaba solemnemente la Pasión del Señor, haciendo ver que la cruz es el camino de la resurrección. Sólo hasta el siglo XI se comenzó allí también la costumbre de la procesión. Se nos dice que en Egipto la cruz era cargada triunfalmente en esta procesión. En Francia y en España en el siglo VII se habla de la bendición de ramos y de la procesión.

Tras el concilio de Trento se quiso que en todas partes de la Iglesia Latina se celebrara de la misma manera este domingo y entonces se juntó lo que se hacía en Jerusalén (procesión de Ramos) con lo que se hacía en Roma (celebración de la pasión, como si fueran cosas distintas, ya que cada una se celebraba con ornamentos de distinto color y con oraciones iniciales y finales propias.

Con las reformas que hizo el Papa Paulo VI a las celebraciones de Semana Santa después del Concilio Vaticano II, se unificó la celebración con oraciones y ornamentos comunes haciendo ver mas claramente que en ella se vive el único misterio pascual de vida y muerte y que una y otra de sus partes se relacionan y se enriquecen mutuamente: no hay verdadera celebración del Domingo de Ramos sin procesión y sin lectura solemne de la Pasión en Una misma Eucaristía.

 

Mensaje del Papa Juan Pablo II para el Domingo de Ramos 1992

Es admirable la liturgia del Domingo de Ramos, como admirables fueron también los acontecimientos de la jornada a que hace referencia.

Sobre el entisástico "hosanna" se ciernen espesas tinieblas. Las tinieblas de la Pasión que se aproxima. Cuán significativas resultan las palabras del profeta, que en esa jornada tienen su cumplimiento:

"No temas, ciudad de Sión mira que tu Rey llega montado en un borrico" (Jn 12,13; cf. Zc 9,9) ¿Puede en este día de júbilo general del pueblo a causa de la venida del Mesías, la ciudad de Sión tener motivo de temor? Por supuesto que sí. Cercano está ya el tiempo en que en labios de Jesús se cumplirán las palabras del salmista: "Dios mío, Dios Mío, ¿por qué me haz abandonado?" (Sal 21(22),2. El va a ser quien pronuncie estas mismas palabras desde lo alto de la cruz.

Para entonces, en vez del entusiasmo del pueblo que canta "hosanna", seremos testigos de las burlas inferidas en la casa de Pilato, en el Gólgota, como proclama el salmista:

"Al verme se burlaban de mí, hacen visajes, mueven la cabeza: Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libere si tanto lo quiere" (ibid. 8 ss.)

La liturgia de este día. Domingo de Ramos, a la vez que nos permite contemplar la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén, nos lleva a la conclusión de su pasión.

"Me taladrarán las manos y pies, y puedo contar mis huesos" Y poco después "... se reparten mi ropa, se sortean mi túnica" (Sal 21(22), 17-19)

Es como si el salmista estuviese viendo con sus propios ojos los acontecimientos del Viernes Santo. Verdaderamente, en ese día ya próximo Cristo se hará obediente hasta la muerte y muerte de cruz (cf. Flp 2,8).

Sin embargo, precisamente este desenlace significa el comienzo de la exaltación. La exaltación de Cristo implica su previa humillación. El inicio y la fuente de la gloria está en la cruz.

Juan Pablo II

EL JUEVES SANTO

El Jueves Santo es uno de los días más llenos de celebraciones litúrgicas y religioso-populares.

Incluso este día por la mañana en todas las Iglesias Catedrales los obispos que son, como dice el Concilio, "los principales administradores de los misterios de Dios, que regulan, promueven y custodian toda la vida litúrgica de la Iglesia que les ha sido confiada", celebran una misa muy solemne con todos los sacerdotes ("el presbiterio" de sus diócesis) y en ella los sacerdotes con un solo corazón y una sola alma renuevan sus promesas y su obediencia al Obispo.

En esta Misa se consagran los óleos, es decir, los aceites que se emplean en diversos sacramentos: para el bautismo, la confirmación, la ordenación sacerdotal, la unción de los enfermos.

La consagración de los óleos se celebra precisamente este día para indicar que todos los sacramentos nos relacionan con el Misterio Pascual de Jesús y que todos los sacramentos tienen su culmen y su Centro en la Eucaristía.

El Jueves Santo es como una "profecía" de la Pascua, es decir, en la Última Cena Jesús vivió conscientemente y de manera anticipada su Pasión y Muerte y en ese momento puso en claro el para qué iba a morir, el por qué aceptaba voluntaria y libremente la muerte cruenta. Los primeros datos que tenemos de que el Jueves Santo se celebra la Misa recordando la Cena del Señor los tenemos por el Concilio de Cartago en el año 397 y por lo que cuenta Egeria que fue una peregrina o turista que visitó Jerusalén y que dejó escrito todo lo que allí se celebraba.

Antes, este día era perfectamente un día en que los penitentes celebraban su reconciliación para poder participar ya de lleno en la Pascua.

Son muchos los grandes "acontecimientos salvíficos" que hoy se recuerdan en la vida de Cristo Jesús:

  • Su Cena de despedida y su gran Oración por nosotros.
  • La Institución de la Eucaristía o Santa Misa como memorial o recuerdo suyo.
  • La Institución del Ministerio (servicio) como parte esencial de su Iglesia.
  • Su Testamento: el mandato de amar hasta la Muerte.
  • El ofrecimiento, anticipado y consciente, de su vida, de su Cuerpo y Sangre, para salvación del mundo.
  • El juicio de su Pasión, la traición de Judas, el abandono

 

Jueves Santo: Tres dones de Jesús a su Iglesia

En la tarde del Jueves Santo la Iglesia se reúne en oración para celebrar la Cena del Señor. Es la Cena del Señor y del Esposo, Cena de Pascua y de adiós. Cena que proyecta su misterio hasta el Calvario, hasta la victoria de la resurrección, hasta la vida de la Iglesia a través de los tiempos, hasta que él vuelva.

Una vez más sentimos la verdad del misterio que se renueva, de los dones que Cristo nos ha preparado para siempre. Y el jueves Santo se inscribe no en el pasado de aquel año en que Jesús murió, sino en la perenne presencia de un misterio que da sentido a nuestra vida.

Tres son los dones que Jesús nos dejó en esa noche y que son nuestra riqueza hasta que el vuelva.

El primero es el de la Eucaristía. Pan y vino en sus manos se nos dan como cuerpo y sangre suyos, memorial de su pasión y por lo tanto presencia, ofrenda sacrificial y banquete de comunión. Cristo no se ha quedado en el pasado. Se nos ha infiltrado en el presente, es compañía perenne de nuestro camino. Tan frágil es el signo sacramental y tan lleno de sentido, pues es presencia personal de Cristo. Para que no se nos borre de la memoria su entrega, no tengamos excusa de olvidarlo porque se fue de entre nosotros. Para que la intimidad de aquella noche de pasión, pueda ser revivida cada día y dé sentido a nuestra vida. Pascua de cada día. Y una vez al año, la memoria de aquella Cena, la noche en que Jesús iba a ser entregado, él mismo voluntariamente se nos entregó.

Hay otro don que está en función de la Eucaristía y de sus efectos salvadores, el sacerdocio. Aquella noche, recuerda la doctrina de la Iglesia, Jesús constituyó sacerdotes a los apóstoles, los capacitó para hacer presente el misterio mismo de la pascua suya: Haced esto como memorial mío. Era un don, como el de la Eucaristía. Era una gracia, al servicio de esa presencia, que sólo en su nombre se puede evocar y actualizar. Por eso el sacerdote se siente vinculado a la Eucaristía, a su servicio; y es un hombre eucarístico, marcado por su servicio en favor del pueblo de Dios. Para ofrecer a Dios y dar el pan de la vida, y el perdón, y la palabra. Todo aquello que de la Eucaristía deriva y a la Eucaristía conduce. Para ser, como Jesús, Siervo y Esposo de la Iglesia, y reunir en la unidad a todos los hijos de Dios.

El tercer don es el mandamiento nuevo del amor. Tan nuevo que lo estrenó Jesús; tan original que lo hizo típicamente suyo. Y le dio la medida máxima, hasta dar la vida por nosotros. Nos reveló un estilo de vida, un signo evidente de nuestra vinculación a él. Lo proclamó santo y seña de sus discípulos. Un amor que viene de la Eucaristía, por imitación en la entrega y por la efusión de su Espíritu de amor, sin el cual no seríamos capaces de amar.

 

Institución de la Eucaristía

La Santa Misa es la celebración de la Cena del Señor en la cuál Jesús, un día como hoy, la víspera de su pasión, "mientras cenaba con sus discípulos tomó pan..." (Mt 28, 26)

El quiso que, como en su última Cena, sus discípulos nos reuniéramos y nos acordáramos de Él bendiciendo el pan y el vino: "hagan esto en memoria mía" (Lc 22,19).

Antes de ser entregado, Cristo se entrega como alimento.

Sin embargo, en esa Cena, el Señor Jesús celebra su muerte: lo que hizo, lo hizo como anuncio profético y ofrecimiento anticipado y real de su muerte antes de su Pasión. Por eso "cuando comemos de ese pan y bebemos de esa copa, proclamamos la muerte del Señor hasta que vuelva" (1 Cor 11, 26).

De aquí que podamos decir que la Eucaristía es memorial no tanto de la Ultima Cena, sino de la Muerte de Cristo que es Señor, y "Señor de la Muerte", es decir, el Resucitado cuyo regreso esperamos según lo prometió El mismo en su despedida: " un poco y ya no me veréis y otro poco y me volveréis a ver" (Jn 16,16).

Como dice el prefacio de este día: "Cristo verdadero y único sacerdote, se ofreció como víctima de salvación y nos mandó perpetuar esta ofrenda en conmemoración suya".

Pero esta Eucaristía debe celebrarse con características propias: como Misa "en la Cena del Señor".

En esta Misa, de manera distinta a todas las demás Eucaristías, no celebramos "directamente" ni la muerte ni la Resurrección de Cristo. No nos adelantamos al Viernes Santo ni a la Noche de Pascua.

Hoy celebramos la alegría de saber que esa muerte del Señor, que no terminó en el fracaso sino en el éxito, tuvo un por qué y para qué: fue una "entrega", un "darse", fue "por algo" o, mejor dicho, "por alguien" y nada menos que por "nosotros y por nuestra salvación" (Credo). "Nadie me quita la vida, había dicho Jesús, sino que Yo la entrego libremente. Yo tengo poder para entregarla." (Jn 10,16), y hoy nos dice que fue para "remisión de los pecados" (Mt 26,28).

Por eso esta Eucaristía debe celebrarse lo más solemnemente posible, pero, en los cantos, en el mensaje, en los signos, no debe ser ni tan festiva ni tan jubilosamente explosiva como la Noche de Pascua, noche en que celebramos el desenlace glorioso de esta entrega, sin el cual hubiera sido inútil; hubiera sido la entrega de uno más que muere por los pobre y no los libera.

Pero tampoco esta Misa está llena de la solemne y contrita tristeza del Viernes Santo, porque lo que nos interesa "subrayar"; en este momento, es que "el Padre nos entregó a su Hijo para que tengamos vida eterna" (Jn 3, 16) y que el Hijo se entregó voluntariamente a nosotros independientemente de que se haya tenido que ser o no, muriendo en una cruz ignominiosa.

Hoy hay alegría y la iglesia rompe la austeridad cuaresmal cantando el "gloria": es la alegría del que se sabe amado por Dios, pero al mismo tiempo es sobria y dolorida, porque conocemos el precio que le costamos a Cristo. Podríamos decir que la alegría es por nosotros y el dolor por Él. Sin embargo predomina el gozo porque en el amor nunca podemos hablar estrictamente de tristeza, porque el que da y se da con amor y por amor lo hace con alegría y para dar alegría.

Podemos decir que hoy celebramos con la liturgia (1a Lectura). La Pascua, pero la de la Noche del Exodo (Ex 12) y no la de la llegada a la Tierra Prometida (Jos. 5, 10-ss).

Hoy inicia la fiesta de la "crisis pascual", es decir de la lucha entre la muerte y la vida, ya que la vida nunca fue absorbida por la muerte pero si combatida por ella. La noche del sábado de Gloria es el canto.

 

El lavatorio de los pies: testimonio de la vocación al servicio del mundo y de la Iglesia

Entre los detalles que hacen diferente a la Misa de la Celebración de la Cena del Señor a otras misas durante el año es que en esta se incluye una parte donde se lavan los pies a los apóstoles representado por doce niños o ancianos de la comunidad. En esta parte de la misa resalta la importancia tan grande que tiene el servicio al prójimo.

Pero antes de comenzar la Cena Cristo "... sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía, se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y , tomando una toalla , se la ciñó. Luego echó agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido." (Jn 13 3-5).

Al igual que los apóstoles, en especial San Pedro, nos quedamos asombrados, como Cristo que tiene todo el poder y que es Dios se pone al servicio del hombre. Un Dios que lava los pies a su criatura. La realidad es que Dios mismo quiere recordarnos que la grandeza de todo cuanto existe no reside en el poder y en el sojuzgar a otro, sino en la capacidad de servir y al darse dicho servicio se da gloria a Dios. Cristo mismo ya se lo había dicho a los discípulos: "... el que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros, será esclavo de todos, que tampoco el Hijo del Hombre ha venido a ser servido si no a servir y a dar su vida como rescate por muchos." (Mc 10, 43-45).

Con esto queda muy clara la misión de la Iglesia en el mundo: servir. "Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros" (Jn 13, 15) La Iglesia siguiendo el ejemplo de Cristo está al servicio de la humanidad. Por tanto todos aquellos que formamos la Iglesia estamos llamados a servir a los que nos rodean.

El amor que Dios nos manifiesta debe convertirse en servicio que dé testimonio de su presencia entre nosotros. El cristiano siguiendo el "amaos los unos a los otros como yo os he amado" (Jn 15 12) debe ser como esa levadura que transforma al mundo para que este se renueve y se transforme. El egoísmo del hombre se vence con la entrega generosa a los demás. En el servicio resida la verdadera realización personal y la felicidad. Solo el que se dio triunfó.

Si vivimos con profundidad la ceremonia nos daremos cuenta de que Cristo se pone al servicio del Padre para salvar al hombre ofreciendo su propia vida como rescate, bien podríamos decir que esta es su misión. Con el "también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros" Cristo confiere en especial a ese grupo de discípulos conocidos como apóstoles su propia misión, especialmente el consagrar el pan y el vino en su Cuerpo y Sangre para la remisión de los pecados al decir "haced esto en memoria mía". Es en este momento en el que Cristo designa a este grupo como sacerdotes, es decir instituye el sacerdocio. Cada uno de estos hombres a partir de este momento es copartícipe de la misión de Cristo: salvar al hombre por medio de la entrega total al servicio de Dios.

Este es otro de los grandes dones que en el primer Jueves Santo Dios hace a la humanidad. Cristo desde entonces ha escogido y preparado a una serie de hombres para que siguiendo el ejemplo de Cristo se pongan al servicio de Dios para salvar a la humanidad, impartiendo los sacramentos por Dios instituidos (especialmente la Eucaristía) y guíen con la vivencia de su sacerdocio al pueblo de Dios por el camino de la salvación.

El mundo, especialmente en los albores de un nuevo milenio vive sumido en las tinieblas del egoísmo de una cultura de la muerte. El Jueves Santo es un día en el que Dios nos invita por medio del servicio a ser esas lámparas que lleven la luz de Cristo al mundo. También este día debemos reconocer el amor de todos esos hombres que deciden dejarlo todo por seguir a Cristo en la entrega total al servicio de los demás: religiosas, religiosos, misioneros, hombres y mujeres consagrados a Dios. Pero especialmente celebrar y pedir a Dios por aquellos que con su vida comparten la misión de Cristo y nos administran los sacramentos: los sacerdotes. Pedir por su santidad y fidelidad al servicio de Cristo. No debemos olvidar pedir por mas vocaciones a la vida consagrada y al sacerdocio, pedir por mas hombres y mujeres que tengan por vocación la entrega total al servicio de Jesucristo y de su Iglesia.

Visita a las Siete Casas en Familia

Además de crear un ambiente de meditación en la entrega de Jesús por nosotros (entrega en la Eucaristía y en su Pasión), ayuda a que las familias o los grupos de amigos se unan en una especie de peregrinación y de recuerdo de Jesús, que fue llevado de un lado a otro en su pasión.

Generalmente se realiza yendo a visitar siete templos cercanos; recordando en cada templo el camino de la Pasión de Jesucristo frente al Tabernáculo. En cada visita se hace una oración comunitaria y luego se deja un tiempo a la oración personal, de acuerdo al siguiente esquema:

Para iniciar el recorrido de las visitas

Por la señal de la Santa Cruz, etc. ...

Señor mío Jesucristo Dios y hombre verdadero, Creador y Redentor mío, por ser vos quien sois, y porque os amo sobre todas las cosas me pesa de todo corazón el haberte ofendido, quiero, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta, os ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis pecados, así como os suplico, y os confío por los méritos de vuestra preciosísima Sangre, Pasión y Muerte: que me los perdonaréis y me daréis gracia para nunca más pecar. Amén.

Alma de Cristo, santifícame

Cuerpo de Cristo, sálvame

Sangre de Cristo, embriágame

Agua del costado de Cristo, lávame

Pasión de Cristo, confórtame

¡Oh mi buen Jesús!, óyeme

Dentro de tus llagas, escóndeme

No permitas que me aparte de Ti

Del maligno enemigo, defiéndeme

En la hora de mi muerte, llámame

Y mándame ir a Ti, Para que con tus Santos te alabe

Por los siglos de los siglos. Amén

Primera Visita : Jesús en el Huerto de los Olivos

El que preside:

Te adoramos o Cristo y te bendecimos

Todos:

Que por tu santa Cruz redimiste al mundo..

Lector 1:

Salió como de costumbre, fue al Huerto de los Olivos, y los discípulos le siguieron. Llegando al lugar les dijo: "Pedid que no caigáis en tentación." Y se apartó de ellos, y puesto de rodillas oraba diciendo: "Padre si quieres, aparta de mi esta copa; pero no se haga mi voluntad sino la tuya". Entonces se le apareció un ángel que lo confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Levantándose de la oración, vino donde los discípulos y los encontró dormidos, vencidos por la tristeza; y les dijo: "Levantáos y orad para que no caigáis en tentación". Lc. 22, 39-46.

Lector 2:

Siguiendo el ejemplo del mismo Señor Jesús, debemos "retirarnos a lugares solitarios para darnos a la oración". Solo si dedicamos tiempo al Señor, nuestro ser enviados a los hombre será también llevarle a los demás. (Juan Pablo II, Irlanda)

Mucho debemos hacer para ello, pero sobre todo perseverar en la oración, en una oración intima y siempre llena de energía, "Vigilad y Orad" en el Huerto del Getsemaní....para que no os caigáis en la tentación y no os detengáis en el camino.(Juan Pablo II, Alemania)

El que preside:

Oremos:

Oh Jesús, yo te adoro y te doy gracias por la sangre que derramaste desde niño y por los pasos tan dolorosos que diste por mi salvación, especialmente por este recorrido hecho desde el cenáculo hasta el Huerto de Getsemaní para empezar tu pasión.

Ruego que a mi y a todos los cristianos nos concedas la virtud de la mortificación y el don del temor de Dios Amén

Segunda Visita: Jesús llevado atado a la casa de Anás

El que preside:

Te adoramos o Cristo y te bendecimos

Todos:

Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Lector 1:

El Sumo Sacerdote interrogó a Jesús sobre sus discípulos y su doctrina. Jesús le respondió: "He hablado abiertamente ante todo el mundo; he enseñado siempre en la sinagoga y en el Templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he hablado nada a ocultas. ¿Porqué me preguntas? Pregunta a los que me han oído lo que les he hablado; ellos saben lo que les he dicho."

Apenas dijo esto uno de los guardias que ahí estaba, dio una bofetada a Jesús, diciendo: "¿Así contestas al Sumo Sacerdote?

Jn 18 19-22

 

 

Lector 2:

¿Qué sería de la vida humana si Jesús no hubiera pronunciado nunca tales palabras?, ¿Qué sería del mundo si en nuestras relaciones mutuas diésemos primacía al odio entre las personas, entre las clases o entre las naciones?, ¿Cuál sería el futuro, si basásemos el destino de los individuos y las naciones en este odio?

(Juan Pablo II, Irlanda)

El que preside:

Oremos

Señor Jesucristo, yo te adoro y te doy gracias por el doloroso viaje que hiciste por mi salvación, cuando después de haber sudado sangre, fuiste aprendido y conducido a la casa de Anás. Te suplico me concedas amor y paciencia en todas las adversidades y la gracia de ser siempre hijo tuyo.

Amén.

Tercera Visita: Jesús llevado atado a la casa de Caifás

El que preside:

Te adoramos o Cristo y te bendecimos

Todos:

Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Lector 1:

Pero Jesús seguía callado. El Sumo Sacerdote le dijo: "Yo te conjuro por Dios vivo que nos digas si tu eres el Cristo el Hijo de Dios". Le dijo Jesús: "Sí, tu lo has dicho. Y yo os declaro que a partir de ahora veréis al hijo del hombre sentado a la diestra del padre y venir sobre las nubes del cielo." Entonces el Sumo Sacerdote rasgó sus vestiduras y dijo: "¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Acabáis de oír la blasfemia. Mt. 26, 63-65

Lector 2:

Jesús es el Hijo de Dios "encarnado", venido en la carne, para vivir las realidades concretas de nuestra existencia a la vez como hombre y como Hijo de Dios, ¡es un misterio inaudito!... Vivió bajo la mirada de Dios su Padre, íntimamente unido a Él, en acción de gracias. Ofreció a Dios todos los gozos y todas las penas de esa vida. La vivió con sencillez, pureza de corazón, con decisión, como un servidor, como un amigo que acogía a los enfermos, a los afligidos, los pobres de toda clase; con un amor que nadie superara y que nos dejo en testamento: Amáos como yo os he amado. Y esa misma vida que, a través de la prueba de su sacrificio ofreció para liberar al mundo de sus pecados, es ahora glorificada junto a Dios. (Juan Pablo II, Rep. del Congo)

El que preside:

Oremos

Señor, te adoro y alabo por la mansedumbre y docilidad con que te comportaste al ser llevado de la casa de Anás a la de Caifás y por la preciosa Sangre que derramaste en la flagelación. Te ruego nos concedas el don de ver las cosas creadas con la luz de la fe.

Amén.

Cuarta Visita: Jesús llevado ante Poncio Pilato

El que preside:

Te adoramos o Cristo y te bendecimos

Todos:

Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Lector 1:

Pilato respondió: "¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mi. ¿Qué has hecho?" Respondió Jesús: "Mi Reino no es de éste mundo. Si mi reino fuese de éste mundo mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos; pero mi Reino no es de aquí."

Entonces Pilato le dijo: "¿Luego tu eres rey?" Respondió Jesús:" Si, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz."

Jn 18,35-37

Lector 2:

Jesús no vino para hacer su propia voluntad sino la voluntad de su Padre celestial. El, dio testimonio de la verdad a través de sus palabras, de sus obras y de su misma existencia. En Jesús fue derrotada la tiranía del engaño y la falsedad, la tiranía de la mentira y del error, y la tiranía del pecado. Pues, Cristo es la Palabra viva de la verdad divina que prometió: "Si permanecéis en mi palabra, seréis en verdad discípulos míos y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Jn 8 31)

El que preside:

Oremos:

Señor te adoro y doy gracias por el pesado viaje que hiciste de la casa de Caifás a la casa de Pilato. Por mi salvación y por la preciosa sangre, que derramaste en la coronación de espinas.

Te pido me des el consuelo y concedas la virtud de la generosidad, así como el don de ser acertado en mi vida y mis consejos.

Amén.

Quinta Visita: Jesús llevado ante Herodes

El que preside:

Te adoramos o Cristo y te bendecimos

Todos:

Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Lector 1:

Cuando Herodes vio a Jesús se alegró mucho, pues hacía largo tiempo que deseaba verle, por las cosas que oía de Él, y esperaba presenciar alguna señal que Él hiciera. Le preguntó con mucha palabrería, pero Él no respondió nada. Entonces Herodes con su guardia después de despedirla y burlarse de Él, le puso un espléndido vestido y le remitió a Pilato.

Lc 23, 8-9; 11

 

Lector 2:

Que las dificultades no dobleguen nunca vuestra dedicación y vuestro sentido moral, que nunca perdáis de vista el objetivo final de vuestros esfuerzos: crear un mundo donde cada persona humana pueda vivir dignamente y en armonía de amor como un hijo de Dios.(Juan Pablo II, ONU)

Estamos en el mundo sin ser del mundo, constituidos entre los hombres como signos de la verdad y de la presencia de Cristo para el mundo. Le entregamos todo nuestro ser concreto como expresión suya, para que Él siga pasando haciendo el bien.(Juan Pablo II, Portugal)

El que preside:

Oremos

Oh Jesús, te adoro y te doy gracias por el penoso viaje que hiciste de la casa de Pilato al palacio del Rey Herodes, por mi salvación, y por la preciosa sangre que derramaste en la crucifixión al ser clavadas tus manos.

Te pido Humildemente por la conversión de los pecadores y te dignes concedernos la virtud de la diligencia y el don de la fortaleza.

Amén.

Sexta Visita: Jesús es regresado con Pilato

El que preside:

Te adoramos o Cristo y te bendecimos

Todos:

Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Lector 1:

Díceles Pilato: "¿Y qué voy a hacer con Jesús el llamado Cristo?" Y todos a una voz: "¡Sea crucificado!". "¿Pero qué mal ha hecho?", preguntó Pilato. Mas ellos seguían gritando con más fuerza: "sea crucificado". Entonces Pilato , viendo que nada adelantaba, sino que mas bien se promovía tumulto, tomo agua y se lavó las manos delante de la gente diciendo: "inocente soy de la sangre de este justo. Vosotros veréis." Y todo el pueblo respondió "¡su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos! Entonces les soltó a Barrabás ..."

Mt 27,22-26

Lector 2:

Cristo no solamente ha dado ejemplo y enseñado, también ha liberado efectivamente a hombres y mujeres, de lo que tenía prisionero a su cuerpo, espíritu y corazón. Y desde que murió y resucito por nosotros, continua haciéndolo para los hombres y las mujeres de toda condición y de todo país, desde el momento en que le entregan su fe. Es el Salvador del hombre. Es el Redentor del hombre. "Ecce homo" dijo Pilato, sin llegar a comprender el alcance de sus palabras: "He aquí al Hombre".(Juan Pablo II, Francia)

El que preside:

Oremos

Señor, te adoro y te doy gracias por el doloroso recorrido que hiciste del palacio de Heródes para acudir por segunda vez ante Pilato, por salvarme y por la sangre que derramaste al ser clavados tus pies en el madero de la cruz.

Te pido que nos concedas la virtud de la caridad y el don de comprender la verdad.Amén.

Séptima Visita: Jesús llevado a su Pasión

El que preside:

Te adoramos o Cristo y te bendecimos

Todos:

Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.

Lector 1:

Entonces los soldados del procurador llevaron consigo a Jesús al pretorio y reunieron alrededor de Él a toda la cohorte . Le desnudaron y le echaron encima un manto de púrpura; y , trenzando una corona de espinas se la pusieron sobre su cabeza y en su mano derecha una caña, y doblando la rodilla delante de Él le hacían burla diciendo "¡Salve, rey de los judíos!"; y después de escupirle cogieron la caña y le golpeaban en la cabeza. Cuando se hubieron burlado de Él, le quitaron el manto, y le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarlo. Mt. 27, 27-31

Lector 2:

Caminemos juntos, peregrinos, hacia la cruz del Señor, pues con ella comienza una nueva era en la historia del hombre. Este es tiempo de gracia, tiempo de salvación; a través de la cruz el hombre ha podido comprender el sentido de su propia suerte, de su propia existencia sobre la tierra. Ha descubierto cuanto le ha amado Dios. Ha descubierto y descubre continuamente, a la luz de la fe, cuan grande sea el propio valor. Ha aprendido a medir la propia dignidad con el metro de aquel sacrificio que Dios ha ofrecido en su Hijo para la salvación del hombre.(Juan Pablo II, Polonia)

El que preside:

Oremos

Señor, al terminar este recorrido que hicimos acompañando a Jesús en el caminar al calvario, te ruego me concedas la gracia de no ser engreído y tener así la verdadera sabiduría para amarte sobre todas las cosas ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén

 

EL VIERNES SANTO

En este día la Iglesia celebra la gloriosa Pasión de Jesús, Su Muerte victoriosa. Destaca como símbolo de salvación la Cruz del señor.

El Señor está firmemente clavado en la Cruz. Había esperado muchos años y en aquel día se cumplía un deseo de redimir a los hombres. Lo que había sido un instrumento infame y deshonroso, se convertía en el árbol de la vida y escalera de la Gloria. Una honda alegría le llenaba el extender los brazos sobre la Cruz, para que supiéramos los hombres que así tendría siempre los brazos para los pecadores que se acercaran a Él: abiertos.

Liturgia y Tradición de la Iglesia

Según una antiquísima tradición, la Iglesia no celebra los sacramentos en este día ni el siguiente. El altar debe estar desnudo por completo: sin cruz, sin candelabros, sin manteles.

Ayuno y abstinencia se incluyen como precepto a obedecer, como lo dice el Código de Derecho Canónico en el número 1251, 1252 y 1253, en el cual los días de guardar ayuno y abstinencia son el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. Las edades son de 14 a 59 años.

El ornamento sacerdotal para esta solemnidad es color rojo.

La primera parte es la Liturgia de la Palabra y la Oración Universal. Se lee la Pasión del Señor según el Evangelio de San Juan.

Viernes Santo: Tres testigos de la pasión de Cristo

La tarde del Viernes Santo presenta el drama inmenso de la muerte de Cristo en el Calvario. La cruz erguida sobre el mundo sigue en pie como signo de salvación y de esperanza. Y cada año, mientras el mundo da las vueltas de su pequeña historia, permanece la cruz, la antena de la vida, señalando con sus cuatro brazos las dimensiones del universo, como si del cielo y de la tierra, de Oriente y de Occidente todo se concentrara allí donde en Cristo todo se junta y se reconcilia. Fulget crucis mysterium! Brilla el misterio de la cruz. Con la pasión de Jesús según el Evangelio de Juan contemplamos el misterio del Crucificado, con el corazón del discípulo Amado, de la Madre, del soldado que le traspasó el costado.

Juan, teólogo y cronista de la pasión nos lleva a contemplar el misterio de la cruz de Cristo como una solemne liturgia. Todo es digno, solemne, simbólico en su narración: cada palabra, cada gesto. La densidad de su Evangelio se hace ahora más elocuente. Y los títulos de Jesús componen una hermosa Cristología. Jesús es Rey. Lo dice el título de la cruz, y el patíbulo es trono desde donde el reina. Es sacerdote y templo a la vez, con la túnica inconsútil que los soldados echan a suertes. Es el nuevo Adán junto a la Madre, nueva Eva, Hijo de María y Esposo de la Iglesia. Es el sediento de Dios, el ejecutor del testamento de la Escritura. El Dador del Espíritu. Es el Cordero inmaculado e inmolado al que no le rompen los huesos. Es el Exaltado en la cruz que todo lo atrae a sí, por amor, cuando los hombres vuelven hacia él la mirada.

La Madre estaba allí, junto a la Cruz. No llegó de repente al Gólgota, desde que el discípulo amado la recordó en Caná, sin haber seguido paso a paso, con su corazón de Madre el camino de Jesús. Y ahora está allí como madre y discípula que ha seguido en todo la suerte de su Hijo, signo de contradicción como El, totalmente de su parte. Pero solemne y majestuosa como una Madre, la madre de todos, la nueva Eva, la madre de los hijos dispersos que ella reúne junto a la cruz de su Hijo. Maternidad del corazón, que se ensancha con la espada de dolor que la fecunda. La palabra de su Hijo que alarga su maternidad hasta los confines infinitos de todos los hombres. Madre de los discípulos, de los hermanos de su Hijo. La maternidad de María tiene el mismo alcance de la redención de Jesús. María contempla y vive el misterio con la majestad de una Esposa, aunque con el inmenso dolor de una Madre. Juan la glorifica con el recuerdo de esa maternidad. Ultimo testamento de Jesús. Ultima dádiva. Seguridad de una presencia materna en nuestra vida, en la de todos. Porque María es fiel a la palabra: He ahí a tu hijo.

El soldado que traspasó el costado de Cristo de la parte del corazón, no se dio cuenta que cumplía una profecía y realizaba un último, estupendo gesto litúrgico. Del corazón de Cristo brota sangre y agua. La sangre de la redención, el agua de la salvación; La sangre es signo de aquel amor más grande, la vida entregada por nosotros, el agua es signo del Espíritu, la vida misma de Jesús que ahora, como en una nueva creación derrama sobre nosotros.

 

El Vía Crucis

El Vía Crucis, pretende reavivar en la mente y en el corazón la contemplación de los momentos supremos de la entrega de Cristo por nuestra Redención, propiciando actitudes íntimas y cordiales de compunción de corazón, confianza, gratitud, generosidad e identificación con Cristo.

Señor mío Jesucristo, tu anduviste con tan grande amor este camino para morir por mí,y yo te he ofendido tantas veces apartándome de ti por el pecado: más ahora te amo, me arrepiento sinceramente de todas las ofensas que te he hecho. Perdóname, Señor, permíteme que te acompañe en este viaje. Vas a morir por mi amor, pues yo también quiero vivir y morir por el tuyo, amado Redentor mío. Sí, Jesús mío, quiero vivir y morir unido a ti: Amén.

Ejercicio de las Siete Palabras (o de la agonía del Salvador y con el Salvador)

Oración

Jesús en la Cruz aboga:
da al ladrón: lega su Madre:
quéjase: la sed le ahoga:
cumple: entrega el alma al Padre

Al Calvario hay que llegar
porque Cristo, nuestra Luz,
hoy también nos quiere hablar
desde el ara de la Cruz.

¡Virgen de dolores y Madre mía! Que, como Tú, acompañe yo siempre a tu Hijo en vida, redención y muerte. Y después de glorificado en la tierra, le glorifique por toda la eternidad, junto a Él y junto a Ti. Te lo pido por tu aflicción y martirio, al pie de la Cruz. Asísteme siempre especialmente en este último momento del combate cristiano que abrirá la eternidad feliz, en compañía de tu Hijo. Así sea.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Primera Palabra: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lc 23,34)

Aunque he sido tu enemigo,
mi Jesús: como confieso,
ruega por mí: que, con eso,
seguro el perdón consigo.

Cuando loco te ofendí,
no supe lo que yo hacía:
sé, Jesús, del alma mía
y ruega al Padre por mí

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la cruz para pagar con tu sacrificio la deuda de mis pecados, y abriste tus divinos labios para alcanzarme el perdón de la divina justicia: ten misericordia de todos los hombres que están agonizando y de mí cuando me halle en igual caso: y por los méritos de tu preciosísima Sangre derramada para mi salvación, dame un dolor tan intenso de mis pecados, que expire con él en el regazo de tu infinita misericordia.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Segunda Palabra: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso" (Lc 23, 43)

Vuelto hacia Ti el Buen Ladrón
con fe te implora tu piedad:
yo también de mi maldad
te pido, Señor, perdón.

Si al ladrón arrepentido
das un lugar en el Cielo,
yo también, ya sin recelo
la salvación hoy te pido.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz y con tanta generosidad correspondiste a la fe del buen ladrón, cuando en medio de tu humillación redentora te reconoció por Hijo de Dios, hasta llegar a asegurarle que aquel mismo día estaría contigo en el Paraíso: ten piedad de todos los hombres que están para morir, y de mí cuando me encuentre en el mismo trance: y por los méritos de tu sangre preciosísima, aviva en mí un espíritu de fe tan firme y tan constante que no vacile ante las sugestiones del enemigo, me entregue a tu empresa redentora del mundo y pueda alcanzar lleno de méritos el premio de tu eterna compañía.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Tercera Palabra: "He aquí a tu hijo: he aquí a tu Madre" (Jn 19, 26)

Jesús en su testamento
a su Madre Virgen da:
¿y comprender quién podrá
de María el sentimiento?

Hijo tuyo quiero ser,
sé Tu mi Madre Señora:
que mi alma desde a ahora
con tu amor va a florecer.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz y , olvidándome de tus tormentos, me dejaste con amor y comprensión a tu Madre dolorosa, para que en su compañía acudiera yo siempre a Ti con mayor confianza: ten misericordia de todos los hombres que luchan con las agonías y congojas de la muerte, y de mí cuando me vea en igual momento; y por el eterno martirio de tu madre amantísima, aviva en mi corazón una firme esperanza en los méritos infinitos de tu preciosísima sangre, hasta superar así los riesgos de la eterna condenación, tantas veces merecida por mis pecados.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Cuarta Palabra: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" (Mt 27, 46)

Desamparado se ve
de su Padre el Hijo amado,
maldito siempre el pecado
que de esto la causa fue.

Quién quisiera consolar
a Jesús en su dolor,
diga en el alma: Señor ,
me pesa: no mas pecar.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz y tormento tras tormento, además de tantos dolores en el cuerpo, sufriste con invencible paciencia la mas profunda aflicción interior, el abandono de tu eterno Padre; ten piedad de todos los hombres que están agonizando, y de mí cuando me haye también el la agonía; y por los méritos de tu preciosísima sangre, concédeme que sufra con paciencia todos los sufrimientos, soledades y contradicciones de una vida en tu servicio, entre mis hermanos de todo el mundo, para que siempre unido a Ti en mi combate hasta el fin, comparta contigo lo mas cerca de Ti tu triunfo eterno.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Quinta Palabra: "Tengo sed" (Jn 19, 28)

Sed, dice el Señor, que tiene;
para poder mitigar
la sed que así le hace hablar,
darle lágrimas conviene.

Hiel darle, ya se le ha visto:
la prueba, mas no la bebe:
¿Cómo quiero yo que pruebe
la hiel de mis culpas Cristo?

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz, y no contento con tantos oprobios y tormentos, deseaste padecer más para que todos los hombres se salven, ya que sólo así quedará saciada en tu divino Corazón la sed de almas; ten piedad de todos los hombres que están agonizando y de mí cuando llegue a esa misma hora; y por los méritos de tu preciosísima sangre, concédeme tal fuego de caridad para contigo y para con tu obra redentora universal, que sólo llegue a desfallecer con el deseo de unirme a Ti por toda la eternidad.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Sexta Palabra: "Todo está consumado" (Jn 19,30)

Con firme voz anunció
Jesús, aunque ensangrentado,
que del hombre y del pecado
la redención consumó.

Y cumplida su misión,
ya puede Cristo morir,
y abrirme su corazón
para en su pecho vivir.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz, y desde su altura de amor y de verdad proclamaste que ya estaba concluida la obra de la redención, para que el hombre, hijo de ira y perdición, venga a ser hijo y heredero de Dios; ten piedad de todos los hombres que están agonizando, y de mí cuando me halle en esos instantes; y por los méritos de tu preciosísima sangre, haz que en mi entrega a la obra salvadora de Dios en el mundo, cumpla mi misión sobre la tierra, y al final de mi vida, pueda hacer realidad en mí el diálogo de esta correspondencia amorosa: Tú no pudiste haber hecho más por mí; yo, aunque a distancia infinita, tampoco puede haber hecho más por Ti.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Séptima Palabra: "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23, 46)

A su eterno Padre, ya
el espíritu encomienda;
si mi vida no se enmienda,
¿en qué manos parará?

En las tuyas desde ahora
mi alma pongo, Jesús mío;
guardaría allí yo confío
para mi última hora.

Señor y Dios mío, que por mi amor agonizaste en la Cruz, y aceptaste la voluntad de tu eterno Padre, resignando en sus manos tu espíritu, para inclinar después la cabeza y morir ; ten piedad de todos los hombres que sufren los dolores de la agonía, y de mí cuando llegue esa tu llamada; y por los méritos de tu preciosísima sangre concédeme que te ofrezca con amor el sacrificio de mi vida en reparación de mis pecados y faltas y una perfecta conformidad con tu divina voluntad para vivir y morir como mejor te agrade, siempre mi alma en tus manos.

Señor pequé, Ten piedad y misericordia de mí.

Oración Final

La Dolorosa allí estaba,
junto a la Cruz: y lloraba
mientras el Hijo moría.
Su alma fiel y amorosa,
traspasaba dolorosa
una espada de agonía.

Sola, triste y afligida
se vio la madre querida
de tantos tormentos llena.
Cuando ante sí contemplaba
y con firmeza aceptaba
del Hijo amado la pena.

¿Y qué hombre no llorara
si a la Virgen contemplara
sumergida en tal dolor?
¿Y quién no se entristeciera,
si así, Madre, te sintiera
sujeta a tanto rigor?

Por los pecados del mundo
vio en su tormento tan profundo
a Jesús la dulce Madre.
Ve morir desamparado
a Cristo, su Hijo amado,
dando el espíritu al Padre.

Oh Madre, fuente de amor
hazme sentir tu dolor
para que llore contigo.
Que siempre, por Cristo amado
mi corazón abrazado,
más viva en él que conmigo.

Para que a amarle me anime
en mi corazón imprime
las llagas que tuvo en sí.
Y de tu Hijo, Señora,
divide conmigo ahora
las que padeció por mí.

Hazme contigo llorar
y poder participar
de sus penas, mientras vivo.
Siempre acompañar deseo
en la Cruz, donde le veo,
tu corazón compasivo.

Virgen de vírgenes santa,
llore yo con fuerza tanta,
que el llanto, dulce me sea.
Que su pasión y su muerte
haga mi alma mas fuerte,
y siempre sus penas vea.

Haz que su cruz me enamore;
que en ella viva y adore,
con un corazón propicio.
Su verdad en mi encienda
y contigo me defienda
en el día del gran Juicio.

Haz que Cristo con su muerte
sea mi esperanza fuerte
en el supremo vaivén.
Que mi cuerpo quede en calma
y con él vaya mi alma
a la eterna gloria. Amén.

 

Procesión del Silencio

Esta procesión es una manifestación de la fe cristiana que indica la tristeza que tiene la Iglesia de ver a Cristo muerto. Es una demostración al mundo a lo que lleva el egoísmo, la soberbia y el pecado. Se ha ejecutado a un hombre justo sin causa alguna, condenado por haber mostrado a la humanidad que tanto ama Dios al hombre que se hizo hombre para a salvarle.

Podríamos considerar esta procesión como el cortejo fúnebre de Cristo. La imagen de Jesús crucificado o muerto (muchas veces conocido como el Señor del Santo Entierro) encabeza la marcha. Tras Él la Virgen María vestida de luto (la Virgen Dolorosa). Detrás el pueblo de Dios en silencio acompaña a Jesucristo y su Madre.

En algunos lugares en la procesión los cristianos hacen penitencia en señal de duelo y ofreciendo su dolor a Cristo por la remisión de sus culpas y de las culpas del mundo.

Algunas personas sienten tanto dolor de ver a Cristo crucificado que van descalzos o llevan cadenas en los pies, otros se mortifican golpeándose la espalda, cargando cruces o pesados fardos de cardos.

Esta procesión termina en el templo o en alguna capilla velando a Cristo o acompañando a la Virgen dolorosa rezando el rosario.

Al igual que la Virgen, los cristianos han guardado en su corazón la experiencia de la Institución de la Eucaristía y del Sacerdocio, la Oración del Huerto, El Vía Crucis y la Muerte de Jesús. En la calma que sucede a la adoración de la Cruz la Iglesia medita y profundiza en el sacrificio redentor de Cristo. Los cristianos se sienten tristes por lo que ha sucedido el Viernes Santo pero a la vez inquietos y esperanzados al comenzar propiamente la vigilia que antecede la Pascua de Resurrección.

 

SÁBADO SANTO: A la espera de la resurrección con María

Antiguas homilías orientales escriben a propósito del Sábado Santo, día de luto inmenso, de silencio de plomo, de espera vigilante de la Resurrección: " Tema de nuestra predicación es la continua presencia de la Madre heróica al pie del sepulcro. Pues mientras todos se retiraron, solo ella, la Madre, consumida por el fuego impetuoso del amor, con fe y ánimo firme, se sentó junto a la tumba, olvidándose de comer y descansar. Solo ella la Madre, fue testigo de los hechos que precedieron la Resurrección y oyó aquel terremoto suave que despertó los muertos y arrojó en el sueño a las guardias que velaban ante el sepulcro".

No se puede pasar el Sábado Santo sin pensar en la Virgen María. Con el dolor de la Madre de un condenado que resiste mientras tiene ante sus ojos o entre sus brazos al muerto, pero se queda sin nada cuando se ha depositado en el sepulcro al hijo de sus entrañas y al Dios de su vida entera. No se puede olvidar en este momento la figura de María, la discípula que conserva en su corazón las palabras del anciano Simeón, que si le profetizó que Cristo sería signo de contradicción y una espada traspasaría el alma, también le indicaba que Jesús sería signo de resurrección. Lo que los discípulos habían olvidado, María lo conservaba en el corazón: la profecía de la resurrección al tercer día. Y María esperó hasta el tercer día. En una hermosa secuencia de la Resurrección se le pregunta a la Madre quién le ha dado la noticia de la vuelta a la vida de Cristo su hijo, cuando el domingo de Pascua la ven gozosa como si ya supiera de antemano la gran noticia de la resurrección de Cristo. "Dínos de quién lo has sabido, le preguntan las mujeres a la Madre. Y ella responde con calma: No he sabido la noticia hermanas, ni por voces de hombres, ni por mensajes de ángeles. Yo ya la conocía. Porque conservaba en el corazón su palabra: resucitaré al tercer día".

Mientras la Virgen espera y es modelo de la Iglesia que anhela la resurrección, es verdad aquello de que es siempre sábado santo, día de espera de alboradas nuevas, de días radiosos, de presencias aromadas del Resucitado en nuestra vida. Si hay noches oscuras hay también alboradas luminosas, hay siempre un tercer día en que Dios cumple sus promesas y se hace presente más allá de nuestras esperanzas y nuestros deseos, como en el alba de la Resurrección.

Juan de la Cruz cantó este misterio de la noche gozosa, de la Virgen María y de la Iglesia, la de cualquier persona que espera las promesas y las fidelidades de Dios, la noche de pascua. Esta noche que con el pregón pascual inspiró y dió definitivo tono gozoso y nupcial, de resurrección a las conocidas estrofas sanjuanistas: " Oh noche que guiaste", como la del pueblo de Israel y de la Iglesia. " Oh noche amable más que la alborada", como la de la resurrección, secreto y desconocido momento de la historia. Oh noche que juntaste Amado con Amada, amada en el Amado trasformada". Como la del encuentro del nuevo Adán vuelto a la vida, con la nueva Eva, Madre del Resucitado, con la Iglesia esposa del Señor.

 

VIA MATRIS: La Santísima Virgen vuelve desde el sepulcro a su casa

 

                                                                                                            Dedicatoria a María

 

Déjanos seguir contigo
desde el sepulcro al cenáculo
el camino doloroso
de tu soledad u llanto.

Desahoga, Madre nuestra
tu corazón angustiado
rosa de siete puñales
por nuestros siete pecados.

Repite el diálogo interno
con tu hijo bienamado,
muerto a los ojos del mundo
y, para ti, descansando.

De tu voz aprenderemos
la fe, la esperanza, el cántico
triunfal de amor renacido
tras las tinieblas del sábado.

XIV Estación: Jesús fue puesto en el Sepulcro

Detrás de la losa, queda
tu corazón destrozado
semilla de amor eterno,
dormido y siempre velando.

Cómo me duele dejarte.
Te quisiera en mi regazo
y estar contigo en tu sueño,
que mi ansiedad hace largo.

Sé que pronto te veré
glorioso resucitado,
y mi fe es el arco iris
en la lluvia de mi llanto.

Para aquellos, Hijo Mío,
que el dolor embarcaron,
tu sepulcro se al estrella
que los lleve a puerto salvos.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

XIII Estación: Jesús fue puesto en el Sepulcro

Aquí estuviste, Hijo mío,
como la flor de su tallo.
Flor deshojada, sangrienta
en el dolor de mis brazos.

Aquí cubrieron de mirra
-¡ay, recuerdo de los Magos!-,
la púrpura de tus llagas,
llagas que en mí se han quedado.

Fina sábana de nieve
veló tu cuerpo adorado,
y tu faz, mi sol, mi espejo
se ocultó tras un sudario.

Benditos los que adivinan,
tras la llaga del hermano,
tu divino rostro vivo
que espera amor y cuidado.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

XII Estación: Mi Jesús murió en la Cruz

Aquí, la Cruz... Aquí el grito:
- "¡Todo está consumado...!"
la tiniebla, el terremoto
y la lanza perforando
tu corazón y mi pecho
con el mismo hierro insano.

Aquí me entregaste al hombre
- verdugo por el pecado -,
como hijo pequeñito
nacido de sangre y llanto,

Hijo tan distinto a ti,
pero, en mi carne, tu hermano.
Que las penas de su cruz
- ¡hay tantos hombres ingratos !-
no olviden que soy su Madre
y que mucho me costaron.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

XI Estación: Mi recuerdo de los clavos

Sobre la roca tendieron
la cruz para desclavarlo.
Yo les rogaba: -¡ Por Dios,
no le lastimen las manos!

... Y estaban duras y frías,
ellas que hicieron milagros
y, tantas veces, filiales,
con amor me acariciaron.

Manos de mi Dios, heridas
y, como sus pies, de mármol.
Manos y pies de mi Niño,
por obediencia entregados.

Que si dejaron la cruz
es por ir apresurados
a quitarte, pecador,
de tus miserias los clavos.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

X Estación: Cuando desnudaron a Jesús

Sobre esta Piedra, a los dados,
la militar compañía
se jugó la blanca túnica
por mis desvelos tejida.

Del lino de mis amores
virginales parecía,
pero quedó con su sangre
lumbre de azotes, teñida.

Lo vi desnudo, inocente,
mientras la plebe reía.
Total entrega de Dios
por su criatura caída.

¡Ay, si el pecado del mundo
despojado, en carne viva,
penitente se cubriera
con la vergüenza divina...!

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

 

 

 

IX Estación: Cuando vi caer a Jesús por tercera vez.

Dejadme besar la tierra,
porque, al llegar al Calvario,
también besó mi Niño
tercera vez derribado.

¡Era tan dura la carga
y tan cruel el populacho!
Era llevar en los hombros
lo más terrible: el pecado.

Y cayó, cayó de bruces...
Yo vi sus divinos labios,
en un beso doloroso,
de polvo y sangre manchados.

Polvo del hombre, miseria
y sangre de Dios, juntando
en ósculo de perdón
el cielo y el mundo ingrato.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

VIII Estación: Cuando Jesús consoló a las mujeres

Y se fueron las mujeres
que por mi Jesús lloraron.
Las calles huelen a miedo
bajo el cielo encapotado.

Si en el leño verde el fuego
del furor rompió en estragos,
¿qué será en el leño seco
por la plaga del pecado?

¿Mujeres que lloren? ¡No!
Faltan en el mundo llantos
viriles que reconozcan
las voces que claudicaron.

¡Hombres del mundo, llorad
mientras dura el Viernes santo,
porque sintáis el consuelo
de Cristo resucitado!

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

VII Estación: Donde Jesús cayó por segunda vez

El crepúsculo se apaga
y, en la callejuela angosta,
como en conciencia culpable,
se han dad cita las sombras.

Aquí tropezó Jesús
- ¡ las almas son tan tortuosas ! -
y, segunda vez, la tierra
probó el sabor de las rosas.

Que el Amor es insistente
cuando en verdad se enamora
y dos veces, traicionado
una y otra vez perdona.

Por alzar a los caídos,
Jesús probó la derrota
y a mí me nombró refugio
de los que, caídos, lloran.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

VI Estación: Cuando una mujer piadosa enjugó el rostro de Jesús

En esta tarde de llanto,
en mi soledad mas sola,
es una luz de esperanza
recordar a la Verónica.

El rostro que fue mi espejo,
mi sol, se ocultaba en sombras
de sangre, sudor , salivas,
polvo y divina congoja.

Una mujer, como yo,
valiente rompió la tropa
y enjugó la faz amada
con la nieve de su toca.

Pintado en sangre quedó
el rostro que me enamora
y, pintado en mis pupilas,
el llanto no me lo borra.

Hacia cualquiera que miro,
la semejanza me asombra:
todos los rostros del mundo
se le parecen ahora.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

V Estación: Mi gratitud al Cirineo

A Simón el Cirineo
detuvieron los soldados.
Sudor y polvo traía
como ofrenda de los campos.

Mi Jesús era gavilla
redentora de cansancio,
y del peso de su cruz
tuvo a bien participarnos.

Simón recibió el madero,
primeramente con asco.
Poquito a poco, el camino
le floreció de entusiasmo.

Porque ir junto a mi Hijo
en el sufrimiento humano,
es hallar al fin la gloria,
es a Él y a mí encontrarnos.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

IV Estación: Cuando me encontré con Él

Era difícil seguir
de cerca a Jesús atado.
Unidos al dolor,
lejos en el cuerpo estábamos.

Pero mi amor maternal
se atrevió entre el populacho
y pude mirar..., mirarme
en los ojos de mi amado.

Vivo aún de esa mirada,
que retuvo el viril llanto
por no doblar la agonía
deshojada en mi regazo.

Mirada firme de amor,
que sellara el holocausto
de nuestros dos corazones
por ti, que estás escuchando.

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

III Estación: Cuando mi Jesús cayó por primera vez

¡Mirad si queda en el suelo
alguna gota de sangre!
La recogerá la copa
de mis besos maternales.

Porque , al salir del Pretorio
alguien se atrevió a empujarle
y cayó, Varón de burlas,
absolviendo a los culpables.

¡Mirad si quedó en el suelo
alguna gota de sangre!
¡Estaba tan malherido...!
¡El madero era tan grande...!
¡que nadie ponga tropiezos
a quien su miseria cargue
por este mundo de cruces
dolorosas y ambulantes!

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

II Estación: Cuando Jesús recibió la Cruz

Sobre sus hombros pusieron
el leño de la victoria.
Él, carpintero, sabía
de maderas olorosas.

Y la levantó triunfante,
como levanta a su esposa
el amante enamorado
en la noche de sus bodas.

¡Aborrecerla o amarla?
En esta vía dolorosa,
la cruz se clavó por siempre
en mi corazón, muy honda.

Cruz de Jesús y del hombre,
divina cruz redentora,
ligero yugo amoroso,
¡puente que lleva a la Gloria!

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, María ...

I Estación: Cuando condenaron a muerte a Jesús

Anda suelto en la ciudad
un silencioso homicida.
Mi hijo pagó el rescate
con su corona de espinas
y, por que nada faltara,
ofreció vida por vida.

Pilato quiso lavar
con agua su cobardía
y su nombre, para siempre,
se quedará como estigma
de quien, por temor al mundo,
al mismo Dios crucifica.

Ahora, frente al Pretorio,
la plaza duerme vacía.
Un agrio remordimiento
en las conciencias vigila.

- ¡Resucitará? ...Preguntan.
Sólo yo sufro tranquila.
Sólo yo... Mis compañeras,
las dulces, fieles Marías,
quieren llevar al sepulcro,
el domingo, aceite y mirra.

Yo seré, en el mundo a oscuras,
la sola luz encendida.
Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores

Dios te salve, María ...

 

 

Último Deseo

Déjanos seguir contigo
por el Vía Crucis, Señora,
de nuestra vida doliente,
sin tu amor más angustiosa.

Podemos ser los Pilatos;
los Cirineos, las Verónicas,
los ladrones, los soldados,
los fariseos, las llorosas,
mujeres, el populacho
voluble como las olas;
podremos ser Judas, Pedro...

Tú sabes bien nuestra historia.
Mas, eres dulce refugio,
Madre de Misericordia.
Déjanos seguir contigo
fieles hoy y hasta la hora
sorpresiva de la muerte.
¡Amén Madre Dolorosa!
¡Amén por esa alegría
que ya te anuncia la aurora!

Madre llena de dolores,
acuérdate que en la Cruz
te nombró Jesús
Madre de los pecadores.

Dios te salve, Reina y madre de misericordia...

 

VIGILIA PASCUAL

La Vigilia Pascual se desarrolla en este orden:

Primera Parte: Breve Lucernario

Se bendice el fuego. Se prepara el cirio en el cual el sacerdote con un punzón traza una cruz. Luego marca en la parte superior la letra Alfa y en la inferior omega, entre los brazos de la cruz marca las cifras del año en curso. A continuación se anuncia el Pregón Pascual.

Segunda Parte: Liturgia de la Palabra

En ella la Iglesia confiada en la Palabra y la promesa del Señor, media las maravillas que desde los comienzos realizó Dios con su pueblo.

Tercera Parte: Liturgia Bautismal

Se llama a los catecúmenos, quienes son presentados ante el pueblo por sus padrinos: si son niños serán llevados por sus padres y padrinos. Se hace la renovación de los compromisos bautismales.

Cuarta Parte: Liturgia de la Eucaristía.

Al acercarse ya el día de la Resurrección, la Iglesia es invitada a participar en el banquete eucarístico, que por su Muerte y Resurrección, el Señor preparó para su pueblo. En él participan por primera vez los neófitos.

Toda la celebración de la Vigilia pascual se realiza durante la noche, de tal manera que no se vaya a comenzar antes de iniciarse la noche, o se termine la aurora del Domingo.

La Misa, aunque se celebre antes de la media noche, es la Misa Pascual del Domingo de Resurrección. Los que participan en esta misa, pueden volver a comulgar en la segunda Misa de Pascua.

El sacerdote y los ministros se revisten de blanco para Misa. Prepárense cirios para todos los que participan en la Vigilia.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

A la fidelidad le sobran imaginaciones bonitas o los discursos bien cortados; la mayoría de las veces es una virtud callada y humilde que se identifica con las obras.

Esto no quiere decir que no sea una virtud noble y de héroes: incluso es tan extraordinaria que pocas veces la encontramos en el corazón de los hombres, y la razón es que su práctica requiere un extraordinario juego de virtudes practicadas en grado heroico que superan la naturaleza humana: amor, desprendimiento, bravura, nobleza, vigilancia, magnanimidad, generosidad.

El mensaje redentor de la Pascua no es otra cosa que la purificación total del hombre, la liberación de sus egoísmos, de su sensualidad, de sus complejos; purificación que , aunque implica una fase de limpieza y saneamiento interior, sin embargo se realiza de manera positiva con dones de plenitud, como es la iluminación del Espíritu , la vitalización del ser por una vida nueva, que desborda gozo y paz - suma de todos los bienes mesiánicos -, en una palabra, la presencia del Señor resucitado. San Pablo lo expresó con incontenible emoción en este texto : "Si habéis resucitado con Cristo vuestra vida, entonces os manifestaréis gloriosos con Él".( Colos. 3 1-4)

¡Cómo quisiera que este mensaje pascual quedara grabado en vuestro corazón como programa que sintetizara vuestra condición de discípulos de Cristo! ¡Cuántos conflictos personales por olvidarnos que somos ciudadanos del cielo, que nuestra vida está escondida con Cristo en Dios, que nuestra fuerza y móvil único es Cristo, que cuanto hay en la tierra nos debe de saber insípido si no dice relación a Cristo, que los pequeños sufrimientos, humillaciones, trabajos, fatigas, penalidades, son preciosas por permitirnos participar de su muerte y sepultura y así tener parte también en la vida nueva!

 

LA PASCUA

El domingo de Pascua es el día en que incluso la iglesia más pobre se reviste de sus mejores ornamentos y se embellece con las flores mas hermosas, el día en que se reúne ante la sagrada Mesa mayor número de fieles, y en el cual, aun en las parroquias de mas débil cristiandad, la comunidad cristiana se entrega al gozo mas ostensible.

El órgano con sus melodías inimitables, o el modesto armonio, acompañan los cantos que se elevan a la gloria de Jesús resucitado. Los que han olvidado las palabras de los viejos cánticos, las vuelven a recordar.

No se puede comprender ni explicar la grandeza de las Pascuas cristianas sin evocar la Pascua Judía, que Israel festejaba, y que los judíos festejan todavía, como lo festejaron los hebreos hace tres mil años, la víspera de su partida de Egipto, por orden de Moisés.

El mismo Jesús celebró la Pascua todos los años durante su vida terrena, según el ritual en vigor entre el pueblo de Dios, hasta el último año de su vida, en cuya Pascua tuvo efecto la cena y la institución de la Eucaristía.

Cristo al celebrar la Pascua en la Cena, dio a la conmemoración tradicional de la liberación del pueblo judío un sentido nuevo y mucho más amplio. No es a un pueblo, una nación aislada a quien Él libera sino al mundo entero, al que prepara para el Reino de los Cielos.

Las pascuas cristianas celebran la protección que Cristo no ha cesado ni cesará de dispensar a la Iglesia hasta que Él abra las puertas de la Jerusalén celestial.

La fiesta de Pascua es, ante todo la representación del acontecimiento clave de la humanidad, la resurrección de Jesús después de su muerte consentida por Él para el rescate y la rehabilitación del hombre caído.

Este acontecimiento es un hecho histórico innegable. Además de que todos los evangelistas lo han referido, San Pablo lo confirma como el historiador que se apoya, no solamente en pruebas , sino en testimonios.

 

EXAMEN DE CONCIENCIA

Precisamente por ser pecadores, nos cegamos ante nuestros pecados. Satanás quiere hacernos ver que no hay mal en lo que hacemos. Entonces el corazón se endurece, se hace insensible a las exigencias del amor. Por eso es tan importante la conversión del corazón.

"Por eso, como dice el Espíritu Santo: "Si escucháis hoy my voz, no endurezcáis el corazón... ¡Atención hermanos! Que ninguno de ustedes tenga un corazón malo e incrédulo..." Hb 3.

Dios es un Padre amoroso que nos hace ver el pecado para darnos la gracia del arrepentimiento y perdonarnos.  El nos quiere libres. El demonio no quiere que veamos nuestro pecado. Pero si buscamos el camino de Dios tratará de acusarnos con nuestros pecados para que nos desanimemos y volvamos atrás. Podemos discernir entonces la diferencia. Dios enseña el pecado para liberar y perdonar; el demonio lo esconde pero cuando lo enseña es para que desesperemos. Debemos rechazar enérgicamente estos pensamientos e ir a la confesión con toda confianza en el perdón de Dios. Dios SIEMPRE perdona cuando hay arrepentimiento.

Es muy provechoso hacer examen de conciencia diario y también, con toda humildad, abrirnos a que personas cerca de nosotros nos corrijan. "Si nos examináramos a nosotros mismos, no seríamos condenados." (1 Cor. 11, 31)

El examen se hace ante Dios, escuchando su voz en la conciencia. 

 

 

 

Preparación para la confesión

Preparación remota:

Nos educamos en la fe por el estudio de la Palabra, el Catecismo, lectura de los santos, participación en enseñanzas...  La practica seria de lo que aprendemos. El examen diario de conciencia.

Preparación inmediata:

El examen de conciencia antes de confesar. Vamos a un lugar tranquilo, preferiblemente ante el sagrario, para orar.   Solo Dios puede iluminar sobre nuestra realidad y darnos los medios para responder a la gracia.

Contemplamos la vida de Jesús y su amor manifiesto en Su Cruz. "Contemplen al que traspasaron" Jn 19:37. ¿Como he respondido a tanto amor, a tantas gracias?.   Examinamos nuestra vida ante la ley de Dios.  Por eso ayuda tener un examen escrito que nos recuerde lo que hemos olvidado. Recordamos que no se trata de sugerencias, Dios nos dio MANDAMIENTOS. Romperlos es romper nuestra alianza con Dios y caer en pecado.  

No se trata tan solo de enumerar pecados sino de descubrir la actitud torcida del corazón y con DOLOR POR NUESTROS PECADOS, HACER EL FIRME PROPÓSITO DE NO VOLVER A COMETERLOS. Siempre hay áreas en las que somos mas débiles y requieren atención especial pero si comprendemos que Cristo -no la cultura- es la medida, veremos que en todo tenemos mucho que crecer.

La confesión solo puede hacerse ante un sacerdote.

 

A LOS AMIGOS DE LA CRUZ

Razón de ser amigos de la cruz:

Para ser otro Cristo (Gal. 2, 20).

-Un hombre escogido por Dios.

-Entre mil personas que viven según los sentidos y la sola razón, vive con la luz pura de la fe y un amor vehemente a la cruz.

-Es un hombre que pasa por la tierra como extranjero

-Combate en el mundo pero no huye de el.

Para estar Unidos.

-Los amigos de la cruz son mas fuertes que los ejércitos del mundo.

-Los demonios se unen para perderos; uníos para derribarlos.

-Los avaros se unen para hacer negocio; únanse ustedes para conquistar los tesoros de la cruz.

Para triunfar sobre el demonio, el mundo y la carne.

-Con el amor a las humillaciones se derriba el orgullo de Satanás.

-Con el amor a la pobreza, se triunfa sobre la avaricia del mundo.

-Con el amor al dolor, se mortifica, la sensualidad de la carne.

Reflexión:
1- ¿Tienes verdadero deseo y voluntad de obrar así, con la gracia de Dios, con el poder de la Cruz y de Nuestra Señora de los Dolores?.

2- ¿Utilizas los medios necesarios para conseguirlo?

3- ¿Has entrado en el verdadero camino de la vida, que es el camino estrecho del Calvario o vas, sin darte cuenta, cediendo al camino ancho del mundo que conduce a la perdición?

4- ¿Sabes que existe un camino que al hombre le parece recto y seguro pero en realidad lleva a la muerte?.

5- ¿Sabes distinguir con certeza entre la voz de Jesús y su gracia y la del mundo y de la naturaleza? -"El que me sigue a mi no andará en tinieblas" (Jn. 8,12) "!Animo yo he vencido al mundo!" (Jn. 16,33)

 

 LOS DOS BANDOS

1. El de Jesucristo  2. El del mundo y del demonio.

 

 El bando de Jesucristo:

La corrupción del mundo se opone a este camino y lo hace estrecho. Pero Jesús va delante, descalzo, coronado de espinas, el cuerpo ensangrentado y cargando una pesada cruz.

El número de los elegidos es menor de lo que se piensa (Mt. 20,16; Lc. 13,23-24). Solo los esforzados y los violentos arrebatan el cielo (Mt.11,12). Solo le sigue un pequeño rebano (Lc. 12,32) porque su voz no se le puede oír en medio del tumulto del mundo o porque se carece del valor necesario para seguirlo en la pobreza, los dolores, las humillaciones y demás cruces que es preciso llevar para servir al Señor todos los días.

"El que no tiene el Espíritu de Cristo- que es espíritu de cruz- no es de Cristo"(ver: Rom. 8,9).

"Los que son del Mesías han crucificado sus bajos instintos con sus pasiones y deseos" (Gal. 5,24).

"O somos imagen viviente de Jesucristo o nos condenamos".

"Un criado no es mas que su amo" (Jn. 3,16).

 

 El bando del mundo y del demonio:

Lo mas selecto del mundo corre tras el. Las multitudes van por el camino ancho atraídas por la apariencia espléndida y brillante. Buscan lo mas fácil y placentero.

Para mantenerse en su engaño se dicen: "Dios es bueno y no nos creo para condenarnos. Dios no prohíbe las diversiones. No nos condenaremos por eso. !Fuera escrúpulos!. "No moriréis.."(Gen. 3,4).

Casi todos abandonan a Jesús en el camino de la cruz. Los del mundo ven la cruz como locura, los judíos se escandalizan de ella (1 Cor. 1,23), y nosotros sus hijos, vivificados por su Espíritu, también nos hacemos enemigos de la cruz (Flp. 3,18). "¿También ustedes quieren marcharse?" (Jn. 6,67).

Este siglo desprecia la pobreza de mi cruz para correr tras las riquezas; esquiva los dolores de mi cruz para buscar los placeres; odia las humillaciones de mi cruz para codiciar los honores. ¿Quieren conformarse a este siglo? (Rom. 12,2).

Tengo aparentemente muchos amigos que aseguran amarme, pero en el fondo me aborrecen, porque no aman mi cruz. "Tengo muchos amigos de mi mesa y muy pocos amigos de mi cruz"

No nos dejemos arrastrar por los sentidos -como Eva.

Miremos al autor y consumador de nuestra fe (Hebr. 12,2), Jesucristo crucificado. Huyamos de la corrupción del mundo.

 

MANDAMIENTO DE JESÚS PARA LA PERFECCIÓN CRISTIANA

"El que quiera venirse conmigo, que reniegue de si mismo, que cargue con su cruz, y me siga" (Mt.16,24; Lc 9,23)

La perfección cristiana consiste en:

1-En querer ser santo: "El que quiera venirse conmigo",

2-En abnegarse: "que reniegue de si mismo",

3-En padecer: "que cargue con su cruz"

4-En obrar: "y me siga"

 1- En querer ser santo: "El que quiera venirse conmigo":

"El que quiera". No dice "los que quieran", para indicar que son muy pocos los que buscan llevar la cruz. Por lo tanto es muy reducido el numero de los que se salva. (Las Escrituras y los santos, ej. S.Basilio, S. Efrén, S. Simón el Estilita, S.Teresa de Ávila, S. Agustín, Sto. Tomas Aquino concuerdan en esto)

El conocimiento práctico del misterio de la cruz se comunica a pocos.

"A vosotros se os ha dado a conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no" (Mt.13,11). Para recibirlo hay que estar decidido a entregar su vida, renunciar al mundo y ser amigo de Dios. "Resuelto a sacrificarlo todo, emprenderlo y padecerlo todo por Jesucristo"

Hace falta voluntad.

"El que quiera". O sea, el que tenga voluntad sincera, firme, resuelta. No por instinto natural, rutina, egoísmo o respeto humano, sino por la gracia del Espíritu Santo.

Sepan que aquellos que no tienen tal determinación andan solo con un solo pie. La cruz se debe amar con corazón generoso y de buena gana.

"Una voluntad a medias -lo mismo que una oveja sarnosa-basta para contagiar todo el rebano. Si una de estas hubiera entrado en el redil por la falsa puerta de lo mundano, echadla fuera en nombre de Jesucristo, como al lobo de entre las ovejas" (ver: Mat. 7,15; Jn.10,1)

Jesús, "En vez del gozo que se le ofrecía, soportó la cruz" (Hebr. 12,2).

2-En abnegarse: "que reniegue de si mismo",

El que quiera seguirme, a imitación mía, debe gloriarse solo en la pobreza, las humillaciones, y padecimientos de mi cruz: "que reniegue a si mismo". Mi amor en el le hará desear tanto seguirme que pondrá todo su corazón en el Reino sin contar el costo.

"Fuera de entre ustedes los engreídos por sus propias luces y talentos, los charlatanes que aman mucho el ruido, los devotos orgullosos que, como Lucifer, dicen "No soy como los demás" (Lc. 18,11), los que no pueden soportar que los censuren, sin excusarse; que los ataquen, sin defenderse; que los humillen, sin ensalzarse."

"No admitan entre ustedes a personas delicadas que rehuyen la menor molestia, que gritan y se quejan ante el mas leve dolor."

 3-En padecer: "que cargue con su cruz"

La cruz son las humillaciones, menosprecios, dolores, enfermedades, pobreza, tentaciones, sequedades, abandonos, penalidades espirituales y todo tipo de circunstancias duras.

Dios no se place en los sufrimientos de nadie. Pero Dios saca de el las mas grandes victorias contra el enemigo si sus hijos llevan el sufrimiento con amor y confianza en Dios. La cruz nos purifica de tantos apegos a la carne y al mundo y nos ayuda a buscar primero el Reino de Dios.

Dios sabe y tiene bajo su providencia cada cruz que tengamos que llevar de manera que ninguna vendrá sin que el nos de la gracia necesaria si se la pedimos. El sabe la cruz que nos conviene y aunque desgarre su corazón amoroso permite que la llevemos para nuestro bien.

"Que cada uno cargue su propia cruz con entusiasmo y valentía. La cruz que mi Sabiduría le fabrico con numero, peso y medida..como fruto del amor infinito que le tengo".

"Que cargue": Que no la arrastre, ni la rechace, ni la recorte, ni la oculte. En otras palabras, que la lleve con la mano en alto, sin impaciencia ni repugnancia, sin quejas ni criticas voluntarias, sin medias tintas ni componendas".

"Que la plante en su corazón por amor, para transformarla en zarza ardiente, que día y noche se abrase en el puro amor de Dios, sin que llegue a consumirse...puesto que nada hay tan necesario, tan útil, tan dulce ni tan glorioso como padecer algo por Jesucristo".

S. Pablo: "Lo que es a mi, Dios me libre de gloriarme mas que de la cruz de nuestro Señor Jesucristo" (Gal. 6,14).

Nada tan necesario como cargar la cruz.

La cruz es necesaria para nosotros pecadores: Las cruces de esta vida nos ayudan a unirnos a Cristo y no caer en el castigo del infierno que todos merecemos.

No pensemos que estamos seguros de no ir al infierno. Muchos creyéndose buenos estaban seguros de ellos mismos, se han permitido descuidos y quedaron condenados.

¿Pensamos esto cuando sufrimos alguna pena?. Estaríamos contentos de sufrir ahora si tan solo pensáramos en el purgatorio que es un padecer horrible. Muchos van allí por haberse conformado con confesiones a la ligera. Vale la pena padecer ahora y arrancar del demonio el libro de la muerte (Col. 2,14) en el que lleva anotados todos nuestros pecados y el castigo que merecen.

En la otra vida todo se paga hasta el último centavo (Mt. 5,26), hasta la última palabra ociosa (Mt. 12,36). Ese mal pensamiento, esa palabra que se llevó el viento, serán castigados con espantosos tormentos (Heb. 10,31).

No es que a Dios le falte misericordia. Mas bien hay que entender que la misericordia no se consigue sin abrirnos a la cruz. Jesús nos dice: "podéis beber el cáliz? (Mt. 20,22).

Excelente cosa es desear la gloria de Dios. Pero desearla y pedirla sin decidirse a padecerlo todo es una locura y una petición extravagante: "no saben lo que piden" (ibid) En realidad para ser amigos de Dios y para entrar en el Reino "Tenemos que pasar mucho" (Hechos 14,22).

 La cruz es necesaria para los hijos de Dios.

Con razón nos gloriamos de ser hijos de Dios, pero también debemos gloriarnos de sufrir con El.

"Han echado en olvido la exhortación que como a hijos se os dirige: Hijo mío, no menosprecies la corrección del Señor; ni te desanimes al ser reprendido por él. Pues a quien ama el Señor, le corrige; y azota a todos los hijos que acoge. Sufrís para corrección vuestra. Como hijos os trata Dios, y ¿qué hijo hay a quien su padre no corrige? Pero si quedan sin corrección, cosa que todos reciben, señal de que son ustedes bastardos y no hijos. Además teníamos a nuestros padres según la carne, que nos corregían, y les respetábamos. ¿No nos someteremos mejor al Padre de los espíritus para vivir? ¡Eso que ellos nos corregían según sus luces y para poco tiempo!; mas el, para provecho nuestro, en orden a hacernos partícipes de su santidad. Cierto que ninguna corrección es de momento agradable, sino penosa; pero luego produce fruto apacible de justicia a los ejercitados en ella". (Hebr. 12,5-11)

La cruz es necesaria para los discípulos de un Cristo crucificado

"Mientras los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría, nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos y necedad para los gentiles; mas para los llamados, lo mismo judíos que griegos, un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios". (1 Cor. 1,22-24).

Jesucristo es el único maestro que predica la cruz. Aquel de ustedes que sepa llevar mejor su cruz -aunque, por otra parte, sea un analfabeto- es mas sabio en Jesucristo que todos los demás.

Alégrate pues si eres de poca sabiduría según el mundo; si sabes sufrir con alegría, sabes mas que los que tienen doctorados de las grandes universidades pero no saben sufrir tan bien como tu.(Mat. 11,25)

San Pablo, al bajar del tercer cielo -donde aprendió misterios escondidos a los mismos ángeles-, exclama que no quiere saber nada fuera de Jesucristo crucificado. (1 Cor. 2,2)

La cruz es necesaria para los miembros de Jesucristo.

Somos miembros de Jesucristo, somos su cuerpo. ¡Que honor! ¡Pero qué necesidad tan imperiosa de padecer implica serlo!

¿Si la Cabeza está coronada de espinas (Mt. 27,29), estarán los miembros coronados de rosas?.

¿Si la Cabeza es escarnecida camino al calvario (Mc.14,65), querrán los miembros vivir perfumados?.

¿Si la Cabeza no tiene donde reclinarse (Mt. 8,20), descansaran los miembros entre plumas?. !Eso sería una monstruosidad!. No se hagan ilusiones.

Esos cristianos que veis por todas partes trajeados a la moda, en extremo delicados... no son los verdaderos discípulos de Jesús crucificado. ¡Cuántas caricaturas de cristianos que... mientras hacen con la mano la señal de la cruz, son sus enemigos en el corazón!.

Si Cristo es nuestra cabeza, aceptemos como El la cruz por amor. Pues es necesario que el discípulo sea tratado como el Maestro, los miembros como la cabeza. Y, si el cielo nos ofrece -como a Santa Catalina de Siena- una corona de espinas y otra de rosas, escojamos la de espinas y hundámosla en nuestra cabeza para asemejarnos mas a Jesucristo.

Ver la cruz sabiendo que somos piedras vivas.

Somos piedras vivas del templo. Nos disponemos a ser labrados con el martillo de la cruz para no quedar como piedras toscas, que no sirven. No resistir al Señor que como arquitecto amoroso da golpes de martillo para convertirnos en bellas piedras para su edificio.

Hay que sufrir como los santos.

Jesús crucificado y María a sus pies, su corazón traspasado por una espada. Esta es la cruz. Si aceptamos la apreciación popular de lo que es ser cristiano no seguiremos a Jesús.

Veamos mas bien a los santos. Ellos siguieron el ejemplo de Jesús con heroica fidelidad sin compararse al mundo ni conformarse con la mediocridad espiritual.

Debemos conocer y reflexionar a menudo sobre sus vidas para ver la grandeza del amor a que se nos invita.

Estamos unidos a los santos (la comunión de los santos) en torno a Cristo. Ellos son "una inmensa nube de testigos" (Heb. 12,1).

¿Podemos entonces eximirnos de imitarlos en su amor a la cruz?

Si no sufrimos como santos lo haremos como malditos. No es posible, al final evitar el sufrimiento. Si no sufrimos en el Señor, entonces será sin el consuelo de la gracia, sin la ayuda de Jesús, además tendremos el peso del demonio: la impaciencia, la murmuración y al final el infierno.

 Nada tan dulce como la cruz.

Tenemos una fuerte tendencia de conformarnos con `no hacer nada malo' y no disponernos a sufrir por amor a Jesús.

Todos los cristianos creemos en la cruz pero perdemos conciencia de su realidad. Se va quedando en teoría. El mundo nos va haciendo minimizar su actualidad porque la ley del mundo es: evitar el sufrimiento a todo costo.

Nada se puede esperar de cristianos así. Son tierra que no produce.

Si sufrimos por amor a Dios, la cruz se hará mas y mas suave porque la carne tendrá menos dominio sobre nosotros. "La cruz abrazada es la menos pesada" -Sta. Teresa de Ávila.

Nada tan glorioso.

Los santos gozaban en el Espíritu en medio de los tormentos. La alegría de la cruz es mayor que la de prisioneros liberados de la cárcel. Debemos estar alegres en las pruebas, saltar de gozo en la persecución no porque nos guste en la carne sino porque el mismo Dios viene a nosotros. Por eso decía Santa Teresa de Ávila: "O padecer o morir".

El mundo llama a la cruz `locura, infamia, necedad' porque están ciegos y la juzgan humanamente. Pero para nosotros la cruz es la gloria (1 Cor. 1,1-2). San Pedro y Pablo son mas gloriosos por sus calabozos que por haber sido arrebatados en éxtasis.

4-En obrar: "y me siga"

 

REGLAS PARA LLEVAR LA CRUZ

 

1) No buscarse cruces.

No hay que inventarse cruces ni hacer el mal para sacar un bien. Si buscamos amar a Dios y al prójimo no faltaran cruces autenticas.

Mucho menos buscar cruces para los demás. Solo el maligno hace eso.

"¿Por qué, pues, ahora tentáis a Dios queriendo poner sobre el cuello de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros pudimos sobrellevar? Nosotros creemos mas bien que nos salvamos por la gracia"(Hechos 15,10)

 

2) Tener en cuenta el bien del prójimo.

Si lo que vas a hacer pudiera escandalizar al prójimo, aunque sin motivo, abstente de hacerlo por caridad para evitar el escándalo de los débiles.

Pero, si el bien que vas a hacer es algo bueno que crees que Dios quiere, es recomendable sigas tu conciencia aunque algún espíritu malintencionado se escandalice sin motivo. (Mt. 15,14)

 3) No pretender sufrir como los grandes santos.

Algunos santos pidieron cruces mediante actuaciones ridículas. Admirémoslos pues es por actuación especial del Espíritu pero no pretendamos volar tan alto. "Comparados con estas águilas nosotros somos como gallinas mojadas".

Primero tenemos mucho que andar llevando las cruces de nuestra vocación.

 4) Pedir a Dios la sabiduría de la cruz.

Debemos pedir la sabiduría de la cruz que permite contemplar, a la luz de la fe, los misterios de la cruz. O sea, poder desear y amar la cruz porque vemos que el amor vale la pena.

Esta sabiduría se alcanza con la experiencia de la cruz y la ferviente oración. Hay que pedirla insistentemente, sin titubeos y entonces siempre se alcanza.

 5) Humillarse por las propias faltas, pero sin turbación.

Cuando por ignorancia o por cualquier culpa cometemos alguna torpeza que nos cause una cruz, nos debemos humillar inmediatamente dentro de nosotros mismos ante la mano poderosa de Dios pidiéndole perdón y aceptando lo que venga.

Dios nos humilla para purificarnos. Estamos muy corrompidos por el pecado de Adán y por nuestros pecados. Cuando descubrimos algún don de Dios muy pronto lo ensuciamos con orgullo o ideas humanas. Por eso Dios nos permite tener incertidumbres, tentaciones, tinieblas, para llevarnos a la humildad y la santidad. 

A menudo Dios permite que sus mejores servidores cometan faltas de las mas humillantes para empequeñecerlos a sus propios ojos y delante de los hombres, para quitarles el orgullo que tienen por las gracias recibidas, de modo que ningún mortal puede enorgullecerse ante Dios. (1 Cor. 1,29).

 6) No basta sufrir.

Hay muchos que sufren y hasta entregan la vida por ideales malos. El demonio y el mundo tienen sus mártires. Hay que sufrir por amor a Jesucristo, por obediencia, como El.

 

7) Evitar los engaños del orgullo.

Mucho cuidado de no creer -como los devotos orgullosos- que vuestras cruces son grandes, que son prueba de que estáis ya muy avanzados y Dios os esta llevando a la purificación mas perfecta. "Este engaño es sutil e ingenioso pero lleno de veneno".

 Piensa mas bien que:

a) Tu orgullo y delicadeza te lleva a considerar como vigas las pajas, como llagas las picaduras; una palabrita como una injuria atroz y un cruel abandono.

b) Que las cruces que Dios os manda son castigos amorosos por tus pecados.

c) Que por mas cruces y humillaciones que Dios te envíe, te perdona infinitamente mas. Lo has ofendido y merecías el infierno pero El te salvó.

d) Que hay mucho del ego mezclado con tu paciencia. Fíjate en tus miramientos, tus veladas búsquedas de consuelos con los amigos, esas disculpas rebuscadas, esas quejas tan bien formuladas contra quienes te han hecho daño, ese revolver deleitosamente los propios males, esa creencia luciferina de que eres de gran valía (Hechos 8,9). Estas son las actitudes de la carne aún en los sufrimientos.

 8) Aprovecha los sufrimientos pequeños.

Dios no mira tanto lo que se sufre sino como se sufre. Sufrir mucho, pero mal, es sufrir como condenados; sufrir mucho y con valor, pero por una mala causa, es sufrir como mártires del demonio; sufrir poco o mucho por Dios, es sufrir como santos.

Llevar alegremente las cruces pequeñas y sin brillo, como el mercader que saca provecho de todo: Las pequeñas molestias del vecino, una pequeña injuria, la perdida de algún dinero, un pequeño malestar, etc.. Por todo di: "Gracias a Dios".

9) Ama la cruz con amor sobrenatural.

La naturaleza humana rechaza y se rebela ante el sufrimiento, la enfermedad y la muerte. Los sentidos, que son la parte inferior del ser, gimen y buscan alivio. Esto es normal. 

Cuando se habla de amar la cruz, no se trata de un amor sensible. Jesús no amo la cruz con la voluntad de la carne. "Padre, no se haga mi voluntad sino la tuya"(Lc. 22,42). La cruz se ama con un amor espiritual, aun sin sentir alegría en los sentidos, generalmente sin percibir gozo en el alma. Amamos la cruz mediante la luz de la fe desnuda.

 10) Sufrir toda clase de cruces sin excepción ni selección.

La meta suprema de la gloria divina y la felicidad verdadera es el abandono total. Así decía S. Francisco que la felicidad perfecta esta en poder seguir amando aun cuando humanamente esta todo perdido y nos han abandonado.

11) Para acostumbrarnos a sufrir como se debe, acostúmbrate a considerar cuatro cosas.

a) La mirada de Dios: Dios mira al hombre que lucha por El, contra la fortuna, el mundo, el infierno y contra si mismo, al hombre que lleva la cruz con alegría. Dios lo mira como un Padre orgulloso. El Señor a Satanás: ¿te has fijado en mi siervo Job, que sufre por mi? (Job 2,3).

 b) La mano de Dios: El Señor permite todo el mal que nos sobreviene. La misma mano que domina los astros hace caer el cabello de tu cabeza (Lc. 21,18).

 No es el autor de la malicia pero permitió la acción. Los agresores están siendo usados por Dios, no irritemos la justicia usurpando los derechos de la venganza. Reconoce que lo tienes merecido. ¡No hieras! ¡No hables!.

 Con una mano todopoderosa e infinitamente prudente, Dios os sostiene, mientras os corrige con la otra. Humilla y enaltece. No permite que seas tentado y afligido por encima de tus fuerzas;

 c) Las llagas y los dolores de Jesús.  

El Espíritu Santo nos ordena a contemplar las llagas y los dolores de Jesús (Gal. 3,1) y a armarnos con esos pensamientos (1 Pe. 4,1).

Mira al inocente y ve de que te quejas siendo tu culpable. Mira tus problemas la incomprensión, la injusticia, el dolor, la pobreza, y otras cruces) ante la cruz. ¿Son comparables?. En El encuentras la victoria sobre cualquier adversidad.

 

 d) Piensa en el cielo y el infierno.

Lo que nos aguarda en cada lugar esta mas allá de nuestra comprensión pero, si meditamos, tendremos la suficiente claridad para desear el cielo. El cielo da animo a los santos y mártires en sus trabajos y tormentos.

Miremos a los ángeles que nos animan diciendo: "Cuidado con perder la corona destinada a recompensar la cruz que os ha tocado"

Miremos al infierno donde iremos junto a todos los malvados si nuestro padecer -como el suyo- va acompañado de murmuraciones, despechos y venganzas.

 Exclamemos con S.Agustín: "Quema, Señor; corta, poda, divide en esta vida en castigo de mis pecados, con tal que me perdones en la eternidad".

 12) No quejarse mas de las criaturas.

Hay tres clases de queja:

a) La queja involuntaria es cuando el cuerpo gime. Si el alma en su parte superior esta sometida a la voluntad de Dios, no hay pecado.

b) La queja razonable: nos quejamos ante los que pueden remediar el mal: al superior, al medico... Esta queja puede constituir una imperfección si es demasiado intempestiva, pero no es pecado.

c) La queja criminal: cuando nos quejamos al prójimo del mal que nos inflige para vengarnos o desahogarnos añadiéndole impaciencia y murmuración. Aquí hay pecado.

 13) Recibir la cruz con gratitud.

No recibas nunca la cruz sin besarla humildemente con agradecimiento.

 14) Carga con cruces voluntarias.

Estar atento a oportunidades de amar que se nos escapan por miedo a la cruz.

 Por ejemplo: ¿Tienes algo que en verdad otros lo necesitan mas que tu aunque le tienes mucho cariño? Dáselo a los pobres. ¿Quisieras tener cosas superfluas cuando Jesús es tan pobre?. ¿Tienes rechazo por alguna persona? Sírvele con humildad.  ¿Tienes exagerada afección a una persona? Sepárate un poco.  ¿Tienes prisa natural por ver, actuar, aparecer en publico, ir a tal sitio?. Detente, calla, ocúltate.

 Quien sea fiel en lo poco, aun en las pequeñas cruces, el Señor, -como lo tiene prometido- os pondrá al frente de lo mucho (Mt. 25,21-23)

 

MATERIAL DE ADVIENTO

Hoy elijo, contigo, la esperanza

Esta herramienta es un diálogo contigo en el camino del Adviento. No es para leer y tirar. Es para leer con tranquilidad, descomponer en fragmentos, construir el propio diálogo, analizar el clima del grupo, celebrar, meditar...

 

Un Sueño

 Un día soñé... Y vi, en una sola imagen todas las miserias que afligen a los hombres. Sentí gran dolor y angustia. Y me puse a llorar. Y oí, al mismo tiempo, el clamor de los pobres:

"Señor, ¿hasta cuando vas a estar sin hacer justicia?".

 

Soñé, después, que surgía un Hombre en medio de los pobres. Al instante se puso a recorrer la tierra. Era un Hombre bueno, siempre atento al sufrimiento y siempre atento a la alegría. Pronunciaba palabras sin engaño. Tenía en sus ojos el poder de la luz y, en sus manos, la virtud del amor.

 

Se levantaron las gentes buscando su presencia. Eran gentes de toda raza y lengua. Y vi que, junto a aquel Hombre, nacía un nuevo Pueblo. A su paso, se abrían los cerrojos, se quebrantaban los cepos y se rompían las cadenas.

 

Y vi que el corazón de los hombres era, por fin, espacio de la vida. Y que la tierra, esta pobre tierra nuestra, se transformaba en una gran mesa de fraternidad. Y el buen Dios sonreía.

 

 Te invito a caminar

 Ahora que estás ahí, amiga/o, quiero hablar/caminar contigo. Perdona, saludarte no ha sido mi palabra primera. ¡Te deseo la paz y la esperanza!

Y perdona, también, que haya empezado soñando tan alto. Necesitaba soñar, al menos, un instante. ¿Quién no necesita soñar después de ver, a través de la ventana del periódico o de la televisión, a los niños del hambre y a los hombres de la guerra? ¡Y estamos a las puertas del Adviento! Oh Dios, "¡ojalá rasgases el cielo y bajases, derritiendo los montes con tu presencia!" (Is 64,1).

Pretendo -si no es mucha pretensión- que me acompañes y acompañarte. Imagina, pues, entre mis palabras y mis silencios, muchos espacios, y mete en ellos tus silencios, tus palabras...

Para que nos ayuden, tengo, sobre la mesa, la Biblia, cuatro periódicos, varios libros y algunas revistas. Y he abierto la ventana de mi habitación de par en par...

¡Ah!, una cosa más: ¡Caminemos en actitud orante! Para poder hablar a Dios y dejar que él nos hable.

"Oh Dios, Tú eres mi Dios, yo te busco, mi alma tiene sed de Ti" (Sal 62,2).

 ¿Cuándo serás Tú, oh Dios, mi única esperanza? ¿Cuándo serás el manantial de mi vida?

 

 

¡Pobre esperanza!

 Hoy elijo, contigo, la esperanza. ¡Pobre esperanza, cuántos palos recibe! Palos en el corazón pequeño de cada ser humano. Y palos, tremendos palos, en el corazón grande y común de nuestro planeta. No parecen los nuestros buenos tiempos para la esperanza. Leo en una revista que un tal Francis Fukuyama ha proclamado "el fin de la historia"; y no porque se acaben los días, sino porque ya no es posible esperar nada mejor. Lo cierto es que el mundo parece caminar aturdido por una fuerte dosis de desencanto.

¿Puede el hombre solucionar los graves y vergonzantes problemas del hambre, las guerras, la explotación, las drogas, la miseria...? Los sociólogos dicen que sí, pero que no está muy dispuesto a hacerlo. Hay mucho ciego que no quiere ver y mucho sordo que no quiere oír, cerrados en el estrecho y torpe horizonte de sus intereses.

Utilizando el argumento del progreso y del "bien-estar" (?) los poderes del Primer Mundo nos sumergen (primero a los jóvenes que tienen el peligro de ser rebeldes) en una especie de "furor lúdico". Es la diversión como inconsciencia, la ¿fiesta? como huida de la realidad y del compromiso. Y es aquí donde crece de verdad el desencanto y la muerte (cuando cae la esperanza, también empieza a caer la vida).

 

Analiza el clima

Entiende, pues, conmigo, que la desesperanza haya hecho su nido en la carne de la gente y que se asome con frecuencia a sus palabras:

• "No es posible hacer nada".

• "El mundo es así, no lo podemos cambiar".

• "Los sueños, sueños son".

• "Comamos y bebamos que mañana moriremos".

• "Hay que ser realista".

• "Lo bueno que tiene es lo mal que está".

• "Nada tiene remedio y todos lo sabemos".

• "Déjalo como está para ver cómo queda".

• "Cualquier tiempo pasado fue mejor".

 

¿Desesperanza razonable?

Y entiende, aunque te cueste un poco más, que algunos lleguen a colocar en las puertas de su casa aquella leyenda que Dante situaba en el frontispicio del infierno: "Abandonad aquí toda esperanza". ¡Muerte cierta!

 

 Carta al Dios de la Esperanza

 La esperanza es el regalo que nos hace Dios para que nunca dejemos de creer que el mundo y el hombre pueden ser transformados. Dice Pedro Casaldáliga: "Ser cristiano y no tener esperanza es negar la fe. Ser humano y dudar de la vida ya es una especie de suicidio".

La esperanza nos abre los ojos a Dios y a su Hijo Jesús crucificado/resucitado, en quien ponemos nuestra confianza; y, al mismo tiempo, nos abre el corazón al compromiso. "¡Hay que hacer algo!", se repetía una y otra vez Teresa de Calcuta, mientras descubría, horrorizada, la angustiosa situación de aquellas gentes abandonadas a todas las miserias.

¿Alguna vez has sentido tanto dolor por nuestro mundo que has gritado a Dios o le has escrito una carta para contárselo? Después de hacerlo siempre he tenido la impresión de que era Dios quien me había contado a mí el dolor del mundo, quien me había dado un corazón humano capaz de sentir dolor. "He visto la opresión de mi pueblo, he oído sus quejas contra los opresores, me he fijado en sus sufrimientos. Y he bajado a liberarlos..." (Ex 3,7-8a).

 

"Respecto a Tu mundo yo no me aclaro mucho, Dios mío. Lo veo dando vueltas como una peonza, como una brújula sin norte. Pero él está convencido de que, en lugar de dar vuelta, camina derecho y con paso firme a la conquista de no sé qué paraísos y no sé qué mañanas maravillosas. Entre tanto, los hombres sufren cada día más, pero son cada vez más adoctrinados sobre lo bien que están. A mí me asombra la capacidad que tiene este mundo Tuyo para producir cada vez más dolor y atribuirse cada vez más proezas...

Los discursos oficiales siguen diciendo que vamos a llegar al paraíso. Ojalá. Pero, entre tanto, Dios mío, los hombres sufren. Y sus pobres corazones, que son a veces la única brisa de luz que orienta nuestro andar de ciegos, manan, bajo la tierra del silencio, fresca amargura lenta. Y esta amargura, que nos rompe en tantas ocasiones, es otras veces tan pura y tan discreta que no logra empañar el discurso oficial de los anuncios de la "tele", los cuales se están convirtiendo en la única "filosofía perenne" y la única "verdad universal" de este mundo plural y cambiante" (J. I. González Faus).

 

 

Posdata: por eso te escribimos

No cesan las guerras, Señor. Ahora hablan las armas en Serbia y Bosnia. 11.000 personas han muerto en Bosnia en cinco meses. Es un viaje sin retorno hacia el sufrimiento humano: ciudades sitiadas, cientos de familias desplazadas, campos de refugiados, campos de prisioneros, limpieza étnica. Pavor y desastre. ¡Por eso te escribimos!

¡Dos tercios de la humanidad pasan hambre! Millones de hombres, millones de niños,

oh Dios, esperan con el vientre hinchado/vacío. Están solos... de hambre. Morir de hambre en un mundo en el que sobran alimentos. Morir de hambre en Somalia, en Etiopía, en Sudán... ¡Por eso te escribimos!

Africa es un continente atormentado. Latinoamérica... pueblos y gentes crucificados. Masas empobrecidas, guerrillas, explotación... ¡Por eso te escribimos!

Existen, oh Dios, varios mundos en tu único mundo: primer mundo, tercer mundo, cuarto mundo. Los ha creado el hombre y le ha parecido bien. Ricos cada vez más ricos a costa de pobres cada vez más pobres.

¿Y si te hablamos, oh Dios, del sida, de la droga, de las gentes del campo, de los inmigrantes, de la soledad de los jóvenes, del hambre de cariño...? ¡Por eso te escribimos, para que nos digas tu palabra!

 

La esperanza tiene alma de pobre

Estoy con los que dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Pero urge que esperemos con mayor esperanza. Ella nos embarcará en la nave de lo imposible/posible. Porque somos hombres cuyo barro aún se está cociendo, que vivimos en un mundo que aún es proyecto inacabado, la esperanza nos nace en la raíz misma de la existencia. Y, ¿qué decir si el campo de la esperanza lo siembra el mismo Dios? El Dios que dice "todo lo hago nuevo" (Ap 21,5).

 

No quiero para mí, Señor,

la arrogancia de los poderosos.

Creen ser fuertes

porque hacen y deshacen

según su capricho.

Y mandan.

Y -si lo creen oportuno

por el bien del sistema-

derriban y aplastan.

 

Para mí quiero

la luz del humilde.

Se sabe en las sombras

si no llama hermanos

a todos los hombres.

Y se sabe perdido

si Tu no eres su Dios.

Su fuerza es la vida

en actitud de servicio.

 

No quiero para mí, Señor,

la necedad de los ricos.

Creen que con dinero

pueden comprarlo todo,

porque compran

un botijo de barro,

la voluntad de un esclavo

o un diamante fino.

Para mí quiero

la esperanza del pobre

que no tiene nada:

con la mano tendida aguarda

que en algún corazón

se pronuncie

tu bondad, Señor, y tu nombre.

 

No quiero para mí

la paz de los satisfechos,

ni la alegría de los cínicos.

 

Para mí quiero

la paz ganada en la lucha

y la alegría

que crece en la solidaridad.

 

Confieso -siento necesidad de hacerlo después de orar así- que en mis hermanos hay dolor y lágrimas que tienen que ver conmigo. La Palabra que purifica y transforma, rechazada por el mundo, aún no ha sido bien acogida en mi corazón.

Un pueblo tensado como un arco

 

Tengo la Biblia entre las manos. Me gusta, como al poeta, sentirme en mi propia casa al recorrer sus páginas y volver a la Palabra. Me encuentro con un pueblo tensado como un arco que apunta al futuro, desde todas las alegrías y desgracias. Es el pueblo que cree en el Dios "siempre presente" (se deja ver salvando, liberando...) y "siempre esperado".

 

"Yo espero en el Señor,

mi alma espera,

pendiente estoy de su palabra;

mi alma pendiente del Señor

más que los vigías de la aurora"

(Sal 130,5).

 

Esperar con este pueblo significa que Dios mismo es la raíz y el contenido primero y último de la esperanza. Los bienes presentes y pasados (liberación, éxodo, tierra prometida...) no son más que anticipos de un desbordante porvenir. Dios nos dará entonces todos los bienes: libertad, justicia, paz...

Pero no se llega a esta certeza como en un sueño (ni llegaremos nosotros, ni llegarán ellos); es necesario pasar por experiencias amargas (ponemos nuestra confianza en los ídolos)y decepciones dolorosas (ponemos nuestra confianza en el hombre y en su fuerza). En uno de esos trances de experiencias amargas y decepciones dolorosas, veo a nuestro mundo. ¡Ojalá que al salir de esta noche sepamos abrir los ojos a la verdadera luz!

 

 El Mesías esperado

Ante tanto dolor y desencanto, y como fruto maduro de la esperanza, surge en este pueblo la figura del Mesías, el Ungido de Dios y Salvador.

Pero nada mejor que escuchar aquí a los Profetas. Ellos son los vigías de esa aurora de Dios. Ellos tensan la esperanza del pueblo, incluso en las circunstancias más adversas, hasta abrirla a un futuro/plenitud.

 

"Mirad,

yo voy a crear un cielo nuevo

y una tierra nueva:

de lo pasado no habrá recuerdo

ni vendrá pensamiento,

sino que habrá

gozo y alegría perpetua

por lo que voy a crear"

(Is 65,17s).

Los profetas afirman que este Mesías traerá la libertad, la justicia y la paz definitivas. Con él se cumplirá la promesa de Dios y la esperanza de los pobres.

 

"Yo, el Señor,

te he llamado para la justicia,

te he cogido de la mano,

te he formado y te he hecho

alianza de un pueblo, luz de las naciones.

Para que abras los ojos a los ciegos,

saques a los cautivos de la prisión

y de la mazmorra a los que habitan las tinieblas"

(Is 42,6s).

 

Me gustaría recorrer contigo, mientras avivamos nuestra esperanza, algunas figuras que utilizan los profetas para ir dibujando el perfil del Mesías. Y, descubrir juntos:

l que la Palabra, como la lluvia, empapa la tierra y la fecunda (figura de la Palabra), Is 55,10s;l que amanece el Señor y su luz se abre paso entre las tinieblas (figura de la Luz), Is 2,5; 9,1ss; 42,6s; 49,6.8-9a; 60,1-2.19; Mq 7,8; l que Dios hace brotar del viejo tronco, naturaleza muerta, un nuevo germen (figura del Tronco de Jesé), Is 11,1-9; Jr 23,5; 32,15s;

l que quien tiene el encargo de realizar la salvación de Dios debe pasar por la humillación e, incluso, por la muerte (figura del Siervo de Yahvé), Is 53,1-2.

Basten estos sencillos apuntes con los que tú puedes seguir caminando.

 

 

PARA LAS CELEBRACIONES DE ADVIENTO

 • Es importante que cada grupo o comunidad prepare y recree cada uno de los momentos.

• Algunas diapositivas, acompañando a los textos proclamados, ayudarán a dar realce a las "figuras de esperanza". También un fondo musical adecuado.

• Sugiero estos cantos: "Ven y sálvanos" (Espiritual negro); "Llega el día", "Cerca está el Señor" y "La Virgen sueña caminos" (C. Erdozáin); "¿Cuándo vendrás?" (Manzano); "Caminad mientras tenéis luz" (Kairoi).

  

Presentación

 • (Total silencio, poca luz). Desde el fondo del lugar donde se celebra, el presidente trae solemnemente la Palabra y la sitúa, bien iluminada, ante la asamblea.

• Varios lectores proclaman, alternativamente, textos "buena noticia", tomados de los profetas (por ejemplo, Is 4o, 1-2; 42, 6s...), y textos "mala noticia" del mundo actual (puede servir el párrafo de la página 50: "Pobre esperanza" o de la página 51: "Posdata: por eso te escribimos" (fondo musical y silencio entre texto y texto).

• Oración con el salmo 27 recitado a dos coros por toda la asamblea.

 

 Figuras de esperanza

Un lector, situado delante de la Palabra, lee el texto de la página 50, titulado "Un Sueño".

Desde el fondo del lugar donde se celebra distintas personas van acercando, una por una, las "figuras de esperanza". Mientras se acerca cada figura, distintas voces, y dejando pequeños silencios, proclaman los siguientes textos.

 

• Figura de la Luz (cirio encendido). Escoger lo más significativo de Is 9,1-3; 42,6-7; 60,1-2; 60,19. Se termina con una oración del presidente sobre el tema de la Luz.

• Figura del Tronco de Jesé (tronco seco con una ramita verde). Leer Is 11,1; 11,2; 11,3-4a; Jr 23,5. Todos acaban orando con el "Benedictus".

• Figura del Siervo de Yahvé (cruz elemental hecha de maderos verdes). Elegir los párrafos más significativos de Is 42,1-7; 52,13-15; 53,1-12.

• Figura de la Virgen (imagen de María). Se proclama Is 7,14. Después, mientras avanza la imagen se recita a dos coros el "Magnificat". Se termina con una oración del presidente.

 

 Testimonios

• Cada uno comparte libremente cómo piensa activar su esperanza.

• Se termina la celebración con una oración, para la que puede servir el texto "No quiero para mí, Señor" de la página 52.

 

Celebrar la esperanza

(Por Emeterio Sorazu y María Luisa López)

 

Alimentar y recrear la esperanza es una necesidad permanente en la tarea evangelizadora. Adviento es el tiempo de la espera y la esperanza. Hemos preparado dos celebraciones, continuación del taller anterior y que explicitan la parábola del sembrador.

Sugerimos también un ejercicio para interiorizar la Navidad.

 

Objetivo:

Nuestra conversión al Señor, pide percatarnos de lo que hay en la base de nuestro corazón.

 

Elementos simbólicos:

- Una jarra de cristal con agua.

- Un recipiente amplio con arena seca dentro.

- Un cirio o velón rojo y cerillas.

 

Ideas introductorias:

• Estamos en la segunda semana de este tiempo maravilloso de esperanza, en el Adviento de este año. Recordemos de verdad: el amor de Dios Padre quiere venir a nosotros para llenar nuestro corazón del Amor y de la Vida de su Hijo Jesús.

• Dios no ha dejado nunca a la humanidad sin esperanza. Abraham es quien comienza la historia de la esperanza bíblica: "Una tierra y una posteridad numerosa" (Gen 12,1).

• El Pueblo de Israel tuvo unas esperanzas ilusorias. Organizó un culto formalista; unos ritos externos religiosos, pero vacíos por dentro. Salían de los labios, pero no del corazón. Este Pueblo en algunos momentos permitió el culto a otros dioses falsos; más manipulables; más de su "medida".

• Así y todo, el Señor, cargado de paciencia, planteó claramente cual es la verdadera esperanza para el hombre, para la humanidad entera: paz, salvación, luz, curación, redención.

• Señor, vuelve de nuevo a nuestro pueblo; hunde en las pobres arenas de nuestro corazón tu luz de esperanza (enciende el Cirio).

• (Y, mientras sostiene el cirio en su mano): Invita a todos a ponerse de pie para caminar hacia la verdadera esperanza.

 

Canto:

Un pueblo que camina por el mundo (J. A. Espinosa)

 

En el nombre del Padre...

 

Oración:

Padre nuestro, ¡Padre de la Luz y de la Fuerza!

Nos hemos reunido,

con la certeza de que quieres venir a nosotros.

Sentimos dificultad de llegar a Ti,

porque bajo nuestros pies hay demasiada arena.

Danos tu mano. Confírmanos para llegar a Ti.

¡Ven, Señor, ven!

¡Que así sea!

 

Presentación de la experiencia:

• Hoy hemos querido poner ante nuestros ojos este recipiente con arena. Es la misma arena de nuestras playas, del regazo de los ríos, que usamos en los jardines y senderos.

 

• La arena, al echar un poco de agua sobre ella (echa del jarrón), queda humedecida; pero muy pronto llega a secarse del todo. Es por eso, por lo que en la arena no es posible la vida, la vegetación. Y aunque reciba mucha agua, nada llega a florecer y dar fruto.

 

• Os invito también hoy a acercaros los que deseéis para palpar la arena, y expresar su semejanza con lo que hay en la base de nuestro corazón. Veamos, sin miedo, por qué no crece la vida en mi corazón; por qué tengo tan poca vegetación de fe.

 

Proclamación de la Palabra de Dios:

Rm 4,13.18-25

 

Ideas para el Animador:

• Con verdadera reverencia hemos podido escuchar la experiencia cargada de esperanza de este gran personaje: Abraham.

• En él advertimos una gran confianza en Dios.

• En él es firme y decidida la confianza en su fidelidad.

• En Abraham, padre de los creyentes, hay un amor fiel y paciente.

• No todo le sería comprensible: bastantes cosas que parecían normales, le resultan inseguras, desconocidas, de gran riesgo. Pero, cree en la Palabra del Señor. Apoya sus pies no en la arena, sino en la fuerza y garantía del Señor.

• Nos imaginamos su plegaria: Señor, yo me fío de ti, aunque no todo lo veo claro. Prefiero apoyar mis pies y mi corazón en tu promesa.

 

Oración compartida:

(El Animador invita a los presentes a hacer oración al modo de Abraham, bien desde el sitio, bien asiendo con una mano el Cirio encendido. Tras cada petición, todos cantan esta antífona):

¡En Dios pongo mi esperanza y confío en su Palabra!

Canto final:

Esperamos Señor tu venida (A. Martorell)

 

Resumen y bendición final:

• Hermanos: llenemos de confianza y esperanza nuestro corazón. Volvamos a escuchar la carta de Santiago 5,7-8.

• Señor, llénanos de tu verdor y esperanza. Ayúdanos a salir de las arenas flojas de nuestro corazón.

 

Que la bendición de Dios Padre, de Jesús, su Hijo, y del Espíritu Santo descienda sobre todos nosotros. Amén.

 

OTRO GUIóN PARA CELEBRACION

 Objetivo: Nuestra conversión al Señor exige la entereza de todo nuestro corazón, buena tierra que de fruto abundante.

 

Elementos simbólicos:

- Una jarra de cristal con agua.

- Un recipiente amplio con tierra dentro.

- Varios cirios o velones rojos y cerillas.

 

Ideas introductorias:

• Es la tercera semana de nuestro camino de esperanza. La próxima semana podremos celebrar gozosamente la llegada del Señor, el abrazo del amor de Dios Padre y el abrazo de su Amor en todos nuestros hermanos.

• El Nacimiento de Jesús es la encarnación del amor de Dios en el corazón de la Humanidad.

• Ese Jesús proclama la venida del Reino de Dios a este mundo (Mt 4,17).

• Vale la pena tener esperanza en ese Reino de Dios Padre. Es nuestra plenitud. Sólo así el corazón de la humanidad rebosará de Amor. Amor que proviene de fiarnos en El.

• Estas son las exigencias de vivir en esperanza:

- esmerarnos en caminar desde la Fe.

- estar en vela (1 Tes 5,6).

- paciencia en las pruebas (1 Tes 1,4).

- sobriedad y desasimiento (1 Cor 7,29).

- amor fraterno (1 Pedro 4,7).

- oración.

• Esta es la Gran Esperanza Cristiana. Ven, Señor de Esperanza y de Luz (enciende el Cirio o un velón).

• Cantemos ahora, guiados por esa luz y esperanza al Señor que viene.

Canto: Esperando, esperando. (C. Gabarain)

Comenzamos llenos de esperanza: En el nombre del Padre...

 

Oración:

Señor Dios y Padre nuestro:

Tú no eres un Dios oculto a nuestras vidas.

Tú estás cerca de nuestros corazones.

Es tu Amor el que nos hace amarnos.

Es tu Vida la que nos anima a vivir en plenitud.

Es tu Alegría plena,

la que nos hace celebrar tu próxima venida.

Danos fe y sensibilidad para acogerte,

seguirte y amarte.

Llena de tu Luz nuestra pobre humanidad.

Ven, Padre nuestro, ¡ven!

¡Que así sea!

 

Presentación de la experiencia:

• Hoy nos conviene tener muy presente la gran Parábola del Sembrador. A través de ella, el Señor desea que su Palabra tenga vida y de frutos en nosotros. Por eso, nos pone en alerta para que preparemos nuestro corazón con tierra buena.

 

• Por eso, hemos querido poner ante nuestros ojos este hermoso recipiente lleno de buena tierra. Hagamos una reflexión en nuestro interior: ¿Qué clase de tierra necesito en mi corazón? ¿Qué valores evangélicos quiero florecer y fructificar?

 

Proclamación de la Palabra de Dios:

Rm 8,31-39

 

Ideas para el Animador:

• Meditemos un poco estas preciosas preguntas para reafirmar nuestra esperanza cristiana.

• Si Dios está a nuestro favor ¿quién podrá estar contra nosotros?

• Si Dios entregó a su Hijo a la muerte por nosotros, ¿cómo no habrá de darnos El todas las cosas?

• ¡Dios es quien nos salva! ¿Quién se atreverá a condenarnos?

• Si Cristo está al lado del Amor de Dios, ¿quién podrá arrebatarnos el Amor de Cristo?

• Oramos desde muy dentro de nuestro corazón, primero en el silencio de nuestro sagrario personal, y luego, quienes queramos, puestos de pie, acudimos a recoger una vela, y al tiempo que encendemos del cirio, colocándonos alrededor, expresamos con corazón de tierra buena nuestra esperanza hecha fe y amor...

 

Canto salmódico:

Todos unidos formando... (C. Gabarain).

 

Peticiones del Animador:

• Señor, ilumina nuestra tierra: que por tu justa voluntad seamos causa de luz y no de oscuridad. Todos: Amén.

• Señor, ilumina el corazón de las personas: que por la fuerza de tu amor, seamos testigos de la esperanza.

• Señor, reafirma nuestra fe en tu Palabra, para que seamos comunidad de esperanza y salvación entre los hermanos.

 

Canto final:

Padrenuestro (Cantado, con gesto manual).

Resumen y bendición final:

• También hoy volveremos a escuchar de Santiago 5,7-8:

• No apaguemos la luz de la esperanza y de la salvación. Nos acompaña el Señor con su Bendición:

La bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo esté con todos vosotros. Amén

REFLEXIONES

 Vivimos a veces sin darnos cuenta de la riqueza que está presente en nuestra vida. Hacemos las cosas rutinariamente, dentro de una sociedad que nos programa, que fomenta la prisa y al mismo tiempo nos hace pasivos. Vivimos sin descubrir el tesoro que hay dentro de nuestro ser.

Por eso es necesario hacer una parada y poner en práctica las palabras de Pablo: "Daos cuenta del momento que vivís; ya es hora de espabilarse, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer" (Rm 13,11).

Podemos hacer una parada para ser más conscientes de nuestra vida a través de símbolos y de nuestra imaginación.

Relajarnos y pacificar el interior nos ayudará a conectar con nuestro ser más profundo, donde resuena la Palabra de Dios.

 

Colócate en la postura adecuada para que puedas relajarte y pacificarte... La espalda recta te ayudará a conseguirlo. Toma conciencia de tu cuerpo y de tus sentidos, de tu capacidad de escuchar, de ver, de sentir... Siente tu rostro, tus brazos, tus piernas. Observa tu respiración. Deja que se vaya haciendo más profunda y más serena... No la pienses, vívela... Date cuenta de cada inspiración y de cada espiración. Obsérvalas. Siéntete en paz, tranquilo y sereno.

 

Imagínate un puente. Tu estás en él... Observa todo lo que ves: el cielo, los árboles, el paisaje. Imagina los colores, las tonalidades diferentes... Contempla el agua. La corriente viene hacia ti. Es un fluir muy tranquilo. Arrastra con ella algunas hojas secas... Quédate mirándola en silencio. ¿Esperas ver algo distinto en sus aguas? ¿Qué desearías ver?

 

Vivir es esperar. La vida está llena de deseos ¿Qué esperas tu? ¿No esperas nada ni a nadie? Dedica unos momentos a sentir ese magma de deseos y esperanzas. ¿Qué sentimientos producen en ti? ¿Te agobian? ¿Te dan energía e ilusión? Vive esos deseos. Suéñalos en tu imaginación y cae en la cuenta de los sentimientos que te van produciendo. ¿Descubres dificultades o esclavitudes que te impiden vivir con esperanza? ¿Notas el peso de tus desesperanzas? ¿Deseas liberarte de ellas?

 

Por un extremo del puente, desde la otra orilla, alguien viene hacia ti. Te mira con gran atención y ternura. Es Jesús, el Mesías esperado. Parece que adivina tus deseos, tu espera. ¿Qué sientes ante él? ¿Le esperas en tu vida? ¿Deseas que llega hasta ti? Qué esperas propiamente de él? ¿Te hace sentir temor? Díselo, deja que tu corazón exprese lo que estás viviendo...

 

Mientras le miras, repite muy despacio, desde lo más profundo que hay en ti: "¡Ven Señor! ¡Ven Señor Jesús! ¡Ven pronto! El pueblo está esperando tu liberación. Necesita escuchar tu palabra y sentir tu presencia, tu compañía y tu paz. Te necesita a ti, el esperado de los siglos. ¡Ven, Señor Jesús! Yo te espero, deseo que vengas a mi y me liberes...".

 

Mientras este deseo va llenando tu ser, respira profundamente, despacio, sereno

 

Tu vida se ilumina por esa espera salvadora que ya te hace vivir con gozo e ilusión. Esa espera que es abrir los ojos y ver que Dios desde siempre está a tu lado y que sólo los que esperan pueden verlo.

 

PREPARACION DE ADVIENTO para celebrar el Nacimiento de Jesús en Familia 

 Adviento: La palabra ADVIENTO es de origen latino que quiere decir VENIDA, timepo de Espera.

El tiempo de ADVIENTO, abarca 4 semanas antes de celebrar la fiesta de la NAVIDAD (natividad de Jesús).

 

¿Qué es la Corona de Adviento?

Es es primer anuncio de la Navidad. Es un signo que expresa la alegría y la buena disposición que tenemos para prepararnos a recibir a Jesús en Navidad.

Con este signo damos un sentido cristiano a la Espera de la Navidad.

También se llama "Corona de las luces de Adviento" o "Guirnalda de Adviento".

 

La Corona es un círculo: Expresa la eternidad de Dios que no tiene principio ni fin.

El Follaje verde: Significa la vida y la esperanza de estar preparados y con nuestro corazón abierto, para recibir a Jesús que quiere nacer en cada uno de nosotros.

El listón Rojo: Que va enrollado en el follaje verde, es Símbolo del amor de Dios que nos envuelve constantemente y también de nuestro amor para con el prójimo y para con Dios, esperando con ansiedad el nacimiento del Hijo de Dios.

Las 4 velas de Colores: La 1a, 2a y 4ta. vela son de color morado y simboliza: tiempo de preparación y los miles de años que la humanidad esperó al Redentor, el anhelo del Mesías.

La 3ra. vela es Rosa, y simboliza la alegría y la esperanza de la próxima y más cercana espera del Nacimiento de Jesús.

La vela Blanca grande y gruesa al centro, significa la alegría de la Navidad, triunfo, festividad, pureza, celebración gozosa de que Jesús ya está entre nosotros: Jesús luz del mundo que nace en Navidad.

 

La luz de las velas que se van encendiendo una cada domingo de adviento, simboliza nuestra fe llena de esperanza, la salvación que Jesús nos trae y nos muestra nuestro camino gradual hacia la plenitud de la luz de la Navidad.

Quedará simbolizada en el cirio central, que representa a Cristo, que nace para salvarnos.

La luz nos ayuda a caminar en medio de la oscuridad, nos facilita vencer las tinieblas del pecado, nos va indicando el camino, favorece la comunión, el encuentro fraternal de unos con otro.

La corona, que procede del Norte (países escandinavos, Alemania), tiene raices simbólicas universales:

La LUZ como Salvación.

El VERDE como Vida.

La Forma Circular como Eternidad.

Simbolismos que vieron coherente en el misterio de la Navidad Cristiana y que pasaron fácilmente a los países del Sur.

La Corona de Adviento, se ha convertido en un elemento complementario de la pedagogía cristiana para expresar la ESPERA de Cristo Jesús, como luz y vida, junto con otros elementos más importantes, como son las Lecturas Bíblicas, los textos de la Oración y los cantos.

 

Sugerencias practicas para la celebración

  • Elegir el lugar más adecuado para que la corona de adviento sea visible a todos.
  • En el ámbito familiar, colocarla en el lugar común para toda la familia para tener la oportunidad de verla cada día y así recordar a qué nos estamos preparando.
  • Escoger el momento más oportuno para realizar la reunión familiar y con todos los integrantes, ya que la corona de adviento pretende que nos preparemos en familia a la Navidad.
  • Antes de comenzar la reunión, tener preparado lo necesario para dicha celebración:

+ La Corona, completa con sus 5 velas,

+ La Biblia, con las citas ya listas.

+ Cerillos,

+ Villancicos.

+ Es importante la participación de todos en la celebración de la Corona de Adviento. Que a los que les toque leer, lo hagan muy bien: con atención, claridad, serenidad y calma, para que todos los que escuchen puedan entender bien el mensaje transmitido.

+ Dejar breves espacio de tiempo para la reflexión personal y para la oración espontánea.

+ Que esos momentos de encuentro familiar, sean momentos privilegiado para manifestaciones de nuestro cariño, unión y amor mutos.

+ Todo cristiano por el bautismo participa de modo peculiar de la vida de Cristo y con su gracia también podemos y debemos ser luz para nuestros hermanos.

 

Primer Domingo de adviento

Papá: Somos una familia cristiana-católica, ya nos reunimos todos, para iniciar el tiempo de Adviento que nos prepara a la fiesta del Nacimiento de nuestro Salvador y Redentor, Cristo-Jesús.

 

En el Nombre del Padre...

Acordémonos de que estamos en la Santa Presencia de Dios.

Todos: Adorémosle.

 

Papá: Reunidos en el nombre del Señor, preparémonos a celebrar con fe y amor su venida.

Hijo(a): El más pequeño de la familia enciende la primera vela.

Papá: Dispongámonos a escuchar la Palabra de Dios. (se toma la lectura que corresponda al año)

Evangelio de San Lucas,

Capítulo 21,

del versículo 25 al 28 y del 34 a 36.

 

Papá: Dediquemos unos momentos de silencio a reflexionar sobre la Palabra que Dios nos ha dado.

Hijo(a): Oh, Sabiduría que brotaste de los labios del Altísimo, abarcando del uno al otro confín y ordenándolo todo con firmeza y suavidad,

Todos: Ven y muéstranos el camino de la salvación.

 

Hijo(a): Oh, Adonai, Pastor de la Casa de Israel, que te apareciste a Moisés en la zarza encendida y en el sinaí le diste tu ley,

Todos: Ven a liberarnos con el poder de tu brazo.

 

Mamá: Oremos: Señor, despierta en nosotros el deseo de prepararnos a la venida de Cristo por la práctica de las buenas obras, para que, colocados un día a su derecha, merezcamos poseer el Reino Celestial.

Por Cristo Nuestro Señor.

Todos: Amén.

 

Papá: Para que esa actitud de espera paciente y gozosa, ante la venida del Señor Jesús, no quede en simple reflexión, es necesario que tomemos la decisión de hacer algo correcto... y, ¿qué mejor que estar disponibles para servir a los demás?

 

Actividad Familiar: Propiciar un momento de reflexión en familia, sobre las actitudes de AYUDA AL PROJIMO, así como lo hizo Jesús. ¿Qué es necesario mejorar en nuestra familia para ayudarnos mutuamente?

 

En lo Espiritual: Pensar en algo concreto. Tus relaciones con "Tal persona" no son muy buenas. ¿qué te parece si haces las paces y cambias?...

 

Canto: Se puede entonar un Villancico.

 

Papá: Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.

Todos: Y seremos salvados.

 

Papá: Viva Jesús en nuestros Corazones.

Todos: Por siempre.

 

Segundo Domingo de adviento

 Papá: Ya falta menos para la NAVIDAD. Estamos haciendo muchos preparativos externos para la fiesta. Preparémonos también en todo nuestro ser: espíritu, alma y cuerpo, para que Jesús nazca en nosotros.

En el Nombre del Padre...

Acordémonos de que estamos en la Santa Presenica de Dios.

Todos: Adorémosle.

 

Papá: Te damos gracias porque nos has concedido la vida para encontrarnos juntos de nuevo y prepararnos con alegría a recibirle. Nuevamente Dios nos hablará en esta Segunda Semana de Adviento y nos comunica su amor pidiéndonos que vivamos de la vida de su Hijo.

 

Hijo(a): Se enciende la vela.

(El más pequeño de la familia enciende la segunda vela morada.)

 

Papá: Escuchemos con atención la Palabra que Dios nos dirá.

Evangelio de San Lucas Capítulo 3 Versículos del 1 al 6.

 

Hijo(a): Evangelio de San Lucas Capítulo 3 Versículos del 1 al 6.

 

Papá: Dediquemos unos momentos en silencio para interiorizar la Palabra de Dios que hemos escuchado.

Hijo(a): Oh, Renuevo del Tronco de Jesé, que te alzas como un signo para los pueblos, ante quien los reyes enmudecen y cuyo auxilio imploran las naciones.

Todos: Ven a liberarnos, No tardes mas.

Hijo(a): Oh, Llave de David y cetro de la casa de Israel, que abres y nadie puede cerrar, cierras y nadie puede abrir.

Todos: Ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas y en sombras de muerte.

 

Mamá: Oremos: Señor, que nuestras responsabilidades terrenas no nos impidan prepararnos a la venida de tu Hijo; y que la Sabiduría que viene del cielo, nos disponga a recibirlo y participar de su propia vida.

Por Cristo Nuestro Señor.

Todos: Amén.

 

Papá: Recordemos nuestro compromiso de la semana pasada (brevemente se recuerda) y reflexionamos un poco sobre lo que pudimos cumplir. Demos gracias a Dios de lo que logramos o bien pidamos en silencio perdón por nuestra inconstancia, o por no haber cumplido con nuestro compromiso.

Propongámonos otro compromiso para esta Segunda Semana del Adviento.

 

Actividad Familiar: Buscar un momento diario de encuentro con Dios. Reconciliarnos a través del Sacramento de la Reconciliación y así prepararnos a recibir a Jesús.

 

En lo Espiritual: Comunicar un mensaje de Jesús a otra familia. Encontrar a Jesús en el más necesitado.

Todos: Se entona un canto.

 

Papá: Ven Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.

Todos: Y seremos salvados.

 

Papá: Viva Jesús en nuestros corazones

Todos: Por Siempre.

 

Tercer Domingo de adviento

Domingo de la Alegría

 

Papá: Faltan ya pocos días para que celebremos la Navidad. Todo lo externo: el árbol, los foquitos, el nacimiento, ya está preparado. Nosotros, como familia cristiana-católica, continuamos con la alegría preparando nuestros corazones en unión con María, que es nuestra Madre y modelo de espera de su Hijo muy amado.

En el nombre del Padre...

Acordémonos de que estamos en la Santa Presencia de Dios.

Todos: Adorémosle.

 

Papá: Llenos de alegría, sintámonos unidos con María, la Madre de Dios. Como ella esperó el nacimiento de su Hijo, también nosotros vivimos intensamente el deseo de recibir al Señor Jesús que nos salva.

Hijo(a): Se enciende la Tercera Vela Rosa. (se enciende la vela de la corona)

 

Papá: Escuchemos la Palabra del Señor que nos presenta a María como servidora de su Prima que la necesita. Que ella sea nuestro modelo para ir al encuentro de nuestros hermanos más necesitados. Pongamos mucha atención a este Evangelio. (se toma el Evangelio de acuerdo al año).

Evangelio de San Lucas Capítulo 3

Versículos 10 al 18

 

Papá: Dejemos unos momentos de silencio para que la Palabra de Dios, penetre en nuestro corazón.

Hijo(a): Oh, sol que naces de lo alto, resplandor de la luz eterno, sol de justicia,

Todos: Ven ahora a iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte.

 

Hijo(a): Oh, Rey de las naciones y deseado de los pueblos, piedra angular de la Iglesia, que haces de dos pueblos uno solo,

Todos: Ven y Salva al Hombre que formaste del barro de la Tierra.

 

Mamá: Oremos: Mira, Señor a tu pueblo que espera con fe el Nacimiento de tu Hijo y concédele celebrar el gran misterio de nuestra salvación, con un corazón nuevo y una inmensa alegría.

Por Cristo Nuestro Señor.

Todos: Renovemos nuestra fe en Jesús y nuestro amor concreto al prójimo recordando nuestro compromiso de la semana pasada y propongámonos otro para esta Tercera Semana de Adviento que hoy comenzamos.

 

Actividad Familiar: Buscar entre la ropa, juguetes, utencilios... algo que puedas regalar y que esté en buenas condiciones, aunque te cueste sacrificio.

 

En lo Espiritual: En el camino hacia Jesús, María Santísima está con nosotros. Con Ella busquemos de decir SI a Dios.

 

Todos: Sabed que una Virgen Concebirá.

Del Cielo una estrella lo anunciará,

de oriente unos Magos lo adorarán.

Ya viene, ya está cerca, el Emmanuel

ya surge de su tallo la flor de Jesé.

 

Papá: Ven Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.

Todos: Y seremos salvados.

Papá: Viva Jesús en nuestros Corazones.

Todos: Por Siempre.

 

Cuarto Domingo de adviento

Papá: La Virgen y San José en estos días se preparan para ir a Belén y ya esperaban con gozo y con cierta angustia el nacimiento del Mesías. Nosotros también acompañándolos a ellos esperamos el Nacimiento de Jesús.

En el Nombre del Padre...

Acordémonos de que estamos en la Santa Presencia de Dios...

Todos: Adorémosle.

 

Papá: Nos disponemos a celebrar la fiesta de la Navidad ya próxima, abriendo nuestros corazones al Señor que viene y nos salva. Y porque el Señor está y muy cerca, unidos en la fe común que recibimos en el bautismo, preparémonos para encontrarnos con él.

Hijo(a): Se enciende la cuarta vela morada.

 

Papá: Escuchemos la Palabra del Señor, que este último Domingo de Adviento nos invita a participar en la decisión y en la Fe de María, para que sea posible la acción de Dios hoy.

Acojamos en nuestros corazones esta Palabra.(se toma la lectura dependiendo del año).

Evangelio de San Lucas Capítulo 1

Versículos 39 al 45

 

Papá: Dejemos unos momentos de silencio para que esta Palabra que hemos escuchado penetre nuestras mentes y nuestros corazones.

Hijo(a): Oh, Emmanuel, rey y legislador nuestros, esperanza de las naciones y salvador de los Pueblos,

Todos: Ven a Salvarnos, Señor Dios Nuestro.

 

Mamá: Oremos: Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros que hemos conocido por el anuncio del ángel la encarnación de tu Hijo, que lleguemos por su pasión y cruz, a la gloria de la resurrección.

Por Cristo Nuestro Señor.

Todos: Amén.

 

Papá: Estamos ya muy próximos al Nacimiento de Nuestro Salvador, tomemos nuestro compromiso concreto, a la luz de la Palabra que hemos escuchado.

Como María, aceptar siempre y en todo la voluntad del Señor en nuestras vidas.

 

Actividad Familiar: Juntos en torno a una imagen o cuadro de la Santísima Virgen María, recemos el rosario, poniendo antes de cada misterio una intención especialmente pidiendo por todas nuestras familias, e invitar a rezar a otras familias vecinas o a nuestros familiares.

 

En lo Espiritual: Compartir con otra familia más necesitada de lo que preparamos para la cena de Navidad, así haremos presente a Jesús que nace especialmente en los más pobres.

Todos: Se entona algún villancico.

 

Papá: Ven Señor, Haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.

Todos: Y Seremos Salvados.

 

Papá: Viva Jesús en Nuestros Corazones.

Todos: Por Siempre.

 

Elementos evangelizadores del adviento

  1. Si observamos los diversos elementos que nos sugiere la expresión litúrgica del Adviento, nos llenamos de sorpresa al comprobar su enorme valía evangelizadora:

1.      Venida del Señor al hecho histórico de las luchas y aspiraciones humanas. No es mera visita, para luego marcharse o desaparecer. El Señor, revelado como Padre de toda la humanidad en la persona de su Hijo Jesús, no «viene» para unas simples fiestas (de la Navidad y Año Nuevo), ni para llenarnos de sentimientos para con el «niño Jesús», ni para animarnos a repartir unos regalos caros o baratos, ni para animarnos a comprar la lotería de los «millones», ni para airear nuestras vestimentas folklóricas... Viene a buscar al ser humano/humanidad que trata de ser «diosecillo» y dar la espalda al gran «Otro», al gran Amor.

2.      El Señor viene a cumplir mejor su obra, la obra humana. Nosotros nos empeñamos en hacer múltiples proyectos, muchas veces abortados por nuestra propia inconstancia, miopía, egoísmo, soberbia. Viene a completar la obra humana rescatándola del mal y llenándola de espíritu salvador. El corazón humano, feliz y lleno en su identidad de hijo/a, y en su convivencia de hermano/a.

3.      Viene a despertarnos de las sombras nocturnas y ponernos en vela para acceder a la luz del día, del amor, de la esperanza, de la verdad, de la justicia, del perdón, de la paz. Estos son los signos con los que nos llega el Señor.

4.      El Señor se nos revela como el Dios Padre de la salvación de la humanidad. Una salvación que nos es fundamental para vivir, crecer, hermanarnos, rescatar a nuestros hermanos de la miseria, de la injusticia, del paro, de la violencia, de la marginación, de las cadenas, de la ceguera del poder.

5.      Llega el Hijo del Hombre, el hombre más pleno, el modelo de la nueva humanidad, la puerta de los nuevos tiempos de gracia, amor y hermandad, la aurora de la gran esperanza, el canto feliz de los peregrinos a la casa del Padre, el pan-alimento de la mesa de todos los hermanos.

6.      Es también el tiempo del Espíritu del Padre, el verdadero «precursor» de Jesús de Nazaret, anunciándonos y animándonos hoy a abrir nuestro corazón para dejarnos inundar de ese «nuevo ser filial y fraternal» necesario para salvarnos.

 

 

B. De modo similar nuestra liturgia se recrea en la suma de símbolos que ayudan a mediar el «encuentro más pleno de la Humanidad con su Creador»:

1.      La corona de laurel, recogiendo semana a semana la proximidad de la luz (cuatro velas) del Padre.

2.      Tantos signos de reconciliación y de perdón: romper las cadenas del odio, de las cárceles, de tantas violencias, de las armas.

3.      Llenar de espíritu de esperanza nuestras maletas de la fe cristiana.

4.      Ponernos en marcha para el encuentro con el Padre y con la familia de hermanos.

5.      Prender en medio de nuestra noche histórica la luz de un futuro mejor, más humanizador, más solidario.

6.      Firmar juntos proyectos de pueblo en fraternidad, respeto, libertad, solidario, universal.

7.      Invitar a los de lejos y a los de cerca a compartir la misma mesa en igualdad y en compromiso de servicio a todos.

8.      Romper las llaves y cerrajes humanos para que Jesús los llene de un corazón blando, basado en las Bienaventuranzas.

9.      Salir juntos en plegaria solidaria caminando hacia el nuevo día del amor.

10. Salir del desierto árido de nuestro vivir para llegar a una tierra fértil.

11. Abrir nuestra cartera, nuestra libreta, nuestros bienes par repartir en solidaridad el «pan de cada día».

12. Despertarnos con la campana de la esperanza y despertar a quienes han desistido de buscar el Nuevo Día.

13. Vestirnos de blanco en medio de tantos días grises, para contagiar desde el amor a todos.

14. Abrir la cremallera de nuestros egoísmos para encontrar dentro el futuro del amor y de la fe.

15. Bajarnos del pedestal del poder, del dinero, de la injusticia.

16. Cantar y gritar de alegría, de obsequiosidad, de hermandad, de cercanía, de paz.

17. En la huerta de nuestra monotonía y esterilidad, sembrar las semillas de las «O»: Sabiduría, Pastor, Renuevo, Llave, Sol, Rey, Emmanuel.

18. Re-interpretar hoy las figuras que hacen posible la llegada de Jesús Salvador: Juan Bautista, María, José, Simeón, Isaías.

19. Presentar los Libros de Familia, para ser bendecidos como espacio para «encarnar» el espíritu de Jesús en cada hijo/a bautizado/a.

20. Redactar los nombres de todos los miembros de la familia y colocados junto al Evangelio o junto a una imagen del niño Jesús, pedirle juntos que nos revista con su nuevo ser.

21. Ir amontonando las ramas secas de nuestra vida cristiana (inoperante, mediocre) para quemarlas en la noche de Nochebuena o Año Viejo.

 

 Hechos de vida que llaman a nuestras puertas

Jesús Muñoz es un sacerdote, de la diócesis de Toledo, de 32 años, recientemente fallecido como consecuencia de un cáncer. En el año 1996 estuvo de misionero en Bolivia como catequista itinerante de las Comunidades Neocatecumenales. Al volver a España para descansar le diagnosticaron un cáncer colorectal con metástasis hepática. Tras dos años de someterse a varias operaciones, recluido en casa de sus padres, él mismo escribe:

« Veo que este tiempo es un Adviento particular que el Señor me regala para prepararme al encuentro con el «Novio» y tener las lámparas preparadas con un aceite nuevo, y así poder entrar en el banquete de bodas. Es un don el poseer el aceite de Jesucristo, que fortifica mis miembros para la dura lucha de la fe en el sufrimiento, me ilumina la historia que está haciendo conmigo, y me asegura poseer el Espíritu Santo, como arras del reino de los cielos. Ciertamente nadie sabe ni el día ni la hora de la muerte. Es vivir de la esperanza. Nunca mejor que en este año de preparación para el jubileo del 2000. De esto se reflexionará en toda la Iglesia: sobre la virtud de la esperanza. Y sobre el Espíritu que nos hace decir ¡Abbá! (Padre).

Pero a veces creo que pierdo el tiempo, que podría hacer más cosas, orar más, tener más intimidad con el Señor, y otras veces la enfermedad no me deja hacer más. ¿Será que sólo tengo que sufrir, purificarme, convertirme, evangelizar desde el silencio?...»

Aconteció en Colombia. Teresita llegó a la ciudad de Buenaventura proveniente del pueblo de San Isidro con su marido y su hijo de pocos meses enfermo. Acudieron al dispensario del lugar, y no le atendieron por faltar algunos documentos. Fueron al hospital de niños, pero queda a las puertas por la misma razón y carecer de dinero para una visita privada. Cuando volvían en autobús a la favela (chabola), el niño, Carlos, muere en sus brazos.

Durante el trayecto lo apretaba con fuerza y reteniendo las lágrimas, para que nadie les denunciara. Teresita tenía a su hijo muerto, entre sus brazos, y no podía llorar. Al día siguiente lo enterraron. Ella guardó el secreto de la muerte de su hijo dos años. Tenía miedo. Sufría en su interior y lloraba todos los días. Al cabo de ese tiempo, acudieron al sacerdote para contarle lo ocurrido, quien le preguntó: ¿Cómo has tenido tanta paciencia? ¿Cómo has podido sufrir tanto sin decirlo a nadie?

«No lo sé. Uno es pobre, no sabe nada. La única cosa que abunda en el pobre es el dolor. Esto sí lo sabemos. No se preocupe, padre. Un día esto cambiará. Dios es nuestro Padre y nos ayuda. A pesar del hambre prolongada, a pesar del destino que no cambia, sin casa en donde vivir, sin trabajo, este pueblo espera tu venida: ¡Ven, Señor! ¡Ven, Señor! ¡Ven a liberar a tus hijos!».

 

 

Cantos (los números son los del Cantoral Litúrgico Nacional):

Tiempo de espera, tiempo de esperanza (13)


Cielos, lloved vuestra justicia (301)

Hacia ti, morada santa (O.16)

Preparad los caminos del Señor (25)

Andando por el camino (O.25)

Recibe, Santa María (338)

Mi alma glorifica al Señor (321)

Toda la tierra espera al Salvador (306)

Un pueblo que camina por el mundo (307)

Esperamos tu venida (313)

Que nos encontremos al partir el pan (O.31)

Jesucristo, Palabra del Padre (20)

Una espiga dorada por el sol (O.17)

Esta es la noche de Dios (66)

Noche de Dios, noche de paz (53)

¿Qué ves en la noche, dime, centinela?...

Plegarias:
A. Ginel, Materiales para el Adviento, CCS, Madrid 1996

Floristán-Maldonado, Oraciones de acción de gracias, Trotta, Madrid 1995

F. Loidi, Gritos y plegarias, DDB, Bilbao 1986

Th. Maertens, Libro de oración, Marova, Madrid, págs. 15-35

T. Lasconi, Yo contigo 365 días + 1, San Pablo, Madrid, págs. 342-372

Esquema de la celebración:

Conviene elegir un símbolo o personaje (de los sugeridos arriba) más adecuado para el grupo que va a celebrar esta expresión religiosa de carácter adventual.

De acuerdo con el símbolo elegido, elegir también adecuadamente: 2/3 cantos, un hecho de vida (del estilo de los señalados abajo), una plegaria propia o adaptada, un contexto ambiental idóneo, mesa central con el símbolo, luces, Palabra de Dios, sillas en corro, instrumentos.
No estaría mal que hiciéramos el esfuerzo de celebrar 3 ó 4 celebraciones a lo largo de esas semanas. Una solo, a veces es muy pobre.

No nos olvidemos de tomar en cuenta estos momentos:

Acogida y bienvenida. Ensayo de cantos. Presentación del símbolo. Canto de entrada. Oración de presentación. Lectura del hecho de vida. Comentario dialogado. Texto evangélico (subrayando alguna de las reflexiones expuestas al comienzo). Silencio. Plegaria compartida.

Plegaria común (leída o proclamada). Padre nuestro. Expresión final con el símbolo entre todos. Canto de despedida. Evaluación final y compromisos.

 

 

EN SUS MARCAS...¿LISTOS?

Comienza diciembre...

Y con este mes comienza el frío. Y comienzan también los ponches, las pre-posadas, los fruit-cakes, las tradicionales piñatas, los cafés y las comidas con los amigos para estar alivianados en esta temporada y desearles a todos Merry Christmas y Happy New Year. Comienza, en pocas palabras una de las épocas más padres del año, llenas de recuerdos y de sentimientos súper. Una buena onda que ojalá durara todo el año. ¿No crees?

Pero también comienzan las compras. ¡Uuyy! Hay que ver las aglomeraciones en los centros comerciales. No digamos las avenidas donde hay tiendas de marca, que en ciertas horas es mejor bajarse del coche, estacionarlo en un lugar seguro y hacer el las compras caminando.

Y qué buena onda el recordar a tus amigos en esta fecha con un regalo. Desde el obligado regalo al profe o a la profe para que se acuerde de ti en el momento de calificar los exámenes, hasta el regalo a tu chavo o a tu chava. En esta Navidad. Cuando buscas expresar tu amor, tu amistad o simplemente tu aprecio a través de un regalo, en verdad que están saliendo de ti los sentimientos más padres que una persona puede experimentar, ¿no crees?

Pero yo creo que debemos cuidarnos y no pasarnos de listos en esta Navidad. No siempre el aprecio, la amistad, el amor, se tienen que expresar a fuerzas con un regalo muy costoso. Cuántas veces una simple tarjeta, un oso de peluche o una flor dicen más que un regalo ostentoso. ¿Te acuerdas cuando eras más chavo y tu mismo en el colegio le preparabas a tu mamá el regalo del Día de las Madres? La verdad es que el servilletero ese, o el cuadrito laqueado eran una cursilería y además, para colmo de males, chorreaba por todas partes pintura y estaba tan mal pegado que muy pronto no dejaba de usarse. Pero, ¡qué alegría le dabas a tu mamá! En buena onda, parecía que aquel regalo era mágico o producía una cierta magia en tu mamá y en ti mismo. Esa magia, esa buena química que se establecía era producto no tanto del regalo en sí, sino de lo que estaba detrás del regalo: el cariño, las ganas que le echabas, los chorros de cosas buenas que sentías por tu mamá.
Esta Navidad no te vaya a suceder que te dejes ir por todas las Plazas buscando el regalo ideal. Puedes pasarte las horas entre un tumulto de gente y darte cuenta al final del día que nos has comprado lo que has querido. El cariño, el afecto, el aprecio no se compran con un regalo material. Te lo voy a poner simple y sencillamente en palabras claras: todas esas buenas vibras que sientes por los demás se expresan con tu persona: con tu compañía, con tu sonrisa, con tu modo de ser. Y, si la persona a la que quieres, tiene un poquito de sensibilidad, se dará cuenta de todo lo bueno que traes dentro...


Por eso, esta Navidad, qué buena onda sería el que tu mejor regalo fueras tú mismo o tú misma. Piensa un poco. ¿Puedes cambiar algo en ti para hacer más feliz a tu chavo o a tu chava? ¿Puedes dejar de hacer algo que molesta a los demás en tu casa, y así tener una mejor convivencia para no andar como perros y gatos? En el colegio, ¿serías capaz de hacer las paces o "x" fulano o mengana" que siempre andan de la greña y a veces ya ni sabes ni porqué?

Intenta cambiar, intenta ser mejor. Ese puede ser tu mejor regalo para todos en esta navidad.

 

LA MISIÓN DE SER PRECURSOR

Juan Bautista aparece en el Evangelio como la figura del hombre que precede a Cristo. Y no cabe duda que la misión de Juan Bautista, la misión de preparar el camino del Redentor, la misión de precursor se encaja en su vida como algo que él tiene que vivir, que tiene que aceptar.

La vocación de Juan Bautista no se da simplemente por el hecho de que Dios llama a su vida; también se da, se cuaja, se fecunda, se madura porque, con su libertad, Juan Bautista acepta esta misión. Ya su padre Zacarías había hablado de su misión cuando Juan es llevado a circuncidar. Zacarías dice que ese niño "será llamado Profeta del Altísimo porque irá delante del Señor a preparar sus caminos, para anunciar a su pueblo la salvación mediante el perdón de los pecados".


Esta es la misión del precursor, ser el hombre que va delante del Señor, que prepara sus caminos y que anuncia el gran don que es el perdón de los pecados. Lo que hace grande a Juan es que la misión que Dios le propone, él la lleva a cabo. Y el hecho de que sea el precursor, de alguna manera, se convierte para Juan Bautista no sólo en un motivo de gloria para él, sino que también se convierte en el modo en el que él llega a nuestras vidas.

También en cada uno de nosotros se realiza una misión semejante. En cierto sentido, cada uno de nosotros es un precursor, es un hombre o una mujer que va delante en el camino de la Redención. Todos estamos llamados, al igual que Juan Bautista, a realizar, a llevar a cabo nuestra misión.


¿Hasta qué punto valoramos la misión que se nos encomienda? ¿Sabemos apreciar el don que hemos recibido? Un don que, como dirá Zacarías, no es otra cosa sino "el Sol que nace de lo alto para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombras de muerte y para guiar nuestros pasos por el camino de la paz". Ese es el don que recibimos, el don que Cristo viene a traer.


Pero, el don que Cristo viene a traer, lo trae a través de otras personas, a través de precursores. ¿Yo valoro el don de Cristo, el don que yo puedo dar a mis hermanos? ¿Me doy cuenta de la inmensa riqueza que supone para mi vida, pero también la inmensa riqueza que supone para los demás? Cuántos hombres —como dirá también Zacarías— viven en manos de sus enemigos y en manos de todos los que los aborrecen. Cuántos hombres y mujeres son atacados, denigrados, humillados, hundidos, manipulados.


Y sin embargo, la misericordia de Dios tiene que llegar a sus vidas. Pero ¿cómo va a llegar si no hay nadie que lo proclame, si no hay nadie que vaya delante del Señor para preparar sus caminos y anunciar a su pueblo la salvación? ¿Cuántos corazones no podrán encontrarse con Cristo en esta Navidad?


En estos días en que nos estamos preparando de una forma más intensa para el Nacimiento de Nuestro Señor, tendríamos que preguntarnos ¿cuántos corazones, por mi omisión, por mi falta de delicadeza, por mi falta de preocupación, quedarán sin encontrarse con Dios? ¿Cuántos corazones en las familias, cuántos corazones en el ambiente, cuántos corazones en el ámbito laboral y social no van a saber que Cristo nace para ellos y por ellos? ¿No va a haber nadie que se los enseñe, no va a haber nadie que les predique el camino de la Salvación?

¿Podremos ser tan egoístas como para cerrar el conocimiento de la salvación a los demás? Nuestro corazón no puede pensar tanto en sí mismo como para olvidarse del don que tiene para dárselo a otro. Es una tarea que tenemos que hacer; pero no la podemos hacer si no valoramos primero el don que podemos tener en nuestras manos, si no somos nosotros los que acogemos, los que recibimos el don de Dios. Un don que tiene que vivirse, que tiene que manifestarse, de una manera muy especial, a través de nuestro testimonio de vida; un don que no es tanto la teoría y consejos que podemos decir a los demás, sino sobre todo, lo que nosotros estamos haciendo con nuestra vida.


¡De qué poco nos serviría decir que valoramos mucho el don de Cristo que viene en esta Navidad si no lo transmitiéramos, si no lo diéramos a los demás! ¡De qué poco serviría que dijéramos que queremos ser estos profetas del Altísimo que van delante del Señor para preparar sus caminos, si nuestra vida no se transforma, si nuestra vida no recibe esa visita de Dios, si nuestra vida no quiere ser recibida por Cristo nuestro Señor! No se puede, es imposible. Antes que redimir a otros, hay que redimir mi corazón, hay que cambiar mis actitudes, hay que cambiar mi comportamiento. Tengo que ser el primer redimido. Tengo que redimir mi corazón, tengo que cambiar mis actitudes, tengo que ser el primero que acepta a Cristo como el que me salva de mis pecados, como el que me salva de mis fragilidades.

Dice Zacarías: "[Dios], desde antiguo, había anunciado, por boca de sus santos profetas: que nos salvaría de nuestros enemigos, de las manos de todos los que nos aborrecen [...]". ¿Cómo se podrá hacer eso? ¿Se podrá hacer sin un cambio en mi corazón? ¿Se podrá hacer sin un trabajo sistemático en las virtudes cristianas? ¿Se podrá hacer sin el testimonio de caridad, justicia y fortaleza? ¡Es imposible! Cristo necesita de nosotros para poder llegar a los demás. ¿Estaremos dispuestos a ser nosotros ese precursor de Cristo entre los hombres?

En el himno con el cual Zacarías celebra el nacimiento de su hijo, sobre todo, de su misión, termina diciendo: "Dios va a guiar nuestros pasos por el camino de la paz". La paz que todos buscamos y necesitamos. ¿Cuántas inquietudes, cuántos nudos no resueltos, cuántos problemas sin concluir hay para nosotros en esta Navidad? Cada uno de nosotros debería decirse a sí mismo: ¿Qué voy a hacer, cuál es el cambio que yo voy a dar, cómo voy a hacer para que mi vida, en esta Navidad, se acerque más al Señor?


A lo mejor, tendremos que aprender a perdonar y sembrar así el perdón en los demás. Pero para lograr esto tenemos que aceptar el que nosotros también nos hemos equivocado, o tenemos que aceptar dar el primer paso para tender la mano, porque sin duda ese camino de la paz no se podrá llevar con plenitud y verdad, mientras nosotros no aceptemos con plenitud y verdad el plan de Dios sobre nuestra vida.


¿Por qué seguirme escondiendo del plan de Dios? ¿Por qué seguirle dando vueltas a lo que Dios me está pidiendo? ¿Acaso no lo he oído? ¿Acaso no se me ha proclamado, con mucha frecuencia, este plan de Dios?


Jesús en el Evangelio dice: "El que tenga oídos para oír, que oiga", que es una forma hebrea de decir que quien esté dispuesto, quien quiera, que escuche mi palabra. Pero hay una cosa muy clara, ninguno de nosotros entrará en el camino de la paz que Zacarías profetiza cuando ve a su hijo, si no somos capaces de oír lo que Dios nos pide, el cambio concreto que Dios pide a cada uno.


Que la Navidad nos conceda ver surgir en nuestras vidas el Sol que nace de lo alto. Ese Sol que ilumina nuestras sombras particulares: nuestras sombras en la familia, nuestras sombras en nuestro ambiente, nuestras sombras en nuestra vida espiritual. Que Dios nos otorgue en esta Navidad que ese Sol que nace de lo alto pueda —como dice Zacarías—, guiar nuestros pasos por el camino de la paz auténtica, que no es otra cosa que nuestro Redentor. Que el camino de la paz sea para nosotros la fidelidad y el seguimiento del camino de Cristo.

Isaías: 41, 13 - 20.

Mateo: 11, 11 - 15.

 

ALEGORÍA DE NAVIDAD

En nuestra cultura, Navidad es tiempo de celebración. Las familias y los amigos se reúnen. Navidad evoca y expresa los sueños de bondad, de paz, de unidad que anidan en el corazón humano. Por contraste, el tiempo de Navidad agranda los sentimientos de ausencia, de soledad y de añoranza en las personas que viven lejos de los suyos. El árbol es un símbolo que en muchas familias pertenece a la experiencia y a la cultura navideña.

Objetivos:

- Prepara el grupo para intensificar las relaciones familiares en el tiempo de Navidad.

- Ayudarles a personalizar este tiempo de vacaciones sin dejarse esclavizar por la fuerte invitación al consumismo.

- Insistir en que la felicidad de las personas no reside en poseer todo lo que la propaganda nos presenta, sino en el encuentro profundo con las otras personas.

Material necesario:

- Documento para el alumno "Alegoría de Navidad".

- Lápiz y papel.

Desarrollo de la sesión:

1. Se reparte el documento para el alumno.

2. Pedirles que lean atentamente el cuento "Alegoría de Navidad".

3. Invitarles a que cada uno de escriba su propio cuento de Navidad, o bien lo que les sugirió la lectura del documento.

4. Decirles que contesten, también por escrito, a la pregunta. ¿Qué personaje de mi cuento se gustaría ser esta Navidad? O ¿Cómo me gustaría a mi vivir esta Navidad?

5. Reunidos, en grupos de seis, cada uno lee o cuenta su cuento y comente lo que contestó a las preguntas. Si les da tiempo pueden comentar por qué creen que el hijo escribió precisamente en Navidad.

6. Se reúne el grupo general dando lugar a un largo diálogo abierto.

Documento: Alegoría de Navidad

"Marchó de su casa, se malgastó cuanto había recibido. Y no sólo el dinero, sino también su salud y su honor. De tanto en tanto le rondaba la idea del retorno a casa, pero la desechaba. Unas veces por temor a ser mal recibido, otras, porque no sentía capaz de volver a una vida ordenada, pues le faltaba voluntad para ello. Un año cuando se acercaba la Navidad, se animó a escribir a los suyos: les pedía perdón de cuanto había sucedido; no se atrevía a volver, pero lo estaba deseando con toda su alma rota.

Les decía en la carta que si ellos –padres y hermanos- estaban dispuestos a acogerle, pusieran un pañuelo blanco colgado del árbol, deshojado por el invierno, que había junto a la casa y al lado de la vía del ferrocarril. Él pasaría en un tren el 24 de diciembre. Si veía el pañuelo, bajaría en la estación; de lo contrario, aceptaría la decisión y continuaría el viaje…

Durante el viaje, imaginaba el árbol, tan familiar, con un blanco pañuelo, quizás en el extremo de aquella rama que se acercaba a la vía y por la que tantas veces se había encaramado y gateado de niño. Más, también se representaba el árbol totalmente desnudo y silencioso y se le helaba el corazón.

Cuando el tren pasó velozmente frente a su casa, contempló el viejo árbol transformado. Blanqueaba repleto de pañuelos que los suyos habían colgado de las ramas"

 

CUENTOS PARA REFLEXIONAR EN NAVIDAD  

 

Cuento de Navidad

Era la noche de Navidad. Un ángel se apareció a una familia rica y le dijo a la dueña de la casa:

- Te traigo una buena noticia: esta noche el Señor Jesús vendrá a visitar tu casa.

La señora quedó entusiasmada: Nunca había creído posible que en su casa sucediese este milagro. Trató de preparar una cena excelente para recibir a Jesús. Encargó pollos, conservas y vino importados.

De repente sonó el timbre. Era una mujer mal vestida, de rostro sufrido, con el vientre hinchado por un embarazo muy adelantado.

- Señora, ¿no tendría algún trabajo para darme?

Estoy embarazada y tengo mucha necesidad del trabajo.

- ¿Pero esta es hora de molestar? Vuelva otro día, respondió la dueña de la casa. Ahora estoy ocupada con la cena para una importante visita.

Poco después, un hombre, sucio de grasa, llamó a la puerta.

- Señora, mi camión se ha arruinado aquí en la esquina. ¿Por casualidad no tendría usted una caja de herramientas que me pueda presta?

La señora, ocupada como estaba limpiando los vasos de cristal y los platos de porcelana, se irritó mucho:

- ¿Usted piensa que mi casa es un taller mecánico? ¿Dónde se ha visto importunar a la gente así?. Por favor, no ensucie mi entrada con esos pies inmundos.

La anfitriona siguió preparando la cena: abrió latas de caviar, puso champaña en el refrigerador, escogió de la bodega los mejores vinod, preparó unos coctelitos.

Mientras tanto alguien afuera batió las palmas. Será que ahora llega Jesús, pensó ella emocionada y con el corazón acelerado fue a abrir la puerta. Pero no era Jesús. Era un niño harapiento de la calle.

- Señora, deme un plato de comida.

- ¿Cómo te voy a dar comida si todavía no hemos cenado? Vuelve mañana, porque esta noche estoy muy atareada.

Al final, la cena estaba ya lista. Toda la familia emocionada esperaba la ilustre visita. Sin embargo, pasaban las horas y Jesús no parecía. Cansados de esperar empezaron a tomar los coctelitos, que al poco tiempo comenzaron a hacer efecto en los estómagos vacíos y el sueño hizo olvidar los pollos y los platos preparados.

A la mañana siguiente, al despertar, la señora se encontró , con gran espanto frente a un ángel.

- ¿Un ángel puede mentir? Gritó ella. Lo preparé todo con esmero, aguardé toda la noche y Jesús no apareció. ¿Por qué me hizo esta broma?

- No fui yo quien mentí, fue usted la que no tuvo ojos para ver, dijo ángel. Jesús estuvo aquí tres veces, en la persona de la mujer embarazada, en la persona del camionero y en el niño hambriento. Pero usted no fue capaz de reconocerlo y de acogerlo.

(Frei Betto, A Comunidad de fe. Catecismo popular, Sao Pulo, 1989, pp 50-52)

 

Caminos...

Son las ocho de la noche, Juan Condori inicia el viaje de retorno a la ciudad de Cochabamba de donde sale todos los días en busca de trabajo. Hoy estuvo en Quillacollo y tampoco encontró ocupación.

Da los primeros diez pasos y las primeras gotas de lluvia se estrellan en el asfalto de la carretera hacia la ciudad del valle; no avanza ni una cuadra y la torrencial lluvia le obliga a buscar refugio en una de las tantas paradas de buses y microbuses que pasan veloces inundados de luz y de gente; no puede viajar en uno de ellos, pues no tiene ni un solo centavo; entre el ensordecedor ruido y las luces que rompen la oscura noche, distingue la extensa carretera que está pronta a tragarse a quienes siguen su ruta.

La imagen del camino, brillante de agua y las luces dispersas, le traen a la memoria otro camino asfaltado, un camino seco bajo un sol radiante y candente que achicharra las plantas de los pies, causa una torturante sed y quema los ojos con la resolana que es látigo de fuego; y el viaje es también una marcha forzada, solo que son miles los marchantes; es que Juan Condori es un trabajador minero "relocalizado", por no decir despedido de su frente de trabajo, que junto a su familia se fue a Cochabamba en busca de mejores días y oportunidades: éstas no llegan y más bien parecen alejarse más.

Amaina la lluvia y reinicia la caminata, desea llegar a la precaria vivienda que le prestaron en Cochabamba, donde le espera la familia. Antonia, su esposa, y sus cinco hijos; la hija mayor, con apenas 16 años, es su mayor preocupación, ella debería estar estudiando igual que los demás , pero... nuevamente piensa en el camino Oruro-La Paz y su mente le introduce en aquella marcha, en ella caminaban por defender sus derechos y el de todos los bolivianos, recuerda que se llamó la "marcha por la vida y la paz", ¿de qué vida se habla?...¿De qué paz se habla?... ¡Si sabemos que mientras haya hambre no existirá paz...!

Está cansado pero sigue caminado, absorto en sus pensamientos, los vehículos pasan raudos cerca de él y no le impiden pensar.

- No sé por qué nos pasa esto... antes caminé largo hasta la mina entre cerros, montañas, ríos y quebradas...¡ah!, y luego ese camino caliente y bajo un sol fuerte... y ese gobierno que no nos deja llegar a La Paz... ahora es de noche, estoy mojado y tengo frío... ¡ah, y esta noche es Navidad...! ¿Por qué me pasa esto a mí?... estoy ya envejeciendo, me siento enfermo, sin trabajo, sin dinero... y lo peor... no llevo nada a mi casa.

- Y las lágrimas se mezclan con la lluvia que, aunque es débil, sigue cayendo. Se sienta a la vera del camino a descansar, aún le falta mucho para llegar a su destino. De alguna casa llegan a sus oídos las alegres melodías de los chutunquis y recién advierte alguna gente portando regalos, paquetes y aquellas cosas propias de los "pesebres" y "arbolitos".

- Y yo...¡no llevo nada a mi casa...! Segurito que mis pequeños están esperando sus juguetes como todos los años... y ni siquiera para un té con pan tenemos...

El llanto y la tristeza se tornan en rabia y sus meditaciones ahora son imprecaciones.

- ¿Por qué tiene que pasarnos esto?... ¿acaso no hemos trabajado nunca?... este gobierno verdugo nos está matando de hambre... ¿acaso somos flojos?...¿es que la Navidad es solo para unos no más?.

También piensa en sus compañeros... en sus excompañeros de trabajo, ¿ellos estarán así?

- Dios mío... ¿por qué estamos sufriendo todo esto?... ¿por qué mis hijos tienen que padecer hambre y todo lo demás?... o... ¿es qué no existes? ¿Es qué todo lo que se dice de Dios es una vil mentira?... sí... creo que Dios no existe... de si existiera... ni frío... ni misseria... ni delincuencia... ni droga... ni... ¡todo es una mentira!.

Está cerca de la ciudad, los vehículos pasan con menos frecuencia, de ida y de venida... ya son las once de la noche... estará con los suyos casi a las doce...

- Esta noche es Navidad... Navidad no debería haber... ¿acaso hay Dios?... la Navidad es para los ricos y los explotadores... la Navidad es para los que tienen plata... Dios es solo para ellos... nosotros los pobres no tenemos Dios... así que no tenemos Navidad... pero ¿qué les diré a mis hijos...? Ellos no entienden esto... y mi pobre Antonia que pensaba cocinar algo especial... ¿qué... qué les diré...?

Y las lágrimas nuevamente corren por sus mejillas.

- Ya sé... ahora mismo vendo mi saco... ¡claro! Aquí en esta parada... una de estas comerciantes me va a comparar... ¡Señora! Señora, ¿no quieres comprarme este saco? ¡Está nuevecito, señora...!

La pregunta y el afán una y otro vez. Está en otro lugar donde varias mujeres cargan su mercadería a un camión . Dejó ya de llover.

- Señora... no quieres comprarme este saco, seño...

- No... no caserito... mejor ven... ayúdame a cargar estos bultos... si no me ha de dejar este carro... apúrate pues, ven a ayudarme...

Hace un esfuerzo por no llorar ni maldecir... y obedece a la mujer que le pide ayuda; luego de realizado el trabajo, la mujer le ofrece unos billetes y una pequeña bolsa con algunos panes y quesillos típicos del valle...

- Gracias caserito... si no fuera por vos... no habría podido terminar de cargar... gracias y aquí tienes por tu ayuda

- Gracias a vos... señora...¡muchas gracias...!

Parte el carro, y Juan se dirige a su casa... está cerca ya casi son las doce... llega Navidad.

- Por lo menos estos panes ofreceré a mis hijos... con estos pesos compraremos un poco de azúcar y té ... ¡si me da una rabia!

Se acerca a la casa que se divisa, pero... todo debería estar oscuro...

- Hay luz... en la casa... mucha luz... además estoy escuchando música, sí creo que es una fiesta o...¿acaso me he equivocado de camino?... no... no, este es mi camino...sí, este es el barrio... pero...¡¡por qué esa música y esa luz!!

Al fin llega a su casa y a su encuentro van sus pequeños hijos y los vecinos, sí, son los vecinos más cercanos.

- Don Juan... dónde se ha perdido, pues... tanto lo estamos esperando.

- ¿A mí?... para qué será... ¿le ha pasado algo a mis chicos o a mi Tuca?

- No... no don Juan..., no ha pasado nada... lo estamos esperando para pasar juntos la Navidad...

- Claro don Juan... juntos pues pasaremos la Navidad... ya somos conocidos, no ve que ya están más de tres meses aquí.

- Pero... es que yo no tengo nada... buenos... no me acordé de la Navidad... y buenos... he ido a buscar trabajo

- No te preocupes de eso ahora don Juanito... ya estamos doña Antonia y tus hijitos... ya están jugando con los otros chicos del barrio... los del Camba Soruco también están aquí... ellos son nuestros otros vecinos... también está el Potoco.

Entran en su habitación donde se encuentra su esposa, llorando observa el pesebre arreglado por sus hijos... abraza a su esposo y juntos... muy juntos en sus almas lloran por ese momento tan doloroso, tan emocionante.

Juan y su esposa entran nuevamente en su vivienda y tras ellos los vecinos que los abrazan...

- Feliz Navidad, don Juan... esta noche es noche buena...es Navidad... todos nacemos de nuevo, doña Tuca... una nueva vida se inicia... ya verán que todo arregla...¡solo hay que tener fe en el que acaba de nacer...! Jesucito nos apoyará...vamos, don Juan... ¡Feliz Navidad!

Al escuchar "Niño Dios"... Juan mira el pesebre pensando en la imagen de Jesús ninño... pero casualmente ... alguien puso en él un gran pan... cual si fuese el cuerpecito del Redentor.

- Perdón, Dios mío..., perdón Jesús...

- Pero don Juanito, qué te pasa pues...

- Pasa que estoy naciendo de nuevo yo también ... don Carlos... Y amigo Soruco... queridos vecinos... perdón Jesús mío... Dios mío, sí existes... ¡claro que existe...! ¿Existe en el corazón de los hombres de buena voluntad... en el alma de los buenos vecinos... vecinos como éstos... gracias, don Carlos... gracias don Socuro... Dios existe en el corazón de todos, grandes y chicos... ricos y pobres... jóvenes y viejos... que como ustedes piensan en los demás para compartir lo que tienen. Perdone que llore, Don Carlos... ese pan que está en el pesebre ese es el cuerpo del niño Jesús... ¿¿ese es el pan que nos une, don Soruco!!... ese es el pan de Navidad... es Navidad compartida por todos los de buena voluntad... saben queridos vecinos... esta noche estaba pensando en unos caminos... pero... mejor... para que les cuento, este es el camino de la vida y la paz... la unión de los hombres... y... JESÚS SE REENCARNA EN EL CAMINO DE NUESTRA LIBERACIÓN ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

 

(Cuento de Oscar Elías Siles, que mereció el primer premio del concurso de Cuento Navideño 1986, organizado por la Parroquia del Rosario, Oruro, y publicado por CISEP como felicitación navideña)

 

Reflexión

Ambos cuentos tienen el mismo mensaje. Navidad no es la fiesta de los regalos y la compras, de banquetes y grandes gastos, sino la fiesta de los pobres y los sencillos.

La primera Navidad fue la Navidad de unos pobres, María y José, que no hallaron lugar en la posada del pueblo de Belén y tuvieron que ocupar un lugar deshabitado para que naciera el Niño (Lucas 2,7).

Navidad es la fiesta de los pobres, de los pastores que guardaban el rebaño de noche a quienes se anunció en primer lugar la gran noticia de que había nacido el Salvador en Belén (Lucas 2,8-20).

Navidad es la fiesta de un Dios que se hace niño, pobre, que entra en nuestro mundo sin poder ni riqueza, débil, frágil, pequeño, para que nadie se asuste de él

Por esta la celebración cristiana de Navidad que cada año recordamos ha de ser la fiesta de la solidaridad, del amor a los pequeños, del compartir, de comenzar a vivir la vida con ojos de niño, de confiar en Dios que no olvida a su pueblo.

Convertir la Navidad en una fiesta para ricos es un contrasentido, una blasfemia, es la más contrario al espíritu de la primera Navidad.

Esta es la lección de los dos cuentos de Navidad.

La Señora está tan preocupada por recibir a Jesús, que no lo sabe ver en los pobres y necesitados que llaman a su puerta: la mujer, el camionero y el niño.

En cambio los vecinos de Juan, el minero relocalizado, saben acogerlo, ayudarlo y festejar compartiendo desde su pobreza. El pan que ocupa el lugar del Niño en el pesebre, es un símbolo de que donde no se comparte el pan no está el Señor y al revés, donde se comparte allí está Jesús.

Si siempre es verdad que Jesús está en los pobres (Mateo 25,31-45), esto debe manifestarse mucho más en Navidad.

Entonces Navidad será la fiesta del amor y de la alegría verdadera. Entonces se comprenderá lo que dice la primera lectura de la noche de Navidad.

"El pueblo que caminaba en tinieblas

vio la luz.

Sobre los que vivían entre sombras

Brilló una gran luz.

Porque un niño nos ha nacido,

Un hijo se nos ha dado" (Isaías 9, 1ss).

En cambio Navidad es mala noticia para los que como Herodes, solo buscan su propia riqueza y se turban ante el nacimiento de Jesús (Mateo 2,3). Quizás por esto intentan desfigurar el sentido de la Navidad y convertirla en su fiesta...

Navidad es una gran parábola del reino de Dios . Lo que es este reino, aparece ya en el nacimiento de Jesús. Por esto Navidad es una fiesta conflictiva, como el mismo Jesús y su reino (Lucas 2,34). Navidad exige una respuesta de parte de cada uno y de todos...

 

Dos bebes en un pesebre

En 1994 dos americanos respondieron una invitación que les hiciera llegar el Departamento de Educación de Rusia, para enseñar moral y ética en las escuelas públicas, basada en principios bíblicos. Debían enseñar en prisiones, negocios, el departamento de bomberos, de la policía y en un gran orfanato. En el orfanato había casi 100 niños y niñas que habían sido abandonados, y dejados en manos del Estado.

De allí surgió esta historia relatada por los mismos visitantes: Se acercaba la época de las fiestas de 1994, los niños del orfanato iban a escuchar por primera vez la historia tradicional de la Navidad. Les contamos acerca de María y José llegando a Belén, de cómo no encontraron lugar en las posadas, por lo que debieron ir a un establo, donde finalmente el niño Jesús nació y fue puesto en un pesebre. A lo largo de la historia, los chicos y los empleados del orfanato no podían contener su asombro. Algunos estaban sentados al borde de la silla tratando de captar cada palabra.

Una vez terminada la historia, les dimos a los chicos tres pequeños trozos de cartón para que hicieran un tosco pesebre. A cada chico se le dió un cuadradito de papel cortado de unas servilletas amarillas que yo había llevado conmigo. En la ciudad no se podía encontrar un solo pedazo de papel de colores. Siguiendo las instrucciones, los chicos cortaron y doblaron el papel cuidadosamente colocando las tiras como paja. Unos pequeños cuadraditos de franela, cortados de un viejo camisón que una señora americana se olvidó al partir de Rusia, fueron usados para hacerle la manta al bebé. De un fieltro marrón que trajimos de los Estados Unidos, cortaron la figura de un bebé. Mientras los huérfanos estaban atareados armando sus pesebres, yo caminaba entre ellos para ver si necesitaban alguna ayuda.

Todo fue bien hasta que llegué donde el pequeño Misha estaba sentado. Parecía tener unos seis años y había terminado su trabajo. Cuando miré el pesebre quedé sorprendido al no ver un solo niño dentro de él, sino dos. Llamé rápidamente al traductor para que le preguntara por qué había dos bebes en el pesebre. Misha cruzó sus brazos y observando la escena del pesebre comenzó a repetir la historia muy seriamente.

Por ser el relato de un niño que había escuchado la historia de Navidad una sola vez estaba muy bien, hasta que llegó la parte donde María pone al bebé en el pesebre. Allí Misha empezó a inventar su propio final para la historia, dijo: "Y cuando María dejó al bebé en el pesebre, Jesús me miró y me preguntó si yo tenía un lugar para estar. Yo le dije que no tenía mamá ni papá y que no tenía un lugar para estar. Entonces Jesús me dijo que yo podía estar allí con El. Le dije que no podía, porque no tenía un regalo para darle. Pero yo quería quedarme con Jesús, por eso pensé qué cosa tenía que pudiese darle a El como regalo; se me ocurrió que un buen regalo podría ser darle calor. Por eso le pregunté a Jesús: Si te doy calor, ¿ese sería un buen regalo para ti? Y Jesús me dijo: Si me das calor, ese sería el mejor regalo que jamás haya recibido. Por eso me metí dentro del pesebre y Jesús me miró y me dijo que podía quedarme allí para siempre." Cuando el pequeño Misha terminó su historia, sus ojitos brillaban llenos de lágrimas empapando sus mejillas; se tapó la cara, agacho la cabeza sobre la mesa y sus hombros comenzaron a sacudirse en un llanto profundo.

El pequeño huérfano había encontrado a alguien que jamás lo abandonaría ni abusaría de él. ¡Alguien que estaría con él para siempre! Y yo aprendí que no son las cosas que tienes en tu vida lo que cuenta, sino quienes tienes, lo que verdaderamente importa.

 

Invierno (Serenidad)

Recuerdo que un invierno mi padre necesitaba leña, así que buscó un árbol muerto y lo cortó. Pero luego, en la primavera, vio desolado que al tronco marchito de ese árbol le brotaron renuevos.

Mi padre dijo: "Estaba yo seguro de que ese árbol estaba muerto. Había perdido todas las hojas en el invierno. Hacía tanto frío, que las ramas se quebraban y caían como si no le quedara al viejo tronco ni una pizca de vida. Pero ahora advierto que aún alentaba la vida en aquel tronco".

Y volviéndose hacia mí, me aconsejó: "Nunca olvides esta importante lección. Jamás cortes un árbol en invierno. Jamás tomes una decisión negativa en tiempo adverso. Nunca tomes las más importantes decisiones cuando estés en tu peor estado de ánimo. Espera. Sé paciente. La tormenta pasará. Recuerda que la primavera volverá".

 

Fe y la Adoración de los Magos

María, Estrella de la Mañana, nos conducirá por el camino que lleva a Jesús.

"NACIDO JESÚS EN BELÉN, UNOS MAGOS LLEGARON DE ORIENTE A ADORARLO" La ocupación de estos hombres sabios era estudiar el firmamento, y fue ese el medio que Dios usó para hacerles conocer su voluntad. Al ver ellos "La Estrella", supieron, por gracia especial, que anunciaba el nacimiento del "MESIAS PROMETIDO". -Y se pusieron en marcha hacia Belén, dejando familia, comodidades y bienes, llevando lo mejor de lo que tenían de bienes como regalo al Niño Jesús. El viaje fue largo y difícil, Herodes trató de desalentarlos, pero ellos se mantuvieron firmes en el camino. Estos hombres nos dan ejemplo y nos enseñan lo que hemos de hacer nosotros si queremos encontrar y llegar a Jesús.


Hemos visto "La estrella que nos invita a buscar a Jesús. para ello necesitamos DESPRENDIMIENTO de todo aquello que nos impide llegar a El".


Toda nuestra vida debe ser "UN CAMINO HACIA JESÚS", iluminado por la "luz de la Fe". Un camino de fe, es un camino de esfuerzo y sacrificio. Cristo nos ha dado; la Iglesia y por ella, la seguridad de su doctrina, la gracia de los Sacramentos y dispone a personas, ya sea sacerdotes o laicos, que nos pueden orientar, conducir para enseñarnos el camino. De nosotros depende que esa "Luz" sea claridad, y luego estrella y sol, y así encontrar "ese camino" y poder llevar a Jesús a todos.


Cada propósito que hacemos de seguir a Cristo, es una pequeña luz que se enciende. - Pidamos a Nuestra Madre María, nos ayude a tener esa luz interior en nuestra vida diaria, para ver a ese Dios escondido en el mundo, y así poder darlo a conocer a nuestros hermanos, sin volverle jamás la espalda. Que podamos ver a ese Jesús-Dios presente en el Sagrario de toda la Iglesia, ese Jesús que es el mismo que encontraron los reyes magos en brazos de María su Santísima Madre.

 


¿Y NOSOTROS QUE LE PODEMOS REGALAR ?

Los magos abrieron sus cofres y le ofrecieron presentes: Oro, Incienso y Mirra. Los dones más preciosos que poseían.

Nosotros al igual si queremos le podemos ofrecer a Jesús:

  • "EL ORO FINO", de un " Espíritu de desprendimiento" de los bienes materiales. Usando los bienes como "medios", no como un fin.
  • "INCIENSO", símbolo de la "Esperanza". Todo deseo que sube hasta Dios de llevar una vida noble, es como el incienso. Sembremos comprensión, amistad, y la práctica de las Virtudes, como LA JUSTICIA, LA LEALTAD, LA FIDELIDAD, LA COMPRENSIÓN, LA ALEGRÍA, LA GENEROSIDAD, etc...
  • "MIRRA"que es "El Sacrificio" que no debe faltar en la vida de todo cristiano. Allí podemos ofrecer también todas nuestras ENFERMEDADES, PENAS, DOLORES y todos nuestros pequeños vencimientos de cada día. Todo esto, hecho con rectitud de intención tiene más valor que, el oro, el incienso y la mirra, al ofrecerlo nosotros a Dios y unirlo al sacrificio de Cristo.

Los magos tuvieron una "estrella", nosotros tenemos a MARÍA. "ESTRELLADE LA MAÑANA", para encontrar a Jesús y nunca perderlo. Pidámosle a Ella su ayuda y protección.

Quiero ser tu pino

El árbol de Navidad es algo más que un adorno, es una forma de vivir con más intensidad la espera del Señor.


Esta Navidad quiero ser tu pino Señor. Un pino sencillo de los que nacen en las sierras, pero con unas ramas verdes y frescas, alimentado por la sabia de tu vida divina.


Como un reflejo tuyo, mi forma será triangular, signo de la Santísima Trinidad y si una rama sobresale demasiado, hazme sensible para cortarla a tiempo antes de que me deforme demasiado.

Empezaré a limpiar mi tronco y mis ramas, de todo musgo o heno que tenga. Y así poco a poco quitaré todo lo que me estorba; mi egoísmo, mis envidias, mis incomprensiones, mi orgullo, mi soberbia, que como "plaga" crecen sin que yo me de cuenta.


Como un recuerdo de todas las estrellas que brillaron esa noche bendita en que Tú naciste, me llenaré de foquitos de colores para reflejar a los demás la alegría de Tú venida al mundo.

Escogeré unas esferas doradas, las más brillantes para que representen todas mis ALABANZAS, por el sol que sale cada día, por las estrellas, por los atardeceres tan hermosos, y por todas las maravillas del mundo que Tú creaste para nosotros, por ser nuestro Ser Supremo.


Continuare con muchas esferas rojas, que representan mis PETICIONES. Te pido que hagas de mi un instrumento de Tú AMOR. Te pido por mi familia, mis amigos, mi comunidad, mi parroquia. Por MEXICO, mi Patria para que sea un país donde Tú siempre reines. Que jamás el desaliento, entre en mi corazón. Te pido Tú Santo Espíritu y con el, la verdadera SABIDURIA QUE VIENE DE TI. Dame Señor lo que Tú sabes me conviene y yo no se pedir. Dame mucha paciencia y humildad. Dame prudencia para nunca herir a nadie y dame caridad para tener un corazón grande que sepa amar.


Pondré también unas esferas azules, para pedirte con ellas PERDON porque yo no siempre he sido fiel, porque no he sabido dar ni perdonar, porque viendo "la luz" he preferido "la oscuridad", porque conociendo el bien he optado por "el mal".


Por último me llenaré de esferas plateadas, muy grandes que serán para darte GRACIAS, por todo lo que he recibido de Tí. GRACIAS porque me has otorgado salud, bienestar, alegría y satisfacciones. GRACIAS también por la enfermedad, las penas y los sufrimientos, aunque me cuesta trabajo decírtelo y aceptar tu voluntad. Tú sabes lo que hiciste. GRACIAS Señor por todo aquello que me acercó íntimamente más a Tí. Es tanto lo que tengo que agradecerte.


Y en la punta, con una luz muy intensa, pondré una estrella enorme, que me ilumine siempre, esa será mi Fe. Una Fe madura e inquebrantable, siempre en aumento, que se alimentará de tu Sagrada Eucaristía y de tu palabra. Por eso esa luz brillará para todo aquel que se acerque a mí, porque Tú brillas en mí.


Yo quiero ser esta y todas las próximas Navidades, tu pino Señor. Lléname de alegría para participar a todos mis hermanos el gozo de poseerte Señor.

¡FELIZ NAVIDAD CON JESUS, MARIA Y JOSE!

 

El sueño de María

Un hermoso texto para meditar sobre la venida de Jesucristo.


No lo pude comprender, realmente no, pero creo que se trataba del nacimiento de nuestro Hijo. Sí creo que era acerca de esto.


La gente estaba haciendo preparativos con seis semanas de anticipación. Decoraba las casas y compraba ropas nueva. Salían muchas veces de compras y adquirían regalos.


Era muy peculiar, ya que los regalos no eran para nuestro Hijo. Los envolvían con hermosos papeles y los ataban con preciosos moños, todo lo colocaban debajo de un árbol adornado.

Sí, era un árbol, José, adentro de sus casas. Esta gente estaba decorando el árbol también. Las ramas llenas de esferas y adornos que brillaban. Había una figura en lo alto del árbol. Me parecía ver un ángel ¡Oh! Era verdaderamente hermoso.


Toda la gente estaba feliz y sonriente. Todos estaban emocionados por los regalos, se los intercambiaban unos con otros. José, lo triste es que no quedó un solo regalo para nuestro Hijo.

Sabes, creo que ni siquiera lo conocen, pues nunca se les oyó que mencionaran su nombre.


¿No te parece extraño que la gente se meta en tantos problemas para celebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen?


Tuve la extraña sensación de que si nuestro Hijo hubiera estado presente en esa celebración hubiese sido un intruso solamente. Todo estaba tan hermoso, José, todo mundo feliz; pero yo sentí ganas enormes de llorar. Y así lo hice. Que tristeza para Jesús, no querer ser deseado en su propia fiesta de cumpleaños.


Me alegré al despertarme. Que contenta me siento porque solo fue un sueño. Pero que terrible José si eso hubiese sido realidad.


Reflexionemos:
¿Cómo pasamos nosotros la Navidad ? No olvidemos; quién es el que viene, porqué viene, adonde viene y de donde viene.- Navidad es ; gozo, alegría, época de dar, de darnos, pero también es tiempo de dar gracias, de pedir perdón, de hacer propósitos nuevos para renacer a una nueva vida muy cerca de Jesús. Así Sea

 

Ir arriba

...Regresar a Lasallismo